Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
BEATRIZ POVES ROYO Y FRANCISCO POVES ROYO.

BEATRIZ POVES ROYO Y FRANCISCO POVES ROYO. GRUPO MAQUINZA

Obra:
Text del 13/04/11 .
Fotografía cedida Grupo Maquinza.
 

Ingeniera industrial superior, gerente de una empresa con un centenar de empleados y madre de tres hijos, esta dinámica zaragozana ha heredado la vocación emprendedora de su padre. Con visión tan certera como desencantada, juzga contraproducentes para la economía algunas actuaciones del Gobierno y la oposición. El actual afán recaudatorio de la Agencia Tributaria y la actitud desconfiada de la banca sólo afianzan la crisis en nuestro país.

Dos hermanos y un buen tándem

Me formé en el Colegio Británico de Aragón y obtuve el título de Ingeniería Industrial Superior en la rama de electricidad. Hace 30 años, mi padre fundó Maquinza, empresa madre de nuestro grupo empresarial familiar. Yo me incorporé junto con mi hermano Francisco hace 15 años. Empecé desarrollando tareas administrativas, hasta que, poco a poco, fui asumiendo mayores responsabilidades. Hoy, mi hermano se encarga de la gestión comercial y yo me ocupo del resto de asuntos. También trabaja con nosotros mi cuñada, María Gema Mur. Por fortuna, el reparto de responsabilidades funciona a la perfección, ya que siendo de caracteres muy distintos, somos complementarios; formamos un buen tándem gracias a una comunicación muy fluida.

Una sucesión imprevista

Mi padre, Francisco Poves Nebra, desempeñaba las funciones de gerencia y el socio (minoritario), las de gestión comercial. Mi padre ha sido siempre una persona muy conservadora, pero a la vez con una acentuada visión de futuro. Son incontables los viajes que ha hecho a países más desarrollados para ver qué innovaciones se podían adaptar aquí. Respecto a la sucesión, siempre pensó que mi hermano seguiría sus pasos, pero finalmente parece ser que sus genes están más activos en mí. Por ello a mí me gusta más la gerencia, como a mi padre, y a mi hermano, las gestiones comerciales. Es un caso curioso, porque yo soy la ingeniera industrial y él, el economista, así que hemos invertido los papeles en la codirección a partes iguales de la entidad.

Empresaria y madre de tres hijos

No es fácil ser empresaria y madre. En mi caso, tengo tres hijos en edad púber y la conciliación armónica de los dos mundos se me antoja casi imposible. Creo que el secreto es tener en alta estima la empresa, algo que mi padre nos inculcó y que yo inculco también a mis hijos. Cuando tienes estima por algo, los sacrificios siempre son más llevaderos.

Mujer en un mundo de hombres

Cuando entro en contacto con nuevos proveedores o clientes, en una aplastante mayoría hombres, aún les choca tratar con una mujer. Pero a medida que nos vamos conociendo, el trato se va normalizando. Es verdad que a veces me pongo al teléfono como gerente y piensan que están hablando con la secretaria, pero, en fin, supongo que con los años se irá superando.

Un grupo, cuatro empresas

Nuestro grupo empresarial está formado por cuatro empresas. Por un lado, están las empresas matrices, Maquinza y Maquinza Servicios, dedicadas a la venta, la reparación y el alquiler de maquinaria de construcción, obra pública, agricultura e industria, tanto nueva como usada, de las cuales tenemos delegaciones en 11 provincias del norte de España. Luego tenemos Valqui, S.A., dedicada al mismo cometido, y con cuatro delegaciones en Aragón, y Hidra-Maq, S.L., asimismo especializada en la venta y reparación de bombas y motores hidráulicos, con una única sede en Zaragoza. Alquilamos maquinaria, convencidos de que es una opción con muchas ventajas, porque la tecnología en maquinaria avanza y se especializa tanto que, para cierto tipo de empresas, pierde sentido comprarla. También entendemos que es una ventaja alquilar porque evita almacenar, reparar y mantener la maquinaria. A pesar del auge del alquiler, nosotros seguimos vendiendo, pero hay que tener en cuenta que las ventas de maquinaria nueva han bajado al nivel de hace 10 años, mientras que ha aumentado la venta de maquinaria usada.

Optimización

Estamos muy orgullosos de la maquinaria y el tipo de empresa que hemos conseguido tener. Queremos enfocar el negocio hacia la maquinaria grande, fundamentalmente la que se usa en la Obra Pública (excavadoras, dumpers, rodillos…). También merecen mención las máquinas telescópicas, que han sido nuestra bandera desde que empezamos. Mi padre siempre nos inculcó que teníamos que ofrecer el ciclo completo de la maquinaria, optimizarla al máximo, desde la venta de una máquina nueva hasta su venta de segunda mano, o incluso desguazarla y vender los recambios.

