Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Alejandro Almenar La Fuente
ALEJANDRO ALMENAR LAFUENTE.
Fotografía cedida por Alejandro Almenar.

ALEJANDRO ALMENAR LAFUENTE.

Obra:

Texto del 17-10-2012

Consensuar las políticas económicas y fiscales de los países de la Unión Europea y promover medidas de reactivación económica mediante planes de inversión pública son dos necesidades insoslayables a juicio del ingeniero de caminos que dirige una de las empresas españolas punteras en obra pública. Cyes, especializada en construcciones portuarias, ha optado por la internacionalización para compensar la caída del mercado interno.

Constructora familiar especializada en infraestructuras

Como miembro de la segunda generación al frente de un negocio cuyos inicios se remontan al año 1979, mi vida académica y profesional ha estado siempre vinculada a Cyes. Me formé como ingeniero de caminos y complementé esta formación técnica inicial con un postgrado en MBA. Tras ocupar distintos cargos, ahora dirijo la empresa familiar, que está dedicada a la obra civil –marítima, aeroportuaria, ferroviaria, hidráulica, viaria, etcétera– y a la edificación no residencial –hospitales, colegios, auditorios, museos, teatros, instalaciones industriales, etcétera–, aunque nuestra especialidad son las infraestructuras portuarias. A lo largo de nuestra trayectoria hemos participado en obras tan emblemáticas como el Ágora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia o en el diseño, la construcción y la explotación de la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos de Valencia, con una capacidad de 450.000 toneladas al año.

Diversificación geográfica y de actividad

Durante los últimos años hemos diversificado nuestras actividades, de manera que en la actualidad no solamente abarcamos la construcción de obra civil y edificación, sino que también hemos ampliado nuestra actividad al medioambiente, a los servicios, a las concesiones, a las explotaciones de canteras, etcétera. Nacimos como empresa regional en Valencia, pero hemos ampliado nuestra área de actividad, primero, a toda la Península, y después, al mercado internacional. 

Entre las cinco primeras empresas de obra pública portuaria

Pertenecemos al grupo de empresas líderes en obra portuaria, ya que estamos entre las cinco primeras empresas en el ranking de contratación de puertos del Estado y disponemos de medios marítimos para ejecutar todo tipo de obra portuaria. Entre las obras ejecutadas, podemos destacar la ampliación del puerto de Valencia, la mejora del dique del este del puerto de Barcelona, la adecuación de los atraques de poniente del puerto de Palma de Mallorca, la reposición de bloques en el puerto de Bilbao, la ejecución del muelle Botafoch del puerto de Ibiza o la ampliación del puerto de Garachico (Tenerife).

Entre las empresas de mayor solvencia técnica del país según el Ministerio

Ocupamos el lugar número 15 en el ranking nacional de los expedientes de clasificación de contratistas de obras del Estado otorgados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que hacen referencia al nivel de tecnificación y experiencia.

Adelantándose a la paralización de las inversiones en obra pública

En el año 2005 previmos el estancamiento y la reducción de la demanda de obra pública en España porque observamos que ya se había construido en exceso: en pocos años se había multiplicado el número de aeropuertos, autovías, etcétera, y se habían mejorado las infraestructuras hasta el punto de que los ratios de las distintas tipologías de infraestructura por habitante eran superiores a los de países con mayor renta per cápita; por ello, decidimos salir al exterior.

Delegaciones en Rumanía, Colombia, Arabia Saudí y Argelia

Hemos establecido delegaciones fijas en países con óptimas perspectivas de construcción de infraestructuras: la delegación de Rumanía atiende al destino de los fondos europeos de los países del este de Europa; la de Colombia, los de crecimiento económico de Latinoamérica, y la de Argelia, las de ejecución de infraestructuras sociales de los Estados del norte de África. También participamos en una alianza en Arabia Saudí con delegación en dicho país. Al mismo tiempo, dada nuestra especialidad en obras portuarias, analizamos las oportunidades de negocio de esta tipología que surgen en otros países. En estos momentos estamos ejecutando proyectos en Croacia y Togo. Establecemos alianzas con compañías locales de dimensiones semejantes a nosotros, de manera que estas aportan el conocimiento de la idiosincrasia local y nosotros el valor añadido de nuestra experiencia y tecnología.

