Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr.Ignacio Barden Hermoso
IGNACIO BARDÓN HERMOSO.
Fotografía cedida por Ignacio Barden

IGNACIO BARDÓN HERMOSO. MONTAJES SACEKON

Obra:
Texto del 03/10/11 .
 
 Este diplomado en Ciencias Empresariales inició su camino empresarial en el año 2000 junto a dos socios. Su firma, dedicada al sector del andamiaje, trabaja para grandes compañías petroquímicas. Consciente de que una empresa es una institución que crea puestos de trabajo, Ignacio Bardón solicita una mayor atención del Gobierno al mundo empresarial. Preocupado por la recesión, también aboga por la recuperación de los valores como un fundamento importante para salir de la crisis.

Economista y empresario

Soy diplomado en Ciencias Empresariales y el año 2000, junto con dos compañeros, fundé Montajes Sacekon, una empresa especializada en el montaje de andamios. Mis dos socios son Eugenio Marín, que es ingeniero en telecomunicaciones y ejerce de director técnico, y Diego Román, ingeniero naval y responsable de la dirección de producción. Por lo que a mí concierne, desempeño el cargo de director general y, antes de fundar mi propia empresa, estuve trabajando varios años en un gran grupo empresarial que disponía de una división especializada en andamiaje, algo que fue fundamental para adquirir experiencia en este medio. En la actualidad, Montajes Sacekon es una empresa que, con 300 trabajadores a su cargo, está básicamente orientada al sector industrial.

Escoger el mejor proveedor para desempeñar una óptima tarea

Nuestra empresa trabaja en exclusiva con una marca alemana implantada en todo el mundo llamada Layher. Ya en nuestros inicios nos decantamos por el material que ofrece esta firma porque, aunque es de los más caros que existen en el mercado, también es de los más versátiles y el que mejores condiciones de trabajo nos ofrece. Se trata de un producto mucho más complejo que el que ofrecen otras marcas y resulta idóneo para trabajar en proyectos de envergadura.

 Obras de ingeniería para importantes compañías y grandes proyectos

Nos dedicamos a una actividad que de forma mayoritaria consiste en el montaje de grandes estructuras para el sector petroquímico, el naval y el termosolar, así como para la minería y los ciclos combinados (procesos que convierten los residuos en energía). Entre nuestros clientes se encuentran compañías como Cepsa, Repsol, BP, Navantia, Abengoa o Inabensa. También trabajamos para grandes obras de ingeniería, como la construcción del segundo puente de Cádiz o la remodelación del Estadio Ramón de Carranza.

 Expertos en la subespecialización de las refinerías

Más allá del montaje de estructuras propiamente dicho, nuestro cometido también consiste en la elaboración de estudios de ingeniería, estudios de cargas o planos de montaje. El hecho de adentrarnos en el sector offshore ha supuesto trabajar físicamente dentro de las refinerías, algo que aumenta nuestras exigencias por la complejidad que supone desenvolverse en las plantas petrolíferas. Por este motivo, nuestro grado de especialización es muy elevado. Somos expertos en una subespecialización dentro del sector del andamiaje, donde figuramos muy pocas empresas.

 Expandirse en tiempos de crisis

Cuando ya disponíamos de una sede en la provincia de Cádiz y otra en la de Madrid, el año 2008, previendo el período de crisis que se aproximaba, decidimos invertir para expandirnos, y creamos una nueva delegación en Portugal. Hoy podemos decir que llevamos tres años trabajando allí con bastante buen resultado. También, desde hace tiempo, mantenemos relaciones comerciales con Francia, donde recientemente hemos empezado un ciclo combinado para la empresa Siemens. Nuestro último punto de mira es Brasil, país en el que nos estamos adentrando en la actualidad.

 En busca de la diferenciación empresarial

Normalmente, cuando hemos abierto nuevos mercados también hemos buscado la especialidad, como es el caso de Portugal, donde hemos trabajado en la refinería de la compañía Galp. No es habitual que nos dediquemos al sector de la construcción, porque ahí la competencia es feroz. Dentro de nuestra especialidad intentamos buscar siempre la diferenciación brindando el mejor servicio del que somos capaces, y puedo decir que lo conseguimos gracias al gran potencial de nuestro equipo humano.

