Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SR. JUAN ANTONIO RIVERA MELÉNDEZ Alcalde de Constantina desde 1991.

SR. JUAN ANTONIO RIVERA MELÉNDEZ Alcalde de Constantina desde 1991.

Obra:

Texto del 07/11/05,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Constantina

Situada en el espléndido entorno de la sierra sevillana, que ha determinado una actividad agraria secular, en las últimas dos décadas Constantina ha transformado su tradicional modelo económico por otro centrado en la explotación turística de las tradiciones culturales, el patrimonio histórico y el privilegiado medio natural. Su alcalde, Juan Antonio Rivera Meléndez, es testigo y motor de esta renovación que ha ido acompañada por su empeño en convertir la localidad en un lugar privilegiado de residencia y trabajo.

Creo en el diálogo, en la colaboración entre partidos, y en el consenso

Como miembro del Partido Andalucista, del que soy cabeza de lista municipal, me considero un político de firmes convicciones democráticas y de espíritu republicano, a pesar de que mi prioridad siempre ha sido y es el acatamiento de la Constitución y de los valores y decisiones democráticos. Por ello creo en el diálogo, en la colaboración entre partidos, y en el consenso. Estas características seguramente faciliten la comprensión de las circunstancias políticas de nuestro Gobierno municipal, conformado por seis concejales del Partido Andalucista, seis concejales del Partido Socialista Obrero Español y un concejal del Partido Popular. Mi implicación en la vida política estuvo marcada por un reto, la lucha por la construcción de un Hospital comarcal que diese respuesta a las necesidades de asistencia de nuestra comarca, que reúne a una población de 35.000 habitantes. Esa porfía empezó en 1991 y terminará próximamente con la inauguración del nuevo Hospital comarcal. Se cierra, pues, un ciclo y en la próxima legislatura daré paso a nuevos candidatos.

La capacidad teórica de los municipios desbordada por la realidad práctica

Los Gobiernos municipales democráticos cumplieron ya hace tiempo su mayoría de edad. La gestión cotidiana de problemáticas muy diversas, relacionadas en la mayoría de casos muy indirectamente con nuestras atribuciones primarias, demuestra que nuestra capacidad de maniobra teórica se ve muy superada por la práctica. Por ejemplo, supuestamente no tenemos competencias en materia educativa y, sin embargo, en la realidad gestionamos este ámbito a través de las guarderías, cursos de formación, etc. Sin embargo, a pesar de tener que dar respuesta a un gran número de demandas de los ciudadanos, que corresponden a otras Administraciones de mayor ámbito territorial, nuestras fuentes de recursos son muy escasas, lo que nos obliga con demasiada frecuencia a tener que solicitar ayuda a otros organismos. Es un círculo vicioso que nos convierte en Administraciones pedigüeñas y endeudadas perpetuamente.

Reforma que otorgue mayor protagonismo a los Ayuntamientos

Aunque legalmente correspondan a otras Administraciones, los Ayuntamientos tienen de facto todas las competencias, a pesar de lo que no disponemos de fondos para responder por ellas. Únicamente una reforma del actual modelo de competencias que conlleve un mayor protagonismo y desarrollo de los gobiernos municipales conseguirá resolver el problema y acabar con el eterno problema de financiación de los consistorios.

Un punto de interés para el turismo que visita a Andalucía

Constantina es una población sevillana con un claro influjo árabe tal y como se observa en nuestras calles y viviendas. Seguramente es esta influencia la que le confiere un encanto especial y lo que por fortuna la ha convertido en un punto de interés para el turismo que visita Andalucía. Ello explica que, a pesar de ser una localidad con una población oficial de 7.500 habitantes, nuestro municipio cuente con unas 400 plazas hoteleras, a través principalmente de los alojamientos de tipo rural. Los encantos de estos parajes también son un atractivo para los visitantes que aman el contacto con la naturaleza. Este interés de los foráneos por nuestra población se ha producido en fechas recientes.

