Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
JOSÉ BLANCO ARJONA.

JOSÉ BLANCO ARJONA. Ingeniería e integración avanzadas. INGENIA

Obra:
Texto del  26/04/2011 .
Fotografía  cedida  por José Blanco.

Experiencia e innovación caracterizan a este ingeniero superior de telecomunicaciones. La importancia de la tecnología informática en un mundo globalizado le hace enorgullecerse de su empresa y del valor social de su trabajo. Aunque la economía sea cíclica, son los intereses personales, partidistas y corporativistas los que paralizan las soluciones que el país necesita. Recuperar valores perdidos debería ser prioritario en nuestro sistema educativo.

Empresa del sector de las TIC

Tengo la satisfacción de haber trabajado en dos compañías muy distintas, pero ambas regidas por grandes valores: Fujitsu España, filial de Fujitsu Limited, multinacional japonesa en la que estuve doce años y donde aprendí mucho, e Ingenia, mi empresa actual, que se creó a partir de la necesidad de reestructurar el departamento de I+D+I de Fujitsu España. La empezamos trece personas y, dieciocho años después, somos casi trescientos. El capital inicial lo pusieron Fujitsu España y el Instituto de Fomento de Andalucía, ambas partes con el 40% de las acciones, además del Ayuntamiento de Málaga, que aportó un 20%. Ingenia es una empresa del sector de las TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación). Nuestro campo ocupa desde proyectos de sistemas de procesamiento de información y comunicación, soluciones para la banca, tramitación electrónica, formación especializada, etcétera, hasta la eficiencia energética, así como el desarrollo de software.

Expansión internacional muy ilusionante

Estamos en ese eslabón de valor en el que, a través de la tecnología, se incrementan las productividades y se produce la innovación en los negocios en general. Tenemos dos grandes tipos de clientes. Por un lado, trabajamos con la Administración pública, por su necesidad de creciente informatización y telematización y, por otro, con el sector privado. En este ámbito, nuestro campo favorito es el financiero, con el que nos sentimos muy identificados. El grueso de nuestro negocio está en Andalucía; el resto de España supone el 30% de nuestros ingresos y el extranjero, el 5%, exportando principalmente a Latinoamérica (Méjico, Argentina, Chile y Brasil). Ahora mismo estamos en una fase de expansión internacional muy ilusionante, y esperamos alcanzar en pocos años el 15% de nuestras ventas fuera de España.

Generar confianza en los clientes

El estamento financiero ve con buenos ojos el sector informático, tal vez porque sería una mínima parte de lo que es si no dispusiera de esta tecnología en sus procesos de negocio. Por ello, son conscientes de que necesitan contar con buenos proveedores, con una especialización sostenida. Dicho esto, hay entidades que consideran que deben tener parte de ese conocimiento tecnológico dentro de sus propios recursos y otras, en cambio, que deben externalizarlo, aunque la posición mixta suele ser la más frecuente. El ámbito de las finanzas es para nuestro sector una buena clientela, sobre todo porque acostumbra a cumplir a rajatabla el primer precepto de todo cliente apreciado: que paga a tiempo.

Renovar tecnológicamente la Justicia

En ámbitos menos necesarios que la Administración de justicia se ha invertido mucho más dinero para la renovación tecnológica. Todavía queda mucho por hacer. De hecho, si se nos pidiera que desarrolláramos informáticamente la Justicia, lo consideraríamos un honor, porque es uno de los pilares de la democracia. Y tenemos experiencia en ello; por ejemplo, con la creación de la banca electrónica de entidades financieras. Hoy en día, requisitos de seguridad de información inviolable ya se pueden hacer con total garantía a golpe de clic.

Pros y contras de la informática aplicada a la banca

Desde el punto de vista del usuario, la banca tradicional que atiende en ventanilla, la de la libreta de ahorro, ha sido superada de manera radical. Como usuarios, ahora podemos hacer una transferencia desde casa, consultar nuestros movimientos fuera del horario de oficina y ver información de mercados financieros de cualquier parte del mundo en tiempo real. De ahí que la capacidad productiva de la gestión financiera del patrimonio de cada usuario sea actualmente mucho mayor. Sin embargo, la informática aplicada a la banca también puede ser fuente de malos usos; tengamos en cuenta que, con la misma tecnología que nos ayuda, se empezaron a hacer hipotecas basura y productos financieros de difícil comprensión que se vendieron a ciudadanos deficientemente informados.

