Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Antonio Estepa Rodríguez
ANTONIO ESTEPA RODRÍGUEZ.
Fotografía: Àngel Font.

ANTONIO ESTEPA RODRÍGUEZ. Fac Seguridad

Obra:

Texto del 20-07-2011

A lo largo de sus ochenta años de vida, esta entidad ha sido fiel a la filosofía de innovar sin menoscabo ni olvido de la confianza y la sabiduría que siempre otorga la tradición. Hoy la tercera generación está al frente de la compañía, cuya visión crítica de algunas medidas empresariales llevadas a cabo por el Gobierno le hace sugerir, basándose en la experiencia propia, que los grandes proyectos a veces nacen después de las grandes crisis.

Tradición más imaginación es igual a innovación

El embrión de la la empresa se sitúa en 1931 en la calle de Viriato del barrio madrileño de Chamberí. Desde estonces ha sufrido sucesivos traslados, para acabar finalmente en Toledo. Mi abuelo fue el fundador, y mi padre, Víctor Estepa, es su actual presidente. A él le gusta repetir una fórmula que ya es toda una filosofía de la empresa: tradición + imaginación = a innovación. Represento, pues, junto a mis hermanos Víctor y Marta, la tercera generación de una empresa familiar de casi 100 empleados. Nació de una patente: el cerrojo. Mi abuelo, antes de fundarla, trabajó en la Cadena Ser, antigua Radio Madrid, llevando a cabo un gran despliegue publicitario del producto en radio y prensa de la época. Así logró popularizarlo enormemente. En Madrid y la zona sur de España todo el mundo sabe lo que es un cerrojo Fac. Con el tiempo, ha ido evolucionando y hoy día figuran unos 40 modelos en nuestro catálogo.

Fuimos pioneros en el empleo de expositores

En 1945 empezamos a distribuir cajas fuertes con la misma marca. Entonces estas se vendían únicamente en tiendas especializadas en seguridad. Nosotros las introdujimos en las ferreterías mediante un expositor con espacio para cuatro modelos distintos. Fuimos así pioneros en expositores durante los años 50. La progresión de la empresa, como dije antes, ha estado marcada por una voluntad constante de innovar. Compramos la materia prima, la transformamos, le añadimos un valor y luego la vendemos. No queremos quedarnos estancados.

Nosotros no trabajamos con China

En 1975 integramos la fabricación de cajas fuertes en Toledo. Es un mercado copado en un 50% por China, donde muchas empresas, pese a que las cajas fuertes provenientes de allí no merecen ninguna seguridad, las realizan a mitad de precio. Nosotros somos una excepción. La inundación de producto asiático en Europa es un gran hándicap para los empresarios. Mi lectura positiva es que esta invasión puede servir para enganchar a un nuevo producto al cliente, quien, tras comprobar al año la ínfima calidad de lo adquirido, volverá a por otro mejor y comprará una Fac.

Un mercado dividido entres sectores: doméstico, semiprofesional y profesional

La caja fuerte se divide en tres sectores: doméstico, semiprofesional y profesional. A nivel doméstico ocupa un 50% de nuestro mercado; el semi empieza a distribuirse bien, en compañías multinacionales, pero aún se halla sin homologaciones europeas; el profesional, que representa un 5%, está legislado por la Ley de Seguridad Privada y su destino mayormente son los bancos. Es un mercado más cerrado, de venta menos tradicional, por encargo y contactos particulares.

Materia prima y tecnología de una caja fuerte

El material base para construir una caja fuerte es la chapa de acero de diferentes espesores, y aparte lleva refuerzos de acero al manganeso antitaladro. Existen sistemas de seguridad mayores que mezclan acero corrugado con hormigón para hacer mallazos interiores y evitar la intrusión a través de los cajones. A veces, en las puertas de las cajas se ponen rebloqueos, que son hilos que, al ser cortados, rebloquean la puerta e impiden abrirla salvo cortando todos los cerrojos. También se protegen las cerraduras con cristal que, al romperse, rebloquea igualmente.

Cajas fuertes para armas cortas: una demanda ascendente

Un mercado que está floreciendo cada vez más es el de cajas fuertes para armas cortas. La inseguridad en el propio hogar es un hecho palpable en la sociedad. Muchos son los que, a través de la Real Federación Española de Tiro Olímpico, que cuenta con más federados que la equivalente de fútbol, obtienen el permiso para disponer de una pistola en casa, siempre a condición de tenerla guardada en una denominada caja fuerte Grado III. Es una de las más vendidas a nivel profesional.

Las empresas aseguradoras deberían marcar la legislación sobre cajas fuertes

En Europa, las empresas de seguros son las que marcan las legislaciones en cuanto a cajas fuertes domésticas. En Alemania, por ejemplo, adaptan la póliza de seguros a la caja fuerte que uno tenga en casa. Se implican directamente en la legislación. En España, las empresas aseguradoras prefieren no involucrarse, pese a que se ahorrarían dinero en sinestros si lo hicieran. Es una batalla que me gustaría empezar. Somos tres fabricantes en España, y a uno de ellos seguramente no le interese esta cruzada.

