Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Juan Vicente García Jordán
JUAN VICENTE GARCÍA JORDÁN.
Fotografía: Remedios Navarro.

JUAN VICENTE GARCÍA JORDÁN. HACIENDA DEL CARCHE

Obra:

Texto del 18-03-13

La pasión por el vino, la diversificación productiva, la vocación de presencia internacional y la creencia en el potencial de los países africanos son las señas de identidad del proyecto empresarial de este vinatero, perteneciente a una de las familias del sector más destacadas en nuestro país, que recalca la necesidad de apostar por la economía productiva y apela a la responsabilidad política y al sacrificio colectivo para superar con ilusión la crisis económica.

De la importante estirpe vinícola de los García-Carrión

Pertenezco a una saga familiar vinculada al sector vitivinícola desde hace cuatro generaciones; soy hermano del actual propietario de Bodegas J. García Carrión, José García-Carrión Jordán, la segunda bodega más importante de Europa y la quinta del mundo, productora de marcas tan populares como Don Simón, en la que trabajé desde 1981 hasta 1994, coincidiendo con el inicio de su inmenso crecimiento. Justamente fue este deseo de expansión el que determinó mi salida de la empresa, ya que un grupo de capital externo deseaba invertir en la expansión de la compañía respetando la propiedad familiar a cambio de que la gestión solo recayese en un miembro de la familia. Dadas las circunstancias, aproveché la tesitura para emanciparme de un proyecto cuyo engrandecimiento me había dejado exhausto y dedicarme así a crear un negocio de dimensiones menores y que pudiese controlar y vivir más de cerca.

Fundación de la primera bodega en Guinea

La bodega familiar había exportado tradicionalmente vino de mesa a una serie de países de la costa oeste de África, que hoy conforman la denominada Cemac (Comunite Économique et Monétaire de l’Afrique Centrale), pero la importantísima devaluación monetaria que se produjo en 1992 provocó una drástica reducción de las ventas, lo que nos decidió a promover nuestra propia bodega en el continente africano, de manera que dejásemos de ser importadores para pasar a ser fabricantes, con las consiguientes ventajas fiscales. Tras las pertinentes prospecciones y los análisis sobre la localización más idónea, por fin establecimos una bodega en Guinea, de la que me hice cargo, junto con otro socio español, Santiago Hanna, residente en el país, al emanciparme en 1994 de la compañía familiar.

Elaboración y venta de vinos, aceites, zumos y aguas minerales

La empresa se consolidó muy deprisa y se expandió tanto en número de consumidores como en artículos, ya que también comercializamos aguas minerales y zumos, de producción y consumo africano. La necesidad de disponer de más espacio y el deseo de diversificar la producción y llegar a otros segmentos de mercado determinaron que adquiriésemos la finca Hacienda del Carche en Jumilla, una población situada al norte de la provincia de Murcia, y que construyésemos una bodega. Desde allí coordinamos las ventas y los envíos hacia África y elaboramos vinos y aceites de gran calidad para el mercado nacional e internacional.

África, un continente rico de imagen distorsionada por los tópicos

Las características climatológicas de África central imposibilitan el cultivo de la vid, por lo que se debe importar la materia prima y elaborarlo in situ. Nosotros llevamos el mosto preparado de España y lo fermentamos, tratamos y envasamos allí bajo la supervisión de técnicos españoles; mediante este sistema de producción reducimos de forma considerable los gastos de envío, ya que la materia prima ocupa un volumen mucho menor, y de tributación, porque pasamos a ser productores que utilizan materias primas internacionales y damos empleo a 800 trabajadores locales, lo que para nosotros es muy relevante, puesto que los García siempre hemos valorado el potencial económico y el capital humano de África, un continente rico y complejo cuya imagen en Europa está distorsionada por los tópicos, los prejuicios y el desconocimiento. 

Vino de mesa de manufactura y consumo africanos

Todo el vino de mesa que elaboramos en Guinea se consume allí –es el país con un mercado más significativo y consolidado: el año pasado se vendieron 24 millones de litros– o en los países limítrofes pertenecientes a la Cemac. El éxito de nuestra fórmula productiva y las necesidades del mercado determinaron que construyésemos nuestra segunda bodega africana en 2009 en Guinea Bissau y que estemos construyendo una nueva bodega en Angola, que se pondrá en funcionamiento antes de que acabe este año.

