Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr.José Villarig Lou
JOSÉ VILLARIG LOU.
Fotografía cedida por José Villarig.

JOSÉ VILLARIG LOU. GRUPO ECOPLAR

Obra:

Texto del 18-06-2012

Lo que distingue, y honra, la labor de este empresario y economista es haber creado, mediante proyectos socioasistenciales y residencias acondicionadas por completo, un nuevo concepto de vida para las personas mayores y los discapacitados físicos que ha devenido referente nacional. Esta conciencia reformadora le lleva a defender un cambio educacional en la sociedad española, donde el aprecio por el trabajo bien hecho y el dominio de lenguas sean la tónica imperante.

Proyectos socioasistenciales para mayores y discapacitados físicos

Por mi profesión, siempre he estado vinculado al mundo financiero. En el 2000, al vender una sociedad que había creado junto a algunos socios, me encontré con cierto capital y mucho tiempo libre. Dado mi carácter inquieto, decidí aprovechar una oportunidad imprevista e invertir el dinero en crear mi propia empresa. Había escrito un par de libros sobre los fondos de pensiones, y pensaba que lo relacionado con la asistencia a mayores podía tener futuro. Los que serían mis socios en el proyecto aportaron un edificio al que no sabían qué uso dar. Así nació Ecoplar, una empresa dedicada a desarrollar proyectos socioasistenciales para mayores y discapacitados físicos. En 2002 abrimos la primera residencia para mayores en el sur de Madrid, una experiencia piloto con la idea ir aprendiendo el oficio.

Servicios a los asistidos y discapacitados

A pesar de todo nuestro esfuerzo y entusiasmo en el proyecto, el mercado no cumplió con nuestras expectativas en los servicios dirigidos a personas mayores válidas, pues las personas prefieren estar en su propia casa. Ello sumado a los problemas sociales surgidos a causa de la crisis, nos ha forzado a reconvertir nuestros centros enfocándolos a los mayores asistidos y otros discapacitados. No obstante, me satisface mucho la labor realizada, pues antes de Ecoplar no había nada, y hoy la empresa cuenta con 600 empleados y dispone de unas 1.300 plazas. Supuso un reto personal.

Tratamiento sanitario y rehabilitador que nos distingue de las residencias al uso

Ecoplar se dirige a la tercera edad y a personas de 18 años en adelante que precisen rehabilitación. Tenemos muchos casos de quienes padecen secuelas locomotoras debidas a infartos cerebrales. En nuestros centros conseguimos que, al cabo de unos meses, regresen a casa con capacidad mejorada para la vida diaria. También recibimos pacientes que, tras infartos agudos de miocardio, rehabilitamos para volver a su actividad en un corto espacio de tiempo. En Santander hemos construido un entorno tutelado para mayores que consta de 232 pisos, un centro de spa, un centro deportivo y rehabilitador con atención sanitaria que se completa con una residencia de mayores de 216 plazas. Procuramos un tratamiento sanitario y social. La singularidad de este complejo es la convivencia intergeneracional, pues parte de los apartamentos y del centro deportivo lo usan familias de toda edad.

Un referente en asistencia sociosanitaria

Profesionalmente hablando, nuestro centro de mayores discapacitados de Madrid es todo un referente. El paciente ha de estar contento para que el familiar también lo esté. Con este fin, diseñamos edificios muy amplios con muchas zonas comunes y jardines alrededor. Los parapléjicos, por ejemplo, disponen de gimnasios para realizar todo tipo de actividades. Nuestros pacientes nunca están recluidos en la habitación.

Apartamentos destinados al alojamiento de asistidos

También hicimos apartamentos de lujo para válidos, que al final acabaron por ser destinados al alojamiento de asistidos. Como se trata de residentes de larga estancia, financiamos estas facilidades y las necesidades del interno en colaboración con las comunidades madrileña y cántabra, de ahí que concertemos plazas con las administraciones públicas. Disponemos de tres centros en Madrid, uno de ellos con 210 plazas de tipo sociosanitario, una suerte de hospital sin quirófanos.

Transmitir confianza e ilusión al paciente

La filosofía de nuestros centros se basa en intentar por parte de nuestros equipos multidisciplinares trasladar responsabilidades a los residentes en todos los aspectos. Es esencial que se sientan importantes, y transmitirles ilusión y confianza en sus propias capacidades. El trabajo que realizamos es vocacional y muy duro, por eso necesitamos trabajadores optimistas, de talante alegre, con trato cordial y estimulante, porque acompañan a los residentes en su última etapa incluso a veces con cuidados paliativos.

