Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Félix Sánchez Rodríguez
FÉLIX SÁNCHEZ RODRÍGUEZ.
Fotografía cedida por Félix Sánchez.

FÉLIX SÁNCHEZ RODRÍGUEZ. METRONIA

Obra:

Texto del 14-05-2012

Desde el inicio de su carrera profesional, el fundador y presidente de esta empresa, dedicada al diseño y fabricación de material para el juego del bingo, ha apostado por evolucionar las salas recreativas aplicando al máximo las nuevas tecnologías. Tanta confianza y ánimo para superar la crisis como orgullo de su labor impregnan su discurso, consciente de que ningún mal es eterno y de que su entidad proporciona ocio y placer y genera riqueza social.

Servicio técnico y mantenimiento de salas de bingo

Mientras realizaba el proyecto de fin de carrera de Ingeniería, una persona cercana de mi pueblo me propuso trabajar con ella en el sector de la electrónica. Acepté y comencé a reparar monitores de televisión en un bingo dotado de una tecnología muy avanzada para la época. Así fue como me introduje en el particular mundo del juego del bingo. Como demostré buen talante, implicación y profesionalidad, de forma casi automática empezaron a considerar mi profesionalidad en otros bingos, lo que me permitió darme cuenta de las necesidades que las salas de juego en España exigían en cuanto a reparaciones, problemas eléctricos, de sonido y vídeo, etcétera. Enseguida me convertí en experto conocedor de todas las marcas que por entonces había en el mercado. Formé así la estructura de servicio técnico y mantenimiento que hasta hoy constituye mi empresa.

Omega: la máquina de bingo más eficiente y perdurable

En aquellos tiempos, los fabricantes de máquinas para salas de juego solían trabajar de manera muy dispersa y sus productos fallaban con frecuencia. Ello hacía que los dueños de las salas precisaran cambiar de máquinas con demasiada regularidad. Tan a menudo solicitaban mi consejo y ayuda, que decidí, junto a Álex, Javi, Bernardo y Esteban, amigos y socios desde entonces, realizar una máquina de bingo lo más eficiente y perdurable posible. La bautizamos Omega, y al construirla no éramos conscientes de que nos estábamos involucrando profundamente en este mundo. Aunque nuestro trabajo se centraba más en la parte tecnológica que en la concerniente al juego, manteníamos contacto con todos los empleados del escalafón, desde el portero del aparcamiento al máximo responsable del negocio.

Una avería comporta pérdida de dinero y de imagen para la sala

La máquina que desarrollamos alcanzó una fiabilidad técnica del 100%. Nuestra mentalidad era –y es– de atención y servicio técnico al cliente. El primer equipo lo confeccionamos atendiendo a estos parámetros, pues somos conscientes de que en este mundo el dinero tiene la máxima importancia: sufrir una avería comporta pérdida de dinero y crea en el acto una mala imagen de la sala de juego. Según vas perfeccionando el producto te conviertes en fabricante, y el nuestro era el más pequeño pero a la vez el que más confianza y seguridad ofrecía.

Pioneros en introducir un ordenador en los bingos

Lo primero que ingeniamos fue una máquina extractora de bolas. Fuimos pioneros, a principios de los 80, en introducir un ordenador para manejar el sistema electrónico del juego; hoy en día sería impensable un bingo sin un ordenador, aunque ahora lo importante es el control de los programas y no tanto el de la tecnología física. Igualmente, añadimos algo de estética y espectacularidad a nuestros productos. Comenzamos a crecer como empresa gracias al boca a boca y pronto abrimos una gran sala en Madrid. Creo que la clave del éxito empresarial es estar siempre disponible para solucionar el mínimo problema. Tengo el mismo número de teléfono desde hace años y atiendo todas las llamadas.

Presentes en cincuenta países

Como éramos fuertes en servicio técnico, pronto establecimos delegaciones por toda España y conformamos un equipo muy competitivo en cuanto a calidad y precio. En Madrid, donde se realiza una de las mayores exposiciones en torno al mundo del bingo, muchos empresarios venidos de fuera se interesaron por nuestros productos y enseguida salimos al extranjero. Nuestro primer salto lo dimos a Brasil. Reprodujimos allí la fábrica española y montamos los equipos y las instalaciones de casi 500 salas. Cuando los cuatro amigos construimos aquella primera máquina para una necesidad específica de un bingo local, no imaginábamos que el negocio se multiplicaría por 6.000 y se extendería a 50 países. Desde entonces, siempre hemos intentado realizar bien nuestro trabajo.

Cuando se presenta un técnico para solucionar un problema, es aplaudido por los clientes

Un bingo muy fiable consiste esencialmente en que no se averíe dejando a los clientes expectantes a media partida. Cuando se presenta un técnico para solucionar un problema, es aplaudido por los clientes al verle aparecer con el maletín de herramientas. No cuesta nada disponer de dos ordenadores centrales en vez de solo uno. Si ya uno de los nuestros es del todo fiable, con dos es casi imposible que surjan problemas.

