Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sra. Cristina Sosa Castro et alia
CRISTINA SOSA CASTRO y CARMEN SOSA CASTRO.
Fotografía cedida por Carmen Sosa.

CRISTINA SOSA CASTRO y CARMEN SOSA CASTRO. INNOVA CANARIAS

Obra:

Texto del 28-01-2013

Transformar su vocación deportiva en una actividad empresarial de valor social fue la gran apuesta de ambas hermanas, responsables de esta entidad dedicada a la gestión de centros y servicios deportivos, de ocio, de salud y de bienestar: una actitud coherente y ética que el resto de la sociedad ha de recuperar para reinstaurar una cultura del esfuerzo, la sencillez y el respeto que nos lleve a una España, y a una Europa, más cohesionada y feliz.

Pioneras en Canarias de pasar del concepto de fitness al de wellness

Aunque éramos muy jóvenes cuando creamos la empresa, nos animaba la ilusión de hacer cosas nuevas dentro de un mundo, el del deporte, que nos apasionaba, y estábamos convencidas de que el sector tenía un gran potencial de desarrollo en Canarias. Poder asesorar a los arquitectos cuando proyectaran nuevos complejos deportivos y gestionar las instalaciones supuso un gran reto, pues además carecíamos de sólidos recursos económicos, pero supimos rodearnos de un equipo de profesionales serios y trabajadores que compartían con nosotras el mismo espíritu emprendedor e ilusionante. Fuimos así pioneras en implantar en las islas un modelo deportivo que pivota sobre el bienestar personal, el wellness, sinónimo de bienestar físico, psíquico y emocional, pues no solo abarca el fitness o cuidado de la condición física, sino que va más allá y convierte el ejercicio en un medio para mejorar de forma sustancial la salud e intensificar la relación entre las personas.

Administración y mantenimiento integrales de complejos deportivos

Cuidamos del pleno mantenimiento de los complejos deportivos y dirigimos su administración y cobros; es decir, gestionamos en profundidad todos los procesos necesarios para que cualquier persona, al final, disfrute del mayor bienestar posible a través de la actividad física. Por otro lado, formamos a los profesionales del sector en nuevos nichos de mercado e innovamos en actividades y servicios. Podría decirse que somos capital del conocimiento, porque trabajamos sin patrimonio desde el know-how como socios tecnológicos. Nos hemos preparado para competir con las grandes compañías, y hasta el día de hoy nunca hemos dejado de sacar adelante nuestros proyectos con éxito.

Entre el diseño y la gestión

Nuestra tarea se mueve entre el diseño y la gestión de los centros. Nos encanta participar en todo el proceso de planificación de complejos de actividad física; diseñar las instalaciones junto a los arquitectos, trazar el plan de viabilidad económica para que el inversor, sea público o privado, pueda crear valor y desarrollar un edificio sostenible deportiva, económica y socialmente, logrando así complejos deportivos de alto nivel que satisfagan a nuestros usuarios al cumplir, mediante una amplia carta de servicios, con sus aspiraciones estéticas y personales. Además, hasta la fecha, todos los proyectos desarrollados han mejorado las expectativas con que los iniciamos.

Centros adaptados a las condiciones físicas de todo tipo de personas

En Canarias podemos competir con las mejores ciudades de la Península tanto en calidad de instalaciones como en carta de servicios y ofertas de programa. Incorporamos además mucha tecnología europea, aplicando parámetros de ergonomía, diseño e interacción 2.0 provenientes de avanzadas empresas extranjeras, con el fin de ofrecer el mayor confort posible, pues nuestros actuales centros deportivos constituyen las plazas públicas de reunión de antaño. Creemos por tanto que hay que pensar bien su ubicación y la funcionalidad interior de los edificios, y buscamos siempre ajustarnos a las condiciones físicas de todo tipo de personas.

Como la mayoría de los usuarios pertenecen a la tercera edad, incidimos directa y positivamente en nuestro entorno

Las personas de la tercera edad son nuestros principales usuarios, pues disponen de mucho tiempo libre y demuestran un gran interés por mejorar su condición física y por relacionarse con los demás. Nuestro modelo de negocio les permite, pagando una pequeña cuota anual, emplear su ocio participando en diferentes programas de actividades dirigidas, según sus necesidades, por un personal cualificado en deporte dentro de unas instalaciones del todo confortables. En alguno de nuestros complejos tenemos abonados más de 1.600 mayores de 65 años, por lo que se puede afirmar que nuestra actividad encarna la idea de la responsabilidad social corporativa, ya que generamos de forma directa beneficios para nuestro entorno.

