Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. José Blásquiz Moreno
JOSÉ BLÁSQUIZ MORENO.
Fotografía cedida por José Blásquiz.

JOSÉ BLÁSQUIZ MORENO. ATOX SISTEMAS DE ALMACENAJE

Obra:

Texto del 26-06-2012

Es lamentable que la imagen de nuestro país se haya deteriorado tan notablemente; una constatación de un emprendedor que, como responsable de esta entidad del sector del almacenaje altamente implantada en el exterior, como Presidente del Círculo de Empresarios de Asturias, y como Cónsul de Panamá en el Principado, tiene un conocimiento directo de otras realidades culturales y, por ello, invita a aunar esfuerzos y talentos para potenciar la marca España.

De mecánico tornero a empresario

Empecé mi trayectoria profesional de muy joven y desde abajo, en mi Cataluña natal, trabajando primero como mecánico tornero, hasta llegar a ser director general de una multinacional de estanterías metálicas. En 1986 decidí establecerme por cuenta propia y creé en Barcelona Servistock. Al principio nos limitábamos a labores comerciales y de representación pero, con el tiempo, empezamos a vender más de lo que los fabricantes nos podían servir, lo que me llevó a buscar una empresa que fabricase para nosotros. Se presentó entonces la oportunidad de adquirir Manufacturas Sanluce, empresa asturiana del mismo sector y ello hizo que, en 1991, decidiera fabricar yo mismo e instalarme en Gijón. Tras la modernización y renovación completas de dicha entidad, fundé el Grupo Atox Sistemas de Almacenaje. Desde ese momento acometí un plan integral de cambio y actualización de la compañía y mis esfuerzos se centraron en lograr lo que Atox es actualmente: una de las principales compañías del sector de la manutención y el almacenaje con una importante presencia en el mercado exterior.

Más de la mitad de la producción destinada a la exportación

Hoy Atox es una compañía sólida, moderna y competitiva, con una visión abierta a otros mercados y una gran vocación exportadora. Más de la mitad de nuestra producción se destina a la exportación, especialmente a Centroamérica, donde estamos presentes en la República Dominicana, Guatemala, Panamá, Honduras, Costa Rica, Nicaragua y El Salvador. En Europa contamos con delegaciones propias en Francia, que canalizan las ventas a sus territorios de ultramar y a otros países del entorno. También distribuimos nuestros productos en Portugal, Irlanda y Grecia. 

Difíciles comienzos en Asturias

Los comienzos en Asturias no resultaron fáciles, hubo que aunar muchos esfuerzos, ya que supuso un gran cambio para todo el equipo humano, con una nueva filosofía de dirección de la empresa, nuevos productos y nuevos procesos de fabricación. Todo ello coincidió asimismo con el inicio de un período de crisis. A pesar de ello llevé adelante una renovación completa de la compañía que se tradujo en un aumento de las inversiones, la mejora y ampliación de los productos, la definición de un nuevo sistema productivo, la contratación de personal cualificado y la reestructuración de la política comercial, apenas potenciada en aquel momento; especialmente en el ámbito de la exportación, que iniciamos con Francia. 

Necesidad de cohesión y trabajo en común

Es muy importante que todos los agentes económicos, sociales y políticos trabajen más en común con el objetivo de desarrollar acciones encaminadas a la formación, el empleo y el fomento del espíritu emprendedor, porque solo así se logrará dinamizar la economía y el empleo y minimizar los efectos de esta situación coyuntural desfavorable. Desde mi punto de vista, la empresa contribuye al incremento de la riqueza social, de forma que tanto la sociedad como la empresa se ven beneficiadas. Y para ello es imprescindible la unión y la colaboración permanente. Por ello desde el inicio de mi trayectoria profesional he fomentado y he participado activamente en asociaciones de diferentes ámbitos que han contribuido a la evolución y el crecimiento tanto míos como de las empresas que he dirigido. 

Almacenaje en altura

Disponemos de una gama de productos bastante amplia, que comprende desde complejos sistemas para cargas pesadas y voluminosas hasta estanterías ligeras, prácticas y de fácil montaje. La escasez de suelo y el continuo incremento del precio del suelo industrial conllevan la demanda de almacenes a mayor altura que se gestionen automáticamente. Esto nos ha llevado a diseñar nuevos perfiles de mayor altura y resistencia, así como a establecer acuerdos de colaboración con ingenierías para la automatización de los almacenes. Contamos con almacenes autoportantes automáticos de hasta 30 metros, en los que las propias estanterías forman la estructura del edificio y disponen de un equipo de almacenamiento mecánico adaptado a cada instalación que permite controlar las posiciones de los productos almacenados, optimizar los espacios y rentabilizar los movimientos.

