Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
ALEJANDRO ROYO-VILLANOVA PAYÁ.

ALEJANDRO ROYO-VILLANOVA PAYÁ. EL NORTE DE CASTILLA

Obra:
Texto del 02/11/11 .
Fotografía cedida por El  Norte de Castilla.
 

El análisis de la situación de la prensa escrita y la denuncia de la actitud del Gobierno al negar la crisis y no adoptar medidas de fomento del empleo y reducción del déficit público, destacan en las sabias palabras de Alejandro Royo-Villanova,  ejecutivo y consejero de diversas multinacionales, eminente político de la Transición y decano de los presidentes de periódicos españoles, al frente del diario más relevante de Valladolid, el más antiguo de España.

Vastísima trayectoria profesional

Siempre he estado muy vinculado al mundo de la empresa, donde he desempeñado numerosas funciones ejecutivas, entre las que destacaría las de consejero, director general de Sociedad General Azucarera de España y de Unión Alcoholera Española; las de presidente de la SFIR Spa, de Finanziaria Saccarifera Italo Iberica Spa, de la Compañía General de Levadura, de la Sociedad General Cañera, de Seguros Galicia, de Aegon Seguros, y las de consejero del Banco Forestal, del Banco de Granada, de Argentaria y del BBVA y de Azucarera Ebro Agrícolas y la Chilena IANSA. Durante gran parte de mi vida he estado vinculado con el diario vallisoletano de más tirada y relevancia en la provincia y en la comunidad autónoma, El Norte de Castilla, pues con 23 años fui nombrado consejero de este diario, el más antiguo de la prensa española. Fundado como un periódico liberal e independiente en 1854, he sido su presidente durante más de 40 años. En la actualidad creo ser el decano de los presidentes de la prensa española, pues llevo 41 años en el cargo.

Actividad política

Fui nombrado secretario general técnico del Ministerio de Información y Turismo con 32 años por Pío Cabanillas, entonces ministro del mismo. Recuerdo con especial cariño esta etapa, porque nos propusimos la apertura de la prensa del régimen. Posteriormente actué como director general y Comisario nacional de Turismo, como Consejero del Reino y, ya en la Transición, fui senador electo en la legislatura constituyente por Valladolid, senador por esta provincia durante la primera y diputado en la segunda legislatura.

Incorporación de El norte de Castilla al grupo Vocento

La incorporación en los 90 a Vocento, el primer grupo de prensa de España formado por rotativos de tirada nacional como ABC y por diarios otros trece regionales como el nuestro ha permitido luchar contra la principal problemática de la prensa tradicional escrita: la reducción del número de lectores. La unión se ha traducido en una racionalización de recursos y en el empleo de estrategias de grupo, pero sin hipotecar la independencia de la publicación. Nuestra línea editorial es, de hecho, totalmente autónoma y fiel a los principios ideológicos tradicionales de El Norte de Castilla.

Compromiso ético con los lectores

Los periódicos mantienen un compromiso ético, un acuerdo tácito, con sus lectores, que no pueden traicionar. Sus líneas editoriales son afines al perfil ideológico de sus seguidores, comparten un mismo punto de vista y unos principios, y el mantenimiento de su fidelidad está sujeto al cumplimiento de este pacto. El cambio de línea editorial tiene repercusiones dramáticas en las ventas porque sus lectores dejan de adquirir la publicación al sentirse emocionalmente desvinculados de ella.

Cómo enfrentarse a la crisis y salir fortalecido

Tres años atrás trabajaban en El Norte de Castilla casi 150 personas; ahora colaboran en él 95. La reducción de plantilla fue imprescindible, y ha permitido afrontar una recesión que se ha traducido en un descenso del 46% de la publicidad y de más de un 30% de ingresos totales en los últimos cuatro años. Y todo ello se ha realizado consiguiendo un periódico mejor.

Nuevas estrategias que permiten adaptarse a las circunstancias

Se deben afrontar las crisis asumiendo las circunstancias y apoyándose en ellas para superarlas, pero estableciendo nuevas estrategias, para lo cual es imprescindible cambiar la dirección del proyecto. En nuestro caso, la primera medida adoptada fue el nombramiento de nuevos directores. Bajo sus directrices se propiciaron diversos cambios: primero, se trabajó en la mejora de la imagen para adecuarse a la realidad presente (crear foros de opinión, organizar eventos y participar más activamente en las decisiones de la sociedad vallisoletana); segundo, se reforzó el aspecto local, el rasgo distintivo respecto a los periódicos nacionales; además, se fichó a los mejores colaboradores y editorialistas y se impulsó la edición digital mediante la formación y difusión de las técnicas digitales entre nuestros redactores, lo que incrementó el número de lectores digitales hasta la significativa cifra de 70.000, y, por fin, se renovaron los equipos comerciales y las políticas de anuncios. Todas estas medidas se realizaron de modo transparente, informando trimestralmente a los trabajadores de la situación, y han fructificado en una cifra de beneficios muy saneada.

