Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
FRANCESC XAVIER BONET SAURA.

FRANCESC XAVIER BONET SAURA. BALSEUROP ECUATO ESPAÑOLA

Obra:
Texto del 07/03/12 .
Fotografía cedida .
 

Las crisis económicas corresponden a períodos cíclicos y, por ello, se han de afrontar sin dramatismos y con previsión; tal es la opinión del ingeniero industrial presidente de esta destacada empresa del sector maderero. El desarrollo tecnológico, la investigación, la innovación y la internacionalización, le parecen apuestas claves para el futuro empresarial español, invirtiendo decididamente en ello un porcentaje elevado de los beneficios de la empresa.

 Sentir el prurito de ser empresario

A los 25 años, mientras trabajaba en la dirección de otra empresa, empecé a sentir la necesidad de desgajarme de ella con la idea de desarrollar una actividad autónoma. Siempre sentí el prurito de ser empresario, y aquel fue el momento para dar salida a esta suerte de vocación. Abandoné mi puesto en los términos más cordiales, y en 1975 constituí mi propia compañía, que en un principio se dedicaba a dos actividades distintas: por una parte, era un taller de tapicería y, por la otra, fabricaba válvulas hidráulicas para la extinción de incendios. Dichas piezas, que luego vendía a las empresas dedicadas a combatirlos, pude proyectarlas gracias a los estudios de Ingeniería Industrial que realicé en la Escuela Industrial de Barcelona. Desde hace 25 años estamos ubicados en Fontcoberta, cerca de Banyoles. Allí contamos con dos naves, una de ellas se emplea como oficina y en la otra se ubicó, durante el período de investigación, una planta piloto, donde se desarrolló la maquinaria y el proceso de producción del producto que actualmente fabricamos en El Ecuador.

 Fabricamos paneles rígidos y flexibles de madera de balsa

Nos dedicamos fundamentalmente a la fabricación de paneles rígidos y flexibles de madera de balsa para aplicaciones en la construcción en sándwich. Convertimos en flexible la madera que a continuación se emplea como núcleo de otros productos. Por nuestra parte, cuidamos el proceso desde el corte del árbol hasta la elaboración de paneles divididos en pequeñas piezas cuadradas y rectangulares. Con dichos paneles se fabrican cascos de barcos, material de automoción y ferrocarril, así como palas eólicas. Procesamos y suministramos todos los tipos de paneles flexibles de madera de balsa conocidos.

 Palas para turbinas eólicas, primer puesto en calidad

Inicialmente, nos dedicamos a la elaboración de kits de aeromodelismo de madera de balsa. Se trataba de una actividad muy laboriosa y con escaso valor añadido, por eso fuimos derivando nuestro negocio hacia la producción de núcleos para la industria eólica, ya que esto nos permitiría operar con grandes volúmenes de madera por medio de un proceso altamente industrializado. Nuestro trabajo de investigación duró unos tres años hasta que conseguimos realizar satisfactoriamente nuestro producto. Hoy ocupamos el primer puesto en cuanto a calidad y el segundo mundial en producción.

 Llevar a cabo la investigación con prudencia y en absoluto secreto

La investigación ha de llevarse a cabo con prudencia y en absoluto secreto. Nadie, ni la mayoría de los colaboradores, ni los bancos, ni clientes, ni proveedores, han de saber nada durante el proceso de desarrollo. Durante dos años y medio desarrollamos en secreto nuestras ideas y la nueva maquinaria especial para la fabricación del producto en la planta piloto en Fontcoberta. Nos presentamos al público cuando el producto alcanzó la calidad necesaria para que pudiera utilizarse con la máxima satisfacción. Aquella visión materializada y convertida en realidad acabó resultando un éxito.

 95% de nuestra producción dedicada a la exportación

El 95% de nuestra producción se exporta a todas las partes del globo. Entre las empresas más conocidas de Europa a las que suministramos se encuentra Siemens. También exportamos desde nuestra planta de Ecuador a China, Brasil y Estados Unidos y otros países. El volumen de ventas de nuestro producto alcanza el segundo lugar en el mundo, y en cuanto a calidad y beneficios, somos número uno.

 Orgullosos de nuestra implantación en Ecuador

El Ecuador no resultó demasiado difícil. No fuimos allí a experimentar nada. Para nosotros, implantar una fábrica en con nosotros toda la experiencia de producción de nuestra planta española y el manual de procedimiento y el manual de calidad redactado y validado. Dejamos activa la planta piloto de aquí y nos instalamos en El Ecuador definitivamente. Formamos a los primeros empleados a nuestro cargo y, cuando la planta llevaba un mes puesta en marcha y había alcanzado un buen nivel de producción, empezamos a trabajar de firme en la expansión comercial.

