Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Jesús Gómez Rebollo et alia
EDUARDO BENAVENTE PÉREZ y FRANCISCO JESÚS GÓMEZ REBOLLO.
Fotografía cedida por Galvanizados de Extremadura, S.A.

EDUARDO BENAVENTE PÉREZ y FRANCISCO JESÚS GÓMEZ REBOLLO. GALVANIZADOS DE EXTREMADURA

Obra:

Texto del 05-02-13

Continuar trabajando desde el sistema educativo para transformar los negativos valores imperantes y crear así un modelo social que estimule la economía productiva, el talento personal y la transparencia política son las metas a las que debe aspirar España según el testimonio de los cofundadores y cogestores de esta industria de galvanizado de hierro y acero que encarna el espíritu dinámico, creativo, tenaz y responsable que debería animar nuestro país.

Inicios de la apuesta empresarial

En 2006 dimos los primeros pasos como emprendedores en la industria siderúrgica del galvanizado: Francisco, tras haber aplicado durante dos décadas su formación de economista a la consultoría empresarial, aportó sus conocimientos gestores, y Eduardo, ingeniero, su amplia experiencia en el sector de negocio. Dada la especificidad y las características de nuestra propuesta empresarial, durante los tres años siguientes estuvimos desarrollando un plan de negocio que garantizase la viabilidad del proyecto, y en el cual la búsqueda de la ubicación ideal y de las fuentes de financiación resultaron fundamentales. Al final, optamos por asentarnos en la comunidad extremeña porque en ella se aunaban dos factores esenciales para la consolidación del proyecto: la competitividad de sus terrenos industriales y la ausencia de competidores en dicha comunidad autónoma.

Guía y apoyo de la Junta de Extremadura

El plan de negocio tuvo el apoyo de la Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura (Sofiex), ya que tanto desde el punto de vista industrial como de entramado empresarial para la región suponían un atractivo indudable. Dicha Sociedad se implicó en la labor de asesoramiento, desarrollo y ayuda de fuentes financieras, de manera que se convirtió en socio estratégico del proyecto industrial. La ubicación de una planta de galvanizado en caliente potencia el sector de estructura metálica del ámbito comunitario, máxime cuando no se contaba con una industria de dichas características en la región.

Comenzamos nuestra actividad en plena crisis

La compañía se constituyó en 2006, pero no empezó a manufacturar hasta 2009, por lo que ha sufrido las consecuencias de la actual recesión: se planificó en la época de bonanza, se creó en los momentos precedentes a la crisis y comenzó su funcionamiento en plena recesión, por lo que estos contextos cambiantes nos han obligado a enfrentarnos a las nuevas realidades económicas y a adaptar nuestra estructura a la contracción económica, de forma que en 2012 tuvimos que prescindir casi de la mitad de la plantilla; hoy trabajan en la entidad 50 empleados.

Industria siderúrgica de galvanizado de acero y hierro

Galvanizamos objetos y elementos de acero o hierro, a los que hay que dotarles de un proceso industrial anticorrosión para aumentar su vida media de funcionamiento o limitar su mantenimiento periódico. Se trata básicamente de darles una aleación metalúrgica al hierro y al acero mediante su inmersión en un crisol de zinc fundido a 450ºC. Para ello se debe proceder a una limpieza profunda superficial del material de manera que solo el acero base sea el que se introduzca en el zinc fundido, empleando sistemas de desengrase en caliente, lavados, decapados con ácidos, fluxados y secados, y todo ello en producción continua, ya que a cada proceso le debe seguir inexorablemente el siguiente. El producto acabado es el original con una aleación de cristales de zinc hierro en su superficie que protege galvánicamente al acero original mediante un sistema de par galvánico por diferencia de electronegatividad. Es un proceso industrial con más de 100 años de antigüedad, largamente usado en la cultura actual y a nivel mundial. Se demanda sobre todo en estructuras metálicas posicionadas a la intemperie y en donde su coste de mantenimiento podría ser elevado. Sectores que gozan de esta protección son muchos, pero los más conocidos son: seguridad vial, ferrocarriles, instalaciones de energías renovables, riego por aspersión, industria naval, industria aeronáutica, telecomunicaciones, redes eléctricas, etcétera. Actualmente la planta cuenta con más de 400 clientes –20 de los cuales demandan nuestros servicios de forma estable–, quienes confían en nuestras instalaciones para dotar a su producto de ese proceso industrial que formará parte ineludible de su cadena de valor.

Propiedad y gestión

Francisco y Eduardo somos los socios promotores y los gestores de la entidad, ya que ejercemos de consejeros delegados de forma solidaria y asumimos la dirección técnica y general en función de nuestra preparación universitaria. No obstante, no somos los únicos propietarios, ya que la Junta de Extremadura y otros accionistas, que se han ido incorporando de forma paulatina, comparten la titularidad.

