Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SR. JUAN JESÚS VIVAS LARA Presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta desde 2003.

SR. JUAN JESÚS VIVAS LARA Presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta desde 2003.

Obra:

Texto del 17/07/2004,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Ceuta

Juan Jesús Vivas Lara lleva las riendas del Gobierno de Ceuta consciente del legado histórico y las singularidades que la caracterizan. Esta urbe bimilenaria, en la que han dejado su poso todas las grandes culturas mediterráneas, contribuye a los intereses españoles con su capital posición como puerta de Europa, crisol de culturas y centro de observación. Condición fronteriza que también es la plataforma de su futuro a través del desarrollo de los sectores vinculados a la mundialización que toman asiento en una ciudad que ocupa un emplazamiento estratégicamente privilegiado. 

Singularidad político-institucional de Ceuta

En España hay autonomías que son uni-provinciales y hay autonomías que son uni-municipales, la dos autonomías municipales son Ceuta y Melilla. Según el actual Estatuto de Autonomía, Ceuta es una Ciudad Autónoma cuyo gobierno absorbe las competencias del Ayuntamiento. Esto quiere decir que sus órganos son los propios de una autonomía, pero con la particularidad de que el presidente de la Ciudad Autónoma ostenta la condición de alcalde y los diputados de la Asamblea tienen la de concejales.

La Constitución consagra el principio de solidaridad interterritorial

La separación de la Península hace complicado conocer la verdadera realidad de Ceuta y sus peculiaridades, algo que debe ser clarificado. Tenemos una serie de condicionamientos, fundamentalmente geográficos y físicos, que se resumen en la singularidad de ser una ciudad extra-peninsular, en una reducida superficie territorial, en la escasez de recursos básicos y en constituir la única frontera terrestre, junto con Melilla, que tienen España y Europa en África. Esta situación está asumida en el comportamiento solidario del resto de España que se manifiesta en el reconocimiento de nuestro estatus económico y fiscal especial, característica que tiene un siglo y medio de existencia desde la consideración como territorio franco y que ahora está amparada por el principio de solidaridad interterritorial que consagra la Constitución, fundamento que se conecta de manera muy directa con el valor de la unidad de España. Esa solidaridad implica un mayor compromiso financiero de la nación para prestar determinados servicios públicos esenciales, llevar a cabo acciones concertadas, atender necesidades básicas de los ceutíes que influyen en su calidad de vida y mantener un conjunto de incentivos económicos y fiscales que permitan compensar las citadas cortapisas. En absoluto, pues, nos sentimos abandonados por parte del resto de las instituciones españolas y de los poderes públicos del Estado. Ese comportamiento de la nación es tan sólido y profundo que tiene rango constitucional y, por tanto, no se encuentra al albur del color político que ocupe el Gobierno de España.

La oportunidad de la globalización

Si bien no hemos alcanzado unos niveles de empleo y de renta per cápita equiparables a los niveles nacionales, estamos convencidos de que podemos conseguirlos mediante el apoyo solidario del resto de los españoles, el empeño en nuestro trabajo y, sobre todo, por un enorme potencial que hay que explotar: nuestra privilegiada situación. Las limitaciones físicas mencionadas tienen una compensación: Ceuta está emplazada en uno de los grandes corredores de un mundo que se encuentra ante el ascenso de la globalización. Nuestros mayores activos son aquellos segmentos relacionados con este proceso de mundialización que tienen grandes posibilidades de desarrollo, como el comercio, el turismo, el puerto, la industria de transformación y montaje con vocación exportadora y los servicios a las empresas, especialmente las de nuevas tecnologías. A ello se añade la vigencia del régimen económico fiscal especial.

Ceuta tiene un régimen económico fiscal especial

Es importante esclarecer que el régimen económico fiscal especial no significa que en Ceuta disfrutamos de un paraíso fiscal. Ni lo somos ni lo queremos. Este régimen está plenamente integrado y armonizado con el del conjunto de la nación y con el que se deriva de nuestra integración en la Unión Europea. Forma parte del sistema fiscal común, pero con unas especificidades que se pueden explicar en tres grandes rasgos. No se aplica la imposición indirecta general del Estado que está sustituida por una imposición local específica, con un menor nivel tributario en cuanto a tipos de gravamen que la imposición general del Estado. Tenemos el cinquenta por ciento de bonificación en los impuestos directos tanto en renta como en sociedades, el setenta y cinco por ciento de bonificación en el impuesto sobre el patrimonio y siendo Ceuta territorio de la Unión Europea no forma parte de la unión aduanera común, lo que quiere decir que mantiene su consideración de territorio franco. Es decir, aquí es libre la importación de mercancías de cualquier parte del mundo sin sometimiento a cupos, aranceles ni restricciones. Ésas son las grandes claves de nuestro régimen económico fiscal especial para compensar estos condicionamientos a los que antes aludía, pero no convierten a Ceuta en un paraíso fiscal ni mucho menos. Por otra parte, también es verdad que los ceutíes pagamos impuestos con los que se financia la construcción de infraestructuras que no podemos disfrutar tanto como el resto de los españoles, pero es un avance que consideramos propio porque somos parte esencial.

