Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
FERNANDO DURBÁN SÁNCHEZ GREGORIO CARAZO GUTIÉRREZ.

FERNANDO DURBÁN SÁNCHEZ GREGORIO CARAZO GUTIÉRREZ. CARAZO DURBÁN CONSULTORES

Obra:
Texto del 11/01/2012 .
Fotografía cedidad por Carazo Durban Consultores.

Creadores de un consolidado proyecto consultor en las provincias de Jaén y Ciudad Real, ambos expertos asesores reflexionan sobre los profundos cambios legislativos y sociales sufridos por la fiscalidad y los métodos empresariales españoles desde el asentamiento de la democracia, y sobre la mediocridad de nuestro sistema formativo. Plantean, además, una serie de prioridades legislativas para que el nuevo Ejecutivo garantice la recuperación económica.

 Tejido empresarial jienense asentado en el sector agrícola y turístico

Como inspector tributario y profesor mercantil respectivamente, Fernando Durbán y Gregorio Carazo creamos una asesoría fiscal y mercantil. Ambos habíamos observado el tejido económico de la provincia de Jaén, escasamente industrial pero muy rico en empresarios agrícolas, relacionados con la producción del aceite de oliva, y turísticos, y no había un asesoramiento que de verdad cubriese sus necesidades. Aunque nuestro objetivo inicial era solo aconsejar sobre aspectos fiscales y mercantiles, hemos ido ampliando la cartera de servicios para dar una respuesta integral a las empresas, de forma que ahora nos dedicamos a los ámbitos fiscal, tributario, laboral, financiero y contable. De modo paralelo, apostamos por la informatización y digitalización de las empresas, por lo que creamos una entidad mediante la cual prestamos apoyo informático suministrando, creando y manteniendo programas específicos de gestión. Por último, nuestra oferta se completa con la realización de auditorías.

 Modelo de gestión familiar

En la actualidad la segunda generación de asesores Durbán y Carazo ya está plenamente en activo, puesto que nueve miembros, cinco hijos de la familia Carazo, tres de la Durbán y uno de sus yernos, colaboran en el proyecto. Esta implicación nos satisface sobre todo por el hecho de saber que profesionales titulados competentes e ilusionados podrán relevarnos con garantías de continuidad cuando llegue el caso.

 Estructura biprovincial

Disponemos de dos establecimientos en Jaén, la asesoría y la empresa informática, y uno en Ciudad Real, que surgió como resultado de nuestra intensa actividad en esta vecina provincia. Al principio nos desplazábamos allí, pero acabamos haciéndolo tan a menudo que la opción más viable resultó ser la apertura de una nueva oficina.

 La auditoría, un campo altamente especializado

La auditoría es un ámbito sumamente especializado, de gran competencia y copado por las compañías multinacionales. La gran diferencia entre las auditorías llevadas a cabo por una gran entidad y las realizadas por un pequeño gabinete es el cuidado de los detalles; los despachos más pequeños suelen efectuar un trabajo de campo más exhaustivo, de manera que el análisis sistemático, crítico y muy minucioso de la documentación aporta unas interesantes conclusiones de cara a las correcciones de las desviaciones de la empresa y a la mejora continua.

 De trámite burocrático a instrumento de análisis de la gestión empresarial

La contabilidad ha sido una actividad regular y sistemática en todas las corporaciones, pero considerada tradicionalmente como un mero trámite burocrático. Una de las grandes transformaciones ha consistido en pasar de considerarla como una simple gestión burocrática a apreciarla como un útil instrumento de análisis de gestión empresarial.

 300 sociedades y 300 pequeños empresarios

Asesoramos a unas trescientas sociedades y a otros trescientos pequeños empresarios del sector agrícola, cooperativas y empresas de producción de aceite, y del turístico. A pesar de que algunos de nuestros clientes emplean a más de doscientos trabajadores, la empresa tipo emplea a entre 15 y 20 trabajadores.

 Campaña de la renta

Nuestro volumen de trabajo crece de forma exponencial durante la campaña de la renta, puesto que realizamos las declaraciones de los empresarios y de muchos de sus familiares, involucrados de una manera u otra en la compañía. El trabajo por fortuna se ha simplificado con el paso del tiempo, sobre todo a raíz de la irrupción de los programas de gestión de las declaraciones.

 Con la democracia, se produjo una transformación de la fiscalidad

El sistema fiscal anterior al democrático era muy diferente. En primer lugar, era más inmediato, ya que los sectores productivos debían repartirse ellos mismos la carga impositiva, de modo que la distribución era poco equitativa. La reforma de 1978 implantó un impuesto directo personalizado e hizo necesaria la explicación y aplicación de las opciones de desgravación existentes. Al mismo tiempo, se empezó a luchar contra el fraude no solo con actuaciones punitivas a través de las inspecciones, sino sobre todo a través de la concienciación. Se dio a entender que la correcta tributación era la única vía para modernizar y mejorar las infraestructuras del país. El trabajo no fue en vano, porque hoy la conciencia tributaria es muchísimo mayor que entonces, y se rechaza colectivamente el fraude como práctica.

