Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Francisco Ibáñez Ruiz
FRANCISCO IBÁÑEZ RUIZ.
Fotografía cedida por Francisco Ibáñez.

FRANCISCO IBÁÑEZ RUIZ. ASESORES FISCALES DE TERUEL

Obra:

Texto del 21-11-2011

Un Gobierno que promueva nuevas empresas y que consolide a la vez las ya creadas para evitar así competencias desleales remediando en lo posible el problema de la economía sumergida, y empresas decididas a exportar y diversificar su producto apostando por la prevención con la confianza puesta en la experiencia de los asesores. Son los aspectos que este asesor empresarial considera claves para el fortalecimiento industrial del país.

Hay que promover nuevas empresas consolidado paralelamente las ya existentes

Llevo más de 30 años trabajando en íntima relación con el mundo empresarial junto a mi socio, Francisco Calomar de Sáez. Hemos visto, pues, la creación y evolución de infinidad de empresas a lo largo de todo este tiempo. Sabemos por tanto que una empresa nueva, al contar con un número elevado de facilidades y subvenciones, está de algún modo haciendo competencia desleal a la que lleva muchos años funcionando. Puede, por ejemplo, trabajar a precios menores que la veterana. Esto provoca un efecto contraproducente, pues el surgimiento de una lleva aparejado a veces el hundimiento de la que ya existía. La falta de profesionalidad es un problema habitual en España. Hay que saber mezclar experiencia e impulso; promover nuevas empresas pero nunca sin consolidar paralelamente las que ya están en funcionamiento.

Aliviar los problemas que puedan surgir a cualquier proyecto empresarial

No tramitamos, sino que asesoramos desde nuestra cercanía con los clientes. Tenemos claro que es importante que el empresario se empape de nuestra filosofía de trabajo; que sepa cómo hacer bien las cosas antes de hacerlas o de tomar cualquier decisión empresarial. Es decir, que apueste por la prevención y se aproveche de nuestra concreta experiencia para llevar a cabo su tarea. Cada cual se tiene que ocupar de lo que sabe: el empresario ha de dedicarse a lo suyo y nosotros a intentar aliviarle de los problemas que puedan surgirle. En general, al emprendedor ni le gusta ni sabe lidiar con los farragosos trámites legales locales, autonómicos, nacionales y europeos. En un mundo tan global como el nuestro la complejidad de las leyes aumenta cada día.

Asesoramiento sobre todo de carácter preventivo

Antes, lo normal era entregarse a una política de hechos consumados. Con esfuerzo y paciencia hemos conseguido que la pirámide se invierta. Ahora, la mayor parte de nuestro asesoramiento es de carácter preventivo. Es esta una filosofía que al principio le cuesta asimilar al empresario. Nuestra tarea es escuchar a nuestros clientes y buscar soluciones integrales a sus negocios. Estamos especializados en asesoramiento relacionado principalmente con las ramas mercantil, fiscal, jurídica, laboral y contable. A partir de ahí, el cliente demanda una suerte de servicio próximo al papel del psicólogo o de un confesionario: es el lado humano de nuestro oficio.

Las pymes de la provincia, nuestro principal campo de especialización

Nuestra área de influencia se concentra en empresas dedicadas a la fabricación de muebles de oficina, remolques de vehículos y maquinaria industrial destinada, por ejemplo, a energías alternativas, placas fotovoltaicas o instalaciones hidrosolares. Es este un sector que ha pasado a representar en España la exportación por excelencia. En cuanto a productos más locales, como la arcilla y la cerámica, se está intentando abrir mercado fuera. Asimismo sucede con el famoso jamón de Teruel, el primero con denominación de origen en España y gran fuente de riqueza para nuestra provincia, que se ha visto muy afectado por la crisis.

Exportar es la gran salida de muchas empresas

La recesión ha llevado a muchos empresarios a buscar alternativas con las que poder mantener a salvo sus negocios. Entre las distintas soluciones encontradas, la exportación de productos y servicios les obliga a una diversificación beneficiosa que permite obtener mercado fuera de nuestras fronteras. Siempre procuramos que las empresas pongan su producto en el exterior porque la exportación es su gran salida. La empresa que exporta lo está pasando mejor que la que solo cuenta con el mercado nacional. Si el pequeño empresario de otros países lo hace, también puede hacerlo el de aquí.

Ser empresario en Teruel

El turismo y la carne porcina son los dos pilares donde se asienta la economía turolense. Ser empresario en Teruel es más difícil que serlo en otras provincias, pues estamos a medio camino de todas partes y de ninguna. Algo que, a primera vista, podría parecer una ventaja, en realidad constituye un inconveniente, debido a las pésimas comunicaciones ferroviarias y por carretera existentes entre Teruel y los grandes centros urbanos y comerciales de la Península. Aquí el empresario está acostumbrado a luchar mucho y en varios frentes.

