Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr.Enrique Seligrat Alonso et alia
JOSÉ RAMÓN SELIGRAT TORIBIO, TRINIDAD SELIGRAT ALONSO, ANA SELIGRAT SIERRA, JOSÉ RAMÓN SELIGRAT ALONSO, ENRIQUE SEILIGRAT SIERRA, ENRIQUE SELIGRAT ALONSO Y ELENA SELIGRAT TORIBIO.
Fotografía cedida por Enrique Seligrat.

JOSÉ RAMÓN SELIGRAT TORIBIO, TRINIDAD SELIGRAT ALONSO, ANA SELIGRAT SIERRA, JOSÉ RAMÓN SELIGRAT ALONSO, ENRIQUE SEILIGRAT SIERRA, ENRIQUE SELIGRAT ALONSO Y ELENA SELIGRAT TORIBIO. GRUPO SELIGRAT

Obra:

Texto del 19-09-2012

Solo mediante la cooperación, el esfuerzo colectivo y la unidad social podremos superar la difícil situación que hoy atraviesa el país; un convencimiento que expresan los actuales responsables de esta entidad, segunda y tercera generación de una empresa con una trayectoria de más de cuarenta años, que ha evolucionado desde un pequeño taller de reparaciones a un grupo del sector del automóvil con doce centros de venta y pos-venta en la Comunidad de Madrid.

De taller de reparaciones a concesionario oficial de distintas marcas de coches

El germen del actual grupo empresarial Seligrat fue un pequeño negocio familiar que fundó nuestro padre, Ramón Seligrat, pero su fallecimiento prematuro nos obligó a sus hijos, Ramón, Trinidad y Enrique, a tomar el relevo, y, poco a poco, fuimos ampliando el negocio. Así, en el año 1971 abrimos la primera sociedad del grupo, que se dedicaba a la reparación de varias marcas de automóviles, hasta que dos años después comenzamos nuestra actividad como concesionario oficial de la antigua Chrysler; pero los graves problemas por los que atravesó la marca americana nos condujeron a representar a las francesas Peugeot y Citroën. Ya en la década de los 80, la empresa obtuvo la concesión oficial de Opel, lo que nos permitió abrir centros en varios pueblos de Madrid, y desde entonces hemos seguido creciendo. Hoy distribuimos seis firmas de automóviles: Opel, Peugeot, Chevrolet, Kia, Honda y Saab, y, además, dentro de poco tenemos previsto incluir también la india Tata.

Tercera generación de una familia de emprendedores

En la actualidad, Grupo Seligrat dispone de una plantilla de 190 trabajadores directos y 50 indirectos que pertenecen a diversas empresas auxiliares que trabajan para nosotros y está presente en distintos municipios de la Comunidad de Madrid, como Leganés, Getafe, Fuenlabrada, Parla, Pinto, Las Rozas y Madrid ciudad. En estos momentos está asistiendo a un cambio generacional, puesto que mis sobrinos, Elena y José Ramón, así como también mis hijos, Enrique y Ana –todos ellos licenciados en Ciencias Empresariales– hoy ocupan cargos de responsabilidad dentro de la empresa, después de haber trabajado, desde muy jóvenes, en los diversos departamentos.

Política de reinversión continua de los beneficios

Podemos considerarnos una empresa innovadora, tanto por haber incorporado nuevas tecnologías como por el modo de gestión desarrollado a lo largo de los 40 años de existencia, en que la familia Seligrat se ha mostrado siempre partidaria de reinvertir los beneficios, política que hemos mantenido también en plena crisis.

Edificio de última generación en el Ciudad del Automóvil

Hace unos años –concretamente en diciembre de 2008– plasmamos nuestra inversión más significativa en la construcción de un complejo sobre un terreno de 22.000 metros cuadrados del polígono industrial de la Ciudad del Automóvil de Leganés, donde ofrecemos nuestros servicios de venta y posventa de cinco marcas. El edificio, que cuenta con unas instalaciones de última generación, supuso un enorme reto de futuro que, transcurridos cuatro años, nos está ayudando a afrontar el mal momento económico por el que atraviesa el país, y se ha manifestado como la solución que ha facilitado la continuidad y la sostenibilidad financiera del grupo y nos permite mirar al futuro con bastante optimismo. 

Departamento exclusivo para empresas

Aunque el sector del automóvil sufre duramente el mal momento económico y ha experimentado un manifiesto descenso de ventas, nuestra política de inversiones nos ha permitido optimizar nuestra misión y mejorar nuestros costos. Además, en el Grupo Seligrat hemos creado un departamento exclusivo para las empresas que nos permite asesorar a aquellos clientes que necesiten soluciones adaptadas a su negocio, independientemente del tamaño de su flota, autónomos, pymes o grandes cuentas.

Atención y cuidado del servicio de pos venta

Para competir en el mercado, también tratamos de generar recursos con nuestro servicio de pos venta, departamento desde el que ofrecemos servicios rápidos y talleres low cost. No debemos olvidar que la relación con el cliente comienza en el momento en que se produce la venta de un automóvil, y por ello perseguimos el justo equilibrio calidad‑precio.

