Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Alberto Muguiro Eulate
ALBERTO MUGUIRO EULATE.
Fotografía cedida por Alberto Muguiro.

ALBERTO MUGUIRO EULATE. STOCK UNO

Obra:

Texto del 05-06-2012

La necesidad de reflexionar sobre el trabajo y el sacrificio necesarios para conservar nuestro Estado de bienestar y las especificidades del creciente segmento de la externalización de servicios (outsourcing) centran el testimonio del creador de esta compañía del sector del marketing operacional, quien ha hecho de la diversificación, la innovación permanente y el ágil manejo de la información de sus clientes el secreto de su éxito en tiempos de crisis.

Compra y fusión de empresas de externalización con un valor añadido

Stock Uno nació para resolver los problemas de promoción y comercialización de las multinacionales audiovisuales de entretenimiento en las grandes superficies. La extensión de sus catálogos exigía que un profesional externo que representase los intereses de todas estas corporaciones organizase las novedades y se encargase de la promoción de los productos. En 2006, comprendí la trascendencia y el futuro de la externalización genérica y me decidí a aunar y representar los intereses de una serie de inversores mediante la compra y fusión de empresas de externalización con un valor añadido. Stock Uno fue, junto con Diana Promoción, Gruporepo y Unbox, una de las sociedades adquiridas. La fusión nos ha permitido conservar la especialización de las compañías integrantes, pero uniendo los servicios generales que no aportan valor añadido. 

Con la Transición se inició el outsourcing en España

En nuestro país la externalización nació durante la Transición. Las compañías percibieron que podían encargar a otras empresas algunos servicios no vinculados estrictamente con su objetivo empresarial, lo que les permitiría aligerar su estructura y centrarse en su ocupación principal. Las áreas pioneras del outsourcing fueron la seguridad y la limpieza, pero pronto se extendió a un amplio abanico de servicios: logística, promoción y venta de productos, servicios auxiliares, etcétera. Nuestra misión es contratar, mediante la búsqueda del perfil más adecuado, formar, supervisar y remunerar según convenio a los empleados requeridos por nuestras 1.600 empresas clientes.

Líderes en el sector comercial

Aunque nuestro ámbito de actuación es muy vasto, somos líderes en el comercial, en el que las empresas clientes nos encargan la promoción, reposición y comercialización de sus artículos. También llevamos a cabo una importante tarea en el negocio teatral, donde contratamos y gestionamos al personal auxiliar (acomodadores, taquilleras, técnicos de sonido, etcétera), y en el del sector de los talleres de reparación de vehículos, establecimientos pertenecientes a fabricantes de repuestos y piezas para el automóvil que dejan en nuestras manos la gestión del personal de los talleres mecánicos que han creado para dar salida a parte de su producción. En la actualidad disponemos de 15 delegaciones por todo el territorio nacional que se encargan de seleccionar y controlar al personal de su área. Lo habitual es que trabajen para nosotros una media de 4.000 personas, que llegan a las 8.000 durante la campaña de Navidad.

Disponer de vendedores cercanos y eficaces

Las campañas de promoción y los eventos comerciales específicos necesitan prepararse con bastante antelación y requieren aplicar grandes dosis de imaginación. En el pasado, el contacto personalizado con un rostro armónico era una de las grandes claves de la venta de un artículo; en cambio, ahora es necesario realizar campañas impactantes para competir con la ingente cantidad de estímulos que los consumidores reciben cada día. Al mismo tiempo, también resulta esencial disponer de vendedores cercanos y eficaces porque está demostrado que el 76% de las decisiones comerciales se toman en los puntos de venta.

Clientes productores de artículos con valor añadido

Muchos de nuestros clientes son productores de artículos con valor añadido, como cámaras fotográficas, teléfonos móviles, impresoras, aparatos de aire acondicionado, etcétera, cuya comercialización conlleva una cierta dificultad por la competencia existente. Por ello, nuestra estrategia comercial siempre parte de la evolución que ha vivido el sector de los puntos de venta, dado el incremento y variedad existentes.

Aunamos y gestionamos rápida y eficazmente la información de nuestros clientes

Nuestra especialización en la promoción y comercialización nos ha permitido poseer un valor añadido a través de la experiencia, la innovación y el desarrollo. Nuestros clientes se decantan por Stock Uno porque conocen nuestra capacidad de aunar y gestionar de forma rápida, crítica y eficaz su información. Ellos saben mucho más de sus productos que nosotros, pero en cambio nosotros sabemos difundirlos y comercializarlos mejor. Por ello nuestra tarea incluye asesorarlos sobre cuál es el establecimiento idóneo, cómo debe ser decorado, qué tipo de profesional debe atender a los clientes potenciales y en qué franja horaria tendrá más salida el artículo en función de sus características.

