Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
IGNACIO CASAJÚS LÓPEZ.

IGNACIO CASAJÚS LÓPEZ. TERMINALES QUÍMICOS

Obra:
Texto del  22/02/12 .
Fotografía cedida por Ignacio Casajús.
 

Ante la crisis que está azotando al mundo en general, y a España en particular, hay que adoptar una actitud luchadora que potencie el ingenio y el esfuerzo para diversificar mercados y actividades; un camino que deben seguir las empresas, pero también los países. Tal es el parecer de un ingeniero en minas que dirige una prestigiosa entidad del sector químico y que confía en nuestros políticos para implementar las medidas pertinentes, por impopulares que sean.

 Nos desarrollamos al amparo del cluster químico de Tarragona

La empresa nace de la necesidad de almacenar materia prima o productos acabados que sirvan para las zonas industriales de Cataluña en general y, más en concreto, para suministrar etileno y cloruro de vinilo a empresas de Barcelona y Tarragona. Se construyó una primera terminal en 1970 en Barcelona, con el nombre de Terquimsa, y posteriormente se adquirió una segunda en Tarragona. Entonces, cuando aún no estaba en marcha la refinería de Tarragona, el etileno y el cloruro se importaban vía marítima y era precisa una terminal portuaria para almacenarlos y expedirlos a continuación como materia prima a las empresas que los utilizaban en la fabricación de plásticos. Una vez que la refinería se construyó y se puso en pie el cluster químico de Tarragona, fueron incrementándose las necesidades y Terquimsa fue desarrollándose al amparo del propio crecimiento del sector químico.

 Crisis y oportunidad, dos caras de la misma moneda

Desde el año 2007, con la llegada de la crisis, se produjo el cese de algunas plantas químicas de Tarragona y otros polos químicos de España, y prácticamente de toda Europa. Crisis en chino significa al tiempo problema y oportunidad. La pérdida de clientes nos brindó la oportunidad de cambiar nuestro modelo de negocio invitándonos a internacionalizar los flujos de producto. Dicho éxodo a países principalmente de Oriente Medio se ha debido sobre todo a su cercanía con los puntos de producción de las materias primas, pues reduce los gastos de transporte, y al bajo coste de la mano de obra. Esto ha hecho que los flujos de productos en Europa hayan ido cambiando. La mayoría son derivados del petróleo; otros, como la potasa y los ácidos, son química inorgánica, minerales tratados químicamente.

 Somos fundamentalmente una empresa de logística operativa

No nos dedicamos a la compraventa, sino que lo que hacemos es proveer a nuestros clientes del servicio logístico: recepción, almacenamiento y expedición del producto. Recibimos por cuenta del cliente su producto, se lo custodiamos y luego se lo reexpedimos en la forma en que él nos indique; es decir, le servimos de almacén. Somos, en definitiva, una empresa de logística operativa.

 Instalaciones propias en Barcelona y Tarragona

Nuestros socios, hoy por hoy, son el Grupo CLH (Compañía Logística de Hidrocarburos), líder en el mercado español, y la holandesa Vopak, compañía líder mundial en terminales de productos líquidos. Ambos tuvieron en algún momento la propiedad de los productos, pero prefirieron no crear conflictos de intereses con sus clientes, pues no es la mejor manera de atraerlos. Disponemos de instalaciones propias en Barcelona y Tarragona, algo que, por lo normal, una empresa transitaria no tiene. Realizamos servicio de envasado y nos encargamos de las gestiones administrativas correspondientes, respetando todas las figuras aduaneras y fiscales para ofrecer un servicio lo más completo posible.

 La tecnología es la clave de nuestra supervivencia y competitividad

Me confieso un apasionado de un negocio en verdad apasionante aunque sin duda poco atractivo de cara al público. Una de las principales claves de la supervivencia y competitividad de nuestra empresa es la tecnología: trabajamos con muchos ingenieros, técnicos, marinos que son buenos técnicos generalistas, ingenieros químicos, etcétera, y la mayoría de nuestros operarios cuentan con una formación muy especializada; sin embargo, no realizamos trabajos de investigación propiamente dicha.

 Coordinamos la recepción del producto con todos los agentes implicados

Nuestra labor es preparar la recepción del buque, que consta de varias etapas. Coordinamos su recepción con todos los agentes implicados en la operación: agencia de aduanas, receptores finales, el dueño del producto, etcétera. Una vez llega el buque a puerto, realizamos la conexión de los elementos de descarga y las comprobaciones de calidad y cantidad en representación tanto del cliente como de cara a la agencia de aduanas. Descargamos el producto en tanques a través de brazos de descarga y tuberías, respetando todas las medidas de seguridad intermedias en función del tipo de producto.