Los mejores fabricantes de Europa de soluciones para el almacenaje están en España

España recorrió un lento y largo camino en el desarrollo logístico, pero en estos momentos los mejores fabricantes de Europa de soluciones para el almacenaje están aquí. En lo que se refiere a Atox, hemos alcanzado una posición de liderazgo en el sector gracias a la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación. Resulta espectacular ver funcionar almacenes donde los procesos están totalmente mecanizados y los palés se mueven automáticamente. Los almacenes logísticos que estamos construyendo en Panamá para la ampliación del Canal son un buen ejemplo de ello.

Exportar es necesario, pero en condiciones adecuadas

En la actualidad se está promoviendo la exportación sin tener en cuenta que, para salir al exterior, es necesario reunir una serie de condiciones (producto adecuado, financiación…) y llevar a cabo una ardua labor de campo previa en el extranjero. Cierto que, con el estancamiento del mercado español, exportar es la solución, pero no se puede realizar de forma irreflexiva y precipitada, pues estará condenada al fracaso. 

Sin empresas, el Estado no puede funcionar

Las empresas contribuyen a generar riqueza en un país. Sin ellas, la sociedad se detiene, estanca y empobrece. Todos salimos beneficiados con la creación de empleo y si se incrementa la productividad y la competitividad nacional, alcanzaremos una mejor calidad de vida. La competitividad se alcanza estimulando los recursos humanos de nuestra sociedad a través de su desarrollo, de su formación y de la transmisión de conocimiento. 

Empresa y trabajadores: dos caras de la misma moneda

Es evidente que las personas son el motor de las empresas, por eso el factor humano y el negocio deben estar estrechamente unidos y en permanente colaboración. No puede haber empresa sin trabajadores ni trabajadores sin empresa. Ambas realidades son dos caras de la misma moneda.

La actitud de las entidades financieras

Se dice que los bancos han cerrado el crédito a las empresas y no es del todo cierto: las grandes compañías multinacionales no padecen las mismas restricciones que las pymes, que nos estamos convirtiendo en las principales afectadas por su política –por otro lado comprensible– de contención. El problema es que los bancos no distinguen entre unas y otras y niegan el crédito a entidades serias que jamás han incumplido. En nuestro caso, nuestro grupo se autofinancia al 90%, de forma que hemos contado poco con los préstamos bancarios. Aun así, sí nos vemos afectados por la política de restricciones y desconfianza de nuestras entidades bancarias habituales sin que haya habido motivo alguno para ello.

Defensor de la dación en pago

La burbuja inmobiliaria ha sido la consecuencia de acciones económicas y políticas totalmente irresponsables. Analicemos, por ejemplo, lo que ha pasado con las personas que compraron viviendas y que las han perdido después de haber estado pagando varios años. Cuando el banco les concedió la hipoteca sabía perfectamente que muchos de ellos no podrían acabar de pagarla, pero aun así validaron las operaciones. Si sabían que en caso de impago se quedarían con las viviendas, ¿por qué llevaron a cabo esa política de concesión de préstamos? Probablemente porque de esta manera podrían revenderlas, y las deudas, además, seguirían pendientes. Es una forma de actuar sin un ápice de humanismo y ajena a la responsabilidad social que debería fomentar e implementar cualquier entidad financiera.

El elevado deterioro de la imagen de España en el mundo

Por desgracia, el prestigio de España en el mundo se ha deteriorado drásticamente. Al principio de mis viajes por América, España era vista como la octava potencia del mundo, un gran país innovador con la economía saneada. Hoy de aquello ya solo queda el recuerdo. Nuestros clientes del exterior tienen una imagen de España de país al borde de la intervención y ello conlleva una pérdida de confianza en las operaciones bancarias que deben llevarse a cabo para la exportación. 

Por la recuperación de la cultura del esfuerzo y el trabajo en común

En España es cada vez más notoria la ausencia de una cultura del esfuerzo, la falta de un sentido de comunidad. Si queremos superar esta crisis, la tendencia española hacia el individualismo debe ser sustituida por el trabajo en común en la misma dirección. Es imprescindible utilizar y estimular los recursos de nuestra sociedad, y conseguirlo está en manos de todos.

Que una gestora internacional controle la inyección de la UE a España

Miles y miles de familias españolas están padeciendo de forma dramática la crisis y sus responsables no han sufrido ninguna acción civil o penal por ello. Es incomprensible que en un Estado de derecho como el nuestro, las responsabilidades se hayan evadido impunemente. Por ello, soy partidario de que la inyección económica de los 63.000 millones de euros de la Unión Europea sea controlada por una gestora internacional.