Tasa de lectores en España

España sigue teniendo una tasa muy baja de lectores de prensa escrita. Mientras que la media del Reino Unido, por ejemplo, se sitúa en casi 50 lectores por cada 100 habitantes, en gran parte de España esta cifra no llega a 15. Este fenómeno se ha agravado en los últimos años por la irrupción de los formatos digitales. Por ende, los periódicos españoles han sufrido una significativa reducción de sus tiradas. Nuestras estrategias de implicación en el tejido social, económico y político castellano‑leonés han permitido que este descenso sea solo del 13% y que la presencia activa del rotativo sea cien veces más importante de lo que lo era hace cuatro años.

Dos canales informativos diferentes pero complementarios

Los medios audiovisuales y la prensa escrita consultable a través de Internet son canales informativos inmediatos, con todo lo que ello comporta: rapidez, precipitación, datos contradictorios, informaciones a veces caóticas o erróneas… Los medios de comunicación impresos, en cambio, son en esencia más reflexivos y en ellos hay un amplio espacio para la opinión, mediante los editoriales y los artículos de fondo, que persiguen crear corrientes de opinión. Desde El Norte de Castilla somos del parecer de que el formato digital y el impreso son complementarios y necesarios para estar bien informados.

Prensa escrita: cuarto poder del Estado

La prensa sigue siendo uno de los poderes fácticos del Estado porque difunde y resalta los hechos y forja opinión. Los sucesos e informaciones que no se divulgan, ni han sucedido ni existen para el gran público. La magnitud, la importancia y extensión que la prensa otorga a un hecho determina su peso en la opinión pública.

Características de un buen periódico

Todo periódico que se precie ha de ser objetivo, veraz y coherente con su línea editorial y con su ideología subyacente. El Norte de Castilla ha cumplido  estos tres requisitos y siempre he puesto un énfasis especial en la defensa de la coherencia y en la continuidad de una línea editorial forjada durante más de 150 años de historia.

Negación de la crisis y errónea gestión de la misma con un despilfarro histórico

Aunque la crisis que padecemos es internacional, el Gobierno es el máximo responsable de haberla negado y de su posterior gestión. En España, por ejemplo, la tasa de parados es superior al 20% cuando en los países del entorno se sitúa en torno al 7%. El ejecutivo se empeñó en buscar una solución socialista a la crisis y, cuando ya se había iniciado la recesión, se despilfarraron unos 40.000 millones con medidas populistas –como el “cheque-bebé” o el regalo de 400 euros a los contribuyentes y los Planes E– que liquidaron el superávit de nuestras arcas incitando al tiempo a las otras administraciones a que incrementaran su deuda. En un intento de paliar el gravísimo déficit existente, se han adoptado duras medidas para determinados sectores sociales: recorte y congelación del sueldo de trabajadores públicos y pensionistas, incremento de un 2% en el tipo de IVA, etcétera, pero ello solo ingresará unos 5.000 millones en el erario público.

Valentía política para abordar los cambios que España necesita

La corrección del déficit y el impulso de la economía pasa por la flexibilización del mercado laboral, por la reducción del número de empresas públicas que se solapan, por el reajuste de las bases del Estado del bienestar, por la apuesta por la independencia energética, por la fluidez del crédito al sector privado (que es empresas y particulares), y por la concesión de líneas de crédito a los ayuntamientos para saldar las deudas con las empresas que se ven obligadas a despedir trabajadores o a concluir su actividad.

Contrastes entre el espíritu de la época de la Transición y las actitudes de ahora

Durante la  época de la Transición existía un compromiso social colectivo de participar en la mejora y el futuro de España que actualmente se ha diluido. Hemos legado la representación de nuestros intereses a los partidos políticos, organizaciones muy endogámicas cuyos representantes están demasiado profesionalizados y mediatizados, una realidad que ha propiciado que la sociedad se haya apartado de la política.

A favor de replantearse el Estado de las Autonomías

Debemos modificar el planteamiento autonómico porque la duplicación de competencias  y el gasto que ello comporta son insostenibles. Defendí, en su día, la aprobación de los estatutos catalán y vasco de la República, sin cambiarles una coma, pero no concibo la existencia de comunidades autónomas sin justificación histórica que duplican competencias, crean empresas públicas innecesarias y copian modelos de gestión estatales, constituyendo de facto una especie de estados confederados que desvirtúan el concepto de España como nación.