Toda caja fuerte es susceptible de ser abierta

Los procesos mentales de los compradores son muy extraños. A veces adquieren cajas de 50€ para guardar un Rolex de 3.000. Es fácil que un ladrón tradicional autóctono violente una caja y se lo lleve todo, pues toda caja es suceptible de ser abierta. La cuestión es cuánto se tarda en abrila. El tiempo y las herramientas necesarias para logarlo marcan el grado de seguridad de la misma. Si empleas un minuto, no es una caja fuerte; si precisa media hora, ya empieza a serlo.

Patentes de invención o dominio público

Hace años se nos ocurrió luchar contra la radial, llamada vulgarmente disco, diseñando un muelle con una barra de hierro soldada dentro. Podíamos parar la radial mediante el efecto de “freno de disco”, que la oprime e inmoviliza. Al ser un sistema difícilmente patentable, lo haremos de domino público como un bien para la sociedad. Las patentes en España son una cuestión algo olvidada. La propiedad intelectual sí está legislada, pero la propiedad industrial caduca a los 25 años de la innovación. 

España carece de laboratorios del sector homologados

Un producto homologado en un laboratorio español no se considera debidamente en Europa, aunque tenga el mismo grado de homologación europeo. Ha de tratarse de un laboratorio homologado por la Asociación Europea de Fabricantes de Cajas Fuertes. Si queremos vender en Italia con dicha homologación hemos de realizar el test de laboratorio en Italia. Esto ha sido así hasta hoy, en que empieza a haber movimientos para implantar en España, concretamente en Barcelona, un laboratorio homologado. AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) se está involucrando con nosotros al respecto.

Cada país posee su propia cerrajería tradicional

El cerrojo es un producto 100% español, no demasiado exportable, salvo, y siempre a través de distribuidores, a Gran Bretaña, Irlanda, Sudamérica, Portugal e Italia. Cada país posee su propia cerrajería tradicional. Constituye el 50% de nuestra empresa. Es un producto simple al que tratamos como a un bebé. Se emplean aceros de alta calidad para la placa, los cerraderos y la barra y el latón, metal casi precioso hoy día, para el mecanismo de accionamiento, llamado bombillo o cilindro. Los materiales interiores del bombillo son latonados con alpaca, y lleva acero inoxidable en los muelles. El diseño del cerrojo es estéticamente muy característico.

No nos afectan los vaivenes de la vivienda construida sino de la vivienda habitada

Nunca hemos estado realmente en el mercado de la construcción, salvo a través de la ferretería industrial, que sí se vio afectada por la crisis. No nos aprovechamos, por tanto, del incremento durante el boom inmobiliario, pero tampoco hemos sufrido grandes descensos. Nuestra bajada de hace dos años es achacable a la disminución general del consumo. No nos afecta la vivienda construida sino la vivienda habitada.

“Mándame lo que quieras que se lo venderé a cualquiera”

Justo antes de la crisis económica, en 2007, vivimos nuestra particular crisis empresarial con un reajuste de plantilla considerable, lo que tal vez nos preparara para lo que se avecinaba, una situación irreal en la que muchas empresas carecían de ningún rigor en su stock. No era raro escuchar esta frase: “Mándame lo que quieras, que se lo venderé a cualquiera”.

Importante ley contra la morosidad

El Gobierno ha sacado recientemente una importante ley contra la morosidad, dañina para las empresas que habíamos ajustado el pago a proveedores con el cobro de clientes. Al ser dichos proveedores grandes empresas de acero, se rebaja la autofinanciación en la compra, pero con los clientes tenemos que ser más tolerantes en las formas de pago: un modo inmejorable de estrangular nuestra tesorería. Por otro lado, si concedes al comprador mayor plazo de pago del legislado, otras empresas podrían acusarte de competencia desleal. 

Debemos acabar con el miedo a contratar

Las relaciones entre las empresas han de ser bidireccionales y a largo plazo. Nuestra política empresarial es de rotaciones, que el cliente gane dinero con mi producto y así pueda luego pagarme. Creo que es una fórmula aplicable al mundo laboral en general. Hemos perdido una gran oportunidad de pacto social. Se precisa mayor flexibilidad, acabar con el miedo a contratar. Es lo malo de legislar a cuatro años vista y no para el bien de la sociedad de cara al futuro.

Subir impuestos para no bajar gastos es inviable

Creo que hay economía sumergida en España, y mucha. Cuando las leyes no son justas, la gente tiende a reajustarlas al margen de las mismas. En cuanto al aumento del IVA, considero que llevarlo a cabo ralentizará el consumo y no se creará empleo en absoluto. Subir impuestos para no bajar gastos me parece inviable.