Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
JAIME PÉREZ COSTA.

JAIME PÉREZ COSTA. DALLANT

Obra:
Texto del 21/02/12 .
Fotografía cedida por Carlos Guevara Bou.
 

La historia y singularidades de la corporación alimentaria que lidera, su concepción empresarial basada en la estabilidad y la formación continuada de los trabajadores y en la investigación, innovación y exportación como fórmula para superar las crisis centran el discurso de este avezado auditor y emprendedor que subraya la urgencia de acabar con la economía sumergida, las desigualdades impositivas autonómicas y el populismo político.

Del asesoramiento al emprendedurismo

Me formé como profesor mercantil y oposité para ser integrante del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, y poder así ejercer como auditor jurado de cuentas. Durante mi primera etapa profesional actué como asesor y auditor, lo que me dio la oportunidad de conocer de primera mano las características y los problemas de las pymes catalanas y de grandes grupos industriales, entre ellos el entonces denominado Especialidades Dallant, una entidad fundada en 1950 por dos científicos excepcionales, vinculados al mundo de las empresas alimentarias, los doctores Daniel Hausman y Mario Rotllant, con el objeto de crear concentrados aromáticos y aditivos alimentarios. En 1984 la compañía vivió un momento crítico y me impliqué en su propiedad y gestión. Desde entonces he sido parte activa, ayudado siempre por los excelentes profesionales y técnicos que la componen, de la consolidación y expansión internacional de la entidad.

Por qué muchos empresarios veteranos seguimos en activo

Los empresarios veteranos seguimos en activo porque los proyectos que dirigimos nos fascinan e ilusionan cada día. Por otro lado, nuestra continuidad permite fusionar el sentido crítico de la experiencia pasada con la apertura ilusionante y optimista hacia nuestro presente y futuro.

Conservar el legado histórico de quienes hicieron de Cataluña motor industrial y económico de España

Siento una profunda admiración por los emprendedores de la época de Francesc Cambó, que convirtieron a Cataluña en la locomotora industrial y económica de España. En estos duros tiempos, los empresarios herederos de aquella tradición luchamos día a día con audacia, y desde la convicción romántica de la necesidad de mantener ese legado, por mantenernos y minimizar la crisis.

Elaboración de aromas y sabores alimentarios

Dallant es una corporación cuyo objetivo fundamental es la elaboración de aromas y sabores alimentarios. A pesar de que inicialmente solo suministraba aromas, extractos y emulsiones para los fabricantes de bebidas, con el paso del tiempo nuestro portafolio se ha diversificado, de modo que elaboramos toda clase de artículos para los manufacturadores del sector: desde productos dietéticos, pasando por aperitivos, una amplia variedad de alimentos salados y dulces, etcétera.

Cítricos de Murcia y Moleva

Nuestra consigna ha sido siempre trabajar desde y por la excelencia, con el fin de contribuir a una alimentación más sana y sabrosa. Ello implica disponer de las mejores y más adecuadas materias primas, de ahí que optáramos por crear nuestra propia industria cítrica en Murcia, denominada Cítricos de Murcia, y nuestra propia compañía de transformación frutícola ilerdense, Moleva.

Importancia de la I+D+I

La excelencia también pasa por la investigación e innovación constantes. Ello se traduce, por ejemplo, en el mantenimiento y la ampliación de un archivo informatizado donde almacenamos toda la experiencia adquirida a lo largo de nuestras más de seis décadas de vida. Asimismo, nuestros laboratorios realizan proyectos de investigación liderados por los farmacéuticos, químicos, biólogos y veterinarios de nuestro equipo humano, que pretenden innovar mejorando artículos ya existentes o a través de nuevos lanzamientos. Nuestro trabajo ha dado lugar incluso a patentes propias de procesos productivos, hoy registrados a nombre de Dallant.

Apuesta por la formación y el reciclaje periódicos de todos los empleados

Dallant propicia la formación y reciclaje periódicos de todos sus empleados, cualquiera que sea su escalafón y nivel de implicación productiva, porque la puesta al día de los conocimientos profesionales y métodos productivos es consustancial al grado de tecnología usado en el proceso de manufacturación y a la complejidad de los productos elaborados. Además, las características de nuestra actividad productiva condicionan el uso de sofisticada tecnología, lo que obliga a llevar a cabo periódicamente inversiones importantes en laboratorios, instalaciones y maquinaria.

Presencia en Europa, Asia y Oriente Medio

Hace ya años que decidimos abrirnos hacia los mercados exteriores; poseemos representaciones en Portugal, Francia y Corea del Sur y filiales en el Reino Unido, en Egipto y en Marruecos; a través de esta última suministramos y fabricamos nuestros productos para el norte y centro del continente africano. Desde nuestra delegación en El Cairo, nuestros artículos llegan hasta los mercados del Oriente Medio.