Tradición y prestigio de nuestra Semana Santa

Dada su importancia cultural y turística, considero que nuestra Semana Santa merece una mención especial. Como en todas las localidades andaluzas, la celebración de la Semana Santa goza de una gran tradición y prestigio que va más allá de los límites de nuestra localidad. Uno de sus ritos es la procesión de la Borriquita, que tiene lugar el Domingo de Ramos por la mañana, y que se complementa con la procesión vespertina de La Amargura. El Jueves Santo tiene lugar la solemne procesión de El Silencio, en la que los protagonistas son los nazarenos negros. El Viernes Santo, la procesión El Encuentro, que rememora la reunión entre la Virgen y Jesucristo; y el Sábado Santo tiene lugar la del Santo Entierro. No obstante, nuestra Semana Santa no debería eclipsar la importancia y el atractivo de otras fiesta como el carnaval o la matanza del cerdo, que valoramos especialmente dada la exquisita calidad de estos animales criados en nuestra zona y el valor histórico y cultural del acontecimiento.

Nueva denominación de origen, “Sierra de Sevilla”, para el jamón pata negra de la zona

Tradicionalmente, e incluso en la actualidad, nuestra población ha destacado especialmente por ser una tierra de magníficas bellotas, por lo que resulta ideal para el engorde de los cerdos destinados a la producción de jamones de pata negra. Sin embargo, la falta de una denominación de origen del jamón de pata negra elaborado a partir de los cerdos engordados en la zona, ha ocasionado confusiones y ambigüedades en el etiquetado de los productos charcuteros, ya que en muchas ocasiones los jamones resultantes se etiquetan con la denominación de otras provincias. Actualmente, ya se están ultimando los trámites para la creación de una nueva denominación de origen, la de la Sierra de Sevilla, que se aplicará a todos aquellos elaborados que provengan de cerdos engordados en nuestra sierra.

La consolidación de un Estado de derecho que hoy día pocos conciben sin la figura de un Jefe de Estado vitalicio

A pesar de mis convicciones republicanas, reconozco y admiro la importancia de la Monarquía en nuestra democracia en un doble sentido. Primero, su intervención para eliminar el autoritario corsé que suponía el régimen franquista hizo posible la llegada de un sistema de libertades a nuestro país y, segundo, su templanza y equidistancia en todo momento, en particular en las circunstancias más difíciles, ha hecho factible la consolidación de un Estado de derecho que hoy día pocos conciben sin la figura de un Jefe de Estado vitalicio que modere las diferencias y aúne fuerzas entre las diversas sensibilidades existentes en nuestro país.

El nacimiento de la Infanta Leonor ha puesto de manifiesto la necesidad de una reforma de la Constitución

Toda la actuación del Rey ha estado presidida por un estricto respeto a la Constitución española, ley máxima que regula, permite la convivencia entre ciudadanos y que debe ser acatada en todo momento. Esto no quiere decir, sin embargo, que sea intocable. En este sentido, el nacimiento de la Infanta Leonor ha puesto de manifiesto la necesidad de una reforma de la Constitución para acabar con una desigualdad por razón de sexo que recoge nuestra Carta Magna, suprimiendo la prevalencia de la línea sucesoria masculina sobre la femenina.

La trayectoria política como Jefe de Estado del futuro Felipe VI

Por fortuna, muy posiblemente la trayectoria política como Jefe de Estado del futuro Felipe VI sea mucho más tranquila que la de su predecesor, sobre todo en sus primeros años de reinado. Seguramente, el gran reto que debe superar don Felipe es la reforma de la Constitución para que algún día su primogénita pueda reinar. Aparte de este pequeño gran cambio, no creo que ni su etapa como heredero de la Corona ni su período como Monarca estén marcados por los sobresaltos que caracterizaron la vida pública de don Juan Carlos, tanto en su etapa como sucesor del anterior Jefe del Estado como en los primeros años de reinado. Sinceramente, considero que el pueblo español no está preparado para gobernar bajo el signo de una república porque, dadas las características de nuestro país, se precisa de una figura que actúe como árbitro político y representante de todos los españoles, que se sitúe por encima de las diversas y complejas sensibilidades.

Aprovechamos estas líneas para expresar nuestro deseo de acoger a tan ilustre visitante

Aunque sabemos que don Juan Carlos realiza frecuentes viajes privados a una finca situada en los límites de nuestra localidad motivadas por su afición cinegética, lo cierto es que por el momento no hemos tenido el honor de recibirlo en visita oficial. Aprovechamos estas líneas para expresar nuestro deseo de acoger a tan ilustre visitante.