Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SR. ANTONIO COSCULLUELA BERGUA Alcalde de Barbastro desde 1979.

SR. ANTONIO COSCULLUELA BERGUA Alcalde de Barbastro desde 1979.

Obra:

Texto del 03/05/05,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Barbastro

Antonio Cosculluela Bergua llegó a la alcaldía de Barbastro con un amplio conocimiento de su ciudad y de las estructuras municipales, aprendido en la escuela del asociacionismo vecinal y del sindicalismo agrario. Con el realismo propio de la experiencia acumulada, puso en marcha los proyectos adecuados para optimizar los servicios e infraestructuras de un municipio milenario, cuyo enclave estratégico, proclive al intercambio cultural, ha forjado el carácter sociable y emprendedor de sus habitantes.  

Vocación política nacida en los años setenta

A comienzos de los años 70, formaba parte de algunos grupos de jóvenes pertenecientes a asociaciones culturales y recreativas de la ciudad. Luego, a través del sindicalismo agrario, concretamente de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, participo en las primeras elecciones democráticas a las Cámaras Agrarias del Alto Aragón, de la provincia de Huesca, en las que soy elegido vocal comarcal. El salto hacia la política municipal, como candidato independiente, de izquierdas, comenzó cuando varios partidos se interesaron por mi inclusión en su lista electoral, y entré a formar parte de la candidatura del PSOE a la alcaldía de Barbastro.

Los vecinos exigen al alcalde la solución de sus problemas

La concejalía o la alcaldía es una escuela política muy pegada al territorio, en la que uno aprende a conocer los problemas reales del ciudadano y a ser consciente de que hay que solucionarle cualquier dilema que plantee. Aunque no sean competencias propias de los Ayuntamientos, al vecino no se le puede explicar que esa demanda que nos expone corresponde a la Comunidad autónoma o al Estado. Los vecinos dicen, con una expresión muy coloquial: usted es nuestro alcalde y debe solucionar nuestros problemas.

Cada vez nos sentimos mejor atendidos

Durante los primeros años de la existencia de los Ayuntamientos democráticos, era casi imposible acceder a una dirección general o a cualquier otro organismo político superior del Gobierno de España. Cuando se crearon las comunidades autónomas, todavía las veíamos muy lejanas. Afortunadamente, esta situación inicial ha cambiado. Se da la circunstancia de que el presidente  del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, ha sido alcalde durante muchos años y esta experiencia crea una cultura que se refleja en una mejor atención a las demandas de las administraciones locales. En cuanto al acceso al Estado, tampoco es tan complicado como lo era al principio de la democracia.

Un alcalde tiene que ser político y a la vez gestor

En la década de los 80  se puso de moda la idea de que un político debía ser un buen gestor. En el ámbito municipal, creo que habría que matizar esta idea. Un alcalde tiene que ser un buen político, en el más amplio sentido de la palabra, no debe dedicarse sólo a gestionar los problemas diarios de un Ayuntamiento, sino a gobernar e impulsar proyectos. Las administraciones públicas ya tienen buenos gestores en los funcionarios que las integran.

Proyectos del primer programa de gobierno

En la Casa Consistorial cuento con un equipo de gobierno diversificado y muy bien formado, que trabaja con mucha ilusión. Los proyectos de la primera etapa de gobierno se ajustaban bastante al terreno, quizás por el temor a no poder cumplir con un programa demasiado ambicioso. Durante el primer año, algunos aspectos importantes del programa se cumplieron, otros se dejaron planificados para desarrollarlos en la segunda legislatura. Poco a poco se han ido conformando los grandes proyectos de nuestra ciudad.

Celebramos nueve ferias al año

Uno de los grandes proyectos que nos ilusionaban era la edificación de un centro de congresos y exposiciones, para poder acoger, en condiciones óptimas, los numerosos eventos que tenían lugar en nuestra ciudad. Conforme a esta idea, se construyó la actual Institución Ferial de Barbastro, un recinto de 28.000 m2 que alberga un pabellón cubierto de 2.800 m2. El calendario incluye nueve ferias que desarrollamos a lo largo del año, conjuntamente con otras ciudades del sur de Francia.

Barbastro necesita una ampliación importante de suelo industrial

Uno de los hechos que más nos ha preocupado ha sido el de la deslocalización de empresas importantes. La pérdida de Moulinex España supuso un gran impacto económico, ya que desaparecieron 800 puestos de trabajo directos. Para poder paliar esta pérdida de empleo y de actividad económica, hemos desarrollado el polígono industrial y captado algunas nuevas iniciativas económicas generadoras de empleo. Barbastro tiene suelo industrial, pero se va agotando rápidamente, y por lo tanto es necesaria una urgente planificación y desarrollo en este sentido. Estamos en contacto con las administraciones públicas superiores y con el organismo autónomo del SEPES, para la ampliación del polígono industrial. No obstante, desde el Ayuntamiento nos hemos anticipado y estamos intentando comprar suelo industrial para ponerlo a disposición de estas administraciones públicas de cara a su desarrollo futuro. Una parte importante del terreno que ocupaba el Acuartelamiento General Ricardos, desaparecido en el año 1996, va a ser destinado a suelo industrial, para pequeñas actividades económicas de iniciativa privada.