 Formar a nuestros empleado, uno de nuestros pilares

La formación de nuestros empleados es uno de los pilares más importantes para nosotros. Y, dado que, por desgracia, la profesión de los montadores de andamios no está homologada ni reconocida con una titulación, organizamos cursos por cuenta propia. Desde nuestro gremio no entendemos esta marginación tratándose de un trabajo tan complejo y arriesgado. La labor de nuestros montadores está calificada de alto riesgo, lo que hace imprescindible dominar de modo exhaustivo la técnica adquirida, de lo contrario los daños personales podrían ser gravísimos. Hemos realizado montajes a 80 y 90 metros de altura, y por este motivo es imprescindible que nuestros profesionales conozcan su labor con exactitud, porque realmente se juegan la vida en ello.

 Los precios bajos pueden tener un efecto adverso

De manera habitual nuestra empresa oposita en concursos de obra pública, pero, desgraciadamente, hoy por hoy aquello que prevalece para que la Administración se decante por una u otra empresa es el coste presentado en el proyecto. En ocasiones nos hemos encontrado con que no nos han adjudicado alguna obra porque nuestro presupuesto era más elevado que el de otra compañía competidora. Y debo decir que esta elección muchas veces tiene un efecto adverso, puesto que existen empresas que presentan precios bajos y luego comprueban que su presupuesto inicial no era realista, lo que les obliga a abandonar la obra a medio construir por haberse quedado sin fondos para continuar.

 Seguridad, calidad y seriedad

Como ya he mencionado, la seguridad es un aspecto crucial para nosotros, pero también lo es la calidad, algo que, evidentemente, tiene un precio. Como empresa tenemos muchas responsabilidades y no concebimos otra manera de trabajar que no sea aportando lo máximo de nosotros mismos. Certificamos aquellos andamios que utilizamos, una garantía que representa un plus adicional en nuestras tarifas. Cada vez existen más normativas de seguridad en nuestro sector, algo que nos complace y nunca vemos como un problema añadido. Pienso que esta seriedad que nos hemos impuesto nos hace destacar por encima de otras empresas.

 La banca debería haber sido más rigurosa y estricta hace años

Particularmente, como empresa no sentimos que las entidades bancarias nos hayan dejado de lado, pero sí percibimos que sus exigencias cada vez son más rigurosas. Pienso que la banca debería haber aplicado estos requerimientos, que ahora exige, mucho tiempo atrás, porque, si hubiera sido más inflexible hace años, actualmente la crisis no sería tan severa.

 Voluntad de perdurar en el tiempo

No descubro nada nuevo si digo que atravesamos tiempos difíciles para las pymes, pero ciertamente esta es la realidad que nos envuelve en el momento actual. Seguimos en pie porque siempre nos hemos mantenido firmes en conservar una política de ahorro que nos ha permitido invertir cuando lo hemos considerado oportuno. Gracias a esta actitud hemos podido seguir activos. Nada nos ha sido fácil y cabe mencionar que cerramos el año 2008 con una cantidad desorbitante de impagos, pero a partir de aquel momento decidimos trabajar únicamente con empresas solventes e incluso llegamos a reclamar a nuestros clientes pagos por adelantado.

 España está intervenida desde hace tiempo

Considero que nuestro país lleva mucho tiempo intervenido por decisiones de Europa. Las iniciativas de los recortes presupuestarios para paliar la crisis económica no han sido resueltas por el Gobierno de España, algo que me parece un poco vergonzante porque ha tenido que ser la Unión Europea quien, al vernos incapaces de actuar, haya tomado las riendas de la situación en nuestro lugar.

 A favor de una reforma laboral

En nuestro país sería necesario plantearnos definitivamente una reforma laboral, tal como ya se ha pactado en otros países europeos, pero percibo cierto temor por parte de la clase política a dar este paso. Y, si en alguna ocasión se ha expuesto este asunto, siempre ha sido mostrando cierto recelo hacia la figura del empresario, algo que jamás he entendido porque los grandes centros de creación de empleo de cualquier país son siempre las empresas.

 El empresario es un trabajador más

 Recuperar los valores tradicionales para proyectarnos como país

Si de verdad queremos recuperarnos económicamente habrá que empezar por recobrar ciertos valores. Actitudes extendidas como la falsedad de algunas bajas laborales o la baja productividad van ligadas de manera incuestionable a la falta de valores. Cuanto antes mejor es menester que nos centremos en una labor educativa que cambie esta mentalidad generalizada que nos malogra. Si no juntamos nuestros esfuerzos para recuperar ciertos valores, será francamente difícil proyectarnos como país.