Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
JOSÉ RAMÓN MANGANA BACEIREDO.

JOSÉ RAMÓN MANGANA BACEIREDO. GRUPO EMPRESARIAL ALCOR

Obra:
Texto del 28/03/11 .
Fotografía cedida por José Ramón Mangana.
 

Innovación, precisión, tecnología, esfuerzo y responsabilidad definen un grupo modélico en el ámbito de la aeronáutica, la automoción y las energías renovables, proveedor de entidades como Airbus o Boeing, y de presencia internacional. De hecho, en opinión de su socio y consejero, la sociedad española debería tender asimismo hacia la austeridad, el rigor y la recuperación de valores clásicos si quiere devenir competitiva dentro de un mundo globalizado.

Un holding de crecimiento progresivo y dinámico

Me licencié en Ciencias Químicas y me especialicé en Administración Directiva con un máster MBA. Empecé mi vida laboral como analista de laboratorio en una empresa dedicada a la fundición y mecanización de piezas de acero, donde también fui director técnico de nuevos proyectos y gerente de planta. Con posterioridad, en el Grupo Gamesa, ocupé el cargo de director general de distintas empresas dedicadas a la fabricación y el desarrollo de componentes en composites para aeronáutica. En 1994 algunos directivos empezamos con un nuevo proyecto que hoy en día es el Grupo Alcor, del cual soy socio fundador, y que tiene intereses en el sector aeronáutico, en automoción y en energías renovables. La agrupación de empresas de diferentes ámbitos comerciales ha permitido el crecimiento progresivo, diversificado y dinámico del grupo, cuya envergadura nos otorga capacidad competitiva a escala mundial.

Automoción y aeronáutica

Alcor se define como un holding que gestiona las sinergias, los servicios financieros y comerciales de las empresas que lo conforman. Empezamos a trabajar a través de una empresa pequeña de automoción y otra del sector aeronáutico llamada SK10. Posteriormente todas las empresas aeronáuticas de Alcor, junto con otra no perteneciente al grupo, se fusionaron constituyendo Alestis Aerospace. Alcor está presente en ella en un 42,15%, siendo el accionista mayoritario; el resto son socios financieros e institucionales. En este ámbito desarrollamos y fabricamos aeroestructuras para las distintas partes del avión, como el ala, los estabilizadores o el fuselaje. Fuimos pioneros en España en suministrar a Airbus y también trabajamos, entre otros, con Boeing y Embraer.

Desarrollo, fabricación y montaje de componentes metálicos para vehículos

En automoción partíamos de una empresa muy pequeña dedicada a la estampación, a la que sometimos a un profundo proceso de diversificación y potenciación en todos los ámbitos. Actualmente la empresa desarrolla y fabrica componentes metálicos para diferentes funciones y partes de los vehículos. Contamos con dos plantas de producción en Vitoria y, en 2001, gracias al crecimiento generado hasta entonces, pudimos crear otra entidad de automoción especializada en los sistemas de escape. A pesar de ser una firma mediana, tenemos una gran capacidad de desarrollo e integración, subcontratando aquellos procesos, en los que no somos especialistas, a un gran número de empresas de la zona.

Las ventajas de pertenecer a un gran grupo empresarial

El objetivo del grupo es que todas las empresas que lo forman sean independientes desde el punto de vista económico y de gestión, pero teniendo el amparo de una gran compañía, lo que les proporciona ventajas sustanciales para ser más globales y competitivas. En total, el grupo emplea unos 2.000 trabajadores.

Presencia en Europa y Brasil

Nuestros principales clientes son europeos, sobre todo empresas de España, Francia, Alemania, Inglaterra, República Checa y Polonia. Y contamos con unidades de negocio en Brasil, donde tenemos dos plantas de producción. Esta deslocalización, que se produjo poco antes de la crisis, ha resultado positiva para poder mantener nuestra demanda, contemplar otros enfoques laborales y aumentar nuestra capacidad productiva.

A favor de una competencia leal que respete a los trabajadores

En el mercado mundial la competencia es feroz y debemos estar innovando constantemente para seguir siendo competitivos; lo que nos duele de un modo especial es la competencia desleal de ciertos países que mantienen a sus trabajadores en una situación de semiesclavitud, lo que les posibilita producir con unos costes mucho más baratos. Por desgracia, existen multinacionales que solo se preocupan por el precio pero no se fijan en los métodos seguidos por sus proveedores.

Contratos de fabricación y contratos de desarrollo compartido

Trabajamos con dos tipos de contratos. En el tradicional, el cliente viene con el producto desarrollado y nosotros ejercemos de fabricantes, aunque siempre incorporamos innovaciones u optimizaciones. Otro tipo son los contratos a riesgo compartido, donde participamos de forma activa en el diseño y desarrollo del producto. Esto supone unas importantes inversiones iniciales que se recuperan a largo plazo con la venta del avión.