Ir adaptando los nuevos avances en tecnología al ámbito del bingo

Los programas informáticos han sido la primera gran evolución del sector, después de muchas otras como el televisor en color, la pantalla de plasma, los microprocesadores, etcétera. En el anagrama de Metronia pone “New Technology”. Lo que hemos hecho es ir adaptando los nuevos avances en tecnología al sector del bingo. Y hay que decir que, manteniendo intacta la esencia de siempre, la evolución ha sido de un 2.000%. La base es la misma en función de su sorteo –un cartón, un premio–, pero la evolución es casi infinita: desde partidas vía satélite, cartones virtuales, bingo por Internet (entremezclando el modelo sajón y el latino), a nuestro actual proyecto de aparecer en redes sociales. Nuestra obligación es unificar todo sobre una línea básica.

Una fuente inagotable de creatividad

Que el bingo es solo para gente sencilla es una leyenda. Cada vez juega gente de más nivel cultural y mayor poder adquisitivo y cada cual disfruta a su manera. Conozco personalidades sociales importantes que van al bingo a tomarse un café y distraerse un rato. Hay psicólogos que lo recomiendan como terapia. Se trata de una actividad muy regulada y es fuente inagotable de creatividad.

España es líder mundial indiscutible en tecnología y creatividad en el sector del juego

He recorrido muchos países y tengo por una verdad incontestable que la tecnología y creatividad en España en materia de juego es puntera y líder mundial indiscutible. En una ocasión instalé una sala en Noruega. La prensa matinal del día siguiente a su inauguración hacía hincapié en que se había realizado con tecnología española, y le otorgaba un prestigio parejo al que la casa Mercedes, por ejemplo, posee en automoción. A la mayoría de los empresarios de relevancia del sector –como también sucede, por ejemplo, con grandes laboratorios españoles– nos salva el trabajar en el extranjero, donde sin duda existen más oportunidades. Contamos con 600 empleados, pero solo 250 están en España.

Un dispositivo inalámbrico llamado Miniplay

Como producto especial, tenemos un dispositivo inalámbrico llamado Miniplay, un equipo informático que asiste al jugador. Se comunica con el ordenador central por tecnología wireless y dispone de una pantalla táctil muy intuitiva. Además, mantiene al cliente informado en todo momento sobre datos relativos a la partida en juego: número de cartones jugados, cartones más avanzados, cuantía de premios en cada partida, orden de bola… Es un producto específico muy atractivo que está gustando mucho a clientes habituales.

Hemos generado unos 4.000 puestos de trabajo

Pocos son, dentro del ámbito técnico e ingeniero, los que confiesan que se dedican al juego. Pero yo estoy orgullosísimo de lo que hacemos, porque producimos riqueza social y hemos generado unos 4.000 puestos de trabajo.

Bingo electrónico por Internet

Ya hay en el mercado un juego especial llamado “bingo electrónico individual”, y pronto vamos a implantar el bingo electrónico por Internet. El concepto social del juego no disminuirá con la llegada del bingo electrónico, pero la evolución no se puede eludir.

El Gobierno actual está preparado para sacar el país adelante

Por naturaleza soy incapaz de pensar que algo no tiene arreglo. No me prodigo en predicados políticos, pero confío en que el nuevo Gobierno alcance el mismo nivel que el que tuvimos durante la VI Legislatura. A mi parecer, está bien preparado para sacar el país adelante.

Encarando el futuro con optimismo

España es un país muy potente en algunos sectores (turismo, telefonía, juego…) y en muchos otros tiene gran potencial: solo se trata de saber reconducirlo. Este año será duro, pero estoy convencido de que en el verano del año que viene todo habrá mejorado.

Poner en circulación el crédito es imprescindible

Es necesario arriesgar, e imprescindible que la banca ponga el crédito en circulación. Nosotros siempre hemos funcionado con el apoyo de los bancos. Hemos llegado a contar con unos 25 que han apostado por nuestros proyectos, y muchos de ellos lo siguen haciendo.

Nuestro sector se ve perjudicado por las dispares legislaciones autonómicas

Si hay un sector perjudicado por la duplicidad administrativa de las comunidades autónomas, es el del juego. Introducir un sistema de bingo especial en Canarias, por ejemplo, implica convalidar todas las homologaciones como si de hacerlo en el extranjero se tratara.

Reforma laboral justa

La reforma laboral efectuada por el Gobierno me parece justa. Me gusta la competitividad y que cada cual se gane su puesto de trabajo. Y es lógico que el empresario no esté obligado a adaptarse a trabajadores desganados y sin iniciativa que se niegan a actualizarse. El empleado debe renovarse si aspira a mantener el puesto.