Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Francisco Gracia García
FRANCISCO GRACIA GARCÍA.
Fotografía cedida por Francisco Gracia.

FRANCISCO GRACIA GARCÍA. HIMOINSA

Obra:

Texto del 19-06-2012

Emprendedor es aquel que levanta un proyecto personal sostenible y de futuro, basado en el liderazgo consensuado y el diálogo, para legarlo a la sociedad y a las siguientes generaciones; un perfil cretivo encarnado por el fundador de esta empresa fabricante de grupos electrógenos, quien aboga por la ejemplaridad, el trabajo y la reestructuración de la Administración como vías para superar una crisis fruto de los desmanes de la cultura del derroche.

Fabricación de grupos electrógenos para el suministro de energía continua

La energía es el eje central de la evolución y del desarrollo del mundo. En la actualidad, el modelo socioeconómico global está marcado por el continuo crecimiento del consumo energético. En consecuencia, el entramado social necesita unos sistemas de energía móvil, modular y de gran durabilidad, con un bajo impacto medioambiental y que dispongan del férreo soporte de un equipo de expertos. La empresa Himoinsa se constituyó en el año 1982 y, a día de hoy, es una multinacional líder en la generación de energía; se encuentra entre las cinco primeras del mundo en su sector, y hace llegar su producto a 104 países de todo el mundo.

Apuesta por la I+D+i dentro de un crecimiento global sostenible

Himoinsa apuesta por la innovación y el desarrollo, impulsando el crecimiento del entorno social, económico e industrial a través de su red global de centros de producción y de distribución de generadores eléctricos. Provista de la última tecnología y los mejores expertos en el sector, Himoinsa mira más allá del horizonte de expectativas presente y ofrece soluciones adaptadas a cada una de las necesidades de sus clientes. Si energía es sinónimo de evolución y desarrollo, Himoinsa es la apuesta segura para un crecimiento global sostenible.

Una empresa es como una familia

Empecé a trabajar con 11 años y me casé muy joven, así que enseguida fui consciente de que, para que mi familia prosperase, era imprescindible que trabajase muy duro. Mi mujer, Soledad Gómez Gallut, ha sido uno de los puntales y de los factores del éxito de mi vida. Aunque nunca se ha implicado en su gestión, su dedicación a la educación y el cuidado de nuestros hijos ha permitido que mi trabajo y su infancia se desarrollasen en un clima de equilibrio y armonía sin que los vaivenes de la entidad afectaran nuestra vida personal. El éxito de una empresa es como el de una familia: depende de la capacidad de entendimiento, de la implicación de sus miembros y de la existencia de un líder –o líderes– aceptado de forma unánime por el grupo que dirija desde el consenso el proyecto. Desde mis orígenes humildes he intentado despuntar y crear una entidad que me sobreviviera y que continuara desarrollándose tras mi fallecimiento. Mis familiares serán los encargados de gestionar mi legado empresarial y de transmitir mi memoria a las generaciones futuras.

Trabajadores e hijos

Estoy orgulloso de haber creado una empresa en que cada uno de sus 1.000 miembros, 350 de los cuales realizan su cometido en nuestro país, es importante. Al frente de esta labor han deseado continuar mis tres hijos y dos yernos: Marisol, la mayor, que ahora es la gerente de la fábrica norteamericana; Lydia, la mediana, que residió durante tres años en Lyon para hacerse cargo de nuestra fábrica en dicha ciudad y que hoy está al frente de la gerencia en España, y Fran, el pequeño, que se curtió profesionalmente en China y que es el responsable de la expansión e internacionalización de la empresa a través de nuevos productos, aperturas de nuevos puntos, alianzas estratégicas, etcétera.

Sofisticada tecnología y recubrimiento especial de nuestros generadores

Fabricamos generadores de corriente con una potencia que va desde los cinco kilovatios a los 3.000 MW, caracterizados por su carácter innovador, por tener un impacto acústico mínimo –gracias a nuestro tratamiento específico de la chapa–, por la facilidad de su desplazamiento y por su resistencia a las condiciones climáticas más adversas. Los grandes valores añadidos de nuestros generadores son su tecnología y su recubrimiento especial. Los avances electrónicos mejoran la eficiencia y seguridad de los aparatos y suponen un gran reclamo para los consumidores, mientras que el cuidadoso tratamiento de nuestra chapa nos diferencia cualitativamente de la competencia.

Aún predominan los combustibles fósiles

Hasta hoy, la fuente de energía convencional de nuestros productos es el diésel. Se están llevando a cabo investigaciones para hallar fuentes de energía alternativas, sobre todo renovables, pero por el momento no ha habido resultados determinantes y que sean 100% autosuficientes. Podríamos decir que nuestra situación es similar a la del sector automovilístico, donde se han reducido los consumos y las emisiones, pero donde aún no se ha impuesto una energía alternativa a los combustibles fósiles.