Todo puede ser más pequeño y más rápido

En informática la innovación es ilimitada, y nosotros siempre hemos innovado en mayor o en menor medida. Estamos tan lejos del límite de posibilidades, que no hay límite. Todo puede ser más pequeño –y por lo tanto consumir menos energía–, todo puede ser más rápido… Las posibilidades son infinitas. Con ese espíritu, destinamos aproximadamente del 8% al 10% de nuestro presupuesto a I+D+I. Como empresa muy cercana al resultado tangible de las cifras anuales, así como a las necesidades de nuestros clientes, nos dedicamos sobre todo a la innovación y al desarrollo. De hecho, la parte de investigación la confiamos a las universidades, dedicadas a la investigación pura, mientras que nosotros la hacemos aplicada.

Colaborar con la competencia significa jugar con ventaja

Trabajamos conforme a lo que el cliente necesita. Ello a veces es complicado, porque a menudo el cliente no tiene muy claro qué quiere y, si nuestro técnico no detecta esa falta de clarificación, las cosas suelen complicarse. Desde luego, ese es un riesgo inherente, consubstancial a la realización de un trabajo a medida. Pero afortunadamente tenemos grandes técnicos y clientes que, por norma general, aportan mucho. Y si por lo que fuera nos quedamos sin ideas, porque obviamente no podemos ser especialistas en todo, no dudamos en buscar la colaboración de otras empresas, incluso de la competencia. Las entidades competidoras que saben colaborar juegan con ventaja.

Seguridad contra las malas prácticas

Si tuviera que elegir nuestro producto estrella, quizá sería la integración de los sistemas (de proceso de información, audiovisuales, de tráfico de información…) y la seguridad asociada a los mismos, concebida para que ninguna persona no autorizada pueda entrar en ellos y manipule u obtenga la información. La seguridad es un tema que nunca se puede dar por resuelto, porque los malos usos y las malas prácticas siempre existirán. A medida que se vaya legislando al respecto, ganaremos seguridad legal, pero la legislación siempre surge después de la necesidad, y es tanta la casuística que se debe tramitar para legislar, es tanta y tan constantemente novedosa, que nunca está completa.

Estrategias que no siempre aprovechan el talento español

El talento español no tiene que envidiar nada a ningún otro talento del mundo. Ocurre que, aparte de ese talento, hay unas estrategias de medio y largo plazo, de investigación, de fondos o de financiación que condicionan el resultado final. Pero la materia prima del talento español es de elevada calidad. Jugamos, sin lugar a dudas, en primera división, y avanzamos tanto como el que más, porque todos estamos en la carrera.

Crisis es igual a oportunidad

La crisis y el control del déficit subsiguiente han reducido nuestros servicios con la Administración. Por fortuna, nuestro espíritu de lucha y superación nos ha hecho buscar en otra parte lo que hemos perdido, lo que nos ha llevado a incrementar las ventas en el sector privado y en el extranjero. Gracias a ello, podría decirse que la crisis nos ha afectado negativa y positivamente a la vez. En nuestro caso, se ha cumplido la máxima de que “una crisis puede ser una gran oportunidad.”

 

Señales de crisis ya en el año 2007

La crisis estaba dando señales, ya incluso en el año 2007. Los ciclos económicos son una realidad, y no se puede mantener de manera estable y permanente un incremento de beneficios de dos dígitos en ciertos sectores maduros. En consecuencia, el sistema debía de corregirse; sin embargo, es bien cierto que ni los más pesimistas podrían prever ni la intensidad ni la duración de dicha corrección. Las carreras desenfrenadas conllevan un perjuicio generalizado y un enriquecimiento de muy pocos.

¿Seremos capaces de aprender la lección?

Las políticas extremas no van a darnos una solución, ni fácil ni rápida,  para esta coyuntura recesiva. Es menester que encontremos soluciones intermedias, donde todos contribuyamos a mejorar la situación. Si nos quedamos con la parte positiva, las crisis desarrollan el ingenio y un aprendizaje que proporciona progresos importantes. Debemos aprender de la experiencia, de lo que están haciendo otros países, y hacernos el traje a nuestra medida. Está claro que el crac del 2008 ha cambiado el mundo, pero está en nuestras manos que este cambio, aunque no sea a corto plazo, sea a mejor.

Responsabilidad social corporativa

Una de mis preocupaciones particulares es el tema de la responsabilidad social corporativa. Desde las empresas se está haciendo un gran esfuerzo con el propósito de desarrollar acciones que tengan su repercusión en el eje social, económico y medioambiental, pero es necesario ir todavía mucho más lejos.

Aquellos valores perdidos

Un alto porcentaje de ciudadanos padece una profunda crisis de valores. A ciertos niveles de edad, la cultura del esfuerzo se ha olvidado, de forma que se han perdido importantes valores asociados. Pero el ser humano siempre ha demostrado su inagotable capacidad de superación, de lucha y, por tanto, hay que confiar en las personas; reeducar culturalmente a la sociedad para recuperar viejos valores debería ser la prioridad de nuestro sistema educativo.