Formación periódica de nuestros empleados

Una de nuestras prioridades es contar con un equipo de profesionales altamente cualificados. Por ello, los empleados de Seligrat realizan periódicamente cursos de formación a cargo de las firmas con las que trabajamos o a cargo de nuestra propia empresa. Para ser eficientes y conseguir que nuestros tiempos de trabajo se ajusten a los estipulados por cada una de las marcas, necesitamos empleados con un alto nivel de conocimiento.

Distribuidores del primer vehículo eléctrico de autonomía extendida de Europa

En estos momentos somos uno de los dos únicos concesionarios de Madrid que distribuimos el modelo Ampera de Opel, el primer vehículo eléctrico de autonomía extendida comercializado en Europa. Una de sus características más innovadoras es el generador alimentado con gasolina que lleva a bordo: cuando la carga de la batería desciende entra en acción de forma automática para recargarla, lo que dota al vehículo de una autonomía de más de 500 kilómetros. En modo eléctrico, el Opel Ampera puede recorrer de 40 a 80 kilómetros sin emitir CO2.

España es una gran potencia en el sector del automóvil

A pesar de la situación de crisis que experimenta toda Europa, España sigue siendo una gran potencia en el sector, tanto en la fabricación de los distintos componentes del automóvil como en las cadenas de montaje. En concreto, en el ámbito de los componentes existen grandes multinacionales radicadas en España que exportan a todo el mundo. Personalmente, me siento muy satisfecho de pertenecer a este sector puntero de la economía mundial tan dinámico e innovador.

Renovar el parque automovilístico significa menos contaminación y más seguridad

El parque automovilístico español es uno de los más antiguos de Europa, algo que se traduce en los altos índices de contaminación, en un aumento del consumo de combustible y en un incremento de la inseguridad vial, puesto que los vehículos modernos disponen de una serie de elementos de seguridad activa de los que carecen los vehículos antiguos. En este sentido, es esencial el apoyo de la Administración, que debería intervenir de manera patente en el fomento de la renovación de nuestro parque automovilístico. Además, un país que es un gran productor de automóviles, como lo es el nuestro, debe proteger el sector para evitar que las compañías decidan emigrar hacia otros destinos. 

Por la recuperación del crédito y el aumento de la productividad

Para poder generar recursos y tratar de frenar el incremento del paro en España, el crédito debería volver a fluir. Asimismo, para remontar la economía, el país debe empezar a ser más productivo y más eficiente. Convendría, por tanto, que el Estado promoviera la circulación de capital, principalmente para ayudar a aquellas empresas que son viables.

El BCE debería funcionar como una figura reguladora del sector bancario

Los servicios financieros han realizado acciones irresponsables y en los límites de la legalidad conocidas por todos dadas sus nefastas consecuencias, como sucedió con Lehman Brothers; por ello es recomendable poner coto a la banca. Las entidades financieras deben dedicarse al préstamo de capital y a generar riqueza en los países donde están ubicados, mientras que el Banco Central Europeo debería funcionar como una figura reguladora de todo el sector bancario europeo. 

Avanzar unidos para salir de esta etapa de dificultad que nos está perjudicando a todos

Por desgracia, en estos momentos España sufre una zozobra general que está originando cierta división entre sus ciudadanos. Ello demuestra que todavía no hemos superado la situación que se vivió a causa de nuestra guerra civil, y es por este motivo que seguimos inmersos en antiguas disputas mientras desaprovechamos el tiempo que deberíamos emplear en aunar esfuerzos. Incluso con las grandes diferencias que puedan existir en la idiosincrasia de cada uno de los territorios de nuestro país, es necesario avanzar unidos para salir de esta etapa de dificultad que nos está perjudicando a todos.

Las autonomías tienen sentido, sobre todo, en las comunidades históricas

La existencia de las autonomías es necesaria, aunque probablemente la razón de ser de algunas sea más discutible que la de otras. Sobre todo, tienen sentido en aquellas comunidades históricas de España que poseen una lengua y una cultura propias. Del mismo modo, es lógico que quieran proteger su identidad, pero no a costa de la imposición de su lengua en el campo de la educación. 

Presencia del idioma inglés en las escuelas

En todo caso, si en la actualidad existe algún idioma que resulte de vital importancia para los escolares, este es el inglés. En relación con este tema, Esperanza Aguirre, tras su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid, manifestó que lo que más le enorgullecía de su labor como presidenta era la implantación del bilingüismo en los colegios de la Comunidad de Madrid, una opinión que compartimos plenamente. 

Aunar esfuerzos, no dividir voluntades

Fue certera la actitud de Su Majestad el Rey cuando, en fechas recientes, mediante una carta publicada en la página web de la Casa Real, llamó a la unidad para poner fin a las desavenencias políticas actuales. Y lo entiendo, puesto que solamente trabajando en la misma dirección lograremos crear una base sólida para el futuro. Hay que aunar esfuerzos, no dividir voluntades.