Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
JOSÉ MANUEL GARCÍA SUÁREZ.

JOSÉ MANUEL GARCÍA SUÁREZ. GRÚAS ROXU

Obra:
Texto del 26/03/12 .
Fotografía cedida por José Manuel García.
 

La trayectoria y los retos de futuro de esta relevante compañía del sector de las grúas pasan por apostar por la investigación y la internacionalización; una necesidad que su director general asume por propia experiencia, pues levantó la empresa desde cero con imaginación y valentía, dos cualidades perentorias si España quiere recuperar la competitividad e incrementar la presencia de nuestros productos y servicios en los mercados internacionales.

 Creación de la entidad por vocación emprendedora

Tras abandonar a los 14 años la dedicación académica exclusiva, empecé a compaginar el trabajo en una compañía de reparación de vehículos con los estudios en una escuela particular. A los 15 años me contrataron en Talleres Pedregal, un establecimiento que contaba con un servicio de reparación de vehículos pesados y donde disponían de una pequeña grúa que se utilizaba para remolcar los vehículos accidentados; así tomé contacto con el sector de las grúas en el que, años después, cuando los talleres se centraron en este ámbito, me especialicé. De forma progresiva se evidenció que mi filosofía empresarial no concordaba con la de la compañía y surgió en mí el prurito de establecerme por mi cuenta. En enero de 1979, Grúas Roxu iniciaba su andadura gracias a la colaboración de un empresario oscense que me proporcionó cuatro grúas. Los comienzos fueron muy duros, ya que no disponía de grandes ahorros y los intereses bancarios eran muy elevados.

 Entre las primeras compañías del mundo

La denominación de la empresa rinde homenaje a Asturias, puesto que roxu significa en asturiano rubio. Paulatinamente fuimos consolidándonos y creciendo mediante la compra o participación de todas las empresas de grúas del entorno. Hoy es la compañía cabecera del grupo empresarial número 47 en facturación del mundo, conformado por ocho sociedades, que han mantenido su marca.

 Industria siderúrgica, construcción, trabajos verticales y sector energético

Con nuestras grúas respondemos a las necesidades de la industria siderúrgica de la acería; a las de la edificación, mediante la contribución al ensamblaje de puentes; a la construcción de obras civiles, como polideportivos, puertos o edificios de gran altura; a los trabajos verticales, realizados con las plataformas áreas para el mantenimiento de edificios; o a las del sector energético, a través del montaje de los molinos de parques eólicos en España o en otros países. Esta área de especialización ha representado la mitad de los encargos en los últimos años.

 Una innovación constante que ha propiciado la creación de la grúa telescópica

Hemos apostado por la mejora e innovación constantes y por la inversión en I+D, lo que ha permitido el mantenimiento, crecimiento e internacionalización de nuestros servicios. Nos gustaría destacar que la colaboración con la multinacional alemana Liebherr ha permitido la construcción de una grúa telescópica que facilita y abrevia el montaje de los generadores eólicos. Los ocho metros de ancho de las grúas convencionales, frente a los seis metros de distancia existentes entre dispositivos, obligaban a desmontarlas y volverlas a montar cada vez que se instalaba una torre. El uso de la grúa telescópica elimina este inconveniente, y ha permitido pasar de tres días a cuatro horas para el montaje de un molino, lo que nos ha convertido en competitivos en grado sumo.

 Arraigado espíritu internacional

Aunque siempre hemos estado abiertos a los mercados extranjeros como forma de ampliar clientela y ocupar nuestros excedentes, ahora los encargos exteriores nos están ayudando a sortear la gravedad de la crisis. En este talante internacional, además, ha tenido una importancia capital nuestra proximidad al puerto de Gijón, que facilita el transporte de nuestra maquinaria a los lugares más remotos.

 Todo trabajo lo implementa nuestro propio personal, aun en el exterior

En la materialización de cualquier proyecto es fundamental la experiencia y pericia de los profesionales implicados; por ello, los trabajos exteriores siempre son llevados a cabo íntegramente por nuestro personal. Gracias a que una de nuestras sociedades es una escuela de formación, tenemos la oportunidad de haber podido formar a nuestros trabajadores (mecánicos, operadores de grúa, operadores de plataforma, etcétera). En el caso de los conductores, aunque ya disponen de una formación de base, los especializamos en la singularidad de la conducción de vehículos pesados que trasportan grúas.