Certificación y homologación de nuestros productos

La difusión internacional de nuestros artículos ha determinado la necesidad de asegurar su óptima calidad y homologarlos. Por esta razón, toda nuestra manufacturación está garantizada mediante la certificación ISO 9001, y en la actualidad estamos pendientes de la obtención de la rigurosa certificación del FSSC S22000 (Food Safety System Certification, por sus siglas en inglés).

La productividad individual de cada empleado redunda en la de la empresa

Sin trabajadores no habría capitalistas y sin capitalistas no podrían trabajar los empleados. Más del 40% de nuestro equipo está formado por titulados universitarios: químicos, farmacéuticos, biólogos y veterinarios. Desde mi punto de vista, la productividad de un empleado redunda en la colectiva de la compañía, de manera que la suma de esfuerzos individuales determina la viabilidad y el crecimiento de un proyecto. Por ello mismo, cada cual debe ser retribuido en función de lo que aporta a la sostenibilidad y el crecimiento de la empresa.

Relaciones laborales basadas en la estabilidad, el ascenso gradual y la confianza familiar

Somos una entidad con una envergadura considerable, pero aún operamos desde una concepción familiar, en la que los puestos de trabajo son estables, de ascenso gradual y pueden pasar de una generación a otra, de forma que, quienes empezaron a trabajar como aprendices y fueron ascendiendo en el escalafón, han podido incorporar a sus descendientes en el proyecto. Para ello, cada verano contratamos a nuevas generaciones de familiares.

 Autofinanciar todos los proyectos

A pesar de que conocemos las dificultades que muchas sociedades tienen para financiar externamente sus proyectos, dada la drástica disminución del crédito bancario que se ha producido, por fortuna podemos autofinanciar todos los proyectos para modernizar nuestros equipos e instalaciones.

Hemos ajustado los márgenes de beneficio para mantener la plantilla

Aunque mantenemos nuestro volumen de facturación gracias a los países emergentes, ya que nuestros productos son muy demandados en el continente africano y asiático, por culpa de la crisis hemos tenido que ajustar los márgenes de beneficio para poder mantener la venta y, en consecuencia, la plantilla. La gran lección que podemos extraer de esta difícil tesitura es la necesidad de ser más competitivos e imaginativos y de estar presentes en varios mercados.

Carecemos de un sistema laboral que permita un reparto equitativo del trabajo

La demagogia, el populismo y el electoralismo de nuestros partidos políticos han impedido implantar un sistema laboral flexible que permita un verdadero reparto equitativo del trabajo, como sucede en otros países de Europa.

Alcance de la economía sumergida en España

La economía sumergida, una práctica común en otros países mediterráneos, como Italia o Grecia, está permitiendo la subsistencia de parte de los cinco millones de parados. Si no existiese, estaríamos seguramente en un clima de revuelta social prebélico. Por ello se consiente y no provoca rechazo social a pesar de la insolidaridad tributaria que representa. Sin embargo, es imprescindible que luchemos contra esta lacra para que de verdad podamos convertirnos en un país competitivo.

Desigual carga impositiva de las comunidades autónomas

El mapa actual autonómico ha descompensado la tributación individual y empresarial, de manera que se producen dolorosos y perjudiciales agravios comparativos, cuya primera repercusión es la deslocalización interior, es decir, el abandono de determinadas comunidades autónomas en favor de otras en que la carga impositiva es menor.

Exceso de impuestos y normativas que lastran nuestro tejido empresarial e industrial

El Ejecutivo y las instituciones políticas han de estar al servicio de la nación, y no al revés. Por ello su actuación debería ser siempre transparente y establecer las bases necesarias para que las corporaciones pudiesen operar desde la seguridad, pero en un marco de libertad no intervencionista. Sin embargo, nuestros representantes políticos han aplicado un nivel de impuestos y regulación que impiden el crecimiento y despegue verdadero de nuestro tejido industrial y empresarial.

Por una contribución solidaria pero no confiscatoria

Los impuestos son la fuente de financiación utilizada por todos los Estados de derecho; pero esta contribución solidaria no puede ni debe ser confiscatoria, puesto que esto contradice el espíritu de nuestra Constitución y restringe la creación de riqueza y el inicio de proyectos empresariales en el país, al tiempo que fomenta la evasión de los capitales de las grandes fortunas a paraísos fiscales, cuestión que en nada beneficia al desarrollo industrial del país.