Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Antonio Muñoz Muñoz
ANTONIO MUÑOZ MUÑOZ.
Fotografía cedida por Antonio Muñoz.

ANTONIO MUÑOZ MUÑOZ. VIRCAR PANIFICACIÓN

Obra:

Texto del 30-07-2012

La visión lúcida y analítica del matemático y consultor al frente de la entidad pionera en España de las “boutiques del pan” incide en una idea de pura lógica, y es que la clase política, en buena medida causante de la actual situación, difícilmente podrá resolverla si ello implica ir en contra de sí misma. Al haber remontado unos orígenes humildes, su experiencia le dicta que el esfuerzo y el rigor son las vías para superar cualquier dificultad.

Ejemplo de autosuperación

Nací en Solana de Ávila, en una familia humilde de tradición agrícola. Como muchos otros de mi generación y circunstancias, solo pude acceder a la educación ingresando en el seminario, una experiencia de esfuerzo, rigor y disciplina que me marcó positivamente para toda la vida. Al salir, mi padre, que era carpintero, me dijo que tenía dos opciones: quedarme con él y trabajar de carpintero o seguir estudiando; pero que si optaba por el segundo camino tendría que valerme solo, puesto que él no podía pagarme los estudios. Fue así como, con 16 años, abandoné mi hogar y marché hacia Madrid sin otra riqueza que mi ingenio y voluntad. Pronto encontré trabajo y, gracias a ello, pude costearme la carrera.

Matemático en el mundo de la empresa

Soy un caso atípico dentro de mi ámbito. Así, pese a ser un alumno de seminario, donde predominan las humanidades, me decanté por las matemáticas. De igual forma, y a diferencia de la mayoría de mis colegas, nunca me he dedicado a la investigación ni he ejercido de profesor, sino que siempre he estado vinculado al mundo de la empresa. Creo que el pensamiento lógico, analítico y desapasionado, propio de las ciencias exactas, sumado a mi experiencia de autosuperación y a la capacidad de síntesis matemática han sido esenciales para hacer de mí un riguroso gestor de empresas. De hecho, durante muchos años me he dedicado a ofrecer servicios de consultoría empresarial, especializándome en reflotar entidades en crisis.

Inicios como empresario

En el 2010, la familia Orío, propietaria de Vircar, me propuso hacerme cargo de su empresa; llegamos a un acuerdo, mediante el que adquirí el 40% del accionariado, y asumí el cargo de director general. Desde entonces, mi gestión se ha basado en dos líneas: optimizar todo aquello que la entidad ya poseía y expandir la compañía, procurando incrementar sus beneficios, pese a la depresión del consumo interno.

La primera “boutique del pan” de España

Vircar Panificación, S.L., es una empresa que fabrica, distribuye y comercializa productos de panadería, bollería, pastelería, especialidades saladas y, sobre todo, productos de temporada (roscones de reyes, torrijas, buñuelos, etcétera), que adaptamos al gusto y las costumbres de cada región. Aunque como tal, la sociedad se constituyó en 1998, tiene sus orígenes en los años 80. Fundada por José Pedro Orío, supuso toda una revolución en su sector, al ser la primera “boutique del pan” de España.

Distribución en todo el país y tiendas propias en la Comunidad de Madrid

Nuestra fábrica se ubica en Talamanca de Jarama, desde donde producimos para todo el país. Distribuimos los productos congelados a nuestros clientes, que pueden ser tanto grandes superficies como restaurantes y comercios tradicionales. Asimismo, contamos con tiendas propias en la provincia de Madrid, lo que denominamos “puntos calientes”, y recientemente hemos llegado a un acuerdo con El Corte Inglés, que nos ha elegido para externalizar a nuestro través sus servicios de panadería de Opencor y Supercor para toda la comunidad madrileña. En total, contando los puntos calientes que gestionamos en estas grandes superficies, tenemos alrededor de unas 75 tiendas abiertas al público. Nuestra idea de futuro es crear una red de tiendas propias de ámbito nacional e internacional.

Constante I+D+i

El uso de nuevos métodos y nuevas tecnologías ha permitido el acceso a alimentos exclusivos a personas que antes no habrían podido gozar de ellos. Por lo tanto, desarrollamos una I+D+i constante, a fin de recuperar los sabores más tradicionales sumándoles los componentes y las ventajas actuales. Para ello, colaboramos estrechamente con nuestros proveedores y clientes, pues siempre escuchamos sus demandas y nos adelantamos a sus necesidades. Por ejemplo, hemos optimizado los envases para facilitar su uso y aumentar la durabilidad del producto; hemos eliminado al máximo los conservantes y colorantes; hemos enriquecido los alimentos con nuevas fórmulas, etcétera.

