Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SR. JOSÉ CRESPO IGLESIAS Alcalde de Lalín desde 1990.

SR. JOSÉ CRESPO IGLESIAS Alcalde de Lalín desde 1990.

Obra:

Texto del 12/09/05,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Lalín

El amplio conocimiento de la realidad de los ayuntamientos, fruto de la experiencia de 15 años como alcalde y de su convicción municipalista, ha llevado a José Crespo Iglesias a impulsar diversas iniciativas políticas dirigidas a racionalizar la Administración Local, como la elaboración de un estudio-propuesta para la fusión de municipios en Galicia. Desde sus responsabilidades, ha logrado una perfecta comunión del Ayuntamiento con los ciudadanos para decidir conjuntamente el futuro de Lalín, un municipio en el que destacan su expansión urbana, su dinamismo comercial y su vigorosa industria textil.

Iniciativas encaminadas a la modernización de la Administración local

Nací en Souto, en la parroquia de Xaxán, donde me inicié en la política como pedáneo, pasando a ocupar diversas concejalías desde 1987 hasta que el 3 de febrero de 1990 accedí a la Alcaldía de Lalín. Dentro de las filas del Partido Popular y arropado por los compañeros de las sucesivas candidaturas conseguí consolidar una amplia mayoría de gobierno, que me dio pie para asumir la vicepresidencia de la Diputación Provincial de Pontevedra, la presidencia de la Federación Gallega de Municipios y Provincias y la vicepresidencia del Consejo Territorial de la Federación Española de Municipios y Provincias. A nivel orgánico, soy vicesecretario del Partido Popular de Galicia y en las elecciones a la Xunta de Galicia de 2005 desempeñé la función de coordinador de la campaña electoral.

Las Administraciones locales deben fortalecerse reduciendo su número

Tras impulsar un estudio sobre la fusión de municipios entre el Concello de Lalín, la Universidad de Santiago de Compostela y Caixa Galicia, llegué a la conclusión de que ni en Galicia ni en toda España pueden existir tantos Ayuntamientos. Para tener fuerza y ser un contrapeso necesario y lógico a los Gobiernos autónomos, las Administraciones locales deben fortalecerse reduciendo su número; pero este proceso, tan utópico como necesario, debe ser voluntario o inducido, en ningún caso una imposición.

La experiencia es muy importante en la vida de un político

Me siento municipalista convencido y creo firmemente que desde el ámbito local se pueden realizar un gran número de acciones para transformar el entorno urbano. Desde mis comienzos en el mundo de la política he bregado en el escenario local y, después de haberme presentado a unos comicios en cuatro ocasiones, es lógico deducir que la experiencia es algo muy importante en la vida de un político. El bagaje acumulado en estos 15 años como alcalde y 18 en la política local me permite conocer la realidad de los Ayuntamientos gallegos e intentar aportar respuestas a sus necesidades.

Muchas competencias de las Comunidades Autónomas las prestarían de forma más optimizada los Ayuntamientos

Nadie pone en duda después de 26 años de democracia que las transferencias competenciales son básicas para continuar el desarrollo del Estado. Ahora bien, la Administración local ha sido y continúa siendo la cenicienta de las Administraciones, porque pese a ser la más cercana a los ciudadanos y, por tanto, la primera a la que éstos acuden con reclamaciones, ha quedado relegada a un tercer plano en el reparto de la tarta del gasto público. Sin embargo, es una realidad que se puede constatar que muchas de las competencias autonómicas las prestarían de forma más optimizada y eficaz los Ayuntamientos, porque conocen su territorio, las necesidades básicas de los vecinos y cómo se deben orientar los recursos para potenciar el desarrollo.

Un Pacto de Estado para evitar que cada Gobierno autónomo transfiera según su criterio

Las Comunidades Autónomas no han soltado ninguna de las competencias asumidas en los últimos años, cuando el pacto tácito era favorecer la segunda descentralización, ya que no se puede seguir ignorando a los Ayuntamientos. En Galicia hace años que trabajamos en el Pacto Local y los municipios gallegos hemos redactado un documento donde se marcan las líneas de transferencias a negociar entre el Gobierno autónomo y los municipios, porque nuestro objetivo final es prestarle a los ciudadanos más servicios y de forma más eficaz. A nivel estatal, nuestra propuesta, aprobada por unanimidad, reclama un Pacto de Estado para evitar que cada Gobierno autónomo transfiera o deje de transferir únicamente en función de su criterio.

El 30% de las competencias que están ejerciendo los Ayuntamientos en Galicia son impropias

La asunción de competencias autonómicas por parte de los Ayuntamientos sin que se acompañen de recursos económicos es habitual en la mayoría de los municipios gallegos. Lo que ocurre es que, cuando surge un problema, antes de esperar a que lo arregle otro organismo, los Ayuntamientos, por cercanía a los ciudadanos, tomamos la iniciativa. Esto provoca que en Galicia el 30 % de las competencias que estamos ejerciendo los Ayuntamientos sean impropias.

