Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
JAIME OLIVER PLANISI. JAIME OLIVER GARAU Y MIGUEL OLIVER GARAU.

JAIME OLIVER PLANISI. JAIME OLIVER GARAU Y MIGUEL OLIVER GARAU. TRANSPORTES MARÍTIMOS ALCUDIA

Obra:
Texto del 15/02/12 .
Fotografía cedida por Jaime y Miquel Oliver.
 

Surcando los mares desde Europa hasta el Mediterráneo, con más de cien años de historia en el transporte de mercancías, cuatro generaciones han dirigido un negocio siempre regido por el amor a la mar, el respeto medioambiental y el afán innovador; un espíritu emprendedor que a sus actuales responsables les gustaría hallar en la sociedad española, paralizada por la falta de crédito, un marco laboral aún arcaico y un clima de retraimiento y alarma generales.

Pioneros en los veleros a motor

Jaime Oliver Moner, nuestro abuelo, inició la actividad marítima familiar a principios del siglo XX. Hacia los años 20 fue pionero en el Mediterráneo español en poner motor a los veleros, y dio origen a los primeros motoveleros. Esta innovación permitió proporcionar regularidad al servicio mercantil. Jaime fue armador hasta el año 1936. En 1953 nuestro padre, Santiago Oliver Capó, reinició la actividad del transporte marítimo como consignatario y gestor de cargas completas en el puerto de Alcudia. Nosotros estudiamos peritaje mercantil en la escuela de comercio, pero, como llevamos genes marinos, nos incorporamos a la empresa en 1961 y 1966. En la actualidad, quien de verdad lleva las riendas del negocio como consejero y director general es Jaime Oliver Planisi, la cuarta generación, ostentando la presidencia del mismo Miguel Oliver Garau.

El Carmen Flores, un barco-museo en el Museu Marítim de Barcelona

De la importancia que tuvieron esos primeros barcos a motor para la evolución del transporte da fe el hecho de que nuestro barco Carmen Flores, de 1919, fue adquirido y restaurado por el Museu Marítim de Barcelona y en la actualidad se puede visitar como museo flotante. Es curioso pensar que uno de nuestros antiguos buques hoy se halla expuesto, cuando nuestra familia empezó modestamente, e incluso nuestro padre vivió momentos difíciles, ya que tuvo que sacar adelante el negocio con seis hijos y con una situación económica muy austera.

Única naviera mallorquina de carga

Hoy por hoy somos la única naviera mallorquina de carga que existe. Contamos con una flota de dos barcos, uno de 7.000 toneladas y otro de 5.000. Además, en participación con otra naviera, poseemos dos buques más de 5.000 toneladas. Se dividen en dos compartimentos y pueden llevar una carga equivalente a la de 200 camiones. La plantilla está formada actualmente por un centenar de personas entre directivos, técnicos, administrativos y especialistas.

Tráficos que desarrollamos

Nuestro transporte de mercancías va desde el norte de Europa, España, hasta el Mediterráneo llegando hasta Israel, Egipto y Marruecos, en unas rutas más o menos prestablecidas, aunque dependen de la demanda de cada momento. Transportamos productos siderúrgicos, cereales, fertilizantes, pasta de papel, etcétera. También realizamos el transporte marítimo de carbón sudafricano desde Tarragona (transbordo) a la central térmica de Mallorca.

Servicio completo desde la estiba hasta la entrega

Ofrecemos los servicios propios de estibador, consignatario y aduanas en Tarragona, Palma de Mallorca y Alcudia, y llevamos a cabo también el transporte terrestre de las mercancías desde cualquier punto de la Península con destino a las Islas Baleares. El servicio que se ofrece a los barcos que lo precisan incluye estiba, descarga, aduanas, transporte y entrega. De hecho, esta es la actividad original de la empresa, puesto que no adquirimos los barcos hasta algunos años después. Al principio los teníamos en alquiler, y no fue hasta el año 1981 que se apostó por tenerlos en propiedad.

Importancia de la logística para aprovechar el espacio y rentabilizar el trayecto

A día de hoy, en el transporte marítimo hay más oferta que demanda, debido a que la actividad ha disminuido. Aun así, en el puerto de Tarragona sigue habiendo mucha actividad, ya que es lugar de paso hacia otros destinos. Por ello, la logística es muy importante a fin de optimizar y rentabilizar los viajes. En el puerto de Alcudia, al ser destino final, los viajes suelen ser cargamentos completos, con una o dos clases de mercancías.

Hoy en día pocas veces el estado de la mar impide que el barco zarpe

El estado de la mar influye mucho en la velocidad y en el desgaste de los buques, pero hoy en día pocas veces impide que el barco salga.

Mecánica comercial para contratar un viaje

Cuando un cliente quiere transportar una mercancía se dirige a una naviera o a un broker, les informa de su cargamento, origen y destino y, si tenemos buque en posición y el destino es interesante, se acuerda un flete y a continuación se buscan otras cargas en puertos cercanos para el viaje siguiente. Hay contratos fijos y precios de mercado, es un negocio que requiere estar pendiente las veinticuatro horas del día.

