Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
ALBERTO MAIER.

ALBERTO MAIER. DECOEXSA

Obra:
Texto del 06/02/12 .
Fotografía cedida por Alberto Maier.
 

La voluntad de aprender del dinamismo económico de China, la apuesta por dotar de mayor poder y unidad al Banco Central Europeo y la necesidad de acabar con algunas de las grandes trabas que dificultan la salida de la crisis a España, tales como la morosidad o la falta de liquidez, vertebran el discurso del director general de una empresa de logística de origen familiar cuyo actual presidente es Mariano Paredes, hijo de uno de los socios fundadores.

De Irún a Hong Kong

Decoexsa es una empresa privada de capital 100% español, que se fundó en el año 1965 en el País Vasco, dedicada al transporte y a la logística internacionales, que engloba tanto el transporte internacional y el almacenaje como la distribución. Desde nuestros comienzos en Irún, hemos ido expandiéndonos hasta disponer de doce oficinas por todo el territorio español, incluidas las islas Canarias. Tenemos, además, delegaciones en Portugal, Francia, Marruecos y, últimamente, en China y Hong Kong. Yo llevo en la empresa desde 1996. Entré para impulsar la división aeromarítima, porque hasta entonces la actividad se había fundamentado básicamente en el transporte por carretera y por ferrocarril. Inicialmente, accedí a la dirección de la oficina de Madrid y, más tarde, a la dirección general de la división A/M para el grupo. En la actualidad, tengo el cargo de director de desarrollo de la compañía. El objetivo de estos próximos años es mejorar nuestro posicionamiento, basado en los intereses de nuestros clientes o en las demandas de mercado.

Una asociación de agentes de aduana, origen de la empresa

El origen de la empresa es una asociación de agentes de aduana. Allá por la década de los 60, los trámites de aduana entre España y Francia eran todavía muy complejos. En el tráfico terrestre un camión podía detenerse varios días por temas aduaneros, sin olvidar los problemas causados por los diferentes anchos de vía entre España y Francia para el tráfico ferroviario. Ante esa situación, se creó un almacén en la misma frontera para la recepción de los vagones europeos llegados por ferrocarril, lo que permitió trasbordar a vagones de ancho de vía español, así como liberar los camiones al depositar la mercancía en la zona franca del almacén.

Depósito de Comercio Exterior, S.A.

A ese almacén se le llamó Depósito de Comercio Exterior, cuyo nombre comercial es Decoexsa. Con el paso de los años, lógicamente, ha habido cambios en el accionariado. En la actualidad, dos socios principales poseen el 70% de las acciones. Nuestro presidente es Mariano Paredes, hijo de uno de los fundadores.

Logística por tierra, mar y aire

Nuestra oferta contempla todas las posibilidades de un operador logístico: tierra, mar y aire. Transportamos por tramos cualquier mercancía de puerta a puerta, en todo el proceso productivo, desde materias primas hasta el producto que llega al cliente final. Hay clientes que contratan solamente un tramo, otros dos tramos y otros toda la cadena logística, dependiendo del grado de externalización de su empresa.

Portugal, Marruecos, Francia y China

Como ya he mencionado, estamos presentes en Portugal, donde tenemos tres delegaciones (Lisboa, Oporto y Figueira da Foz), y en Marruecos, donde contamos con dos (Casablanca y Tánger). En Francia distribuimos desde el principio de nuestra actividad, como no podía ser de otra manera teniendo nuestros orígenes en Irún. La gran aventura exterior la emprendimos en el año 2005 con nuestra presencia en China, para dar servicio a las empresas españolas que operan allí. Primero nos instalamos en Shanghái, luego abrimos un almacén logístico en Shenzhen y, finalmente, en Hong Kong.

Queremos ayudar a las empresas españolas que quieren exportar a China

El momento presente es muy bueno para nuestra entidad. Seguimos pensando en desarrollarnos en Asia, aunque con más tranquilidad, gracias a la capacidad de inversión que ahora poseemos. Queremos ayudar a las empresas españolas que quieren exportar a China, facilitarles el acceso. De modo paralelo, tenemos intención de abrirnos, también, a las empresas chinas, porque el mercado interasiático vive un dinamismo impresionante. Y es que, al contrario de lo que sucede hoy en día en Europa, el consumo en China funciona de maravilla, y queremos entrar en él.

Cubrir las necesidades concretas de nuestros clientes

En nuestro sector de servicios, ya no empujamos nuestra oferta al mercado. Cada vez más se crean los productos hechos a medida. De ahí que nuestro desarrollo gire en torno a las necesidades concretas de nuestros clientes. Por tanto, nos adaptamos a ellos, a sus especificidades logísticas, diseñando las soluciones y los medios de gestión y control.

