Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
JOSÉ RAÚL RIVAS GARCÍA.

JOSÉ RAÚL RIVAS GARCÍA. EXIDE TECHNOLOGIES

Obra:
Texto del 15/06/11 .
Fotografía cedida por José Raúl Rivas.
 

Pese a dirigir una empresa con una marca tan conocida como Tudor, se define llanamente como un ingeniero químico dedicado a empaquetar energía y a venderla. Decir que es un joven sobradamente preparado sonaría a tópico si no fuera una evidencia. Ha capeado, y sigue haciéndolo, la crisis actual con medidas originales y austeras y, en su opinión, eso es precisamente lo que debe hacer nuestra clase política para salir de la crisis.

Al frente de 250 personas

Dirijo la fábrica de Exide en Azuqueca de Henares, que data de 1966 y es, por tanto, la más antigua de las fábricas de la expansión de la antigua Tudor en España. Antes era conocida como Sociedad Española del Acumulador Tudor, S.A. En el centro de Azuqueca trabajan alrededor de unas 350 personas: 250 en la fábrica de baterías y el resto en las oficinas centrales de España de Tudor y en diversos centros de investigación que tenemos. Como sucedió en tantas fábricas subsidiarias del sector del automóvil, la bajada de producción que tuvimos en 2008 y 2009 nos llevó a un ERE (Expediente de Regulación de Empleo), que en nuestro caso ha durado hasta principios de 2011. Gracias a él, hemos podido ser flexibles y adaptarnos a la bajada de producción del inicio y, a la vez, a la subida de producción, leve pero continua, que volvemos a experimentar en la actualidad.

Historia iniciada en el siglo xix

La empresa Tudor nació en 1897, en Zaragoza, para la fabricación de pilas y baterías, acumuladores eléctricos tanto industriales como de automoción. En 1966 se inicia la expansión con la fábrica de Azuqueca de Henares; en 1978 sigue con la de Manzanares (Ciudad Real) y continúa más tarde con otra fábrica de Malpica (Zaragoza), que cerró posteriormente, y que hoy tiene su continuidad en la fábrica ubicada en La Cartuja Baja de Zaragoza. En 1994 el grupo norteamericano Exide Technologies compra Tudor Fabricación de Baterías y una serie de compañías europeas líderes en fabricación de baterías. En la actualidad, pues, las tres fábricas de España y una metalúrgica situada en San Esteban de Gormaz (Soria) pertenecemos a una multinacional con sede en Estados Unidos.

Innovar para exportar y exportar para perdurar

La adaptación a las nuevas circunstancias que ha representado el ERE. nos ha permitido exportar mucho más que antes. Ahora, cerca del 70% de nuestra fabricación se va fuera de España, principalmente a países del norte de Europa. Lo hemos conseguido porque, además de baterías de coche, que son las más usuales, nos hemos especializado en fabricar, bajo las marcas Tudor y Exide, baterías poco convencionales, de camión o de barco, que son más difíciles de fabricar. Esta innovación nos ha permitido mantener un nivel de producción mínimo y remontar de manera constante durante los dos últimos ejercicios.

American way of work

Pertenecer a una multinacional norteamericana ha significado una importante mejora continua en los procesos de fabricación, de manera que dicha mejoría ininterrumpida ha acabado por convertirse en el objetivo en sí. Apelar a la productividad no debe asustar a nadie, pues productividad no implica forzosamente trabajar más, sino mejor y de manera más efectiva. Para ello deben evaluarse los métodos de trabajo que se siguen y estrechar la comunicación entre los diferentes niveles de la organización jerárquica de la empresa en pro de unos mismos objetivos. Uno de los mayores pecados que puede cometer una entidad es no explicar de forma suficiente su proyecto a quienes trabajan en ella.

Nuevos tiempos, nuevas baterías

Somos una fábrica que se dedica a la fabricación baterías de plomo‑ácido. No entramos, de momento, en otros materiales. Las baterías de los nuevos vehículos eléctricos –en realidad híbridos o microhíbridos– son suministradas por fábricas de nuestro grupo, pero de fuera de España. Sobre la batería de los coches totalmente eléctricos aún queda mucho campo que recorrer y, por supuesto, tenemos líneas de investigación dedicadas a ello. El reto del coche eléctrico es tanto la fabricación en sí como la posibilidad de facilitar la energía necesaria para que su funcionamiento pueda ofrecer unas prestaciones como las que disponen los vehículos de combustión.

Reciclar para crear un producto más sostenible medioambientalmente

Suele pensarse que las baterías viejas son altamente contaminantes. Hoy por hoy el cien por cien del plomo que usamos en la fábrica de Azuqueca de Henares es plomo reciclado. La metalúrgica que Exide tiene en San Esteban de Gormaz se dedica a este reciclaje. El grado de reutilización del plomo de una batería es bastante elevado, por encima del 97%. Esto es muy importante si tenemos en cuenta que entre todas nuestras fábricas podemos llegar a fabricar seis millones y medio de baterías de arranque al año. Nuestra fábrica de Zaragoza produce baterías industriales y las de Azuqueca de Henares y Manzanares manufacturan baterías para la automoción.

