Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. José Vicente López Ibáñez
JOSÉ VICENTE LÓPEZ IBÁÑEZ.
Fotografía cedida por José Vicente López.

JOSÉ VICENTE LÓPEZ IBÁÑEZ. PRODUCTOS DAMEL

Obra:
Texto del 12/07/11 .
 

Cocreador y director general de una reconocida empresa en el ámbito de la confitería y los aperitivos, José Vicente López expone el valor de la imagen como factor incitador al consumo y la vigencia y el valor de las golosinas y frutos secos como elemento vinculante al imaginario infantil. Asimismo, ante la recesión actual constata que las medidas implementadas por nuestros gobernantes no han hecho sino obviar a las pymes y perjudicar a la clase media.

Génesis de la entidad

El precedente de nuestra entidad fue Productos Churruca, una pyme fundada en los años 50 por mi padre y especializada en la manufactura y distribución de frutos secos y aperitivos: kikos, pipas, etcétera, ya que nuestra línea de negocio siempre se ha centrado en los productos alimentarios complementarios. En 1991, mi padre, José López Lluch, mis hermanos, Javier y Jorge, y yo nos apartamos de la gestión de la compañía, aunque continuamos siendo accionistas, para iniciar una nueva etapa autónoma. Pese a tener muy claro que nuestro primer objetivo empresarial era introducir y consolidar un concepto propio de aperitivos y artículos de confitería de calidad, por prudencia empresarial en una primera fase nos centramos en la distribución de confitería y aperitivos.

Adquisición de una histórica compañía de confitería

Dos años más tarde pusimos en marcha una planta de transformación de frutos secos y producción de aperitivos y en 2001 adquirimos Productos Damel, una histórica compañía de confitería familiar con marcas tan representativas como los Palotes, los chicles Cheiw o los caramelos Pectol, a la que trasplantamos nuestro modelo de gestión. Paralelamente hemos diversificado y expandido el grupo a través de empresas de tecnología informática, inmobiliarias, etcétera. La gestión es totalmente familiar; cada hermano se ha repartido una parcela de responsabilidad en el grupo. Javier es el director técnico, Jorge el director de marketing y yo soy el director general y responsable empresarial del grupo. Mi padre, la inspiración y alma máter.

Conocimiento del mercado, experiencia, pericia e implicación personal

La prosperidad de un proyecto empresarial depende del conocimiento del mercado, de la experiencia y pericia en la gestión y del grado de implicación personal. Un emprendedor es un trabajador infatigable que previamente analiza en qué sectores del mercado puede introducirse una nueva iniciativa y cuál es el alcance máximo de esta, pues se pueden lograr los objetivos por diferentes vías.

Exportamos a 50 países de los 5 continentes

Hemos creado un grupo empresarial extenso, resultado de la fusión de la empresa inicial más las adquiridas durante la expansión, que exporta sus productos a 50 países de todo el mundo. Manufacturamos artículos alimentarios en tres plantas –Valencia, Alicante y Sevilla– con idénticos problemas de gestión administrativa, distribución y comercialización, y que no compiten entre sí, porque forman parte de segmentos alimentarios diferenciados, como helados líquidos (los conocidos Flash), artículos de confitería (caramelos de goma, balsámicos…) y aperitivos, entre los que destacan los frutos secos comercializados a través de emblemáticas marcas como Casamayor y Kelia.

Los recuerdos gustativos de varias generaciones de españoles

Un rasgo que comparten los alimentos de nuestro extenso portafolio es que forman parte de los recuerdos gustativos de varias generaciones de españoles, lo que supone un valor añadido a sus cualidades intrínsecas, ya que la memoria gustativa gesta nuestra sensibilidad, es muy duradera y conforma el paraíso de nuestra infancia.

Cuidado diseño y embalaje de los productos

La calidad entra primero por el ojo. El diseño y embalaje de los artículos es fundamental, ya que la primera compra de nuestros productos es impulsiva. Por ello su presentación se cuida al detalle; hemos creado un equipo de diseño de los envoltorios en una de nuestras empresas auxiliares. Aun así, la calidad del alimento debe ser óptima para que el consumidor repita.

Sinergia de todos los departamentos que propicia una mejora continua

Los departamentos de marketing e I+D+I se encargan de perfeccionar e innovar. Pero la mejora continua proviene de la sinergia de todas las áreas, que periódicamente se reúnen para poner en común ideas, realizar autocrítica, comparar los productos con los de la competencia y buscar nuevos nichos de mercado.

Prudencia en el lanzamiento de nuevos productos

La imagen y la marca deben cuidarse al máximo. Los nuevos productos han de tener un recorrido comercial largo, darse a conocer y afianzarse en el mercado, porque el lanzamiento continuo y la sustitución de productos corrompen toda la cadena comercial y confunde a los consumidores; de ahí que las variaciones suelan lanzarse discretamente.

