Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sra. Carmen Gallego Buzón et alia
ALICIA GALLEGO BUZÓN, KURT HILEGEMS y CARMEN GALLEGO BUZÓN.
Fotografía cedida por Carmen Gallego.

ALICIA GALLEGO BUZÓN, KURT HILEGEMS y CARMEN GALLEGO BUZÓN. CASTFLOW VALVES

Obra:

Texto del 26-09-2012

Desde los orígenes de esta compañía dedicada a la comercialización de válvulas principalmente enfocada al sector del agua, sus fundadores tuvieron el acierto de apostar por el mercado exterior; una filosofía empresarial preclara y sensata que casa con su visión de la realidad española presente, atenazada por una UE sin una política fiscal común y por los estragos de la cultura del pelotazo y de una Administración sobredimensionada y mal gestionada.

Germen de la empresa

Al licenciarme en Ingeniería de Obras Públicas, comencé a trabajar en la empresa que mi padre dirigía junto a su socio. Al poco tiempo, decidieron vender una parte de la compañía a un grupo inversor, con idea de hacerla crecer y finalmente pasar a manos de una multinacional, quedando yo integrada en el Departamento Técnico de dicha entidad. Pronto advertí que la política de los nuevos propietarios haría fracasar el negocio y, por ello, decidí abandonar mi puesto y crear una empresa por mi cuenta junto a Kurt Hilegems, socio y amigo. Mi padre, Marcelino Gallego, cuya capacidad inventiva admiro sobremanera, me apoyó en todo momento y una vez finalizado su contrato de no competencia con su anterior compañía, nos avaló y aportó parte de sus propios conocimientos técnicos. Mi idea era desarrollar algo diferente de lo que él había hecho: corría el año 2003. Más tarde se unió a la empresa mi hermana, Alicia Gallego, licenciada en Farmacia, que introdujo en Castflow un sistema de gestión de calidad de gran nivel, lo que posibilitó su introducción en los mercados más exigentes. 

Apuesta temprana por la exportación

Desde el principio tuvimos claro que había que exportar, algo a lo que suele temer el empresariado español debido a la barrera que siguen representando los idiomas. Sin embargo, vimos con claridad que hacer negocio en España resultaba menos rentable que hacerlo en el extranjero, pues lógicamente un país es un mercado mucho más limitado que un continente, por ejemplo.

Válvulas de retención para el sector del agua

Nos decantamos por un nicho de mercado que las multinacionales no pudieran cubrir. De ahí surgió Castflow Valves, S.L., dedicada a la manufacturación de válvulas de retención principalmente enfocadas al sector del agua, cuya función principal es la protección de las bombas, tanto en redes de distribución, estaciones de bombeo, depuradoras, desaladoras, etcétera. No se trata, pues, de alta tecnología, ni hemos inventado un tipo concreto de válvulas: tan solo mejoramos las existentes. Tenemos un catálogo general de producto y además fabricamos válvulas específicas para determinados clientes. Y, si bien a las grandes empresas no les compensa fabricar válvulas tan específicas, tenemos acuerdos con ellas para suministrarlas.

Externalizar beneficia a ambas partes

Siempre buscamos aportar valor mejorando el diseño de las piezas ya existentes en el mercado. No contamos con fundición ni con talleres de mecanización propios, porque amortizar las máquinas no resulta sencillo. El proceso intermedio de producción lo externalizamos, mientras que nosotros nos encargamos del diseño del producto, de realizar las pruebas finales en nuestras instalaciones, de su venta y del soporte técnico. Creo que una externalización bien entendida beneficia a todo el mundo, pues cada cual debe dedicarse a lo que sabe hacer bien; por eso los temas en los que somos expertos los llevamos a cabo nosotros mismos, externalizando aquellos procesos productivos en los que nosotros no aportamos valor. Este método de trabajo implica una estructura ligera y adaptable a las fluctuaciones del mercado, con bajos costes fijos de maquinaria y personal respecto a nuestra facturación.

Producir aquello que no se haga en China

El mercado ha cambiado mucho desde que empezamos nuestra actividad. Como es imposible competir en costes con China, lo lógico es especializarse en aquello que no se hace allí; de ahí que, por ejemplo, las grandes series de pequeñas válvulas no las hagamos nosotros mismos, sino que las fabricamos en China; eso sí, con nuestro diseño y garantizando siempre nuestros estándares de calidad con un precio acorde al mercado.

Línea de productos asociada al campo de la desalación acuática

Dado nuestro mercado internacional, estamos en contacto con distribuidores de varios países. Mantenemos una línea de productos concretos, asociada al campo de la desalación, en las llamadas plantas de ósmosis inversa. El bombeo de agua de mar hacia la membrana efectúa la ósmosis, y nuestras válvulas, con costes más elevados que las estándar dada la alta calidad de los materiales que empleamos, protegen y alargan la vida de las bombas.