Un centro de investigación y desarrollo para toda Europa

En Azuqueca contamos con un centro de investigación y desarrollo para toda Europa. Lo conforman tres equipos: uno de investigación, uno de ingeniería y un tercero de desarrollo, que agrupan a un total de cuarenta profesionales. Como se comprenderá, representa una parte importante de nuestro presupuesto, pero es la única manera de afrontar la demanda de soluciones, necesidades y valor añadido de nuestros clientes. El grupo cuenta asimismo con otro centro similar en Polonia, más los que tiene en los Estados Unidos.

Exigencia, responsabilidad y confianza

A pesar de depender de la vicepresidencia de operaciones europea, disfruto de un grado de autonomía importante en la gestión y en la dirección. Debemos responder a ciertas exigencias con un cierto grado de responsabilidad, pero a la vez contamos con su confianza y disponemos de herramientas para llevar a cabo proyectos como el de mejora continua.

Drástica reducción de la demanda en verano de 2008

Recuerdo perfectamente cómo la crisis arremetió de repente contra nosotros en forma de una drástica reducción de la demanda en verano de 2008. Supuso un punto de inflexión en el que los números se manifestaron con toda su crudeza a causa de una reducción de la perspectiva de fabricación. Ello nos obligó a ponernos a trabajar en la toma de las decisiones más adecuadas, para lo cual pudimos contar con la inestimable colaboración del antiguo director de planta y del director de recursos humanos. Conseguimos una cierta inversión y fue factible reducir coste y aumentar productividad a pesar de todo. Pero lo mejor de todo ha sido, sin duda, que, con el tiempo, hemos podido recuperar las personas que se vieron afectadas por el expediente de regulación. No sé si todo ello nos ha hecho más fuertes, pero yo lo siento así.

Maquillar la realidad

A nivel político, el Gobierno actuó mal al intentar maquillar lo que nos venía encima. Para que la sociedad reaccione de manera adulta, adecuada y en un mismo sentido necesita tener toda la información de lo que está pasando, con toda su crudeza y veracidad. Lo contrario es tratar a la sociedad de infantil, y así no se arregla nada.

España, país con grandes retos por afrontar

El gasto público en España es considerable. Es bueno que un país tenga tantas prestaciones públicas, y debemos trabajar para conservarlas, pero ello no ha de ser incompatible con un baño de realismo. Al Estado le ha faltado, sin duda, un plan estratégico, un rumbo claro que precise qué queremos ser como país o a qué país nos queremos parecer. El diseño económico de la España del futuro aún está por hacer. Ahora mismo seguimos sin un lugar en el mapa económico mundial.

Desencanto de la manera española de hacer política

La realidad nos dice tozudamente que somos un país desencantado con sus políticos, por lo menos eso dicen las encuestas. Los políticos han dejado de ser solucionadores de problemas para ser un problema en sí. Yo no creo que el problema sean los políticos como clase, sino la manera española de hacer política. Sin duda, la alternancia de poder entre los dos grandes partidos se da de una manera muy poco adecuada, muy visceral y cainita, sin la colaboración necesaria en los grandes temas de Estado.

Los de arriba y los de no tan arriba

Por mi trabajo estoy en contacto con las dos caras de la realidad. Me he reunido con alcaldes y lo cierto es que, si escuchas con atención lo que dicen los que están arriba y lo que dicen los que no, te das cuenta de que no andan tan alejados: lo que cuesta es integrar todas las visiones en una misma dirección.

Está en juego el sustento de muchas familias

Me parece muy difícil combatir la economía sumergida habiendo cinco millones de parados. Los poderes públicos deben dar los pasos necesarios para transformar este empleo sumergido en empleo legal con garantías para los trabajadores, ya que está en juego el pan de muchas familias que no tienen otra manera de mantenerse. Evidentemente, las multinacionales y las administraciones tienen a todo su personal asegurado y cumplen con las reglas del juego, y ello sostiene el erario público.

En una empresa, el resultado de mañana empieza hoy

Me nombraron director de la fábrica con apenas 30 años. Dos años después, me siento satisfecho por cómo se ha desarrollado todo, gracias sobre todo a la estupenda disposición de la plantilla de la fábrica de Azuqueca de Henares. Asumí el cargo con un ERE a la vista y con la necesidad de reducir drásticamente la producción. Ello me obligó –nos obligó a todos– a tomar decisiones inéditas. Afortunadamente, esas decisiones fueron acertadas, pero no debemos confiarnos, porque en una empresa el resultado de hoy ya no vale mañana. O dicho de otra manera: el resultado de mañana empieza hoy.