Altísima densidad de población en un emplazamiento estratégico

La ciudad tiene 75.000 habitantes censados, pero diariamente alcanza los 100.000 debido al flujo fronterizo de personas. El espacio disponible, incluyendo montes, es de 19,2 quilómetros cuadrados, con lo que alcanzamos una de las más altas densidades de España: 3.250 habitantes por quilómetro cuadrado. Ceuta une a su condición fronteriza el ser puerta de España y Europa para África, lo que también la convierte en observatorio, cruce de caminos y todo lo que se deriva de su estratégica ubicación.

Arquitectura militar renacentista única en el mundo

Nos gustaría recibir más turismo. Ceuta reúne un impresionante patrimonio histórico, cultural y natural. Conservamos símbolos, señales y signos externos de todas las civilizaciones que han pasado por una ciudad bimilenaria. Contamos con una arquitectura militar renacentista que constituye un conjunto monumental único en el mundo, la basílica tardoromana, los museos, etc. y, hay que subrayarlo, disfrutamos de la última obra concebida por el inmenso artista que fue César Manrique, el Parque Marítimo del Mediterráneo, inaugurado en 1995, unos jardines que son un vergel que, en combinación con el agua y la mezcla de colores, dan como resultado algo verdaderamente espectacular. Junto al paisaje y al clima agradable, está la oferta gastronómica y comercial. La infraestructura para atender a los visitantes, cuya ampliación está siendo incentivada, se compone de tres hoteles de cuatro estrellas y dos residencias. Se hacen esfuerzos en pro de la calidad de la oferta y ejecutando un plan de dinamización turística.

Prioridad por el respeto al medio ambiente

No puede existir crecimiento y desarrollo sostenible si no tenemos respeto por el medio ambiente. La partida de los presupuestos dedicada a este apartado es la más importante de todas las que forman de los servicios de la ciudad. Los condicionantes físicos nos han generado un marco de complejidad adicional. Con el Ministerio de Medio Ambiente estamos ultimando la solución definitiva del tratamiento de los residuos sólidos urbanos y de la depuración de aguas residuales. Hemos empezado por cerrar, que no sellar, un vertedero que incumplía los requisitos más elementales, pero queda mucho camino por recorrer.

Fomento de la industria de transformación

Llevamos a cabo un considerable despliegue para la implantación de sectores estratégicos mediante estímulos económicos y fiscales. Una línea que está empezando a dar buen resultado en lo que se refiere a la industria alimentaria es la denominada “reglas de origen”. Esto es, las normas que tiene que cumplir una manufactura en Ceuta para tener acceso al mercado europeo sin restricciones arancelarias. Dado que la importación de todo tipo de productos es libre, si están sometidos en Ceuta a una transformación suficiente pueden ser exportados sin las mencionadas cargas. El problema está en la ausencia de suelo disponible, ya que existen bastantes solicitudes. Por ello, se están practicando actuaciones para la consecución de espacio para las empresas.

Formación e inserción laboral de los jóvenes gracias a la acción concertada con el INEM

Mantenemos una acción concertada con el INEM, cercana a los cinco millones de euros, destinada a la promoción de empleo y sobre todo a talleres de empleo, escuelas taller y planes de trabajo dirigidos a favorecer la inserción laboral de nuestros jóvenes trabajadores; al tiempo que apostamos por la ampliación de la oferta universitaria de la ciudad incrementando cada año un veinticinco por ciento la asignación a becas y ayudas al estudio.

Construcción de un nuevo hospital que satisfaga las demandas sanitarias

Este ámbito ejemplifica perfectamente el significado de la solidaridad interterritorial, que debe traducirse en que todos los territorios han de tener un nivel de asistencia similar en lo que a servicios fundamentales se refiere. La insularidad determina que no haya una instalación hospitalaria acorde con las necesidades de una población que tiene una peculiar situación geográfica. La deficiencia en esta materia hasta ahora ha sido paliada gracias al celo profesional y entrega de los facultativos. En este momento están en marcha las obras de construcción de un nuevo hospital que satisfará las demandas sanitarias de Ceuta.

Vivienda como factor de cohesión social y motor económico

El Estatuto proporciona a la Ciudad Autónoma las competencias en materia de vivienda. Llevamos a cabo verdaderos esfuerzos en su promoción en Ceuta que están dando resultado, pero aún queda mucho por hacer. Tratamos de incidir en dos segmentos, el de aquel sector social que necesita la vivienda protegida, en régimen de alquiler o acceso diferido a la propiedad, y el del sector intermedio, es decir, aquél que por su nivel de ingresos ni puede acudir al mercado de la vivienda de lujo ni al de la protegida. Para ello contamos con las acciones concertadas con la Administración General del Estado y con las expectativas que ahora se abren por el hecho de disponer de un suelo que antes no teníamos, en forma de actuaciones urbanísticas. Además, a medio y largo plazo se ha iniciado el trámite del concierto con el Ministerio de Defensa para desafectar suelo militar con destino a vivienda.