 Montaje, sujeción y enganche de parques eólicos

Los promotores son los empresarios que, tras encontrar la localización ideal para la instalación de los generadores, negocian con los propietarios de las tierras y realizan pruebas con una torre –que pueden tener una duración de dos años– para conocer la medición exacta del viento y tener plenas garantías de la viabilidad del parque. Una vez que se han contrastado los resultados, el promotor contacta con los fabricantes de equipos eólicos y se decanta por uno de ellos, y luego nos adjudica a nosotros el proceso de montaje, sujeción y enganche de sus dispositivos.

 Incierto futuro del sector eólico en España

Los parques eólicos han suscitado cierta controversia en nuestro país. A pesar de que se han extendido por toda la Península, su presencia es menor de lo que las expectativas preveían, sobre todo por su impacto paisajístico y porque es una energía que, dado su elevado coste, depende de la existencia de subvenciones. En el panorama actual de reajustes y recortes económicos, estas se han eliminado, de forma que se espera una reducción drástica de la actividad del sector.

 Se han reducido en un 50% nuestras actuaciones nacionales

La falta de inversión en obra pública, la recesión industrial y la eliminación de las subvenciones para la construcción de parques eólicos han reducido en un 50% nuestras actuaciones en el país, lo que nos aboca hacia la internacionalización y hacia una posible restructuración interna.

 Presidente de Anagrual

Como presidente de la Agrupación Empresarial Nacional de Alquiladores de Grúas de Servicio Público he colaborado con el Ministerio de Industria para regularizar la formación académica de los trabajadores del ramo, lo que ha fructificado en la creación de carnés y certificados que aseguran el conocimiento teórico y práctico de las diversas áreas del sector y que se deberían requerir y exigir para la contratación de cualquier empleado.

 Necesidad de la reforma laboral

La legislación laboral española no se había regido por las verdaderas necesidades productivas del país ni se correspondía con la normativa en vigor en los países del entorno. La actual depresión ha obligado a acelerar cambios del todo necesarios para incrementar nuestra competitividad. Para cualquier empresario es muy doloroso tener que prescindir de parte de su plantilla, pero a menudo es indispensable para salvaguardar el futuro de una entidad que, si se recupera, puede volver a generar puestos de trabajo y riqueza. En 1993 nos vimos obligados a reducir un 40% nuestro personal, pero ello nos permitió reponernos.

 Cambios socioeconómicos emprendidos por el Ejecutivo

El Ejecutivo debe continuar por la senda de las profundas reformas de nuestro sistema socioeconómico: reformar las administraciones para que sean más efectivas, menos costosas y no se tripliquen funciones; reformar el sistema financiero y asegurar la liquidez de las empresas (pero sin caer de nuevo en el exceso de crédito privado), y evitar la continuidad de las actividades económicas de las empresas en quiebra técnica.

 Un modelo social de grandes prestaciones implica una gran productividad

Hemos apostado por un modelo social de grandes prestaciones, que han de sufragarse a través de una gran productividad. En España no se da esta última característica, de modo que el sistema, tal y como había estado planteado hasta el momento, no es sostenible. Si deseamos un sistema de gran cobertura social deberemos ser en extremo eficaces y competitivos, pero antes tendremos que afrontar los ajustes y sacrificios necesarios para saldar la gran deuda pendiente.

 Hoy se limita el crédito porque se abusó de él durante la bonanza

Estamos viviendo una crisis financiera de confianza en un bien que hace mucho que dejó de ser físico para ser virtual. La ausencia actual de créditos es la consecuencia de su exceso y mal uso durante los años de bonanza. En aquel momento las cantidades solicitadas, o se utilizaron para especular, o se derrocharon en bienes de consumo accesorio.

 Salarios y nivel de vida excesivos

El nivel de vida y los sueldos españoles son demasiado elevados en función de nuestra productividad. Las remuneraciones deben reducirse para poder competir con los países emergentes y ampliar nuestras exportaciones. El objetivo debería ser que un trabajador que cobrase 1.000 euros pudiese vivir como un asalariado actual que cobre 2.500.

 Atajar la lacra de la economía sumergida

Nuestra arraigada cultura tendente a la picaresca y la existencia de numerosos subsidios sociales han contribuido a la magna extensión de la economía sumergida española. Su erradicación o disminución pasa por el recorte de las ayudas sociales y el riguroso control de sus beneficiarios para evitar el fraude.

 Injusta valoración de nuestra clase política

La contribución de nuestros políticos en el crecimiento y transformación del país son innegables. En su conjunto, nuestra clase política realiza una tarea ejemplar, y solo unos pocos actúan de forma irresponsable y corrupta. Y ello es aún más elogiable si tenemos en cuenta la escasa cuantía de sus retribuciones, que no se corresponden con la complejidad y responsabilidad de su tarea.