Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. José Reynaldo et alia
ÁNGELA PUNTES GÁLVEZ FERNANDO PUNTES GÁLVEZ MIGUEL ÁNGEL PUNTES GÁLVEZ.
Fotografía cedida por Cauchos Puntes

ÁNGELA PUNTES GÁLVEZ FERNANDO PUNTES GÁLVEZ MIGUEL ÁNGEL PUNTES GÁLVEZ. CAUCHOS PUNTES

Obra:
Text del 04/05/11 .
 
Las sabias palabras de estos directivos atesoran un brillante análisis de las causas y consecuencias de la crisis económica que padecemos, así como de las contradicciones en que nuestro país vive inmerso desde el inicio de la democracia, en parte debidas a nuestro bajo nivel educativo. Segunda generación de una estirpe de empresarios del caucho, se adaptan a la nueva coyuntura con esfuerzo, implicación y un espíritu siempre crítico e innovador.

Proyecto empresarial nacido de la unión de dos talantes

Cauchos Puntes fue creada por nuestros padres en 1974 para la fabricación de artículos de caucho y clichés flexográficos, a pesar de que, ya en los años 60, nuestra familia había sido pionera en la manufacturación de clichés. Aunque son dos áreas de especialización en las que hemos trabajado desde el principio, nacidas de manera paralela, hoy se gestionan y dirigen por separado porque no hay ninguna relación entre ellas. Nuestra madre era el motor de nuestro padre; tenía fuerza, y objetivos empresariales nítidos. Él, empresario y artista de reconocida trayectoria en Zaragoza, era práctico y extraordinariamente inteligente. Ambos destacaban y coincidían en su espíritu trabajador, su equidad y su alto sentido de la responsabilidad con su realidad. Plenamente implicados en el proyecto empresarial que habían creado, de hecho mi madre siempre consideró la empresa como un hijo más y actuó cada día en consecuencia.

Ejemplo inspirador que aviva la vocación

Haber percibido y vivido esta pasión y dedicación hacia el trabajo por parte de tus progenitores condiciona lógicamente que te decantes al final por continuar en el proyecto y que intentes gestionarlo de forma como mínimo tan digna como lo han hecho ellos, sabiendo el nivel de compromiso y exigencia profesionales y personales que conlleva.

Una gestión íntegramente familiar

Tres de los cuatro hermanos Puntes Gálvez hemos optado por continuar en la empresa, de modo que la nuestra es una compañía de gestión totalmente familiar, donde priorizamos el trabajo armónico en equipo desde la división en dos gerencias, debido a la especificidad de nuestras dos ramas producción. Miguel Ángel es el gerente de la sección de flexografía, mientras que Fernando lo es de la de artículos de caucho. Ángela se encarga de la administración y las finanzas, al tiempo que actúa como elemento de intersección entre los dos ámbitos. No siempre es fácil diferenciar el trabajo de las relaciones familiares, pero la experiencia ayuda y obliga.

Mujer y empresa

Aunque la proporción de mujeres integradas en los equipos directivos de las empresas aún es menor que la de los varones, poco a poco el número se va equilibrando; este dato es muy positivo para el desarrollo y crecimiento de las corporaciones y, paralelamente, de nuestra sociedad en su conjunto. Hombres y mujeres somos complementarios en todos los terrenos, y nuestro trabajo cooperativo nos beneficia como individuos, ciudadanos y empresarios.

Tiempos difíciles para el sector del caucho

Siempre nos hemos dedicado al binomio formado por el caucho y los clichés flexográficos, pero cada vez nos resulta más complicado seguir apostando por el mercado del caucho. Durante los primeros años preparábamos las fórmulas específicas de caucho para cada uno de los productos; hoy esta opción ya no es viable, así que las adquirimos ya preparadas y producimos las piezas de moldeo como empresa auxiliar. Sin embargo, el coste y la oscilación exagerada y continua en el valor de la materia prima determinan que sea una opción de negocio cada vez menos lucrativa; así que, desgraciadamente, la producción de artículos con caucho podría llegar a ser historia en España porque, además de su ínfimo margen, otros países producen a menor precio dada su baja exigencia en la calidad o en las condiciones de producción. En la actualidad, trabajamos activamente para cambiar esta tendencia del producto y aportar soluciones a este nuevo escenario.

Los clichés flexográficos

Ahora los clichés flexográficos se elaboran en láminas de polímero o en camisas, lo que determina comportamientos finales diferentes. Es un mercado asentando, que cubre las demandas de sectores económicos muy diversos, ya que nuestros clientes finales son los impresores de bolsas de plástico, de papel y de cartón, de cajas de embalaje, etcétera; hemos introducido mejoras en el circuito de relación con los clientes a través de la creación de una página web, que agilizará e incrementará el número de exportaciones, pero que ha supuesto una importante inversión por parte nuestra. Nada nos motiva más que, con nuestro esfuerzo, contribuir a mejorar el trabajo de quienes nos eligen como proveedores.