Claves para una consolidada internacionalización

Una de las claves para una próspera y prolongada internacionalización es exportar un valor añadido que no sea fácil de desarrollar por las empresas locales. Nuestros planteamientos empresariales siempre son a largo plazo y nuestra internacionalización no es coyuntural; no obstante, pensamos que lo más complicado no es la entrada, sino el arraigo en el territorio. Si deseamos consolidarnos allí y continuar con nuestra actividad, debemos mantener las ventajas competitivas. En nuestro caso, dada la experiencia en obras portuarias y en tratamiento de residuos, hemos orientado parte de nuestra expansión internacional hacia estas actividades, y seguiremos apostando por mejorar nuestra tecnología y por invertir en nuevos medios.

Desplazamiento del volumen de facturación hacia el exterior

Estamos sobrellevando la difícil coyuntura económica porque en la actualidad el 58% de nuestra cartera de clientes es internacional. Con independencia de la recesión económica, nuestro país no requerirá nuevas infraestructuras en los próximos años y la actividad se desplazará al mantenimiento y la reparación de las ya ejecutadas; por tanto, las compañías de nuestro sector que deseen mantenerse deberán diversificar sus actividades por el mundo.

Importancia de la empresa familiar en la economía nacional

La diferencia de las empresas familiares respecto a las grandes corporaciones reside en el grado de implicación de sus fundadores, propietarios y trabajadores con la entidad. Una empresa familiar es más que un negocio; representa el proyecto vital de una o más personas, en el que han abocado esfuerzos, ilusiones, sacrificios y patrimonio personal. La mayoría de los trabajadores se sienten comprometidos con el proyecto y son partícipes de las mismas ilusiones y sacrificios; en el caso de los descendientes, han aprendido a amarlas y a identificarse con ellas desde la infancia. En una coyuntura económica como la presente, este tipo de sociedades tiene la ventaja de su flexibilidad en la toma de decisiones y en la posibilidad de suspender la política de dividendos.

La clase política

Nuestros representantes no responden a las expectativas del cargo que ostentan, en parte porque el nivel de formación y de conocimiento de la realidad no es el adecuado, y porque responden más a intereses electoralistas que a las verdaderas necesidades de crecimiento y prosperidad del país. Es necesario que los ciudadanos nos impliquemos en reclamar cambios estructurales en las instituciones políticas.

Prioridades macroeconómicas y microeconómicas a corto y medio plazo

Durante los próximos años, los ciudadanos españoles tendrán que dedicarse sobre todo a amortizar los préstamos contraídos durante los años de la burbuja crediticia, un hecho que constreñirá enormemente los presupuestos públicos, de las empresas y de las familias y que hará mantener débiles, por tanto, la inversión y el consumo hasta que la situación vaya remitiendo. También es absolutamente necesario centrarse en la educación y en la investigación y el desarrollo para que pueda haber crecimiento futuro.

Necesidad de liquidez y de avales de licitación

La realidad es que nuestras compañías no disponen de financiación bancaria para efectuar sus transacciones, dado que las medidas económicas tomadas hasta el momento únicamente están incidiendo en los vencimientos de la deuda de las entidades financieras a corto plazo. Nos encontramos ante una tesitura financiera en espiral que solamente se detendrá cuando llegue financiación a las empresas para que la actividad económica se reactive, se generen puestos de trabajo, y aumente así el consumo. También es necesario que el Estado se implique con el sector para facilitarle avales de licitación internacional que la banca no facilita, ya que es necesario que este motor económico sustituya la falta de actividad doméstica por exportaciones.

El apoyo europeo debería servir para refinanciar la deuda

El apoyo europeo no debería centrarse únicamente en la recapitalización de las entidades financieras, sino que debería ser un procedimiento de refinanciación de la deuda que permitiese viabilizar el crecimiento económico del país y la amortización de la deuda a largo plazo.

Acelerar y acrecentar la unión monetaria y fiscal de la Unión Europea

Es fundamental que la Unión Europa actúe y se muestre unida para salvaguardar y fortalecer la divisa común, que nos permite una mayor fortaleza a la hora de encarar las exportaciones y acrecienta el mercado potencial interno. Cuestionarse, a estas alturas, la idoneidad de la unificación monetaria y demonizar a los países que más han incidido en la debilidad de la moneda resulta estéril.

Disminución de inversión que provoca un retroceso global de nuestra economía

Una de las funciones de la Administración es intervenir y corregir las desviaciones de los ciclos económicos, de ahí que debería contribuir a reactivar la actividad productiva a través de inversiones y políticas anticíclicas. Sin embargo, la política de paralización de la inversión que se ha llevado a cabo provoca un retroceso global de nuestra economía y, con ello, se incrementa nuestro déficit.