Lalín, quilómetro cero de Galicia

De forma cariñosa denominamos a Lalín Quilómetro Cero de Galicia porque está justo en el centro de la Comunidad y mantiene la equidistancia respecto a las principales ciudades. Todavía tengo reciente el recuerdo de un Lalín exclusivamente rural, agrícola y ganadera, pero hoy es muy diferente, porque hemos sabido adaptarnos a los nuevos tiempos. Esta modernización ha supuesto cierto abandono del sector primario, aunque existen cooperativas agrarias fuertes, para dar paso al auge de la industrialización. A día de hoy el sector textil ya aglutina a las industrias más potentes; de hecho, en Lalín se factura el 15 % del total de la moda gallega -exceptuando al grupo Inditex- y conviven marcas de prestigio que exportan y comercializan sus prendas en todo el mundo. El sector de la construcción también es muy relevante porque Lalín es una villa que no para de crecer, una circunstancia que repercute positivamente en el desarrollo del sector comercial. Esta situación económica incide a nivel poblacional, ya que la pequeña y mediana empresa que ha florecido en los últimos años ha ido absorviendo el exceso de mano de obra que generaba el campo, y que antes obligaba a mucha gente a emigrar. Ahora, sin embargo, recibimos inmigrantes.

51 parroquias y 348 aldeas en donde se reparte la población

Lalín cuenta con más de 21.000 habitantes empadronados y con una población real que ronda los 23.000 vecinos y que está repartida en un total de 51 parroquias y en 348 aldeas. Lalín es la cabecera de la Comarca de Deza, compuesta por seis ayuntamientos, y es el cuarto ayuntamiento de mayor extensión de Galicia al contar con 326 km2. Esta superficie y la dispersión poblacional dificultan notablemente la prestación de los servicios municipales, especialmente en los núcleos más pequeños, pero yo he tenido la suerte de regir un pueblo próspero, dinámico y emprendedor que ha contribuido a conseguir el objetivo común de mejorar la calidad de vida.

Perfecta comunión entre Gobierno municipal y todos los estamentos ciudadanos

Hay gente que estudia el fenómeno de Lalín por ser un pueblo que ha crecido y se ha hecho a sí mismo a partir de una perfecta comunión entre el Gobierno municipal y, en general, todos los estamentos. La oposición hace su labor de fiscalización, pero en los temas importantes ha colaborado de forma constructiva para llegar a un acuerdo. El secreto es que todos tiramos del mismo carro, pero siendo críticos cuando es necesario. Somos pragmáticos y tenemos ganas de trabajar para beneficiar a la gente y para favorecer el desarrollo.

Turismo rural a través de la recuperación de casas de labranza y pazos

Se está potenciando el turismo rural a través de la recuperación de casas de labranza y pazos, aprovechando además esta oferta turística para conservar el patrimonio arquitectónico y fijar población en las zonas rurales de la desconocida Galicia interior, lo que sólo se consigue dando servicios. A nivel turístico, Lalín tiene grandes atractivos, no sólo gastronómicos, como la Feria del Cocido, sino también paisajísticos, ya que las mejores robledas de Galicia están en este municipio.

Si no fuera por el Rey, hoy España no sería la misma

Con la llegada de la Monarquía terminó una etapa histórica y comenzó otra de grandes ilusiones. En una ocasión, el entonces alcalde de Lalín convocó a los vecinos para ver cómo el Rey pasaba por la carretera nacional, y don Juan Carlos, al ver tanta concurrencia, no dudó en parar y acercarse a saludarnos. Es una persona muy cercana a la gente y ha sabido congeniar opiniones divergentes, seleccionando lo válido en el país y realzando su valor. Estoy convencido de que si no fuera por el Rey, hoy España no sería la misma. Se alcanzó la democracia con flexibilidad, erigiendo un modelo de Estado y demostrando madurez política.

Don Felipe deberá saber jugar el papel de moderador en los tiempos futuros

La mayoría de la población está satisfecha con la tarea llevada a cabo por la Monarquía y, si bien existen puntos de la institución que se pueden mejorar, lo esencial es que a la gente le aporta cierta seguridad. El Rey nos representa perfectamente y aporta un plus de credibilidad ante el resto del mundo. Para mantener esta dinámica debe tener la lógica independencia política, por lo que no pronunciarse en determinados temas es bueno. El Rey tiene una prudencia exquisita y una inteligencia brillante y don Felipe deberá saber jugar ese papel de moderador en los tiempos futuros. En todo caso, la Casa Real debe adaptarse a la realidad del momento y el Príncipe Felipe puede ser un Rey moderno sin ningún tipo de problema. Los políticos debemos ser conscientes del valor añadido que aporta la Monarquía.