Somos responsables del barco y de su mercancía

Cuando un buque nos anuncia su llegada, nos encargamos de consignación, aduana, estiba y transporte hasta la entrega de la carga en destino. Para el transporte terrestre tenemos una flota de unos 20 camiones en propiedad.

Iniciativas medioambientales de gran envergadura

En los años 80 realizamos inversiones portuarias y navieras que han continuado hasta el dia de hoy. Con el tiempo hemos ido realizando inversiones en otras actividades.En la actualidad reciclamos  todo el vidrio de Mallorca, unas treinta mil toneladas. Lo transportamos hasta nuestra planta de reciclaje y allí se le practica un proceso que lo deja listo para fabricar nuevos envases. También, nos hemos introducido en temas de energía solar , temas de mantenimiento mecánico, y en el mundo de la hostelería. Cabe señalar que nuestra empresa posee un sistema de gestión medioambiental certificado por ISO14001.

Evitar la competencia con los clientes

En nuestro caso, como tenemos un objetivo abierto a todo el mundo, no debemos entrar en negocios que impliquen competir con nuestros clientes. Esta fue una de las enseñanzas que nos inculcó nuestro padre y lo hemos mantenido siempre. La alternativa para crecer en ese caso es buscar nichos de mercado que no estén explotados, como el reciclaje del vidrio, o emprender iniciativas medioambientales.

Baja capacidad de gestión de los costes al depender de varios monopolios

En nuestro caso la capacidad de influir en la estructura de costes es muy baja, porque los factores que influyen son monopolios. Pensemos que el combustible tiene un precio que lo marcan las compañías petroleras sin margen de negociación y los demás proveedores son autoridades portuarias, prácticos, amarradores y remolcadores. En el coste total de un buque, el gasto de personal y los variables solo representan un 25% del mismo, muy por debajo del que supone la suma de combustible, tasas, mantenimiento, seguros…

Una reforma laboral necesaria pero insuficiente

Se hubieran podido empezar a buscar soluciones antes, pero el Gobierno anterior no quiso enfrentarse a la verdad y agravó la situación. La reforma laboral era del todo necesaria, aunque los precios de despido siguen siendo demasiado elevados. En este sentido, la indemnización debería depender más de la situación concreta de cada empresa que de unos criterios estándares.

Con la reforma laboral hemos dado el primer paso

Los países de Europa donde el paro es más bajo es donde se da mayor flexibilidad laboral. Los minijobs en Europa hace tiempo que existen y funcionan para los universitarios y mucha otra gente que quieren trabajar unas horas. Ahora hemos dado el primer paso con la reforma, pero tienen que cambiar más cosas; una de ellas son los sindicatos, que han quedado obsoletos y tendrían que reciclarse para no quedar estancados en el siglo XIX.

Anticiparse a la crisis, la clave para la supervivencia

En nuestro caso, hicimos los deberes antes del 2008; así, aunque contábamos con más líneas regulares que ahora, al disminuir la actividad decidimos cerrar las menos rentables y hubo que reducir personal. Y hay que decir que, con la ley anterior, tuvo un altísimo coste.

Hay que recuperar la confianza de la gente para reactivar el consumo y el crédito

Hace falta una inyección de moral para recuperar la confianza, porque el dinero sigue existiendo; el problema es que la gente no gasta porque está asustada y no quiere arriesgar lo que tiene, por eso es importante que el crédito fluya. Eso sí: no va a hacerlo con las mismas condiciones de alegre irresponsabilidad de antes. Lo cierto es que los bancos siguen financiando proyectos si la empresa y el proyecto son viables.

Experiencia de la creación de un banco de tóxicos en el sector marítimo

En el mundo marítimo vivimos una crisis económica en 1986 y se decidió crear la llamada Sociedad de Gestión de Buques, que se hizo cargo de los buques embargados y de algunos armadores que renunciaron a sus buques a cambio de la deuda. Las navieras viables continuamos nuestras actividades habituales. Esta entidad acabó por convertirse en un mercado de barcos y, de hecho, nunca funcionó muy bien. Podría ser una medida para la crisis actual –de hecho se ha mencionado desde el Gobierno–, pero la experiencia en nuestro sector no dio resultados del todo satisfactorios.

Combatir la economía sumergida, la asignatura pendiente

Aunque el Ejecutivo actual se está mostrando más valiente, no ha abordado el tema de la economía sumergida, que, como su nombre indica, está sumergida y debe ser sacada a flote. Para lo cual hay que poner los medios para poder controlar así las actividades ilegales con rigor y efectividad. Esta cuestión es una asignatura pendiente desde hace muchos años que hoy día está propiciando una recuperación más lenta de la economía ante la crisis: un problema que se tendrá que solucionar tarde o temprano.