Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. José Manuel Machado Alique
JOSÉ MANUEL MACHADO ALIQUE.
Fotografía cedida por José Manuel Machado.

JOSÉ MANUEL MACHADO ALIQUE. FORD ESPAÑA

Obra:

Texto del 03-07-2012

Pasión por la industria del automóvil y lealtad hacia la multinacional que lo ha visto formarse y crecer profesionalmente definen el mesurado discurso del abogado y economista que preside la sede española de una de las firmas automovilísticas más emblemáticas del mundo, quien vaticina un halagüeño futuro económico para nuestro país si sabemos aprovechar la crisis para finiquitar lacras endémicas e incentivar la productividad y la eficiencia.

Perfil profesional ligado a Ford desde hace más de tres décadas

Me licencié en Derecho y Ciencias Empresariales y empecé mi andadura en la familia Ford en el año 1977. Después de desempeñar cargos de diversa responsabilidad en las áreas de marketing y ventas, en 1991 asumí la Dirección General Comercial de Ford España, hasta 1995, cuando inicié la fase iberoamericana de mi trayectoria y asumí la presidencia de Ford Venezuela, Ford Andina y Ford México. Esta etapa culminó con un breve período, durante el año 2000, como presidente de Desarrollo de Nuevos Negocios para América del Sur, en la División de Atención al Cliente, y en ese mismo ejercicio fui nombrado consejero delegado de Ford España-Iberia. Finalmente, en el año 2003 se me designó presidente de la compañía en España.

Unir compromiso empresarial y contribución a la prosperidad del país

Presidir Ford España supone unir mi compromiso con la empresa en la que he crecido profesionalmente a mi contribución con la prosperidad de mi país. Mi tarea consiste en contribuir al crecimiento de la compañía desde el trabajo en España, para lo que resulta fundamental mantener y reforzar el compromiso de las autoridades con nuestro sector.

Hemos priorizado los planes anuales de acción social

Las empresas siempre implican un compromiso social porque pretenden dar respuesta a una necesidad individual o colectiva y contribuir al progreso general a partir de la creación de riqueza y de empleo; sin embargo, esta dimensión inicial se puede intensificar con iniciativas específicas. En nuestro caso, los automóviles no son solamente vehículos que responden a la necesidad de movilidad de los ciudadanos, sino que también son útiles elementos de integración social para las personas discapacitadas. La firme creencia en la labor social complementaria que las empresas pueden llevar a cabo ha determinado que, desde mi llegada a la presidencia, haya priorizado los planes anuales de acción social, consistentes en programas específicos de voluntariado y en la contratación de personas discapacitadas.

Actividades gremiales paralelas

Me considero un buen conocedor y, sobre todo, un apasionado del mundo del automóvil. Por ello, en paralelo a mi actividad profesional, he ostentado diversos cargos gremiales. En la actualidad, soy presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones y presido desde el año 2006 la Comisión de Logística y Transporte y el American Business Council España, una organización independiente integrada por las 53 compañías estadounidenses con una gran presencia económica en nuestro país.

Seis mil asalariados y unos 25.000 puestos de trabajo indirectos

Nuestro equipo está formado por 6.000 asalariados directos, pero cada una de estas ocupaciones supone la creación de cuatro o cinco empleos indirectos, de modo que nuestra firma promueve unos 25.000 puestos de trabajo indirectos: una evidencia de que nuestra industria es uno de los principales motores económicos de nuestro país.

El 60% de la I+D+i industrial del mundo procede de la industria del automóvil

Un 60% de la I+D+i industrial del mundo procede de la industria del automóvil; además, nuestro sector es muy dinámico e innova también en los procesos, los métodos de trabajo, el transporte, etcétera, y muchos de estos avances e innovaciones se trasladan luego a las empresas auxiliares y, de allí, al resto del tejido productivo.                                               

Una estrategia cooperativa y centralizada

Nuestra estrategia de mejora parte del trabajo cooperativo basado en las actuaciones en red. Las innovaciones y los avances de una factoría se trasladan al resto; una metodología de centralización que evita duplicaciones y ahorra costos. En el caso del diseño, nuestros vehículos están ideados en Estados Unidos y en Europa.

Equipamiento tecnológico de los vehículos que mejora la información en ruta

El automóvil es sinónimo de progreso y comodidad: ha acortado distancias, ha permitido un vertiginoso avance social y ha facilitado la vida de los ciudadanos. Sin embargo, somos conscientes de que es una alternativa de transporte más por la que el usuario se decantará en función de sus preferencias personales: destino, condiciones climáticas, tráfico, etcétera. De ahí que haya optado por incrementar el equipamiento tecnológico de los vehículos para mejorar la información en ruta, convirtiéndolos en excelentes aliados organizativos, cada vez más seguros, que permiten gestionar mejor nuestro tiempo y trayecto.

