Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. José Antonio Ferrari Fernández
JOSÉ ANTONIO FERRARI FERNÁNDEZ
Fotografía cedida por José Antonio Ferrari

JOSÉ ANTONIO FERRARI FERNÁNDEZ GESTORÍA FERRARI

Obra:

Texto del 24/01/2012 .

Asesor fiscal y agente de seguros, José Antonio Ferrari continúa la tarea iniciada por su padre en la gestoría familiar. Aunque la presente es la crisis de mayor envergadura que recuerda, como profundo conocedor del ámbito económico y laboral apunta qué medidas  convendría tomar para hacer de España un país de futuro, tales como flexibilizar las relaciones laborales, incentivar el consumo o concienciar a la sociedad de la necesidad de tributar.

Más de medio siglo asesorando a empresas y particulares

La Gestoría Ferrarila fundó mi padre en1952. Apesar de sus 85 años, aún sigue dado de alta y colegiado como abogado y gestor, aunque a efectos fiscales no pueda ejercer. Las décadas de los 70 y los 80 fueron muy agitadas, porque nos vimos obligados a ejercer una ingente labor pedagógica con nuestros clientes. Tuvimos que explicarles qué era una declaración de renta –que, por cierto, al principio las hacíamos a mano–. Más tarde tampoco fue nada fácil persuadirles de que tenían que pagar otros impuestos, como el de actividades económicas (IAE) y el IVA (uno de los conceptos más difíciles de hacer entender), al igual que el IRPF de los alquileres. Yo me incorporé en 1989, cuando a mi padre le faltaban pocos años para la jubilación, y coincidiendo con la informatización de la oficina. Después llegó el cambio de la peseta al euro, otra auténtica revolución.

En el epicentro de Mallorca

Nuestro ámbito de trabajo es Inca y su comarca (Sa Pobla, Lloseta, Sineu, Selva, Caimari, Muro…). Podría decirse que somos el epicentro de Mallorca, porque Inca es el centro de Mallorca, y nuestra gestoría está en el centro de Inca. Aparte de ser asesor fiscal y agente de seguros, soy administrador de una empresa que ha desarrollado dos innovadoras patentes, un tema para el que en España no se encuentra financiación. Mis socios y yo tenemos patentado un sistema de piloto automático evasivo que modifica su rumbo ante peligros. Con él se evitarían accidentes como el acaecido hace poco en las costas dela Toscana. Pordesgracia, requiere una importante inversión financiera que el Estado no está dispuesto a abordar si no contamos con un 40% de recursos propios, como es el caso.

Las pymes se han dado cuenta de que optimizan mejor sus recursos humanos delegando el servicio

Entre contabilidad y seguridad social llevamos unas 70 empresas, en general la mayoría son empresas pequeñas. Las empresas grandes, con plantillas de más de 50 personas, tienen sus propios departamentos de asesoría. Las pymes se han dado cuenta de que optimizan mejor sus recursos humanos delegando el servicio. Antes había empresarios que lo llevaban todo desde su casa, y quizá aún queden algunos. Pero la nuestra es una tarea ardua que dispersa, y que a menudo desvía la atención del empresario de lo que de verdad importa.

Deberíamos estar orgullosos de pagar nuestros impuestos

Hay clientes que llegan a final de mes habiendo cobrado mucho dinero, pero sin haber pagado el IVA. Estoy hablando, por ejemplo, de pintores que pintan casas particulares y que tienen que cobrar en negro porque el cliente, en caso contrario, no aceptaría el trato. Ese pintor se ve obligado facturar a un pariente o a quien sea, y a pagar de su propio sueldo el IVA. La economía sumergida causa estas irregularidades. Lo grave es que no solo obligan a trabajar en negro los particulares, sino los grandes empresarios. Todo el mundo quiere ahorrarse el IVA. Eso de ingresar una cantidad para después tenerla que pagar no se ha acabado de asimilar. Uno debería estar orgulloso de pagar sus impuestos, pero no es así; no en nuestro país: carecemos de cultura en ese sentido.

Asesoría de seguros

Los seguros son uno de nuestros productos estrella; mi filosofía es ofrecerle al cliente solo los que pueda necesitar. Por tanto, no somos vendedores de seguros, sino asesores. Sobre todo visitamos empresas –y no necesariamente clientes de la asesoría– en todo el ámbito de la isla de Mallorca. Contamos con dos grandes compañías que representan el 40% de nuestra cartera.

Escasa cultura de asegurar en España

En comparación con otros países de Europa, en España se asegura muy poco. Por desgracia, se suele creer que los seguros cobran religiosamente pero ponen trabas para pagar, una leyenda urbana que nos perjudica a todos. La escasa incidencia que tienen los seguros en nuestro país atañe sobre todo al ámbito de los vehículos –porque son obligatorios– y del hogar –porque en muchos casos también empiezan a serlo–. Sin embargo, no hay cultura de seguros personales. Sorprende, por ejemplo, que los autónomos, tan desamparados desde el punto de vista legal, no se aseguren más. Un autónomo debería tener un plan de ahorro, un seguro de accidente o de vida y un seguro de invalidez; de lo contrario, si ocurriera un percance grave y tuviera que dejar de trabajar, con la cuota mínima de autónomos cobraría tan solo 700 euros.

