Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
ISIDRO SANZ CARNICER.

ISIDRO SANZ CARNICER. GRUPO 92 DE ALIMENTACIÓN

Obra:
Texto del 31/05/11 .
Fotografía cedida por Isidro Sanz.
 

Empresario por vocación y raigambre familiar, este licenciado en Empresariales ha tenido siempre presente que la intuición, la dedicación y la innovación son eficaces mecanismos para alcanzar el éxito en los negocios. Aunque no oculta su preocupación ante la actual coyuntura económica, de la que responsabiliza en buena medida a la desorientada clase política que nos gobierna, está convencido de que los empresarios sacarán al país de esta difícil situación.

Mi padre me abrió las puertas al mundo empresarial

El prurito empresarial lo heredé del ambiente familiar en que me eduqué. Mi padre, Isidro Sanz, era un pequeño empresario que se dedicaba a la fabricación de gaseosas y a la distribución de refrescos en general. Viéndole desenvolverse en su oficio, fijándome en las decisiones que tomaba, fui aprendiendo de día en día y me forjé un cierto carácter de empresario, y tempranamente comencé a tener opiniones propias y a tomar decisiones por mi cuenta, recién acabados los estudios. Digamos que mi padre me dio entrada al mundo de los negocios y que, a partir del año 1978, comencé a remozar la empresa familiar Tradiscon introduciendo la tecnología de entonces, principalmente ordenadores, y a innovar en la medida de lo posible en lo relativo a las estrategias de empresa.

Innovación propiciada por el relevo generacional

En una época en que el modo generalizado y asumido de comercio era la autoventa y pocos se dedicaban a la preventa, decidí apostar por esta última, atendiendo a las necesidades y características del cliente, de forma que fueron surgiendo nuevos proyectos. Así nació Grupo 92 de Alimentación, en el año 1992, de ahí su nombre. Mi hermano decidió participar conmigo en la aventura. Empezamos con la distribución de cestas de Navidad y poco a poco fuimos ampliando mercados.

Grupo empresarial con gran penetración el mercado exterior de la alimentación

Actualmente, exportamos e importamos alimentos, en especial bebidas refrescantes, cervezas y vinos, en Europa y fuera de ella. Alemania, por ejemplo, es uno de nuestros principales clientes. Procuramos innovar constantemente e introducir productos nuevos. El grupo lo forman siete empresas en total. Una de ellas, Loalma, esta dedicada a la logística, el almacenaje y la manipulación de productos relacionados con la alimentación. También nos dedicamos al mundo de la restauración y a la distribución local de bebidas. Unas 40 personas trabajan con nosotros.

Claves para mantener una empresa

Todo lo relativo al mundo de los negocios requiere preparación y una gran dedicación, además de no poca intuición (dado que pocas personas son capaces de ver dónde existe una necesidad que cubrir) y algo de psicología e imaginación. Hay que estar siempre alerta e intentar innovar constantemente, y tener, por supuesto, la suerte de cara. Pensemos si no en la alarma de los pepinos que están sufriendo ahora los agricultores, todo un golpe de mala suerte; o, por ejemplo, en las revueltas que vive el norte de África debido al derrocamiento del régimen tunecino de Ben Alí y que están provocando que el sector turístico de la zona se hunda. Pero, como decía, hay que innovar siempre. Si comercias con lo tradicional, solo eres uno más y acabas guiándote únicamente por los precios. Aunque sea agua lo que vendas, has de procurar hacer un buen marketing del producto.

Técnicas avanzadas en el campo de la logística

Una buena logística es fundamental en cualquier empresa. Nosotros gestionamos atentamente todo el proceso productivo con la finalidad de reducir costos y obtener la mayor rentabilidad posible. Sin una buena logística, llevada con orden y conciencia, el producto puede echarse a perder. Nos basamos en almacenes inteligentes donde todo está informatizado y bien etiquetado, hasta el punto de que ya estamos ensayando técnicas avanzadas de última generación como la radiofrecuencia. Con este sistema es posible controlar todo lo que tienes, cumplir los plazos de entrega, saber dónde está la mercancía y dónde se ha consumido; permite, en suma, un seguimiento completo de los artículos: toda la información necesaria contenida en un chip. Está aún en fase experimental, pero indudablemente el futuro está ahí. El código de barras se halla a un paso de extinguirse.

Nuevos productos para comercializar

Ahora estamos intentando introducir en los supermercados españoles un nuevo producto de procedencia alemana. Se trata de un refresco de diferentes sabores exóticos que allí está teniendo mucho éxito. Si funciona, puede ser algo grande. Y en algunas regiones intentaremos introducir una bebida fabricada a base de aloe vera y similares componentes naturales, hoy tan de moda.

