Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SR. FELIX MONTES JORT Alcalde-Presidente de San Ildefonso-La Granja desde 1991.

SR. FELIX MONTES JORT Alcalde-Presidente de San Ildefonso-La Granja desde 1991.

Obra:

Texto del 17/05/05,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de San Ildefonso-La Granja

El Real Sitio de La Granja-San Ildefonso, localidad privilegiada por una brillante herencia histórica, cultural y arquitectónica, recuerda la dilatada pasión de los reyes españoles por una ciudad que hoy muestra su riqueza y patrimonio cultural en un entorno natural de gran belleza gracias al trabajo de revitalización y recuperación dirigido por su alcalde Félix Montes Jort, defensor acérrimo de políticas de desarrollo sostenible para conducir La Granja hacia el futuro. 

Administración local, la mejor escuela para los que nos dedicamos a la política 

San Ildefonso-La Granja es la ciudad que me ha visto nacer, en 1958, y crecer. El interés por la pedagogía y la educación me llevaron a formarme como maestro desarrollando la vocación docente durante algunos años. Posteriormente, a finales de los años 80, me especialicé en formación de profesorado en educación de adultos y asumí el cargo de coordinador provincial de Educación de Adultos y Alfabetización de Segovia. En 1991 se inició mi trayectoria política gracias a la victoria obtenida por mi partido, el PSOE, en las elecciones municipales. Esta responsabilidad política y social la he compaginado con otras tareas como la de miembro del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, patrono de la Fundación Centro Nacional del Vidrio, vicepresidente de la Comisión de Control de Caja Segovia y también consejero de Caja Segovia. La tradición del magisterio en España lleva intrínsecas unas connotaciones de carácter social. En mi caso concreto, el entorno en el cual he nacido, unido a una sensibilidad por los aspectos sociales y de servicio público, sumado a la formación pedagógica, se han trasladado al espacio de la administración local, la mejor escuela para los que nos dedicamos a la política.

Llevar a término el programa en el cual creo para desarrollar una labor de acción social y política

Cuando decidí presentarme a las elecciones municipales mi participación en la vida social del municipio era muy activa. Ese compromiso con la población abocaba a dar un último paso: se habían forjado unas inquietudes políticas y sociales que se iban a materializar en una intención política. Estoy contento de mi decisión y del apoyo que he recibido de la población para llevar a término el programa en el cual creo para desarrollar una labor de acción social y política.

Ayuntamientos y ciudades como forjadores de la democracia 

Donde especialmente se palpa y materializa la savia de la democracia es en la ciudad. El terreno de juego óptimo para la fecundación de las ideas democráticas durante la Transición fue la ciudad y el Ayuntamiento. En esa conjunción reside la mejor escuela de la democracia y nace el impulso democrático del país. Aun así, soy crítico respecto a lo que hemos sido capaces de desarrollar en los últimos 25 años de Ayuntamientos democráticos, ya que la realidad municipal no ha sido suficientemente entendida por los partidos políticos y demás estamentos.

Pendientes de la descentralización administrativa hacia los municipios 

El Estado central ha cedido competencias a las Comunidades Autónomas pero no ha habido una segunda descentralización. Ese principio de subsidiariedad hacia los Ayuntamientos no se ha desarrollado correctamente a través de más competencias y mayores recursos económicos, a pesar de ser el organismo más cercano a los ciudadanos, de prestar un gran número de servicios y aumentar la calidad de vida de la población. A falta de capital, los Ayuntamientos hemos agudizado el ingenio dentro de las posibilidades legales para configurar unas ciudades y unos pueblos más habitables, potenciando la prestación de servicios a sus gentes, y bellos, haciendo que España haya recuperado ese halo histórico que le ha dotado su riquísimo patrimonio y fecunda herencia cultural.

Revitalizar el conjunto histórico artístico de La Granja

La Granja tiene unas características especiales, el 90 % de su término es propiedad del Estado. Estamos constituidos por 3 núcleos de población, La Granja, La Pradera y Valsaín, más el palacio de Río Frío. Nuestro gobierno agilizó las negociaciones con el Estado central para desarrollar el Plan General de Ordenación Urbana y la recuperación del patrimonio histórico-artístico del municipio. Dentro de la premisa de la normalización de la relación con el Estado, que era el propietario, incidimos en la recuperación y puesta en valor de nuestro patrimonio. Nuestro objetivo era sencillo pero ambicioso y arduo, revitalizar el conjunto histórico artístico de La Granja.