El hecho de que España sea una especie de California de Europa

El nuestro es un negocio de futuro, no de presente, y lleva aparejada una gran complejidad. Las instituciones podían haber explotado el hecho de que España sea una especie de California de Europa. Benidorm lo intentó hace 30 años, cuando creó muchos apartamentos para mayores, pero no captó apenas residentes españoles, y los extranjeros se limitaron a aquellos que vivían desde hacía años en España. No se ha conseguido, pues, traer a personas mayores de fuera ex profeso para este tipo de residencias.

Plantilla multidisciplinar y especializada

Contamos con un buen número de médicos, psicólogos, fisioterapeutas y enfermeras. Hace años, cuando no era fácil conseguir personal, incorporamos a la empresa, a través de una gestión realizada por el Ministerio de Trabajo, 150 auxiliares y algunas enfermeras provenientes de Colombia. De manera permanente, especializamos a nuestros empleados mediante cursos formativos.

Personal, familiares y voluntarios dan calor a nuestros pacientes

Además de nuestro personal, los familiares de los residentes desarrollan mucha vida en el complejo, lo que demuestra su afecto y preocupación por ellos. También llegan voluntarios de parroquias u ONG para acompañar a las personas alojadas y hacer un poco más llevadero su día a día con distintas actividades festivas. La respuesta humana es más que satisfactoria.

Reformar la educación en profundidad

Hay que llevar a cabo una seria y profunda reforma de la educación en nuestro país. Resulta imprescindible implantar el dominio de una o dos lenguas además de la propia. El inglés y el alemán quizá sean los dos idiomas más importantes para nosotros. Esto permitiría la atención de médicos, enfermeras y resto del personal en su propio idioma a los mayores extranjeros en nuestro cálido país.

Cuando la Administración externaliza sus servicios todos salimos ganando

En las antiguas residencias gestionadas directamente por comunidades autónomas, cajas de ahorro u otras similares, pagaban a los empleados salarios superiores a los fijados por los convenios, con lo que se hicieron inviables con el paso del tiempo. Conviene contar con las empresas del sector que hagan una labor empresarial eficiente. La Administración, cuando adjudica la gestión de centros o de plazas de concierto, conoce a quien se lo adjudica. Cuando la Administración externaliza, todos salimos ganando.

Un Estado de bienestar insostenible

Nos encontramos en un mundo global donde cualquiera puede vender su propio producto si lo desea. Los países emergentes han elevado mucho su nivel, lo que nos fuerza a nosotros a subir menos el nuestro, si no a bajarlo, para poder igualarlos en la relación calidad-precio. Estos países no conocen el Estado de bienestar, y nosotros, por contra, lo tenemos arraigado. Pero para algunas naciones, entre ellas España, dicho bienestar empieza a ser insostenible, porque hemos vivido demasiado tiempo por encima de nuestras posibilidades.

Ajustar nuestro sistema laboral y nuestro Estado del bienestar

Para que tanto las empresas como el país puedan ser competitivos, hay que lograr un Estado de bienestar y una reforma laboral similares a los de otros países europeos. Hoy por hoy estamos en inferioridad de condiciones. En 1983, a propósito de uno de los libros que estaba escribiendo, tuve la oportunidad de hablar con el secretario de la Seguridad Social. Auguró que en 2015 no habría dinero en España para pagar las pensiones de sus ciudadanos, un problema que sería incumbencia del Gobierno que hubiera entonces. Retrasar ahora la edad de jubilación de forma urgente para contentar a Europa es parte del precio que debemos pagar por no haber resuelto el problema antes. Nuestra Seguridad Social no puede sostener a nueve millones de pensionistas y casi seis de parados.

El empresario aprecia a su personal y se siente orgulloso de su labor cuando esta lo merece

La reforma laboral se ha explicado de forma deficiente. Asimismo, debería ser más estricta en sus planteamientos. Lo cierto es que el empresario aprecia a su personal y se siente orgulloso de su labor cuando esta lo merece. A veces, sin embargo, el empleado no trabaja bien o abusa de ciertos privilegios laborales. En tales casos, el empresario tendría que poder prescindir de él de forma menos onerosa.

Las cajas de ahorro son ahora víctimas de su irreflexiva política de préstamos

Las cajas de ahorro confeccionaron en su día un plan de expansión por toda España para atraer clientes y ofrecieron créditos en mejores condiciones que los principales bancos. Concedían una financiación incluso mayor del 100%, animando a compras o inversiones superiores a su capacidad de devolución. La situación en la que se encuentran ahora es producto de aquella irreflexiva política de préstamos.

Eurobonos e hispabonos

Son imprescindibles ciertos ajustes estructurales para crear una unión fiscal europea, sin la cual los eurobonos no serán factibles. Lo mismo sucede con los hispabonos y las autonomías. Aunque los inspectores del Banco de España son muy competentes, por desgracia es habitual que los superiores políticos obvien sus informes, y ello propicia situaciones como la actual.