 Reinvertimos en el bienestar de nuestros empleados

Nuestra forma de pensar, hablando desde un enfoque socioeconómico, nos ha llevado a reinvertir en el bienestar de nuestros empleados, aquí y, sobre todo, en El Ecuador. De hecho, nuestra plantilla ecuatoriana recibe un 30%-40% más de retribución que los empleados de empresas similares del país. Además, gozan de otras muchas ventajas, como, por ejemplo, la de disponer de un microbús o taxi de empresa para trasladarse a sus domicilios, de un comedor diario gratuito que corre a cargo nuestro, créditos vivienda sin intereses, servicios complementarios a la sanidad pública, asistencia privada en partos a las esposas de nuestros empleados. Por lo demás, patrocinamos algunas de las aficiones de nuestros trabajadores, como puede ser el fútbol, y contamos con un equipo propio dentro de la empresa. También otorgamos premios a la natalidad, algo que de verdad funciona, pues cada mes tenemos un par de nuevos hijos de nuestros empleados.

 Empleo de maquinaria diseñada por nosotros mismos

Contamos con máquinas 100% diseñadas por nosotros y con otras ya existentes pero adaptadas a nuestras necesidades; no hay ni una sola que no sufra cambios o adaptación. Se trata de máquinas grandes y complejas divididas en módulos; cada uno es de unos cinco metros y cada línea de máquinas alcanza un centenar de metros. Estas líneas no son rectas, sino que forman tres ángulos que giran 90 grados, lo que permite trabajar con más confidencialidad y diferenciar los tipos de trabajo.

 Dos fases de producción

Al principio diseñaba y dirigía solo junto a mi esposa, pero hoy colaboran conmigo dos ingenieros en España y cuatro en Ecuador, además de un bonito equipo directivo. Hay una planta dedicada a la primera fase de la producción, que es convertir la madera verde en bloques. Esto es un proceso de dominio público. En cambio, la segunda fase, donde desarrollamos el producto final, se realiza en un ambiente de confidencialidad en una planta donde solo pueden entrar nuestros empleados a través de un pasadizo de cristal, visualizado desde la oficina. Lo importante es que el producto sea homogéneo. Nuestra planta de Ecuador, que cuenta con 120 empleados, suministra los contenedores al cliente de forma directa en cualquier lugar del mundo. Tenemos en El Ecuador un gerente de confianza que está al frente de todo un equipo bien formado, que es el que hace que la empresa crezca cada día.

 Una madera endémica en Ecuador

La madera de balsa es endémica en Ecuador, aunque proviene de plantaciones. El sistema de producción se ajusta a los volúmenes de la demanda. Hoy producimos alrededor de 40 contenedores mensuales, pero hay que tener en cuenta que estamos viviendo momentos muy bajos. En realidad, nos está fallando el programa de crecimiento, y no crecer al ritmo previsto es una contrariedad para el estado de ánimo de nuestro equipo directivo y colaboradores.

 Debilidad por falta de crédito a las empresas

Toda crisis corresponde a un período económico cíclico. Cuando llega, hay que intentar afrontarlo con energía lo antes posible. El mercado nacional, de un modo general, está ahora formado por empresas poco solventes, montadas a base de créditos y por ello se ha resentido más que el resto de Europa.

 Deberían tener límites ciertas prerrogativas políticas

Muchas de las resoluciones políticas adoptadas en los últimos años tan solo han conseguido acabar con un número elevado de empresas. A mi entender, las prerrogativas de la clase dirigente deberían limitarse, sobre todo cuando los político se meten en la economía, terreno en el cual no resultan ser los más adecuados.

 El porqué de la flexibilidad laboral

La necesidad de tener una plantilla proporcionada a la carga de trabajo de las empresas no es algo discutible. Reducir la plantilla no debería significar de forma necesaria la ruina de una empresa; con las leyes laborales excesivamente proteccionistas, esto puede ocurrir frecuentemente, lo cual desmotiva o casi destruye al empresario cuando surge la indeseable necesidad de reducir el número de puestos de trabajo, dejándolo en muchos casos deprimido o incapacitado para crear nuevos negocios.

 Internacionalizarse para lograr el éxito empresarial

No hay que depender de un solo mercado, pues si las ventas están en diferentes lugares del mundo no se sufren de un modo agudo las llamadas crisis locales; una de las bases del éxito comercial y empresarial reside, pues, en internacionalizarse. Las empresas de ámbito local, o que no estén en condiciones de internacionalizarse, no tendrán más remedio que adaptarse a su mercado creciendo o encogiéndose según la coyuntura.

 Excesiva fiscalidad e innecesarias trabas administrativas

La especulación, fuertemente implantada en España, es una lacra para cualquier país. Solo mediante una economía productiva se logra crear riqueza real. España sufre además otros dos males que asfixian su economía: una fiscalidad excesiva a la empresa que paga sus impuestos, añadido a una tolerancia a la evasión o al fraude fiscal, y toda una serie de trabas administrativas innecesarias y contraproducentes.