Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SR. ARTURO BAGUR MERCADAL Alcalde de Maó desde 1993.

SR. ARTURO BAGUR MERCADAL Alcalde de Maó desde 1993.

Obra:

Texto del 15/06/05,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Maó

Maó, la capital de Menorca, isla declarada Reserva de la Biosfera, es una ciudad pequeña pero cosmopolita que está experimentando un espectacular crecimiento en los últimos años gracias a la llegada de nuevas gentes procedentes de culturas diversas. El gran reto de su alcalde, Arturo Bagur, es seguir compaginando el elevado nivel de calidad de vida de sus ciudadanos con las necesidades actuales en educación, sanidad, vivienda, infraestructuras y convivencia pluricultural.

La igualdad de oportunidades es lo que verdaderamente da calidad de vida a los ciudadanos

Mi trayectoria municipal comenzó en 1983 cuando fui elegido regidor del Consistorio. Posteriormente, fui nombrado alcalde el año 1993, encabezando las elecciones de 1995. Durante las primeras legislaturas combiné mi dedicación laboral, relacionada con temas sociales, con la política municipal; pero, actualmente me ocupo en exclusiva de mis responsabilidades como alcalde. Como consecuencia de mi profesión, siempre me han preocupado los temas sociales porque considero que la igualdad de oportunidades, con la existencia de una buena red de servicios sociales, es lo que verdaderamente da calidad de vida a los ciudadanos. Por ello nuestro proyecto político y de ciudad se ha basado, entre otras, en iniciativas socioculturales como la construcción de una residencia geriátrica de cien plazas, la remodelación y recuperación de nuestro teatro de la Ópera y de los lugares y edificios más emblemáticos de nuestro casco histórico, asicomo la creación de una buena red de servicios sociales que abarca educación, vivienda, etc.

Teniendo 30.000 habitantes, el hecho insular determina que debamos disponer y prestar los servicios de una ciudad de 300.000

Las prestaciones y demás servicios que proporciona el Consistorio suponen un coste económico para el que no siempre disponemos de recursos suficientes. Los Ayuntamientos democráticos actuales presentan un déficit presupuestario consecuencia de las enormes obligaciones sociales y de infraestructuras que tienen bajo su responsabilidad. Maó no es una excepción en este sentido, sino más bien todo lo contrario. En nuestra población residen actualmente unos 30.000 habitantes, pero el hecho insular determina que debamos disponer y prestar los servicios de una ciudad de 300.000.

Reserva de la Biosfera, gran parte de la costa sigue siendo virgen

Cualquier comparación entre las islas de nuestro archipiélago es estéril porque cada una presenta sus peculiaridades y características definitorias. En el caso de Menorca nuestro crecimiento económico ha estado tradicionalmente muy vinculado al sector industrial, al calzado y a la bisutería en particular, y también, y cada vez más, al sector servicios, en concreto el dedicado al turismo. Sin embargo, los visitantes de nuestra isla presentan características diferenciadas. Suele ser un turismo familiar, de playa, que busca paz, tranquilidad y anonimato, en el caso de los personajes más conocidos. A la proliferación de este turismo familiar ha contribuido el hecho de que nuestra isla haya sido escasamente edificada, que gran parte de su costa siga siendo virgen y que su territorio sea una Reserva de la Biosfera.

Los problemas que plantea la doble insularidad de Menorca

La doble insularidad de Menorca plantea un grave problema. El hecho de ser una isla y de que la capital del archipiélago se encuentre en Mallorca, determina una doble dependencia y una serie de inconvenientes para sus habitantes, especialmente en educación y sanidad. Por lo que respecta a la educación, el Ayuntamiento gestiona la escolarización de los niños de cero a los tres años a través de las “escoletes” municipales. La etapa de educación obligatoria está bien cubierta. La postobligatoria cuenta con tres institutos de enseñanzas medias y un instituto donde se puede cursar el bachillerato artístico. El gran problema es el acceso a los estudios superiores. Aquí se plantea la disyuntiva de elegir entre el distrito propio, la Universitat de les Illes Balears, y otros distritos universitarios, Barcelona principalmente. La solución más común es desplazarse a la Península porque las comunicaciones son muy buenas. Esta salida es muy positiva para la formación humanista y vital de los estudiantes, pero bastante costosa para las familias, a pesar de las ayudas estatales existentes. En cuanto a la sanidad, próximamente contaremos en Menorca con un nuevo hospital que podrá atender más patologías y contará con más medios. No obstante, en determinados casos es inevitable el desplazamiento al hospital de referencia, Son Dureta en Palma de Mallorca. Para ello disponemos de transporte aéreo.