Mecanización de los procesos y por la robotización

La mecanización y robotización de los procesos de manufacturación son fórmulas idóneas para el abaratamiento de los productos, siempre y cuando hablemos de grandes volúmenes, puesto que implican una ingente inversión que solo producir en grandes cantidades convertirá en rentable. Dado nuestro volumen actual de fabricación, unas 45.000 unidades anuales, hemos apostado por intensificar la mecanización de los procesos y por la robotización allí donde sea posible.

Entre las cinco primeras empresas mundiales del sector

Nuestra empresa se encuentra entre las cinco primeras del mundo de su sector gracias a nuestra apuesta por la exportación. Aunque la empezamos a finales de los años 80, fue a partir de 1995 cuando se intensificó nuestra dimensión internacional. Hoy estamos presentes en 104 países de varios continentes, disponemos de fábricas en España, Francia, Estados Unidos, China, la India y Argentina y tenemos delegaciones en 14 países. La exportación de más del 90% de nuestra producción ha sido nuestra fórmula para vencer y sobreponernos a las crisis, porque la pérdida de un mercado por razones económicas o políticas se compensa con la apertura de otros nuevos. 

Exportar implica un importante trabajo previo para conocer la idiosincrasia de cada país

La exportación conlleva un importante trabajo de campo previo invirtiendo considerables sumas para conocer la idiosincrasia y las características de cada país. Solo así se pueden construir, adaptar y comercializar aparatos que se ajusten a las peculiaridades del nuevo mercado. Nuestras fábricas se sitúan en enclaves estratégicos. La fábrica española suministra las demandas europeas, africanas, sudamericanas y de los países de Oriente Medio; la estadounidense da respuesta a las demandas de América del Norte; y China y la India a los países de su entorno. Mi hijo Fran y mis yernos, Guillermo y Rafa, gestionan y coordinan la internacionalización del grupo a través de la venta, la cual, en primera instancia, depende de nuestros distribuidores –cuyo número oscila según la demanda de cada zona y cuya misión es trabajar en difundir y facilitar el acceso a nuestros productos–, y, en segundo lugar, también se encuentra vinculada a nuestra política de alianzas estratégicas.

Instaurar una economía productiva basada en el esfuerzo y la dedicación

Durante los últimos años ha imperado una cultura del gasto y el ocio. Es imprescindible instaurar una economía productiva basada en el esfuerzo y la dedicación. La única vía de superar la crisis es acabar con el derroche en el gasto público y generar seguridad laboral a largo plazo a los trabajadores para que así puedan trabajar en un clima saludable que genere e incremente su eficiencia laboral.

Hay que recuperar la ilusión

Los españoles se sienten desmotivados y desilusionados. Por eso, más que nunca, necesitan un líder que los guíe por el camino del esfuerzo. Mariano Rajoy, que ha accedido al poder en unas circunstancias excepcionalmente graves, ha de saber liderarnos y transmitirnos ilusión y dinamismo para revertir la actual situación.

Asumir las consecuencias de las decisiones propias

Cada individuo debe asumir las responsabilidades de sus decisiones. Igual que por mera sensatez un empresario medio no se plantea la compra de un jet privado, nadie debería endeudarse por encima de sus posibilidades, y los que optaron por hacerlo ahora deben pagar las consecuencias.

Falta de ejemplaridad de nuestros responsables políticos, judiciales y económicos

Algunos de nuestros dirigentes políticos, judiciales y económicos no asumen sus responsabilidades, lo que demuestra la falta de madurez del modelo actual, por lo que la ciudadanía debe implicarse de forma activa en la corrección de este fallo del sistema.

Inevitabilidad de la política de recortes

Los recortes resultan imprescindibles para cuadrar gastos e ingresos y todo ciudadano responsable debería entenderlo y no protestar en vano. Quizá lo que sí se debería ajustar son las parcelas en las que hacer recortes, de forma que sería más sensato, por ejemplo, eliminar duplicidades administrativas que reducir la inversión en educación.

Creatividad como motor de futuro

La Unión Europea representa por ahora un difícil reto a largo plazo, porque ni siquiera existe una identidad cultural común. En todo caso, es evidente que estamos viviendo un proceso de agrupación, en el que Europa debe considerar a África como un excepcional compañero de negocios, en pie de igualdad, que aporte recursos naturales a la creatividad europea. En definitiva, no podemos olvidar que las buenas ideas y la originalidad existen en todas partes y que a nuestro viejo continente ya solo le quedan la inteligencia y la creatividad como vías de progreso.