 Se comparan los análisis de origen con muestras propias para asegurar que el cliente recibe exactamente el mismo producto

Antes de la recepción del producto contamos con los análisis de origen. Tomamos muestras propias y las analizamos con compañías de inspección independientes para asegurarnos de que el producto sea el mismo que el cliente ha comprado, a quien le facilitamos toda la información, y cumplimos con las tasas portuarias. Por fin, cuando el cliente lo reclama, nos manda la nota de carga para retirar el producto del tanque, lo cual se realiza mediante camiones cisterna, tuberías o cualquier otro modo de transporte, reexpidiéndoselo así en la cantidad que él nos indique.

 Seguridad y servicio, pilares de nuestra estrategia empresarial

Nuestra estrategia empresarial se fundamenta en dos pilares: la seguridad y el servicio. Manejamos productos con cierto riesgo, por tanto todas las fases de nuestra actividad cuentan con una tecnología específica asociada al control de seguridad. Esto representa el sello que nos distingue de otras empresas. Nuestros estándares de seguridad son de los más elevados del sector.

 Un grado de exigencia mayor que el recogido por la legislación nacional

En España tenemos la suerte de que la legislación está supervisada por buenos técnicos en materia de seguridad y, por lo mismo, razonablemente bien desarrollada. En Cataluña, en concreto, es excelente. Aún así, y pese a guiarnos por ella, estamos por encima en cuanto a grado de exigencia. Nuestras compañías matrices colaboran con las distintas administraciones en el desarrollo de la normativa, a nivel español, europeo y mundial, por lo que adoptamos las mejores prácticas mundiales, además de las legislaciones nacionales.

 Distribuimos a toda Europa y el norte de África

Entre las dos terminales de Barcelona y Tarragona sumamos unos 140 tanques. La capacidad de estos varía mucho: desde los 50.000 m3, con los que se podría abastecer a todo el aeropuerto de Barajas durante más de cuatro días, hasta los más pequeños, que pueden contener unos 180 m3 de producto. Disponemos de una red de distribución mundial. Por tierra surtimos a toda Europa, y por mar llegamos a cualquier parte del globo, como en toda la extensa área del Mediterráneo occidental: Italia, Francia, España y el norte de África.

 Esfuerzo titánico de las autoridades para dotar a los puertos de buenos calados

Cataluña es un área de influencia importante y una gran potencia portuaria a nivel europeo. Se ha realizado un esfuerzo titánico por parte de las autoridades para dotar a los puertos de buenos calados y sus condiciones de atraque son de lo mejor en todo el Mediterráneo occidental. Barcelona es un punto importante de referencia en cuanto a almacenamiento petrolífero y Tarragona resulta muy atractiva para desembarcar productos químicos.

Bien gestionada, la descentralización ayuda mucho

Las relaciones con la autoridad portuaria han sido tradicionalmente buenas, pero han mejorado bastante. Los tiempos van cambiando y la acción de determinadas personas y organizaciones que han implantado modelos de gestión acordes con los tiempos ha sido muy positiva. La descentralización, por ejemplo, al acercar la toma de decisiones a los concesionarios, puede ayudar mucho si está bien gestionada.

Somos un indicador de la temperatura económica

El sector industrial, y de manera muy concreta el de las materias primas, es un indicador adelantado de la temperatura económica de una sociedad. Percibimos antes que nadie los movimientos que se producen en el mercado, dado que constituimos el primer eslabón de la cadena; por eso las propias exigencias de nuestra actividad nos convierten en unos previsores privilegiados.

 Necesidad de que el crédito fluya

Es cierto que los empresarios tenemos que aprender a confiar en nuestras posibilidades, que los recortes son necesarios y hay que adaptarse a las amargas condiciones actuales. Pero lo que es indudable es que si no fluye el crédito las posibilidades de crecer como empresa y generar trabajo, y por ende riqueza para el país, disminuyen muchísimo. Generar valor es fundamental, y no debería ser la falta de crédito el obstáculo que lo impida.

 Garantizar que las empresas solventes sigan funcionando

De forma prioritaria, para frenar la crisis todos los esfuerzos deberían estar encaminados a garantizar que las empresas solventes sigan funcionando. Nosotros tenemos una visión optimista al respecto y, ahora mismo, estamos pendientes de llevar a cabo proyectos de ampliación. Queremos movernos y sabemos que, al hacerlo, necesariamente generaremos actividad.

 Sabiduría y coraje por parte de los gobernantes

Un Banco Central Europeo más fuerte, o una estructura laboral más adecuada y acorde con la situación actual, podrían ser beneficiosos. Espero confiado que los gobernantes tengan la sabiduría para reconocer qué es lo que de verdad conviene hacer y posean el coraje para hacerlo.