La multiculturalidad es un bien precioso que debe trabajarse desde las aulas  y desde todas las instituciones

El peso de la inmigración explica el crecimiento poblacional de nuestra localidad en los últimos años. Creo sinceramente que la llegada de nuevos habitantes procedentes de otras culturas nos enriquece humana y culturalmente. Sin embargo, debemos ser cautos y saber que la multiculturalidad es un bien precioso, pero muy sensible, que debe trabajarse desde las aulas y desde todas las instituciones para conseguir una plena integración de los recién llegados y para crear una sociedad amalgamadora de las diversas culturas y sensibilidades existentes.

Apuesta por el comercio familiar, por el apoyo a los productos menorquines y  por la recuperación del casco histórico de Maó

La rehabilitación del mercado municipal es un buen ejemplo de nuestra política, de crecimiento controlado y respetuoso con el medio ambiente, de restauración y recuperación de edificios históricos y lugares singulares. El mercado municipal fue originariamente un convento que, con la desamortización de Mendizábal, pasó a desempeñar diversas funciones, juzgado, escuela, etc., hasta convertirse en mercado municipal. Con el tiempo su importancia fue decayendo. Nuestra apuesta por el comercio familiar, por el apoyo a los productos menorquines y por la recuperación del casco histórico de Maó nos llevó a iniciar un proyecto de rehabilitación que ha permitido recuperar el uso del mercado como espacio comercial. Además, se ha construido un aparcamiento público anexo y una gran superficie comercial. De esta manera lo hemos acondicionado a las necesidades reales de nuestros conciudadanos y recuperamos una zona un tanto degradada de nuestro casco histórico.

Viviendas con espacios comunes para jóvenes y alquileres a precio tasado para los menos favorecidos

El encarecimiento de la vivienda está restringiendo su acceso a los más jóvenes y los menos favorecidos. Gracias a un convenio con el IBAVI estamos construyendo en la actualidad 25 viviendas de alquiler para jóvenes de menos de 30 años. Son viviendas con espacios comunes, pensadas como trampolín para la emancipación de los más jóvenes. También estamos estudiando la construcción de 70 pisos de alquiler a precio tasado para que los menos favorecidos puedan acceder a una vivienda.

La gran sorpresa fue el talante democrático y aperturista del entonces Príncipe Juan Carlos

Hoy en día existe una cierta tendencia a hablar en términos idílicos de la Transición, cuando lo cierto es que hubo momentos muy tensos y comprometidos. Recuerdo que yo, como muchos otros jóvenes de mi generación, viví aquellos días con una mezcla de recelo e ilusión. Fue esta última sensación la que me condujo al ejercicio de la política. Para todos nosotros la gran sorpresa fue el talante democrático y aperturista del entonces Príncipe Juan Carlos, cuando creíamos que representaba el continuismo de la etapa anterior. También nos sorprendió el talante de otras figuras como Adolfo Suárez, exponente también del sistema político anterior, o Santiago Carrillo, por su espíritu conciliador y pacificador. No obstante, no toda la derecha aceptó de buen grado estas iniciativas democráticas. Recordemos que se preparó una intentona golpista para paralizar los avances democráticos. El Rey de nuevo respondió con enorme espíritu democrático y una gran sabiduría política y supo detener aquella situación. Posteriormente, Felipe González y Narcís Serra contribuyeron definitivamente a la normalización del Ejército español.

Lo importante es la estabilidad política que hemos conseguido en esta nueva etapa, que no se había logrado durante los siglos XIX y XX

He tenido el honor de conocer y departir con nuestro Monarca y considero que Don Juan Carlos es una persona de una gran habilidad, que conoce perfectamente el contexto político y cultural español y que ha hecho gala siempre de una gran inteligencia. Creo que el Rey se ha ganado el respeto y el cariño de la población y hoy día pocos discuten la fórmula que la jefatura del Estado debe adoptar porque la población es consciente de que se trata de un tema de matices. Lo importante es la estabilidad política que hemos conseguido en esta nueva etapa, una estabilidad que, recordémoslo, no se había logrado durante los siglos XIX y XX y que es imprescindible para construir un progreso social y un mayor nivel de bienestar.

El Príncipe Felipe y la continuidad dinástica

He tenido la oportunidad de conocer al Príncipe Felipe y considero que puede desempeñar sus responsabilidades con el mismo rigor y sentido político que su padre. El próximo nacimiento de un heredero, además, da continuidad a una institución que, en las circunstancias actuales, es válida para dar respuesta a las necesidades democráticas de nuestro país.