Adaptarse a las circunstancias adversas y tener capacidad para diversificar

A lo largo de nuestra historia nos hemos dedicado a diversas actividades productivas para adaptarnos a las necesidades del mercado en cada período, sobre todo en el campo del caucho, como la fabricación de recubrimientos de rodillos, zapatas para tanques o poleas para los telesillas. Tenemos vocación de fabricantes y creemos que nuestro objetivo es generar puestos de trabajo y riqueza en el país; por eso mismo hemos desestimado por el momento la manufacturación de artículos de caucho en otros países con menores costes productivos, a pesar de sus incuestionables ventajas económicas. Creemos que es importante no priorizar de momento ninguna de las dos líneas de actuación porque los mercados y las circunstancias son cambiantes y han existido períodos de preponderancia de una u otra. De hecho, una de las esencias de nuestra empresa es la diversificación.

Sistema de valores donde el fin no justifica los medios

La empresa tiene una naturaleza lucrativa, pero dentro de un sistema de valores en el que el fin no justifica los medios. Una verdadera empresa no especula, porque la viabilidad de cualquier entidad nace del trabajo constante y diario de sus gestores y trabajadores y de una buena atención a sus clientes; dentro de estos valores tiene un peso específico la actitud de mejora constante de los productos mediante pequeños cambios, que, a la larga, se convierten en cambios radicales.

Causas fundamentales de la crisis: los excesos en el crédito y el consumo

Durante la época de bonanza los bancos actuaron con una dinámica que nos ha conducido a la situación actual: conceder créditos con escasas garantías y a bajo interés. Toda la sociedad se contaminó de esta dinámica, y muchas empresas alargaron los plazos de pagos y se endeudaron en exceso; en su conjunto se propició que muchos inversores iniciasen proyectos empresariales más basados en la especulación que en la esencia de una compañía.

Futuro económico y social de España

Los años de bonanza y bienestar económico en nuestro país nos han dejado una gran cantidad de infraestructuras que ahora, en tiempo de recesión, deben ser costeadas y mantenidas. No hemos comprendido que el futuro económico y social del país reside en la educación y los valores morales de sus ciudadanos, una formación que no solo debe preparar a los gestores y dirigentes del futuro sino también, y sobre todo, a los cargos intermedios y a los trabajadores a través de una formación profesional de calidad.

Crecimiento nacional basado en una educación de calidad e igualitaria

Los países nórdicos basan su modelo de crecimiento social en una educación de calidad e igualitaria. Destinan grandes cantidades de recursos públicos para formar eficientemente a sus ciudadanos a través de una preparación basada en un sistema educativo estable e individualizado, en el que el profesorado se halla muy cualificado, valorado y bien remunerado. Esta formación les ha proporcionado los valores éticos, intelectuales y emocionales para poder sobreponerse y superar con más facilidad recesiones como la actual.

Irresponsabilidad de parte nuestra clase política

Nuestros políticos han vivido en una burbuja hasta que las autoridades internacionales les han presionado para que adopten medidas drásticas y restrictivas. Se debería pedir responsabilidad a nuestros gobernantes por sus actuaciones y su actitud irresponsable en los momentos preliminares de la crisis: la negación de la realidad nos ha conducido a la situación presente, en la que es mucho más difícil sobreponerse a la crisis. Veracidad y honradez tanto en el discurso como en el comportamiento político tendrían que ser condición sine qua non que los ciudadanos deberíamos exigir siempre.

Toda recesión posee una lectura positiva

Las crisis obligan a las empresas a detectar objetivamente los aspectos que deben mejorar y a analizar cuáles son las necesidades reales del mercado. Además, conducen a los profesionales a formarse y a llevar a cabo su actividad con un espíritu optimista e innovador. Y, finalmente, depuran y expulsan a todos los empresarios advenedizos y especuladores, que tanto daño han causado a la economía y al futuro de nuestro país. La clave para que una crisis no sea solo perniciosa es que los elementos que la mantienen activa sean desestimados cuanto antes y sustituidos por criterios claros, fuertes y ágiles que sumen fuerzas de todos y cada uno de los ciudadanos. De hecho, nuestra entidad nació al amparo de una crisis.

Luchar contra la economía sumergida es básico

El futuro de nuestro país reside en nuestra responsabilidad y coherencia. No podemos basar nuestro modelo de futuro en la economía sumergida, aunque humanamente seamos capaces de empatizar con el parado desesperado o con el empresario agobiado por los costes de producción que optan por esta vía ilegal e insolidaria. El buen gobierno de nuestros representantes ayudaría a un cambio voluntario de actitud en este sentido.