Cerca de 40.000 usuarios

Hoy estamos prestando servicio a unas 40.000 personas en grandes áreas metropolitanas de las islas, como Tenerife, Fuerteventura y Gran Canaria. Gestionamos unas 15 instalaciones deportivas privadas y 11 públicas, algunas de hasta 4.000 m2. En el resto del territorio canario trabajamos sobre todo en formación deportiva, desarrollando consultorías, programas de asesoramiento y de equipamiento de firmas de alta tecnología, y también llevamos hoteles, como el Mencey de Santa Cruz de Tenerife, al cual gestionamos un spa de 2.000 m2.

Expertos en ahorrar tiempo y dinero a los clientes

Hemos crecido por el incremento del outsourcing de la Administración pública. Gracias ello, pudimos participar en proyectos diversos y competir con grandes entidades, pues muchas empresas privadas no sabían cómo gestionar sus centros deportivos. Hoy somos expertos en ahorrar dinero al cliente y mantener impecables sus instalaciones mediante una gestión coherente y dinámica en función de sus expectativas y gustos particulares.

Política de adaptación y mejora continuas

Dentro de nuestro sector, la capacidad de inventar grandes cosas la tienen pocas personas en el mundo, mientras que los demás nos contentamos con adaptar, transferir o proyectar el conocimiento que nos encontramos adecuándolo lo mejor posible a las necesidades y demandas de nuestro entorno. Practicamos, por tanto, una adaptación permanente de mejora continua.

Una mayor cultura del deporte contribuiría a mejorar nuestro sistema sanitario

El sistema sanitario del país mejoraría sus costes a través de una mayor cultura ciudadana del deporte, pues este constituye la mejor medicina preventiva que existe, y es una pieza clave para afrontar los retos de la vida. En Canarias están remodelándose edificios antiguos en los que se incorporan espacios para el deporte y la salud, porque además del turismo atraído por el clima, una amplia oferta de ocio y la estancia en sí misma, las personas desean mejorar su vida cotidiana a través del cuidado del cuerpo. Los españoles, desde los Juegos Olímpicos de 1992, estamos más volcados en el deporte que nunca, y además la crisis actual ha contribuido a aumentar la práctica deportiva, aunque nos queda un largo camino que recorrer.

Apostar por el aumento en las escuelas de las horas lectivas de deporte

El nivel de interés de los centros escolares por el deporte ha evolucionado mucho. Las estadísticas europeas demuestran que el nivel escolar del alumnado es mayor cuanto mayor es el número de horas de actividad física en horario lectivo. Por ello, aunque ya existe un compromiso importante del sistema educativo para conseguir que el deporte forme parte del proceso de educar en valores a los niños, creemos que valdría la pena apostar más por ello en las escuelas españolas.

Entrando en una nueva etapa de positivismo y concienciación social

Para combatir el déficit, el endeudamiento y la baja productividad debemos ser más innovadores y competitivos, adaptarnos a las circunstancias y aprender a planificar con visión de futuro. Estamos entrando en una etapa positiva en la que la ilusión por luchar por el bien de la sociedad es fundamental para que todo funcione, empezando por los propios ciudadanos, quienes hemos de sentirnos responsables de lo que hacemos, producimos y exigimos.

Hay que cambiar nuestro ADN social, en exceso acomodaticio

Es lamentable constatar que en España se ha normalizado el vivir en la especulación y la economía sumergida, dos de las cosas que nos han traído a la situación en que estamos hoy. En gran medida, mi generación es responsable de ello, debido a su actitud conformista en época de bonaza, y ahora nos corresponde vivir un poco peor y cambiar un ADN social en exceso acomodado; por ello, hay que romper con esta “normalidad” si queremos que la sociedad futura sea mejor que la actual.

La Administración debe modificar completamente su estructura

Nuestro Estado autonómico precisa ser revisado. No podemos soportar más una estructura administrativa como la actual, temerosa y anquilosada, que con los años ha perdido gran parte de su nivel de calidad y servicio; digamos que también ella está necesitada “de deporte” para dinamizarse y ser competitiva.

Higienizar y homogeneizar los parámetros económicos de la Zona Euro

Sin una tendencia a la unidad, Europa nunca podrá competir con el resto del mundo, por eso requiere de una política fiscal homogénea que se rija bajo criterios unificados, lo que conllevaría un control económico general por parte de instancias centrales europeas para higienizar e introducir nuevos parámetros de planificación y desarrollo.

El tener es menos importante que el ser

Provenimos de una familia numerosa de cinco hermanos donde lo más importante que nos enseñaron siempre nuestros padres fue la importancia de valores como la dignidad personal y profesional, el esfuerzo, la tolerancia, el respeto y la sencillez: una educación en la que el tener era menos importante que el ser. Superación y excelencia han sido palabras cotidianas para nosotras, y en estos tiempos de crisis que estamos viviendo nos sentimos verdaderamente afortunadas de poseer esta genética educacional.