Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Jesús Bárcenas López
JESÚS BÁRCENAS LÓPEZ.
Fotografía cedida por Jesús Bárcenas.

JESÚS BÁRCENAS LÓPEZ. JESÚS BÁRCENAS GRUPO

Obra:

Texto del 24-03-2011

Director de una compañía de amplia raigambre familiar, el maestro industrial Jesús Bárcenas López ha desplegado una notable labor al frente de diversas asociaciones patronales y culturales en fomento de la figura del empresario y de su papel social. Provisto del don de la sensatez, la larga historia de su entidad le demuestra que la economía es cíclica y que sólo la previsión, la innovación y la mesura garantizan la estabilidad de cualquier proyecto.

Una empresa centenaria

En 1908, mi abuelo, Jesús Bárcenas Torres, se inicia como electricista para la compañía Eléctrica Centro España, S.A. Dado que entonces no había empresas de instalaciones eléctricas en la zona, los empleados como mi abuelo simultanean su trabajo entre la empresa y los clientes particulares. Mi padre, Jesús Bárcenas López, prosigue con el negocio y, en 1963, le da una verdadera estructura empresarial, al dedicarse exclusivamente a los montajes y las instalaciones eléctricas de todo tipo. Desempeña esta actividad hasta 1979 cuando, por motivos de salud, deja la gestión empresarial y asumo yo en solitario la dirección. En 1982, la entidad adopta la forma societaria de Electricidad Jesús Bárcenas, S.L., y en 2003, la cuarta generación, Jesús Bárcenas Martín, mi hijo, se incorpora al negocio. Dado que también cuento con la ayuda de mi esposa, Pilar Martín, en el área administrativa y financiera, no es ninguna exageración afirmar que la empresa forma parte de mi familia.

Mirando hacia el futuro

Hemos hecho una apuesta decidida por el avance tecnológico y la calidad de nuestros servicios. Además, cumplimos estrictamente con los protocolos relativos al medio ambiente y a la prevención de riesgos. Disponemos de las certificaciones AENOR ISO 900 e ISO 14000 y de la OSA. Actualmente tenemos dos líneas de negocio: la más reciente, creada hace cuatro años, dedicada a obra civil y pública, y la tradicional, en la que ofrecemos todo el abanico relativo al montaje eléctrico, yendo desde la instalación en oficinas, viviendas o industrias hasta la creación de subestaciones o líneas de transporte, el cableado de alta, media y baja tensión o la fibra óptica, pasando por las energías renovables, un sector muy rico y variado, que se está convirtiendo en el futuro del mercado energético, así como todo lo relacionado con el sector del gas.

Defensa y difusión de la labor empresarial

Desde 1977, estoy muy implicado en la defensa y la difusión de la labor empresarial. He sido durante ocho años presidente de CEPYME, después de haber estado otros 15 presidiendo la patronal de Castilla-La Mancha. Además, también he estado varios años más al frente de la provincial de Ciudad Real y de la local de Valdepeñas. Por ello hablo con conocimiento de causa cuando digo que la mayoría de empresarios son personas honestas y emprendedoras, con un sueño al que dedican empeño, esfuerzo y tiempo, e incluso arriesgan su patrimonio en pos de él.

En tiempos de crisis aún se criminaliza a los empresarios

Cuando hay crisis, en nuestro país se sigue criminalizando al empresariado. Pero una recesión como la presente tiene consecuencias nefastas para este estamento, y no me refiero a cómo afecta a su economía, sino, sobre todo, a su ánimo, por lo que de pérdida de una ilusión supone. En España somos unos 3.200.000 de empresarios; la mayoría de nosotros, por tanto, profesionales responsables y serios que cumplimos con nuestras obligaciones fiscales y con el compromiso adquirido con clientes, empleados y proveedores. Lamentablemente, solo saltan a la palestra mediática por mala gestión o fraude nombres aislados algunas veces representativos.

98% de medianas y pequeñas empresas en España

El 98% de empresas españolas somos pymes, es decir, que el principal pulmón de creación de riqueza y empleo del país lo configura el arco que va desde el autónomo que trabaja en solitario hasta quien emplea a unas 80 personas; dado que muchas de las grandes compañías multinacionales son clientes nuestras, establecemos juntas un círculo virtuoso que se retroalimenta.

Subcontratas y Ley de Morosidad

En nuestra empresa trabajamos tanto para clientes directos como mediante subcontratas. Entidades como Gas Natural Fenosa, Iberdrola o Repsol son nuestros clientes. El sistema de subcontratas es útil y eficaz, si bien requería de algún ajuste en relación a los plazos de pago. Y es que carecía de lógica que fueran las pequeñas empresas las que, con la dilación de su cobro, financiaran a las grandes; o a la Administración, que también suele tener unos plazos muy prolongados. Con la nueva Ley de Morosidad, se ha establecido que debe cobrarse a 60 días como máximo: una excelente medida.