Puesta en valor de la riqueza cultural 

En el siglo xviii un capricho Real hizo que Felipe V, primer rey Borbón, decidiera construir un palacio para el descanso de su familia en La Granja. La corriente del reformismo ilustrado imperante en el siglo XVIII influyó decisivamente en la conversión de esta localidad en un lugar para la producción especializada. Se constituyó una Manufactura Real donde se combinaron los bienes de nuestro patrimonio natural, el agua, el pino del monte y la arena silícea, para la producción del vidrio. Al lado de la Real Fábrica de Cristales, los palacios y jardines espectaculares se suceden en este entorno que estamos poniendo en valor a través de la recuperación de edificios. Hemos obtenido la gestión de construcciones históricas antiguamente ligadas a la Corona y en estos momentos se está transformando la antigua Casa de los Infantes en parador nacional y el antiguo Cuartel de Guardia de Corps en palacio de congresos.

De sueño Real a espacio turístico 

La Granja es la plasmación del sueño de unos reyes que hoy se puede ver y disfrutar. Su entorno natural privilegiado, con unos valles –como el de Valsaín– rodeados de bosques de pinos y robles por donde serpentean miles de arroyos, se combina con un casco histórico plagado de edificios religiosos y civiles, con calles que conservan el entramado del siglo xviii, constituyendo un espacio vital de ocio y turismo. El Centro Nacional del Vidrio, construido en la época de Carlos III para aglutinar los talleres de vidrio del pueblo que conformaron la Real Fábrica de Cristal, y el Centro Nacional de Educación Ambiental son otros atractivos, junto con la apuesta por un turismo ligado a la cultura y la educación.

Compatibilizar un entorno cultural y turístico con un desarrollo sostenible 

El mundo del vidrio, el del turismo y el de la madera son los 3 sectores económicos más asentados. En la pradera de Valsaín estamos potenciando pequeñas y medianas empresas de la madera a partir de proyectos europeos. Intentamos recuperar la historia de nuestra localidad sin olvidar que la relación hombre-medio debe posibilitar la supervivencia en el tiempo de la riqueza del patrimonio cultural y natural a través de un desarrollo sostenible. Apostamos por la calidad de vida y por un crecimiento restringido de una localidad declarada Conjunto Histórico-Artístico. El turismo es uno de nuestros pilares económicos, un turismo cultural, universitario y educativo, respetuoso con un medio frágil.

Tradicional relación histórica con la Casa Real 

La Granja y la Casa Real española siempre han estado unidas más allá de los aspectos institucionales. Hasta el reinado de Alfonso XIII la Familia Real pasaba 4 meses integrada en la localidad. Aquí nació Don Juan de Borbón, padre del actual Rey de España. La primera visita que hizo Don Juan a su pueblo después de la dictadura fue muy representativa de la estima que sentía por sus gentes: al llegar a La Granja rompió el protocolo y dijo que por su pueblo y sus calles entraba andando.

Don Juan de Borbón, recuerdo de un hombre abnegado que pudo ser Rey 

Reivindico históricamente la figura de Don Juan de Borbón y Battenberg. Su disposición después del duro exilio para renunciar al trono en favor de su hijo, la capacidad para sobreponerse a las vejaciones perpetradas por el régimen dictatorial en contra de sus derechos y su aportación personal a la consolidación democrática son circunstancias históricas que no se deben omitir ni olvidar. El tiempo ha mostrado que su generoso sacrificio, que supuso la apuesta por la viabilidad de una España de futuro, fue plenamente acertado. La vía que une La Granja con Segovia tiene el nombre de D. Juan de Borbón, hijo predilecto de nuestro municipio al que queremos rendir este modesto pero sentido homenaje permanente.

Es ante los retos donde se ve la calidad de un estadista y el Rey Juan Carlos ha demostrado que lo es 

Juan Carlos I ha sido un hombre de su tiempo. Supo interpretar con agudeza cuál era su papel para insertar sin traumas la sociedad española en el marco de una democracia constitucional y para proyectarla con éxito en el ámbito europeo y mundial. La tarea de relevarlo no será fácil, aunque la situación de consolidación democrática y constitucional lo pueda favorecer. Es ante los retos donde se ve la calidad de un estadista y el Rey ha demostrado que lo es. Cabe destacar también su discreto trabajo, de permanente contacto con los líderes políticos nacionales y extranjeros, salvando escollos, acercando posturas y construyendo puentes, una labor que ha rendido grandes beneficios a España.

Rey de las Españas 

El Rey Juan Carlos demostró un gran respeto durante la fase de redacción del Texto Constitucional, donde todos los sectores perdieron para ganar, perdieron individualmente para ganar como país. Supo mantenerse al margen y recoger y encarnar la doctrina común que había surgido de las diferentes tendencias. Don Juan Carlos no ha sido Rey de ninguna de las Españas, sino de todas y esa es otra de sus cualidades más señaladas.