 Lucha contra la corrupción

Las personas de mi generación somos hijos de un modelo político en que la corrupción estaba generalizada. Y, a pesar de que se ha avanzado muchísimo y de que ya no es un fenómeno tan extendido, sigue formando parte del modus operandi de una parte significativa de la población.

 Nuestro sistema educativo ha cometido el error de apostar por la cantidad en vez de por la calidad

El error más grave que, desde mi punto de vista, ha cometido nuestro sistema político, y ha consentido nuestra sociedad, ha sido igualar a la baja nuestro sistema educativo, ya que se ha apostado por la cantidad en lugar de por la calidad. En vez de hacer posible que todos, con independencia de su lugar de procedencia y clase social, pudiesen acceder a una educación de calidad, se ha bajado el listón de exigencia. En estos momentos ya estamos sufriendo, y lo haremos aún más en el futuro, las consecuencias de esta decisión. Las nuevas generaciones son, supuestamente, las mejor preparadas de nuestra historia, pero bajo la vastedad de sus currículos plagados de títulos se esconde un bajo nivel cultural y de conocimiento.

 Alarmante morosidad actual

Uno de los problemas más acuciantes de las empresas españolas en estos momentos es que a sus clientes no les abonan las facturas o difieren su plazo de pago de manera alarmante. A la vez, algunos empresarios optan por la nominalización de los bienes relacionados con su empresa para no tener que responsabilizarse de las facturas y deudas pendientes en caso de quiebra.

 Inspección versus gestión tributaria

Durante los últimos años se ha minusvalorado la importancia de la inspección fiscal y se ha priorizado la gestión tributaria porque sus múltiples actuaciones de poca cuantía suponen una entrada constante de recursos para el erario público mucho mayor que los derivados de las inspecciones.

 Una Ley Concursal ineficaz

La Ley Concursal vigente, mucho más técnica que su predecesora, no está cumpliendo con la finalidad de dar continuidad a las empresas. La entrada en concurso se planteaba como una alternativa para que se saneasen mediante la consecución de acuerdos con los acreedores, pero la práctica demuestra que es el paso previo a la quiebra, seguramente porque se aplica in extremis. Además, la administración concursal sigue siendo cara, ya que conlleva la contratación de un letrado y el nombramiento por el juez de una administración concursal.

 Ardua labor del nuevo Ejecutivo

Los políticos no siempre son justamente valorados por la ciudadanía, ya que no se olvida que desarrollan una labor ardua e ingrata. El Ejecutivo actual debe afrontar grandes retos en un contexto muy difícil, pero sin duda debe priorizar la ayuda a las empresas para que obtengan la financiación indispensable y puedan continuar y expandir su actividad, lo que propiciará la creación de nuevos puestos de trabajo bajo unas nuevas bases laborales más ajustadas a las verdaderas necesidades del mercado. La extrema dureza de la crisis actual ha acarreado que muchos parados prioricen la obtención de un puesto de trabajo sobre las condiciones laborales.

 Creación de una entidad pública que flexibilice el crédito

Uno de los grandes problemas de la crisis es la falta de crédito. Hemos pasado de una excesiva apertura a una cerrazón que perjudica a todo el sistema. Aunque la reducción de demanda es evidente, el sector inmobiliario podría ser más dinámico si los bancos concediesen las hipotecas necesarias para adquirir viviendas. El poder de las corporaciones bancarias debe ser contrarrestado mediante la creación de una entidad pública que flexibilice el crédito. Hay que recuperar el ejemplo de entidades como Argentaria, que prestaban a bajo interés y por un largo período de tiempo a las empresas, lo que permitió la consolidación y expansión de muchas de ellas.

 Cierre de empresas

Muchos emprendedores han inyectado recursos de su patrimonio personal a sus compañías. No obstante, los bienes son limitados, por lo que muchas entidades pequeñas están al borde del cierre. Nuestro país vive una situación de crisis colectiva, consecuencia del colapso de miles de proyectos empresariales.

 Beneficios de las subvenciones

Las casi siempre criticadas subvenciones han tenido repercusiones muy positivas en nuestra provincia, ya que han hecho posible que se modernizasen y tecnificasen las explotaciones agrícolas de la zona, un avance frenado por la llegada de la crisis.

 Retroceso en el Estado del bienestar

La crisis actual ha puesto de manifiesto los excesos de todos los sectores durante los años de bonanza y nos ha abierto las puertas a un horizonte mucho más austero en que el Estado del bienestar se encoge por necesidad.