En pro de la flexibilización de las relaciones laborales

Nuestro sistema laboral es demasiado rígido, necesita mayor flexibilidad. Los despidos son contraproducentes para una empresa, pueden llegar a arruinarla, pues resulta muy costoso llevarlos a término. Despedir barato en estos momentos evitaría despedir mucho, pero antes de discutir el modo de despedir, discutamos cómo contratar y, sobre todo, cómo evitar los despidos para que nadie se sienta excluido. Muchas empresas no pueden pagar las indemnizaciones que deben a sus trabajadores.

Al empresario no le duele tributar, sino que el dinero recaudado con su esfuerzo se administre erróneamente

En el despacho creemos que al empresario no le duele pagar impuestos, sino comprobar, a la vista de los resultados, que sus impuestos no son administrados de forma correcta. Hay países en Europa con un nivel impositivo mayor que el nuestro, pero el rendimiento de sus impuestos se sitúa a la misma altura o supera incluso dicho nivel. La economía sumergida es nefasta para el empresariado.

Malos tiempos para las ventas

Sumar ventas con el fin de evitar la caída de los balances en números rojos se ha convertido en la máxima de muchas empresas para así capear el temporal en esta época de profunda recesión que vivimos. Sin embargo, y como nadie ignora, son malos tiempos para las ventas. Le es muy difícil a la mayoría de las empresas mantener la cifra de negocio de hace años. Las previsiones han bajado de una manera notable.

Recuperar el crédito y apostar por la autofinanciación a su debido tiempo

El problema de la tesorería de las empresas se ha agudizado. La falta de crédito de las entidades bancarias es total. Es un problema al que hay que dar solución cuanto antes, pues muchas empresas se hallan sin margen de maniobra. Aunque es necesaria una mayor flexibilidad crediticia por parte de los bancos, autofinanciarse a su debido tiempo es fundamental. En el despacho somos partidarios de ser realistas y olvidarse en principio de las subvenciones. Intentamos que el cliente ponga los pies en la tierra.

Quien se considere empresario debe adelantarse a la competencia

La investigación científica en España ha sido gravemente dañada por culpa de la crisis. Invertir en desarrollar nuevos productos siempre es bueno para los empresarios. No es algo fácil de llevar a cabo en estos momentos, pero quien se considera empresario debe intentar ir un paso por delante de la competencia.

Ley Concursal: sin función ni espíritu

La actual Ley Concursal se hizo en un momento de bonanza económica del país, sin pensar para nada en la crisis que se avecinaba. Por desgracia, son pocas las empresas en disolución que logran ser rescatadas. Es una ley carente de espíritu que ha perdido su función, consistente en proteger la empresa para que esta pueda salir adelante. No hemos colaborado de forma directa en ningún caso de este tipo, pero sí hemos asesorado a alguna empresa en concurso o representado a aquellas en concurso de otras que tienen deuda con nuestros clientes.

Fracaso de un plan mal planteado y peor ejecutado

El Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo no ha cumplido su objetivo. No se contrataron a tantos desempleados como se esperaba porque muchas empresas adolecían ya de exceso de plantilla. Gran cantidad de municipios llevó a cabo obras innecesarias. A los empresarios les habría beneficiado más que les hubieran bajado un par de puntos las cotizaciones sociales. Se debía haber invertido mejor el dinero público.

Tomar en su momento medidas contra la crisis habría ayudado a aliviarla

No reconocer la crisis en su momento fue un gran error. Al final se ha instaurado una crisis de carácter global que no solo sufrimos nosotros, sino toda Europa. Es un problema de credibilidad. Tomar medidas de envergadura en su momento habría ayudado, pues las puestas en práctica hasta la fecha han sido mínimas e inútiles. Alemania las tomó hace bastante tiempo, por eso está mejor ahora que otros países.

Un país demuestra su seriedad cumpliendo sus compromisos

Me parece perfecto que se haya tocado la Constitución, puesto que no había otro modo de transmitir que debíamos cumplir con nuestros compromisos. Las leyes están para ser cumplidas, y los primeros que han de dar ejemplo al respecto son los gobernantes y la Administración pública. Un país es serio si es coherente y cumple sus compromisos.

Lamentable cultura del impago instaurada en España

La Administración pública debería solventar sus deudas pendientes con las empresas para que estas reciban una inyección de liquidez que alivie sus dificultades de tesorería, agravadas en este último año por las fuertes restricciones crediticias impuestas por las entidades financieras. Su demora en hacerlo crea un efecto multiplicador en la sociedad, por lo que hemos llegado a crear una lamentable cultura del impago en nuestro país.