Somos agentes logísticos (3PL), no transportistas

En el ámbito terrestre, distribuimos por toda Europa paquetes que pesan desde un kilo a 24.000 kilos. Nuestros acuerdos se producen con socios internacionales, e intentamos que sean de larga duración. Mediante dichos acuerdos se desarrolla el mercado de forma conjunta y planificada. Gestionamos los medios de transporte, aunque no somos propietarios de los mismos. Nuestra plantilla la forman unas trescientas cincuenta personas.

En logística, la competitividad se gana mejorando los circuitos

El mundo de la logística es muy variable, y nos obliga a ser muy ágiles y flexibles. La competitividad se gana mejorando los circuitos y los sistemas. De hecho, las diferencias que se dan entre las empresas del sector se deben, de manera esencial, al mercado objetivo. Tenemos generalistas, especialistas, etcétera. Participar en la logística de un cliente implica entender sus necesidades y saber adaptar tu negocio a sus requerimientos: es ser compañero de viaje del cliente en su organización.

Sobre el consumo de proximidad

En Europa se da una creciente tendencia al consumo de productos de proximidad. Si se consolida, si se activan los mercados locales, evidentemente puede perjudicarnos, sobre todo en cierto tipo de productos. Una de nuestras líneas de negocio más importantes es la importación de pescado. Pues bien, si hace años importábamos veinticinco millones de kilos, este año hemos bajado a los nueve. En tiempos de crisis el primer pescado que se consume es el propio, más barato. El importado siempre es más caro. A pesar de todo, tendencias aparte, el flujo internacional de productos alimentarios va a seguir. No creo que en eso volvamos atrás en la historia.

Como una carrera de fórmula uno

Entendemos la crisis como una carrera de fórmula uno. Ahora mismo, nos encontramos todos los coches en la misma curva. El que se posicione mejor, saldrá el primero. Para ello, es básico tener muy claros los objetivos a marcar. Evidentemente, lo mejor es establecer un plan de desarrollo a diez años, pero según se mueve la Tierra hoy, no sé si tiene sentido hacer un plan de desarrollo ni siquiera para los próximos seis meses. Los directivos, incluso los de las empresas consolidadas, no podemos evitar sentir un cierto miedo ante el cariz que están tomando los acontecimientos, por la incertidumbre generalizada.

Se están dejando morir las empresas

Cuando una crisis es tan global como esta, las pequeñas y medianas empresas no se escapan. Por eso, nunca como ahora, hemos estado tan pendientes de las reformas que el Gobierno pueda implementar. Eso no impide que, por otro lado, seamos escépticos. Hemos asimilado tanto el abandono que ha venido sufriendo el empresario, que sabemos que las soluciones, o las buscamos nosotros o no vendrán. Hay que defender el tejido empresarial español. El empresario se siente solo, desatendido. Ni siquiera se siente representado por la CEOE. Se están dejando morir las empresas, pensando que luego pueden crearse por decreto: y no es así.

Temor a generar empleo, morosidad, falta de liquidez

La reforma laboral es importante. El empresariado necesita más flexibilidad, un marco que le permita ser valiente para contratar, pues no es lógico que tema generar empleo. Luego está el problema de los impagos y la falta de liquidez. Si no se consume más, si no se activa la economía, es porque no hay dinero. Los bancos ahora están cerrados a cal y canto, su única preocupación es sanear las cuentas. A nosotros, a pesar de tener unos números solventes, cada año nos ponen más dificultades. En estas condiciones, no hay economía que se recupere. Y no ayuda la morosidad permitida por una legislación muy laxa. Si ahora aparece algún emprendedor capaz y motivado con una idea fantástica, ¿cómo va a financiarse?

Un Banco Central Europeo más intervencionista

El Banco Central Europeo debería estar más centralizado. En una entidad como la Unión Europea, que trata de tener un objetivo económico común, no tiene sentido que la banca esté tan poco regulada y unificada. Los países de la Unión endeudados piden a gritos eurobonos. Sin embargo, los alemanes se oponen a emitirlos. En cierta manera, es comprensible, ya que se les incrementarían los costes. Para mí, estas tensiones internas se resolverían si el Banco Central Europeo tuviera la potestad de controlar en qué invierten el dinero los países endeudados. En España se ha dilapidado dinero en inversiones que luego se han revelado absolutamente deficitarias e incluso innecesarias.

Meses fuera de España

Paso de cuatro a seis meses al año fuera de España, algo muy bueno para la empresa pero no tanto para mi esposa. Buena parte de los viajes que hago son solo para planificar o desarrollar relaciones, sin beneficio alguno a corto plazo. Son inversiones de futuro, porque en ciertos mercados las relaciones son vitales. Si alguien no te introduce o te conoce, no puedes entrar.