Desde Estados Unidos, la crisis en España se percibe como una situación coyuntural

Aunque nuestro país atraviesa una recesión, desde Estados Unidos, con la objetividad que confiere la distancia, se percibe la situación como coyuntural, como parte de la dinámica de los ciclos económicos, y no se duda de que, en un lapso más o menos extenso de tiempo, se superará. Para ello, sin embargo, es necesario que se adopten una serie de medidas que acaben con deficiencias endémicas del país y que nos permitan salir robustecidos de la tesitura, de forma que sepamos alargar las etapas de prosperidad y minimizar el impacto de las siguientes épocas recesivas.

Claves para superar la crisis: reconversión y exportación

Nuestra estrategia no pasa por preocuparnos por la crisis, sino por gestionarla desde la certeza de que es coyuntural y de que próximamente remontaremos la caída en las ventas nacionales. Para contrarrestar sus efectos y avanzarnos al futuro, estamos llevando a cabo un plan de reconversión, con un presupuesto de 812 millones de euros, en nuestra planta valenciana de Almussafes. Dicha reconversión consiste en el reemplazo de la fabricación de vehículos como el Ford Fiesta, el Ford Ka o el Ford Focus, y en el paso a la manufacturación de automóviles con mayor contenido como el Ford C-MAX, Ford Kuga o el vehículo comercial Transit Connect, cuyos destinos son el mercado mundial.

Apuesta por los coches alternativos y ecológicos

Una decisión de futuro es diversificar la producción apostando por vehículos nutridos con todo tipo de tecnologías y combustibles. Respecto a los fósiles, seguirán teniendo un papel destacado, pero con consumos y niveles de emisión cada vez menores, como ocurre con los vehículos con motores de gasolina EcoBoost, cuyo nivel de emisiones es equiparable al de los motores diesel. En el futuro, estimamos que un 20% de los vehículos en funcionamiento serán híbridos, siguiendo la estela de los Estados Unidos, donde ya circulan unos 40.000. El plan es que, en la fábrica de Almussafes, se produzcan modelos híbridos como el C-MAX, que dispondrá de una versión recargable, que se sumará a los ya existentes Focus BEV y Transit Connect BEV. Finalmente, también tendrán su cuota de mercado los vehículos eléctricos. 

La compra de automóviles contribuye a la reactivación económica del país

España ha sido tradicionalmente un lugar idóneo para la fabricación de vehículos, en gran parte porque cuenta con los profesionales y las infraestructuras necesarias. Por tanto, es una baza que ya poseemos y que nunca deberíamos descuidar. Disfrutar de un vehículo recién comprado significa gozar tanto de beneficios individuales, con el incremento en placer, seguridad y confort que todo coche nuevo y de última gama comporta, como sociales, al incentivar un sector que da muchos puestos de trabajo directos y genera muchos otros indirectos.

Recuperar la productividad mediante la cultura del esfuerzo y la eficiencia

En la situación actual es necesario que asumamos nuestra responsabilidad colectivamente. La única manera de recuperarnos pasa por actuar con sensatez, ser productivos y competitivos y modificar nuestra actitud ante el trabajo, de forma que desterremos para siempre los malos hábitos especulativos de nuestro pasado reciente. Debemos asumir que la productividad está basada en la cultura del esfuerzo y la eficiencia para posicionarnos en el mercado global y generar verdadera riqueza. Asimismo, hemos de invertir en la modernización tecnológica de las entidades y en la formación continua de su personal.

La manufacturación de vehículos es más fácil en países desarrollados como el nuestro

Me veo en la obligación de desmentir la creencia de que las multinacionales buscan ahorrar costos en mano de obra por encima de cualquier otra consideración. La manufacturación de vehículos implica un valor añadido –conocimientos tecnológicos, capacidad de innovación, existencia o cercanía de las empresas auxiliares…– que es más fácil de hallar en países modernos como el nuestro. Pensemos, si no, en naciones desarrolladas y de elevado nivel de vida como Alemania, Estados Unidos o Japón, que pese a ello también son fabricantes de automóviles. Si somos productivos, evitaremos la deslocalización.

Confianza en el Gobierno

El país ha depositado en el actual Gobierno, con su voto masivo, toda su confianza para que consiga estabilizar la preocupante situación económica actual, y por esta razón espera buenos resultados a medio plazo. Sabemos que es indispensable que fluya el crédito para la regeneración de empleo y la reactivación de la economía, y como las medidas adoptadas hasta el momento han sido razonables, seguimos manteniendo esa confianza.