Una nueva tipología de consumidor de golosinas

El adulto entra en acción; el cliente tradicional de golosinas era el niño, pero los infantes de los años 60 y 70 han continuado consumiéndolas, de manera que ahora se dirigen a una amplia franja de mercado, lo que nos ha obligado a diversificar y adaptarlas según cada segmento de edad. Nuestra apuesta de futuro son los complementos alimentarios (calcio, hierro, vitaminas, fibra…) en formato golosina para que su consumo resulte más atractivo.

El azúcar es necesario

Hemos aprendido a convivir con el descrédito de las chuches, que son un alimento complementario cuyo número de calorías, por ejemplo, es semejante al de galletas, batidos y zumos, e inferior al de los refrescos. Los niños y jóvenes, dentro de una dieta sana, variada y complementada con ejercicio físico habitual, han de consumir una cantidad moderada de golosinas porque el azúcar es imprescindible.

A favor de la normativa sanitaria

Aunque la legislación sanitaria es demasiado estricta y parece obedecer a los intereses ocultos de algunos grupos empresariales, no es difícil de cumplir si se invierte el tiempo y el dinero necesarios. Así se evitan posibles negligencias y prácticas perjudiciales para la salud, se igualan los procesos de elaboración para todos los productores y la competencia es más justa. La implicación de la Administración en la mejora de las condiciones higiénicas del sector ha sido, pues, positiva. Debemos seguir en esa línea.

Oferta de materias primas mayor y más competitiva

La deslocalización ha permitido que nos beneficiemos de una mayor y más competitiva oferta de materias primas. Por ejemplo, las pipas provienen de Estados Unidos; los cacahuetes, de China. También hay ingredientes de procedencia española como el maíz, las almendras, la glucosa o la harina. La competitividad, nuestro objetivo nº 1.

Nuevas estrategias para determinar las preferencias gustativas

La cata e investigación es el primer paso para conocer la opinión de los consumidores, tanto de los alimentos infantiles como de los de adultos. Es una práctica proveniente de Norteamérica que sirve para corregir sabores, texturas, colores, etcétera. Nos indica no solo cómo debemos producir sino lo que nos quieren comprar.

Se ha obviado a las pymes y a la clase media

Inicialmente, la negación de la crisis por parte del Gobierno fue un error grave; después se dio una total falta de previsión y comprensión de las necesidades de una sociedad cuyo entramado económico está formado por pymes y autónomos y una extensa clase media. Se está legislando a favor de las grandes corporaciones y en contra de la clase media. A la vez, se ha reflotado a las entidades financieras en apuros, que ahora privan a las pymes de financiación. En definitiva, se ha mermado el poder adquisitivo a una parte de la mayoritaria clase media por la bajada de sus salarios o la pérdida de su trabajo y, lo que es peor, se ha asustado a la otra parte.

Inversión en tecnología más compra óptima igual a competitividad

La crisis y la especulación están dificultando la compra de materias primas, pero es una situación transitoria. Algunas empresas han optado por la deslocalización de la producción; pero, de momento, la competitividad se obtiene a través de la inversión en tecnología y de la gestión y compra óptima de la materia prima.

Tardío reflote de las cajas

La reconversión de las cajas se ha llevado a cabo tarde, pues hace mucho que esta situación se conoce: algunos agentes económicos gozan de un excesivo compromiso tácito con las autoridades. Sin embargo, es una medida necesaria para la modernización de nuestra economía.

España, país social y laboralmente anticuado

Somos un país anticuado en cuanto a la formación y las reglas del trabajo. Hay una absurda dicotomía, una fricción constante, entre el trabajador y el empresario porque los agentes sociales no perciben que el progreso común se logra a través de la colaboración, con las discusiones razonables y lógicas en este tipo de relaciones.

Gran deterioro de nuestra enseñanza

La enseñanza se ha deteriorado mucho en nuestro país porque se ha descuidado la preparación de los técnicos medios y superiores: o bien se fracasa en la escuela y se pasa a formar parte de la población no cualificada, o se engrosan las estadísticas de parados con titulaciones universitarias masificadas y carentes de una buena formación práctica. Se ha pensado en medrar individualmente sin tener en cuenta que conllevaba un fracaso sociolaboral colectivo.

Alumnos en prácticas

Es triste que los empresarios tengamos que colaborar con los centros educativos medios y superiores para que los alumnos realicen sus prácticas en nuestras instalaciones, ya que el marco legal está poco definido, lo que supone un coste económico para el sector. Sin embargo, ello nos da la oportunidad de conocer la formación de los candidatos y de preseleccionarlos para posibles vacantes.