Exportamos, luego existimos

Hace seis años abrimos nuestro departamento de exportación. Estamos abriendo mercados con la maquinaria usada. Empezamos vendiendo en Holanda, Inglaterra o Francia. Hoy exportamos máquinas de segunda mano a Sudamérica, África y el norte de Europa, y últimamente a Oriente Próximo; un mercado, el de los países árabes, al que se le debe perder el miedo, puesto que el trato es siempre exquisito. Por otro lado, los países emergentes se han convertido en toda una alternativa para abrir mercado de alquiler de maquinaria.

Rendir al ciento cincuenta por cien

Son tiempos de crisis. Hemos tenido que reducir la plantilla en más de un 50% para amortizar los puestos de trabajo. Éramos 300 y ahora somos 120. Cada uno de los que se han quedado debe rendir al 150% y desdoblarse para cubrir responsabilidades que antes cubrían otros. A pesar de todo, y afortunadamente, la crisis nos pilló en plena salud financiera, con un endeudamiento sostenible y una tesorería bastante saneada. Esto es lo que nos ha permitido perdurar.

Afrontar la crisis diversificando clientes y blindando la moral de la plantilla

Para afrontar la crisis hemos hecho un esfuerzo en la gestión, controlando los riesgos, los cobros y ajustando los gastos al máximo. Es fundamental impedir que el índice de impagados nos arrastre. Una manera de hacerlo es diversificando los clientes, no depender de ninguno. Eso sí: sin ir de buenos samaritanos, también hemos facilitado las cosas a nuestros clientes en apuros, al financiarlos a través de los aplazamientos de pago. También es importante blindar la moral colectiva de la empresa, motivar a los trabajadores y hacerles entender cómo está la situación para que se hagan cargo de ella. Para blindar esa moral e inyectar ilusión la empresa ha de emprender alguna campaña publicitaria potente. Nosotros estamos patrocinando a Ricky Cardús, un joven de Tiana (Barcelona), que compite en el Mundial de Motociclismo en categoría de Moto 2 y que corre en el equipo de la Federación de Motociclismo Qatarí. Además de apoyar a un deportista de elite nacional, creemos que estando presentes a través del deporte podemos reforzar nuestra presencia en España y abrirnos paso en el nuevo mercado de Qatar.

Nuevos mercados en los países emergentes

Hay que buscar mercados en los países emergentes, pero sin soberbia y sin superioridad. Precisamente son países emergentes porque están usando ese ingenio que nosotros hemos desatendido, de ahí su ventaja. En esta nueva correlación de fuerzas, nuestra posición se debe basar en el aprovechamiento de la experiencia que tenemos en campos en los que ellos flojean, como la publicidad o el marketing. Abrir un mercado en otro país supone un esfuerzo considerable, además de un sinfín de nuevos obstáculos.

Para las entidades financieras, ahora todos somos sospechosos

Parece mentira que haya tanto descontrol entre las entidades financieras. Todos estos años de dinero fácil, de dar créditos de manera irresponsable a cambio de grandes beneficios, han malacostumbrado a los directores y gerentes de bancos y cajas, que han perdido la capacidad de aguzar el ingenio y de pensar alternativas para expansionar sus negocios. Para colmo de males, todos los clientes, indiscriminadamente, hemos pasado a ser sospechosos de insolvencia, sobre todo los que de alguna manera u otra nos relacionamos con el mundo de la construcción.

Afán recaudatorio de la Agencia Tributaria

El Gobierno ha concebido una forma muy particular de luchar contra la crisis y activar la economía: considerar que todas las empresas somos defraudadoras hasta que no se demuestre lo contrario y enviarnos a la Agencia Tributaria para que nos inspeccione con un flagrante afán recaudatorio. En nuestro caso, y aventuraría a decir que en la mayoría, huelga decir que las inspecciones han sido una auténtica pérdida de tiempo y recursos para nosotros y para la Agencia Tributaria. Todas nuestras energías, las de unos y las de otros, deberían emplearse en generar riqueza.

Hacer algún tipo de trabajo productivo a cambio del subsidio de desempleo

Las medidas contra el paro implementadas por el Gobierno no han sido las adecuadas, y tampoco se puede decir que la oposición haya propuesto alternativas válidas. No es extraño, pues, que esté considerando abstenerme en las próximas elecciones. Creo que la gente que está en paro debe hacer algún tipo de trabajo productivo a cambio de cobrar el subsidio. No se puede tener a alguien en casa y cobrando, pervierte cualquier noción de esfuerzo. El dinero que se destina a los subsidios se podría inyectar a las empresas para que no se vean en la necesidad de despedir. Hay en España demasiada gente que no quiere trabajar y prefiere cobrar. Este país necesita gente que quiera esforzarse, y ese cambio de mentalidad debe empezar en las escuelas.

Lo llamamos nuestra “M”

Para mi hermano, para mí, para toda la familia, el grupo Maquinza representa el legado de mi padre. En ese sentido, la empresa es sagrada, nuestro más preciado tesoro. Intentamos inculcar a las nuevas generaciones la estima por todas las empresas del grupo, que en nuestro lenguaje familiar conocemos como nuestra “M”. Mis hijos llevan la M por bandera, y eso es señal de futuro.