Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Santiago Sánchez Álvarez et alia
ÁNGEL MANUEL SÁNCHEZ ÁLVAREZ, SANTIAGO SÁNCHEZ ÁLVAREZ, JOSÉ JAVIER SÁNCHEZ ÁLVAREZ y TOMÁS SÁNCHEZ ÁLVAREZ.
Fotografía: “Una Banda de Dos.”

ÁNGEL MANUEL SÁNCHEZ ÁLVAREZ, SANTIAGO SÁNCHEZ ÁLVAREZ, JOSÉ JAVIER SÁNCHEZ ÁLVAREZ y TOMÁS SÁNCHEZ ÁLVAREZ. CONTRATAS Y SANEAMIENTOS COYSA

Obra:

Texto del 11-12-2012

En su 25 aniversario, esta entidad del sector constructivo ha diversificado su oferta hasta devenir un grupo con tres empresas, al frente del cual se halla la segunda generación familiar. El esfuerzo y la honestidad son los pilares que cimentan su actividad; toda una prueba de que la crisis ha tenido el efecto positivo de acabar con arribistas y especuladores y hacernos ver los puntos débiles de nuestro sistema, como el déficit formativo o la corrupción.

Servicio, calidad e imagen

Somos un grupo familiar integrado por tres empresas del sector de la construcción. La más antigua, que celebra este año su veinticinco aniversario, es Contratas y Saneamientos (Coysa); cinco años después nació Áridos Valdearcos, y hace escasamente tres, Reutiliza. Las tres fueron fundadas con nuestro padre, Tomás Sánchez Núñez, si bien de la última ya hemos sido cofundadores los cuatro hijos, que nos hemos ido incorporando al proyecto familiar repartiéndonos las distintas responsabilidades: Ángel está al cargo de Coysa, Javier dirige Áridos Valdearcos y Tomás, Reutiliza, mientras que a Santiago, por ser el primogénito, le ha tocado llevar la batuta de todo. Nuestro principal activo es la ilusión de continuar con lo que nos ha enseñado nuestro padre sobre la empresa, que podría resumirse en tres valores: servicio, calidad e imagen.

Grupo familiar integrado por tres empresas del ámbito de la construcción

Coysa se dedica a la construcción de obra civil, tanto de carácter industrial (naves, plantas industriales…) como para la administración, sobre todo pavimentaciones. Áridos Valdearcos fue creada para suministrar a Coysa, pero en su evolución ha ido generando tal entorno social y atiende a tantos clientes (unas 16 empresas), que hoy podríamos decir que es la entidad más importante. Más recientemente, la necesidad de buscar alternativas al reto que plantean los nuevos tiempos nos ha llevado a fundar Reutiliza, empresa consagrada al reciclado de materiales de demolición y construcción. Es el eslabón que faltaba para cerrar el círculo, para decirle al mundo que extraemos áridos, pero al mismo tiempo nos esforzamos por devolverle a la Madre Tierra lo que nos ofrece. Por eso, desde hace seis años colaboramos en la concienciación medioambiental impulsando plantaciones de árboles por parte de los colegios locales, actividad que, junto a otras iniciativas de participación con el entorno social, nos ha llevado a obtener en el Congreso de Áridos de Cáceres del año 2012 el primer premio en la categoría de pequeñas empresas por nuestra colaboración con el medio ambiente y la comunidad local, así como a ser convocados en la misma categoría para 2013 a nivel europeo.

Obras muy diversas para la Administración

En general, los proyectos nos llegan realizados y ejecutados por los estudios contratados por la Administración. Así pues, los llevamos a cabo tal cual están, pero tenemos potestad o atribuciones para el embellecimiento final de la obra, aunque en cualquier caso debe contar siempre con la supervisión de los planificadores. Últimamente, entre las obras que han precisado de los servicios de Áridos Valdearcos se encuentran el trazado del tren de alta velocidad (AVE) Palencia-León, la construcción de un canal y la modernización de los riegos en la zona y las autovías León-Burgos y León-Valladolid. A través de Coysa, hemos construido en León una industria de grandes dimensiones para Confecciones Mayton, así como naves para prefabricados.

Nuestra plantilla, compañeros más que empleados

Una empresa tiene un funcionamiento óptimo y sigue un desarrollo sostenible si se apoya sobre tres pilares: calidad en la fabricación, respeto por el medio ambiente y cuidado de las relaciones laborales. Sobre este último aspecto, hay que hacer especial mención de los 35 trabajadores que forman nuestra plantilla, a quienes no consideramos empleados sino prácticamente compañeros, lo que quizá se deba a que la crisis no nos ha afectado como lo ha hecho con empresas similares; también nos ha ayudado estar a 18 kilómetros de León, viendo el crecimiento inmobiliario de vivienda privada desde una cierta distancia, participando en él pero no de manera frenética, y manteniendo siempre nuestra apuesta por la obra pública y por la obra del sector agrícola y ganadero.