Para ser competitivos es esencial estar al día e invertir en I+D+i

Hoy cualquier producto tiene una duración limitada, porque se hallan muy sometidos a cambios tecnológicos, tendencias o modas. Y las válvulas tampoco son ajenas a todo ello. Ahora mismo lo que prima por encima de todo es el precio, y para ser competitivos resulta esencial invertir en I+D+i. Debemos estar al tanto, para ver qué es lo que se hace y qué es lo que más se utiliza, y sobre esa visión introducir líneas nuevas de productos. De ahí que asistamos a muchas ferias, auténticos foros de información y conocimiento más que de compraventa.

Agilidad en los plazos de entrega y resolución de problemas técnicos

Lo que nos distingue de otras empresas es que somos ágiles en los plazos de entrega y que, además, resolvemos los problemas técnicos que puedan surgir, e incluso en instalaciones ya existentes con válvulas no suministradas por nuestra compañía. Me parece fundamental lograr un equilibrio entre la visión que se tiene de la empresa en su conjunto y la visión de detalle, lo que resulta difícil, porque al principio solo captas la del conjunto. Luego, a medida que la empresa avanza y crece día a día, los detalles se imponen y llegas a la conclusión de que no conviene dejar de atender lo importante para dedicarse solo a lo urgente.

Sigue siendo complicado exportar desde España

En general, todas las Administraciones españolas deberían dedicarse a fomentar la exportación, o al menos sería muy conveniente que no pusieran tantas trabas para llevarla a cabo. Nuestro laberinto burocrático es tal que desalienta al empresario.

Arriesgamos todo para sacar la empresa adelante

Nuestra producción se halla enfocada hacia la obra pública y la construcción. Si no hubiéramos tenido siempre la voluntad exportadora, nos hubiéramos hundido al poco de empezar. Las dificultades (en especial financieras, fiscales y administrativas) por las que hoy atraviesan las pymes españolas son muy acuciantes. Nosotros no tuvimos más remedio que utilizar nuestras propias fuentes de financiación para sacar adelante la empresa y arriesgamos todo nuestro dinero en ello. Aunque pueda parecer algo contrario al espíritu empresarial, autofinanciarse, a fin de cuentas, acaba convirtiéndose en una satisfacción y, quizá, en la única solución para afrontar los vaivenes de la economía.

Personal idóneo, capaz de implicarse y demostrar eficacia

La agilidad y adaptación a las necesidades de los clientes son nuestras principales prioridades, pero también atribuimos mucha importancia al dinamismo que supone no estancarse en un solo sector y saber adaptarse a cualquier circunstancia del mercado. La captación de capital humano es delicada, pues no resulta fácil encontrar al personal idóneo, que debe ser capaz de implicarse y demostrar su eficacia. Por suerte, contamos con un gran equipo.

La cultura del pelotazo ha hecho mucho daño al país

La llamada cultura del pelotazo ha hecho mucho daño al país. Surgieron durante años muchas empresas de vida efímera cuyos fundadores no estaban preparados para sacarlas adelante, labor esta que requiere de un mínimo de formación, visión y estructura, y se limitaron a enriquecerse rápidamente, lo que ha acarreado que hoy carezcamos en España de profesionales especializados y de un tejido empresarial sólido y productivo.

Una Administración despilfarradora y morosa

Hoy las autonomías tal y como están gestionadas carecen de sentido. Han convertido el país en un desorbitado feudo de funcionarios renuentes a ejercer sus funciones de modo eficaz. Desde el Gobierno se nos recuerda constantemente la necesidad de reducir el déficit, pero las administraciones son la primeras en despilfarrar y en no pagar sus facturas. Admitamos de una vez que España no es un país rico; por eso el recorte de sueldos debería ser general, excepto a un posible buen gestor de la nación que los españoles estamos necesitando.

Lo conveniente hubiera sido establecer una fiscalidad europea común antes de implantar el euro

Controlar la banca española desde fuera mediante un BCE competente nos volvería a todos más sensatos. Nos atemoriza lo que esto supondría, pero a la postre resultaría positivo, dada nuestra incapacidad para hacerlo nosotros mismos. Haber empezado por establecer una fiscalidad europea común y luego implantar la moneda única hubiera sido lo conveniente, pues a la crisis financiera se le añade la crisis de la moneda única; de hecho, ahora nos hubiera beneficiado no estar dentro del euro: con una moneda débil, al menos seríamos más competitivos.

Ser madre y empresaria no es incompatible

Nunca he creído que formar una familia fuera incompatible con sacar adelante una empresa, y mi vida es prueba de ello. Tengo cinco hijos: Lucía, Marta, Carmen, Andrés y Javier, y puedo atestiguar el orgullo que para mí supone atender ambas obligaciones. Aun así, no ha sido fácil, y queda mucho por avanzar en el tema de conciliación familia y empresa; debería producirse un cambio de mentalidad en la sociedad española acorde a nuestra nueva realidad.