Apostamos por la diversificación para generar empleo

La denominación de origen vitivinícola Somontano y la instalación de bodegas y de agroindustrias son fenómenos de creación de empleo en la zona y en la ciudad. Pero no queremos que sean sólo el comercio y el vino los que capitalicen la creación de empleo. Queremos continuar desarrollando nuestra vocación comercial con esa nueva industria que hay en el Somontano, como es la transformación de la uva en vino, porque consideramos que diversificar el riesgo económico es muy importante para una ciudad de pequeño tamaño como la nuestra.

Tener cerca Cataluña y Zaragoza es una buena oportunidad

El hecho de estar con un pie en Zaragoza y el otro en Cataluña es un privilegio que nos beneficia. Cataluña es una comunidad autónoma de gran crecimiento y, a veces, carece de suelo apropiado para instalar algún tipo de actividad económica. La cercanía favorece que algunas industrias se instalen en nuestro territorio. Es una posibilidad que no debemos desaprovechar. Con Zaragoza ha ocurrido lo mismo, ha sido un polo de desarrollo importante para Aragón en su conjunto y para nuestra comarca.

Corredor transversal

Las carreteras van por buen camino, puesto que ya se ha iniciado la construcción del primer tramo de la autovía Lérida-Huesca-Pamplona. Se prevé que dentro de cinco años podremos tener esta importante infraestructura en funcionamiento. Este corredor transversal unirá el Mediterráneo con el Cantábrico y será un notable eje de desarrollo para Barbastro.

Oferta hotelera en el Somontano

Empezamos a tener una buena infraestructura hotelera. Hace un año y medio se inauguró un hotel de cuatro estrellas. Hay dos hoteles más en construcción y otro a punto de abrirse. En la comarca de Somontano, en la zona a pie de sierra, se están desarrollando importantes proyectos de hoteles, no sólo rurales sino también edificios de mayor envergadura, de una calidad envidiable, sobre todo por los parajes donde están ubicados y por el servicio que prestan.

Servicios sanitarios compartidos

Disponemos de un hospital con una capacidad de 165 camas y con 600 trabajadores, que destacan por su gran profesionalidad, como atestiguan los propios usuarios. Existe un concierto entre la comunidad autónoma aragonesa y la catalana mediante el cual una parte de la población oriental de Huesca depende del hospital de Barbastro y la otra parte depende del Hospital Arnau de Vilanova, de Lérida. Aunque, de hecho, se ha pactado que los vecinos más limítrofes con Lérida puedan utilizar tanto la sanidad aragonesa como la catalana. Estamos satisfechos del funcionamiento de este sistema.

“El Sitio de Barbastro”. “Festival del vino de Somontano”

La historia de nuestra ciudad, el lugar estratégico en el que está enclavada, que ha sido cruce de culturas a través de los siglos, el maravilloso entorno que la rodea y el agradable clima de la época estival, hacen de nuestro municipio un lugar atractivo por sí mismo, independientemente de las fiestas típicas que en él se celebran. En este contexto, se pueden mencionar dos celebraciones declaradas de interés turístico regional, como  la Semana Santa o “El Sitio de Barbastro”, que conmemora la conquista de la ciudad a los árabes en 1101 y su incorporación al Reino de Aragón. Así mismo, organizamos el “Festival del Vino de Somontano”, en el que, a primeros de agosto, se dan cita las jornadas gastronómicas y unas actuaciones musicales que paulatinamente van adquiriendo un gran realce.

Aunque no soy monárquico, le tengo un gran respeto a la figura de nuestro actual Rey

Aunque no soy monárquico, le tengo un gran respeto a la figura de nuestro Rey. La monarquía española se ha mostrado siempre muy próxima a los Ayuntamientos, ha evidenciado mucho respeto a los alcaldes. Debemos valorar en su justa medida el papel crucial que ha desempeñado don Juan Carlos I a lo largo de todos estos años. Creo que, con el paso del tiempo, todavía apreciaremos más la importancia que ha tenido nuestro Rey en la Transición democrática y en el apoyo a los municipios de España. En mi época de concejal en Barbastro, tuve la oportunidad de comprobar la sencillez y la capacidad de acercamiento del Rey a la institución local. Como alcalde, he tenido también la oportunidad de recibir al Príncipe de Asturias.