El futuro de los lotes navideños

Empezamos comercializando lotes navideños, quizá el producto insignia de la empresa. La crisis no ha favorecido en absoluto la venta de lotes de Navidad, pero para crecer hemos tenido que ampliar a nuevos mercados del exterior. Confiamos en crecer este año, pues estos lotes tienen alcance nacional e internacional, y en Francia e Inglaterra los lotes son bien recibidos. Incluso estamos preparando su introducción en Rusia. Vamos a acercar los artículos de forma individual, centrándonos especialmente en el champán, aceite y jamón.

Al pequeño productor español todavía le cuesta apostar por la exportación

Estoy intentando llevar a cabo un proyecto junto a los productores de Aragón. Voy a crear una página web para que presenten en ella sus mercancías. Es un buen medio de publicitarlas y canalizarlas para intentar venderlas fuera del país. Al productor español todavía le cuesta apostar por la exportación y ampliar el mercado fuera del territorio regional.

Italia comercializa excelentemente nuestro aceite

Es curioso comprobar, cuando sales al extranjero, que la mayoría de los aceites que se comercializan dicen provenir de Italia. Frente a unos 200 aceites “italianos”, apenas encuentras cuatro de procedencia española. Enseguida te das cuenta de que en realidad el supuesto aceite italiano es español. Los italianos han sabido importar nuestro aceite y envasarlo en botellas de gran diseño y comercializarlo fuera de su país con gran éxito. A nosotros aún nos cuesta cuidar el detalle y presentar nuestros excelentes géneros con el buen gusto y el cuidado que merecen.

Cultivo de productos autóctonos en el extranjero

Productos tan nuestros como, por ejemplo, los espárragos, hace tiempo que se encuentran en proceso de extinción. De hecho, el productor español se ha ido a países como China y Perú para cultivarlos. Son productos, eso sí, que no tienen la calidad de lo producido con la denominación de origen de Navarra.

En el fondo, los políticos solo son funcionarios

Nunca he vivido nada semejante a la larga y fuerte crisis que estamos padeciendo, la cual no ha hecho más que empezar y que muy probablemente se va a recrudecer. No entiendo por qué fue negada en su día por nuestra clase política. Que un Estado como el español lo quisiera ignorar después de ver lo sucedido años antes en Estados Unidos, parece cosa de broma. Es cierto, por otro lado, que los políticos no tienen por qué saber de economía, pues en el fondo, y bien mirado, son solamente funcionarios, gestores al mando. Lo que sí deberían hacer es ponerse de acuerdo e intentar luchar unidos contra la crisis. La línea a seguir en este sentido, una vez más, la está marcando Alemania.

Para que un país crezca económicamente ha de contar con sus empresarios

Lo que el conjunto de los empresarios de un país genera es lo que un Estado puede gastar. Sin embargo, la Administración nos maltrata y nos obliga a litigar por cualquier minucia. No podemos deber nada al Estado, sin embargo este difiere cuanto quiere las cuentas que tiene pendientes con nosotros. Para que un país crezca económicamente ha de contar siempre con su empresariado, que genera puestos de trabajo y crea su base económica.

Facilitar el despido

El Estado debería ayudarnos, en caso necesario, a mantener nuestra plantilla de empleados y, al mismo tiempo, facilitarnos la posibilidad de despedir al trabajador siempre que este no rinda convenientemente. Si despidiendo a diez empleados de 50 se logra salvar una empresa, ¿por qué no hacerlo? Debería existir mayor agilidad y facilidades laborales tanto para el empresario como para el trabajador.

Lamentablemente, sigue siendo demasiado fácil no trabajar

Casi nadie que se encuentre parado está interesado en perder el subsidio de desempleo a cambio de un trabajo. Por desgracia, sigue siendo más fácil no trabajar. Lo importante es que el dinero se mueva y genere más dinero, algo que no se consigue con el actual sistema de mantener a los desempleados del país.

Incontestable realidad de la economía sumergida

No creo que en España haya tantos parados como se dice. La economía sumergida es una realidad incontestable y de nada fácil solución. Mientras se pueda conseguir algo de dinero mediante trabajos subsidiarios y cobrar al mismo tiempo una cantidad del Estado, pocos serán quienes renuncien a ello. Con la crisis presente, muchas personas, de alguna forma, se ven obligadas a llevar a cabo este tipo de prácticas fraudulentas.

Gente honesta con ganas de sacar el país adelante

Existe toda una generación que se está viendo realmente afectada por la crisis. El actual sistema de representación con listas cerradas conduce a políticos mediocres, que en su mayoría no tendrían puestos de relevancia en la empresa privada. Nuestro país necesita gente honrada que quiera hacer las cosas bien. Opino que un modo de conseguirlo sería introducir un sistema de listas abiertas en las elecciones a diputados.