Implantar un sistema de calidad

Por nuestro tipo de producto, estamos obligados a tener un estricto control sanitario, medioambiental y de riesgos laborales. Asimismo, contamos con la ISO 22000 de calidad; para mí, calidad significa mejorar continuamente, adaptarse a las necesidades del cliente sin perder rentabilidad. Y todo sistema de calidad bien implantado ya es rentable, pues al poco de ser establecido reduce las mermas y optimiza los procesos.

Motivación del equipo humano

Para crear un ambiente proactivo, primero es necesario formar adecuadamente al personal. Junto a los imprescindibles temas de sanidad, higiene, medio ambiente, riesgos laborales, etcétera, apostamos por otras opciones educativas, como cursos de informática, idiomas… La motivación de la plantilla no acaba en los incentivos económicos, sino que lo más importante es hacerla partícipe de los éxitos y fracasos de la empresa. Para ello, es necesario mantener una comunicación fluida con los trabajadores y ser absolutamente trasparente respecto a la realidad de la entidad, para que se impliquen con ella. En nuestro caso, los más de 300 empleados que conforman Vircar así lo han entendido y han dado su apoyo incondicional a la dirección, algo de lo que me enorgullezco.

El Principio de Peter

Según el Principio de Peter, en unas determinadas circunstancias toda persona puede alcanzar tarde o temprano su nivel de incompetencia. Un empresario, por tanto, puede estar muy capacitado para determinados aspectos, pero difícilmente lo estará para todo. El gran drama actual de muchas pymes españolas es que estaban preparadas para gestionar la abundancia, pero no la escasez. Por ello, entidades que creían tener las cuentas saneadas, ante la crisis de liquidez de la banca, que les ha exigido la cancelación de las pólizas a su vencimiento, hoy se han visto abocadas al concurso de acreedores, dada la caída de las ventas y su incapacidad de hallar nuevas vías para refinanciar el endeudamiento. En este sentido, la crisis va a tener el efecto positivo de acabar con la mala costumbre de nuestras pymes de renovar automáticamente las pólizas de crédito, convirtiendo de facto en una financiación a largo plazo lo que en puridad debería haber sido una financiación a corto plazo de su circulante.

“El problema no puede formar parte de la solución”

Los matemáticos tenemos un dicho: “el problema no puede formar parte de la solución.” Por tanto, quien ha sido parte de la generación de una crisis no puede estar en la resolución de la misma. Nuestra clase política, en su conjunto, ha sido en gran medida causante de la coyuntura actual; no podemos esperar, pues, que nos saque de ella. El estamento político no está intelectualmente preparado para ir en contra de sí mismo; su prioridad es su propia supervivencia, lo que antepone a cualquier otro asunto. De ahí que todo el sacrificio que nuestros dirigentes nos exigen, al no ir acompañado de un esfuerzo análogo por su parte, difícilmente contará con la aquiescencia de la población y estará abocado a la mayor de las esterilidades, como confirma el día a día de los mercados, que ven cómo no se ataca el problema de fondo de España: la estructura elefantiásica del Estado y el amiguismo, el clientelismo y la corrupción que ha traído consigo.

Medidas que agravarán la depresión del consumo interno

Lo más preocupante de las medidas para reducir el déficit del actual Ejecutivo es que van a multiplicar exponencialmente la depresión económica del país. El Gobierno se ha limitado a buscar un incremento de sus ingresos mediante la vía impositiva, lo que es un error, pues no solo se estrangula aún más a los particulares, agravando el descenso del consumo y, por ende, de la actividad económica, sino que ello tampoco va a servir para nutrir las arcas del Estado. Pensemos que, al haber menos ingresos, la subida de los impuestos se hace sobre una base inferior, de forma que el montante total del erario público acabará siendo más bajo, porque tiene mayor incidencia sobre la recaudación la base sobre la que se aplica el porcentaje que el porcentaje en sí.

Un experto para gestionar la crisis

Lo que habría que hacer para reducir el déficit público no es incrementar la presión fiscal, sino disminuir el gasto, y no a expensas del Estado del bienestar, sino suprimiendo todo lo superfluo: las duplicidades administrativas; las empresas públicas creadas para dar cobertura a quienes viven de la política; las televisiones autonómicas, y un largo etcétera. Pero para que esto sea factible se debería nombrar a un gestor, elegido ad hoc y por consenso, desvinculado de la política y de sus servidumbres, experto en temas económicos y empresariales, que condujera al país por la senda de la recuperación.

Hacia los Estados Unidos de Europa

En la UE tenemos una evolución económica, cultural y social de dispar velocidad. Por tanto, una unidad de Estados a la norteamericana es una meta ardua. Sin embargo, no significa que no debamos tender a ella, al contrario: la humanidad ha afrontado retos infinitamente superiores y ha salido victoriosa. Para convertir en realidad dicho objetivo necesitamos auténticos estadistas, personas altamente preparadas que busquen el bien común olvidándose de sus intereses partidistas.