Trabajamos con entidades de todo el territorio peninsular

Nuestros clientes pueden asumir los gastos de transporte, lo que determina que un porcentaje significativo opere cerca de la empresa; sin embargo, al existir escasas instalaciones con nuestras características en el territorio nacional, trabajamos con compañías de toda la Península: Aragón, las dos Castillas, Madrid, Asturias, Andalucía, Catalunya, Valencia, etcétera. La gran especificidad de nuestro negocio es la necesidad de grandes espacios donde ubicar los depósitos de cinc y los hornos y, por ello, en Galvanizados de Extremadura disponemos de cubas con más de 4 millones de litros de disoluciones y un horno de zinc fundido de más de 400 toneladas.

Galvanización de grandes objetos

Nuestras instalaciones cuentan con un horno con una longitud de 13,5 metros, uno de los de mayor capacidad en nuestro país, lo que nos permite galvanizar las mayores piezas, como farolas, tubos de riego, torres de alta tensión, postes del AVE, etcétera, que pueden someterse a este proceso en nuestro territorio.

Única planta en España sometida a la norma alemana DIN

El galvanizado continúa siendo una técnica compleja, ya que se somete a grandes choques térmicos a los elementos, razón por la cual, si no se ejecuta correctamente, se pueden deformar los objetos. Como somos muy conscientes de nuestra responsabilidad ante los clientes y de la necesidad de fidelizarlos a través de la excelencia en la ejecución del proceso, llevamos a cabo estrictos controles de calidad y somos la única planta de España sometida a la exigente norma alemana DAST 022 para plantas de galvanizado, además de las normativas ENE UNE ISO tanto en su versión de calidad como de medio ambiente.

Entidades bancarias que no asumen el inherente riesgo de su actividad

La magnitud de la crisis se ha agravado por la negación de crédito de las entidades financieras del país a las empresas viables aunque faltas de liquidez; una escasez producida porque dichas compañías han de responder a sus deudas de inmediato y en efectivo, pero, en cambio, cobran sus facturas –si es que las cobran– a muchos días vista.

Hemos paliado la insolvencia de nuestro sistema bancario a costa del Estado del bienestar

La insolvencia de nuestro sistema bancario se ha paliado mediante la inyección de ingentes cantidades de capitales públicos, lo que ha revertido en una drástica reducción de los pilares de nuestro sistema de bienestar. Se echa en falta un ejercicio de autocrítica por parte de nuestros dirigentes y la depuración de responsabilidades entre los agentes económicos, ya que su incompetencia o negligencia han tenido consecuencias globales para el país.

Cambiar el sistema de valores imperante mediante el sistema educativo

La cultura española es especulativa desde hace generaciones; por ello se ha encumbrado a los rentistas y después a los especuladores, que se han enriquecido sin aportar un horizonte de prosperidad a la población. Socialmente se ha consentido –y aun auspiciado– el enriquecimiento rápido de los especuladores porque no se reconocen ni las capacidades ni el tesón ni el mérito de los emprendedores. Obviamente, hemos de cambiar esta mentalidad a través de un sistema educativo que, de un lado, ayude a los ciudadanos a discernir entre sus deberes y derechos, a mejorar su capacidad crítica y a concienciarlos de sus potencialidades reales, y que, del otro, premie el esfuerzo, el conocimiento y la superación personal como forma de medro individual que revierta siempre en la comunidad. 

La UE ha permitido la cooperación de países tradicionalmente enfrentados

La unión monetaria europea es huera porque no se sustenta en una unión económica ni fiscal. Hay que avanzar hacia una unificación sociocultural que propicie la armonización de los marcos jurídico y fiscal; sin embargo, la valoración global de la existencia de la UE debe es positiva porque ha permitido que los países que la integran, después de siglos de guerras y rencillas, hayan aprendido a cooperar.

Necesidad de devaluación del euro

La devaluación de la divisa común sería una medida efectiva para conseguir que se incrementase la competitividad de los países miembros; sin embargo, por el momento se ha descartado implícitamente porque perjudica a algunos mercados, aunque se está optando por medidas parciales semejantes, como la moderación salarial en los países del sur.

La lacra de la corrupción política

Los políticos son elegidos libremente por los ciudadanos, pero el alarmante número de presuntos casos de corrupción aireados por los medios de comunicación evidencia una crisis de valores endémica en una sociedad que tolera el cohecho y el tráfico de influencias. La situación, ya vergonzante en sí misma, es aún más grave por la imagen que transmitimos al exterior. Para revertirla, es necesario seguir transformando el statu quo imperante.