Ceuta y las Fuerzas Armadas

El convenio con el Ministerio de Defensa para el destino civil de parte de los terrenos que correspondían a las Fuerzas Armadas no implica la pérdida de capacidad operativa, simplemente se trata de una operación de concentración de efectivos. En Ceuta el vínculo con el Ejército es sólido, profundo y muy estimado. Apreciamos mucho al estamento militar no sólo per se, sino también porque ha permitido que muchos españoles, como el propio César Manrique, pasaran por nuestra ciudad, la conocieran en profundidad hasta tener una relación sentimental con ella y algunos acabaran estableciéndose.

Relación con Marruecos basada en la buena vecindad y el respeto mutuo

Los ceutíes queremos mantener unas relaciones con Marruecos que estén basadas en la buena vecindad y en el respeto mutuo. Hay una actividad comercial notable, y aspiramos a que el reino vecino establezca una aduana comercial con Ceuta, lo que facilitaría la normalización de las relaciones mercantiles.

Desequilibrio de la asignación presupuestaria en perjuicio de los municipios

La distribución genérica del gasto entre la Administración central, autonomías y municipios está desequilibrada, es injusta e inadecuada respecto a estos últimos. La gran mayoría de los servicios que inciden directamente en la calidad de vida de los ciudadanos se encuentran asignados a los ayuntamientos. Desde la experiencia propia, y teniendo muy en cuenta el doble ámbito competencial que me corresponde desempeñar, pienso que los municipios están en mejores condiciones, por razón de cercanía y proximidad para atender las demandas vecinales que no otras administraciones públicas. Está justificado que los ayuntamientos puedan tener un nivel de participación en el gasto global del conjunto equiparable al de otros países europeos, los que, si mis datos no son erróneos, nos duplican en cuanto al gasto per cápita.

La España de las Autonomías y su reforma

El intento de modificar la Constitución puede despertar algunos riesgos que quedaron amortiguados o anulados cuando se redactó con grandes esfuerzos de conciliación. Creo que el artículo octavo de la Constitución, que configura nuestro marco autonómico, es un título que no merece la pena tocar porque ha funcionado de forma muy eficaz para dar contenido y materializar el ejercicio de la capacidad de autogobierno, con la imprescindible solidaridad en el marco de la unidad nacional. Hay que precisar que Ceuta está integrada en el ámbito común, razón por la cual participa en los foros autonómicos. Esto significa que en España hay 19 autonomías, no 17, pues consta de 17 autonomías y 2 ciudades autónomas. Se ha resuelto satisfactoriamente la ambivalencia entre ayuntamiento y autonomía que nos ha permitido desarrollar una acción concertada con el Estado profunda y eficaz y que ha hecho compatible el régimen fiscal especial con el régimen de financiación común de todas las autonomías. Ahora bien, partiendo de que se produzca un amplio consenso político y social, el actual gobierno ha abierto la opción de perfeccionar el marco jurídico institucional de cada autonomía con respecto a la Constitución. En este contexto, Ceuta aspira a alcanzar el estatus de comunidad autónoma, posibilidad que está contemplada en la disposición transitoria quinta de la Constitución.

El Rey como figura esencial de nuestra historia

Distintas generaciones de españoles ya contemplan al Rey como una figura esencial en nuestra historia. Fue el actor principal de la Transición política española a la modernidad que ha dado como resultado una época de libertad y de prestigio a España como creo que no se ha conocido en nuestra historia contemporánea. No se puede olvidar el papel de la sociedad española ni la altura de miras de los partidos y organizaciones sociales ni la competencia de los políticos que colaboraron con Don Juan Carlos, pero si en alguien hay que personificar el éxito de la comunidad es en el Rey.

Don Juan Carlos salvó un futuro en libertad

En la Transición hubo muchos momentos difíciles, aunque el más llamativo fue el 23-F. Estábamos con el alma en vilo y la aparición del Rey en televisión nos devolvió la tranquilidad para seguir estando ilusionados en un futuro constructivo de libertad y de democracia para toda España. En esos momentos, la Jefatura del Estado tenía una preeminencia en el proceso político que ahora es innecesaria. El Rey ha venido desempeñando su función de forma magistral, su discreción se ha ido incrementado conforme han ido madurando la sociedad y las instituciones democráticas.

Del “juancarlismo” a la Monarquía

Creo que se está pasando del juancarlismo a la Monarquía gracias al comportamiento ejemplar del Rey y a que ha sabido transmitir con absoluta naturalidad esa legitimidad histórica que le asiste a la institución monárquica, cuestiones ambas que están generando adhesiones a la Corona. A ello se suman los factores de continuidad y estabilidad que están significados en la disposición y vocación de servicio a España de nuestro Príncipe don Felipe.