Mayor confianza en el Estado

Los planes de ahorro o de pensiones han pasado de moda después del boom de los años 80. En general, se considera más rentable y provechoso, quizá porque no queda más remedio, pagar un poco más como autónomo que contratar uno de esos planes, porque hoy en día cotizar un importe más alto da derecho, por ejemplo, a cobrar algo de paro. Ofrezco planes de ahorro y de pensiones, pero sin demasiada convicción, porque no soy muy partidario de ellos. Confío más en elevar la cotización de la cuota, porque ofrece mayores garantías: una compañía de seguros puede quebrar con mucha más facilidad que el Estado. También vendo mutuas de asistencia, pero es una actividad menor.

Hay trabajadores muy agradecidos con el empresario

Muchos empresarios nos preguntan cómo pueden reducir los costes laborales y optimizar los recursos humanos. A menudo la única solución reside en reducir la plantilla, y aquí empiezan las complicaciones, las negociaciones con los trabajadores para llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes. Hay trabajadores que son conscientes y sensatos, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas, porque ven que no están haciendo nada y que no producen, que no existe demanda. Yo he visto a trabajadores renunciar a años de sueldo porque saben que el empresario, a quienes están agradecidos, no les puede pagar. En general, suele ser gente que se conoce de toda la vida, con una relación estrecha y familiar, del mismo pueblo.

Flexibilizar las relaciones laborales no implica forzosamente abaratar el despido

Suele asociarse la flexibilidad laboral a la facilidad de despedir, pero existen más maneras de flexibilizar y optimizar. Sé de una empresa de Palma de Mallorca cuyo director general, gran abogado y economista, trabaja desde casa, igual que los comerciales. Han decidido prescindir de las oficinas, con el consiguiente ahorro que supone. Mientras se cumpla, da igual desde dónde se trabaje. Con el tiempo, todas las compañías de seguros y todos los bancos podrían acabar haciendo lo mismo. Se va a perder el contacto humano, pero es una manera de optimizar recursos. He hecho declaraciones de renta a personas que nunca he visto en persona, que se limitan a enviarme la documentación por correo electrónico. Hay países que tienen un 64% de personal de servicios trabajando desde casa.

Se tiene pánico al despido libre

El despido libre es muy complicado en España, porque desdela Transiciónse ha luchado de forma enconada contra esta posibilidad. Resulta complicado hacerles entender a los sindicatos que podría ser beneficioso, porque los buenos trabajadores no serían despedidos; solo se despediría a los malos e irresponsables, que así dejarían una plaza vacante para los parados, que también tienen derecho a trabajar. Aun así, hoy por hoy el despido libre en España es una quimera, porque ningún Gobierno, ni de derechas ni de izquierdas, está dispuesto a afrontar el perjuicio electoral que podría ocasionarles una medida así, ni la huelga general que, sin duda, se organizaría. Los sindicatos tienen mucho poder y no transigirán en nada. Por eso hay pánico a abordarlo.

Si circulara el dinero, España iría recuperándose

Si hubiese mayor liquidez bancaria, empresas y particulares se recuperarían. Es uno de los graves problemas de esta crisis, junto con el miedo al consumo. A través del ICO se está empezando a abrir la posibilidad de obtener crédito. El interés no es nada bajo, pero por lo menos dan más facilidades que hace un año. Ya no se piden avales personales ni hipotecarios, salvo en el caso de las sociedades limitadas familiares, que no obtendrán un crédito si sus titulares no avalan la operación con su propio patrimonio.

Los bancos solo conceden créditos para la adquisición de sus inmuebles

Otra de las variables de esta crisis es que no se puede adquirir un piso que no esté en manos de un banco, pues estos solo conceden créditos para la adquisición de sus pisos. Los constructores que tienen inmuebles sin vender no los podrán despachar hasta que no se acaben los de las entidades bancarias, que representan una competencia implacable del sector.

El euro, en el fondo, es el marco con el nombre cambiado

Es difícil que la zona euro unifique su política monetaria, porque tenemos intereses distintos. A España y a Portugal ahora nos convendría una devaluación, pero a Alemania no. La zona euro carece de espíritu unitario, y lo que no vamos a hacer es tener 27 tipos de euros diferentes. La unidad monetaria es un fracaso porque no existe unidad política. Islandia sí que ha podido devaluar la corona a la mitad, y ha significado un revulsivo para su economía, pero nosotros no podemos hacerlo, porque el euro, en el fondo, es el marco con el nombre cambiado.