Afianzamiento en el sector agrícola y ganadero

De nuestras empresas, Coysa es la que está afrontando con mayores dificultades la crisis, porque, en concreto en el ámbito de León, la competitividad es muy acusada. Muchas empresas, para subsistir, han bajado el listón de la calidad; una carrera desesperada en la que nosotros nos negamos a participar, de ahí la dificultad que tenemos actualmente para conseguir contratos. Gracias a Dios, cuando se cierran algunas puertas suelen abrirse otras, y hemos afianzado nuestra influencia en el sector de la agricultura y la ganadería, que, dentro del proceso creciente de modernización que experimenta el sector, recurre cada vez más a la construcción de naves de calidad.

Reconocimiento a nuestra labor

A pesar de la difícil situación del sector, para el año 2013 ya tenemos en cartera la construcción de unas oficinas para uso industrial, una nave agrícola para almacenar cereal y tres o cuatro obras municipales por encargo de la Diputación de León.

El marco ideal es aquel en que la Administración no necesita ser drástica porque el empresario es el primer concienciado

A pesar de que en otras Comunidades Autónomas la extracción de áridos es una actividad reglamentada en exceso, nosotros en Castilla-León no hemos tenido ningún problema: al contrario, nuestra Administración, sin hacer dejación de la preservación del medio ambiente que le corresponde, colabora en cuanto necesitamos. Remamos en un mismo sentido y encontramos siempre soluciones satisfactorias a cuantos problemas se suscitan. Creo que nos movemos en el marco ideal, que es aquel en el que la Administración no necesita ser tajante porque el empresario es el primer concienciado. Otra cosa es que deba lamentar la excesiva burocracia y la duplicidad administrativa que representan las diferentes reglamentaciones autonómicas, toda una barrera legal y psicológica para las empresas a la hora de abrir mercados en otras comunidades.

Por la formación especializada

No son buenos tiempos para la producción de riqueza, al menos en España; sin embargo, eso no significa que deban ser tiempos perdidos: que no haya trabajo no significa que no deba haber formación –y además, especializada–; de lo contrario, cuando se reactive la economía podría repetirse lo que sucedió durante el boom de la construcción, que se llevó demasiadas vidas de trabajadores que no se habían formado lo suficiente. Este es un aspecto que suele soslayarse cuando se efectúan balances económicos, que lo reducen todo a cifras.

Especuladores y arribistas han dado mala imagen a los empresarios de verdad

El verdadero empresario establece un vínculo afectivo profundo con su empresa; no en vano, en ella se trasponen sus valores personales, es la obra de toda su vida, o de una parte considerable de la misma. Además, toda empresa debe ser una aportación a la sociedad, representar una mejora para todos; por eso no entendemos que se creen empresas fugaces, por la pura y simple especulación, como sucedió durante la época de bonanza inmobiliaria. A este respecto, una de las consecuencias positivas de la crisis es que se está reduciendo drásticamente el número de especuladores y arribistas que tan mala imagen han dado a los empresarios.

España tiene capacidad para superar las dificultades

Tiene su sentido que desde la UE nos tracen una hoja de ruta y unos objetivos para reflotar la salud del país. Ahora bien, esa hoja de ruta debe ser compatible con nuestra soberanía nacional y no puede obligarnos a hacer dejación de ella. Por ello, Europa debe mostrarse más flexible, porque el pueblo español se ha caracterizado históricamente por ser un pueblo trabajador que ha estado siempre a la altura de los retos que se le han ido planteando, y ello lo demuestra el hecho de que llevamos a cabo una transición política impecable, que ha sido modelo para otros muchos países. Así pues, estamos más que preparados para salir de cualquier aprieto.

Delincuencia de despachos

Para superar la crisis, debemos atajar la corrupción en todos los estamentos de la sociedad. Uno no puede evitar sentir vergüenza ajena cuando ve que el expresidente de los empresarios españoles ingresa en la cárcel. Y lo peor es que esta realidad trasciende allende nuestras fronteras en nuestro mundo globalizado, que no confiará en España hasta que demos muestras de que realmente vamos a poner coto a la “delincuencia de despachos.” 

Fortalecer el euro

Que el euro haya durado tantos años siendo una moneda con una vitalidad tan diferente según los países se puede calificar de milagro. Si hemos llegado hasta aquí, lo que tenemos que hacer en adelante es fortalecer nuestra moneda única sobre la base de una mayor unidad y una fiscalidad común. De ahí que las críticas que recibimos de los países del norte sean injustas; cuando España consumía a espuertas sus productos, estaban encantados de nuestra pertenencia al euro y a la UE.

León dará que hablar

León y su área de influencia configuran una región económica que experimentará un importante despegue tan pronto la economía del país se recupere. Todos los implicados tenemos que estar preparados y consolidados para, llegado ese momento, no quedar rezagados, lo que solo puede conseguirse con unidad de acción. Por eso estamos muy involucrados en el asociacionismo de nuestro sector, ya que es la mejor manera de ser decisivos en el devenir colectivo de la región y del país.