Pérdida de la cultura de la meritocracia y del sentido de colectividad

Uno de los desencadenantes de la recesión económica ha sido la falta de valores sociales y morales. Se ha perdido la cultura del esfuerzo, que ayudó a levantar el país después de la Guerra Civil y de la meritocracia y el sentido de colectividad. En los últimos años se había impuesto una modelo en que primaban la especulación y el despilfarro. Las administraciones se multiplicaron de forma absurda, produciéndose su solapamiento, y se desencadenó un sinsentido de obras faraónicas. Nuestros representantes actuaron en muchos casos con escasa ética y poca destreza política, propiciando un exceso legislativo sin repercusiones prácticas. La creación de riqueza se basó en la especulación y no en la producción, y el nivel educativo bajó de manera alarmante porque se difundió la idea de que ser alumno equivalía a la obtención automática de un título. Aunque a nosotros la crisis nos ha afectado en menor grado que a otras empresas, también hemos percibido la ralentización piramidal de la economía.

Sanear nuestro sistema financiero

La crisis española se focaliza en el sector financiero, de manera que posiblemente no sea necesaria la solicitud de un rescate a la griega. Sin embargo, es indudable que necesitamos apoyo económico comunitario para sanear nuestro sistema bancario y favorecer el retorno del crédito y, con ello, recuperar nuestra credibilidad y la confianza de los mercados. Si conseguimos sanear nuestro sistema bancario, habremos superado uno de los grandes escollos de la actual recesión.

Inmovilismo sindical

Nuestros sindicatos no responden a las expectativas y necesidades de los trabajadores porque su ideología no ha evolucionado desde los tiempos de la Revolución Industrial, y aún dividen el mundo de manera anacrónica en dos grupos con intereses antagónicos: patrones y obreros. Esta rígida actitud les ha impedido asimilar el alcance de la revolución de los servicios, ni tampoco se están adaptando a la presente revolución tecnológica, lo que explica que sus demandas económicas y sociales hayan quedado obsoletas, pues son insostenibles.

La permanencia en un trabajo se vinculará a la capacidad de adaptarse a las especificidades de la empresa en cada momento

Nuestra masa productiva es poco propensa a los cambios y poco flexible a los requerimientos de las compañías. Es indispensable que los asalariados se conciencien de que la movilidad geográfica será primordial en los próximos años y que la permanencia en sus puestos se vinculará con la capacidad de adaptarse a las circunstancias específicas de la compañía en cada momento.

Una reforma laboral incompleta

La reforma laboral ha abaratado los costes del despido, lo que es positivo porque hasta el momento siempre se prescindía de los trabajadores más jóvenes, cuya indemnización resultaba más barata, pero no ha conseguido flexibilizar el mercado. Tampoco ha potenciado fórmulas contractuales que se adapten a las necesidades concretas de las empresas y de algunos colectivos sociales como estudiantes, amas de casa, etcétera.

Replantearse el Estado del bienestar

Aunque el actual Ejecutivo ha emprendido numerosas reformas, la sensación generalizada es que no se han llevado a cabo los necesarios cambios estructurales. La actual coyuntura económica ha puesto de manifiesto la necesidad de replantearnos el Estado de bienestar en términos de racionalidad: no se trata de qué prestaciones consideramos irrevocables, sino de cuáles podemos mantener.

Por la reestructuración de nuestras administraciones

La única consecuencia positiva de la crisis es la oportunidad de corregir las desviaciones del sistema; sobre todo, reducir el tamaño de nuestras administraciones, eliminar solapamientos y restructurarlas para que sus relaciones con las empresas y ciudadanos resulten más ágiles y eficientes.

Tesitura óptima para la armonización fiscal de la Unión Europea

Ante la crisis económica que acucia a la UE, se impone la necesidad de reformas que garanticen el éxito de la fórmula comunitaria. No se trata de detenernos ante las dificultades, sino de avanzar con paso firme. De ahí que la tesitura presente sea perfecta para acometer una armonización fiscal.

“Trabajar como chinos para vivir como españoles”

Una elocuente cita de Juan Roig, presidente de Mercadona, ilustra nuestro porvenir: “Tendremos que trabajar como chinos para vivir como españoles.” A partir de ahora, la racionalidad y el sentido común deberán guiar nuestras acciones individuales y sociales y deberemos asumir que solo podremos gozar de aquellos derechos que podamos mantener, por lo que su conservación pasa por la cultura del esfuerzo y la productividad.