Perder mano de obra significa descapitalizarse

Hay un cierto desconocimiento en este país de la labor empresarial, el sector encargado de crear puestos de trabajo, formar a la gente y organizar la sociedad. Todo empresario basa el orgullo de su proyecto en dos ejes: su facturación y el número de empleados que tiene. De ahí que resulte tan doloroso despedir personal; en cada uno se invierte esfuerzo, dinero, tiempo, formación y reciclaje; si finalmente nos vemos obligados a echar a alguien, supone una clara pérdida de todo ello. El mayor activo de mi empresa es mi personal. Perder mano de obra es descapitalizarse.

No hay punto muerto en las empresas: o se avanza o se retrocede

Nuestro sector es muy dinámico, pero en él no hay grandes revoluciones, sino una cotidianeidad de pequeños y constantes avances. Por ello es imprescindible mantenerse al día y seguir el ritmo que marcan la innovación tecnológica y el mercado. De otra forma, se acaba quedando desfasado y se pierde el tren de la competitividad.

Para la estabilidad de una empresa, la inmediatez es peligrosa

Llevar una empresa es como construir un edificio. Necesita unos cimientos sólidos sobre los que asentarse. La fachada, la distribución de tabiques, etc., pueden variar según las circunstancias, pero no la estructura de la construcción. Por tanto, cuando se dirige una empresa hay que tener muy claro hacia dónde se va y cómo y por dónde se quiere evolucionar. Y luego los ciclos económicos marcarán el ritmo de esos proyectos. Quien tenía un planning para posicionarse en un área u otra del mercado, con la crisis quizá habrá tenido que reducir la velocidad de su implantación; pero seguirá adelante. La inmediatez es siempre peligrosa para la estabilidad de una empresa.

Las crisis depuran el mercado y ponen a cada cual en su sitio

En los últimos años de euforia financiera se crearon muchas entidades con poca solvencia económica y proyectos empresariales endebles, y han sido las primeras víctimas de la crisis. Es una situación humanamente muy triste, pero recordemos que la economía es cíclica y que, por ello, debemos estar siempre preparados para las malas épocas. Una crisis depura el mercado, tanto la oferta como la demanda, y pone a cada cual en su sitio. Hay que intentar posicionarse de tal forma que, aunque la empresa lo pase mal, sobreviva. A la postre, superar el bache significará ser más fuertes, mejores. 

Actuaciones políticas erróneas que castigan las urnas y también los mercados

La gestión del Gobierno Zapatero de la crisis ha sido muy deficiente. Primero, se retrasó mucho su reconocimiento y, luego, las medidas que se tendrían que haber tomado para frenarla han llegado tarde y con cuentagotas. Una de las peores actuaciones del presidente Zapatero ha sido su incapacidad para tirar adelante las reformas prometidas a Bruselas. Las actuaciones políticas han de ser coherentes y regidas más por razones de Estado que por motivos ideológicos. Si se actúa de forma descoordinada e ilógica, no se transmite confianza a las inversiones extranjeras y la economía del país se resiente.

Cajas de ahorros controladas por políticos, no por profesionales

Durante cinco años fui vicepresidente de Caja Castilla-La Mancha. Dimití de mi cargo tres meses antes de que el Banco de España la interviniera. Mi experiencia en el puesto me demostró que el gran problema de las cajas de ahorros es que están controladas por políticos, no por profesionales. Además, aunque el Banco de España ahora regañe a toda la sociedad por la burbuja inmobiliaria y financiera creada, lo cierto es que suele realizar férreas inspecciones a bancos y cajas, y, por tanto, es imposible que desconociera el estado de las cuentas de las entidades de préstamo. La única explicación que se me ocurre para tal permisividad es la politización antes mencionada.

Valdepeñas, denominación de origen

Aunque hoy en día solo represente el 20% del PIB de Valdepeñas, la industria del vino está muy arraigada a mi tierra. Junto a unos amigos, yo mismo poseo unas bodegas. Aunque en mi población hemos pasado de unas 400 bodegas a apenas unas 20, se vende más vino que antes, especialmente para la exportación. 

El empresario ha de devolver parte de lo que recibe a la sociedad

Hace más de 20 años que nuestra entidad participa en el Fondo de Adquisición de Obras de Valdepeñas. En 2008, con motivo del centenario de la empresa, instauramos el Premio de Pintura “Jesús Bárcenas”, cuyo éxito ha hecho que ogaño se celebre la cuarta edición. El primer premio está dotado con 18.000€, a parte de cinco accésits. El año pasado recibimos unas 300 obras de una docena de países, de las cuales seleccionamos entre 40-50 para nuestro catálogo. También hemos creado la Obra Social Jesús Bárcenas, para la cual estamos habilitando un edificio de 800 m2 en una zona bastante céntrica de la localidad. La idea es que se convierta en un espacio en el cual se expongan las pinturas, pero también que ejerza de foro cultural. Soy del parecer que es ético que el empresario devuelva parte de lo que recibe a la sociedad.