I+D, necesidad y estímulo para seguir creciendo

Contamos con departamentos de I+D en todos los sectores, tanto para los productos como para los procesos, e introducimos mejoras de manera continua no solo porque el cliente nos las pide, si no porque, además, nosotros las necesitamos para seguir evolucionando y seguir siendo competitivos.

Sendas empresas de logística y de montaje de campos solares térmicos

Tenemos una empresa de logística que gestiona y controla las cadenas de suministro, el almacenamiento de productos, la formación de kits, los inventarios y un sinfín de gestiones fundamentales para ahorrar en stocks y gastos. También contamos con una empresa dedicada al desarrollo y montaje de campos termosolares.

Mano de obra cualificada, la asignatura pendiente

En las plantas de automoción se tiende a la automatización porque lo facilitan las grandes series productivas, aunque ciertas máquinas requieran de personal muy cualificado. En aeronáutica la mano de obra cuenta con un peso más importante, y su nivel de formación y experiencia es objeto de certificación. A diferencia de otros países, en España la mano de obra cualificada sigue siendo una asignatura pendiente, por eso en Alcor completamos la formación de los jóvenes que han terminado sus estudios nosotros mismos. En el sector aeronáutico son necesarios meses para que los profesionales estén realmente operativos.

Fusión y concentración empresariales como herramienta de futuro

En aeronáutica el futuro pasa por el crecimiento y la fusión con otros grupos para ganar competitividad con Estados Unidos, Alemania o Francia, lo que permitiría desarrollar músculo financiero y acometer nuevos mercados. En España se tiende a la pequeña y mediana empresa y hay un recelo hacia las fusiones, tal vez por la sensación de pérdida de control, pero, si estas se gestionan bien, pueden ser muy positivas.

Recuperar el crédito debe ser una prioridad

Las ayudas al sector del automóvil, muchas veces cuestionadas, repercuten en una gran cadena de suministro que abarca miles de sectores industriales, puestos de trabajo y todo lo que conlleva de investigación, desarrollo y nuevas tecnologías. Hoy debería ser una prioridad del Gobierno recuperar el crédito para las empresas de todo tipo. Se puede disponer de una buena cuenta de resultados, pero la falta de financiación puede propiciar el cierre, sobre todo cuando se trabaja con contratos a riesgo compartido que requieren una gran inversión de capital inicial.

Apuesta por la promoción del movimiento de capital

El BCE dejó dinero a los bancos españoles al 1% para que circulara entre las empresas y se estimulara el mercado, pero sólo ha servido para rebajar la deuda del Estado. Los eurobonos son una buena iniciativa únicamente si van acompañados del compromiso de que el dinero fluya a empresas y particulares. Ya hemos visto que, cuando el capital llega a los bancos, estos lo usan para sanear sus balances, porque están faltos de operaciones mercantiles que les garanticen la solvencia. Por otro lado, antes eran casi impensables las fusiones en la banca, pero ahora los balances son tan bajos que ya se están multiplicando y seguro que veremos muchas más.

Necesidad de explicar bien las medidas anticrisis

La reforma laboral y muchas otras de las medidas que se están tomando desde instancias gubernamentales no se han explicado correctamente. Es fundamental que la gente esté concienciada de que tiene que ser así; a nadie le gusta aplicar ciertos recortes o ejecutar ciertas actuaciones, pero son medidas necesarias porque, si no, los males serán aún mayores.

Llegar a acuerdos directos con los trabajadores

De igual modo, a ningún empresario le gusta prescindir de trabajadores, lo que desea es crecer y aumentar su rentabilidad, pero hoy es fundamental flexibilizar la contratación. También es menester que se puedan tomar decisiones sin basarse en convenios que nada tienen que ver con la realidad de la empresa. Es de lógica que existan mecanismos que permitan llegar a acuerdos directos con los trabajadores.

Contra la economía sumergida

España sufre una economía sumergida muy importante; en muchas zonas tenemos unos índices de paro del 30% que no parecen provocar una inquietud especialmente desaforada. Y ello es porque muchas personas censadas como desempleadas desarrollan otros trabajos. Esto se tiene que combatir, significaría un eslabón más para fortalecer los ingresos del Estado y el prestigio de nuestro país.

Recuperar los antiguos valores para superar la crisis

Hay que recuperar la antigua concepción de la economía productiva. En la sociedad actual se da una falta absoluta de valores como el esfuerzo, la capacidad de sacrificio, los buenos modales o el aprecio por la faena bien hecha. Se ha llegado a dar más valor al defraudador que a la persona honrada y trabajadora, un mal sociocultural que deberemos ir cambiando, aunque será un proceso largo.