Venta a todo el mundo de la gama de vinos de alta calidad

Nuestra oferta empresarial se completa con la elaboración de vinos de gran calidad que se destinan fundamentalmente al exterior: África, Estados Unidos, China, Japón, Sudamérica, Alemania, Bélgica, Suecia, etcétera. Se trata de un segmento de venta en crecimiento, sobre todo en los nuevos mercados no consolidados como China.

Características de los caldos

Nuestra receta ha partido de la combinación de la variedad monastrell, la autóctona murciana, con la combinación con otras clases como la cabernet, merlot o la petit verdot, para conseguir vinos jóvenes y de crianza que pasan entre 9 y 12 meses en barrica antes de ser embotellados. Nuestro objetivo es conseguir caldos en que el sabor de la uva protagonice la cata, de manera que el paso por barrica sirva para redondear y pulir los aromas y sabores, no para transformar el sabor y dotarlo de matices de madera. 

Creación de una empresa propia de distribución de vinos en China

En octubre de 2012 inauguramos una empresa de distribución propia en China aprovechando el interés que allí suscita el vino –en parte por la imitación de los estilos de vida occidentales– y el enorme mercado potencial existente, derivado de su constante y frenético crecimiento económico. Se trata de un espacio multifunción dotado de una tienda, donde se pueden adquirir nuestros caldos; de una sala de catas, en que se pueden realizar cursillos para iniciarse y perfeccionar conocimientos vitivinícolas; de salones sociales, en los cuales agasajar a los clientes, y de un edificio corporativo, donde están nuestras oficinas.

Aceite elaborado con la mezcla de las variedades picual y arbequina

Llevamos a cabo una pequeña producción de aceite de oliva de extraordinaria calidad, que parte de la fusión de la aceituna picual, propia de la zona, con la aceituna arbequina, oriunda de la zona de Tarragona. Esta combinación permite potenciar las virtudes de las dos variedades y contrarrestar sus carencias: la variedad picual origina un aceite muy graso, noble, pero poco afrutado al paladar mientras que la arbequina produce un aceite verdoso y afrutado.

Otros productos

Nuestra gama de artículos se completa con el vinagre balsámico y la mermelada de vino, que se elabora de forma análoga a la tradicional de frutas: se añade azúcar y pectinas al vino y se hierve a fuego lento hasta que se haya evaporado la graduación alcohólica. El resultado es un producto de textura melosa y sabor característico que resulta ideal para acompañar quesos, patés, foie gras, carnes rojas, etcétera.

La unificación monetaria de la UE ha sido una medida precipitada e insolidaria

Pertenecemos a una unión formal de Estados europeos, la UE, que solo ha actuado como marco comercial para una suma de países con legislaciones fiscales, laborales, etcétera, claramente diferenciadas. En este contexto, la unificación monetaria ha supuesto una medida precipitada e insolidaria, cuyos riesgos ha puesto de manifiesto la actual crisis económica y financiera al evidenciar la debilidad de la estructura europea y los agravios comparativos que se establecen entre los Estados miembros. De hecho, ante la imposibilidad de devaluar la moneda, nuestro país ha optado por medidas análogas, como la reducción salarial, para incrementar la competitividad exterior y paliar la deuda externa.

Crisis no relacionada con nuestra capacidad productiva sino con nuestras costumbres financieras

Necesitamos recuperar la ilusión y la responsabilidad individual y colectiva, y debemos concienciarnos de que sabemos y podemos ser eficientes, y de que la actual crisis económica no se relaciona con nuestra capacidad productiva, sino con nuestros usos y costumbres financieros.

Una injusticia inevitable

Aunque no se puede permitir que quiebre el sistema financiero porque ello acarrearía nefastas consecuencias para nuestra economía, es obvia la injusticia que supone ayudar a sanear las cuentas de los máximos responsables de la presente crisis; son las entidades bancarias las que sobredimensionaron las capacidades crediticias de gran parte de los españoles y auspiciaron una economía basada en la especulación y no en la producción de bienes y servicios.

Reinvertir en formación e I+D+i son las claves de la responsabilidad social de toda empresa

Los empresarios tenemos una responsabilidad social para con nuestros conciudadanos. Disponemos de una herramienta, la empresa, para la creación de puestos de trabajo y riqueza, pero para ello se deben reinvertir los beneficios en la propia compañía. Las compañías no son negocios de lucro individual instantáneo o rápido, sino proyectos económicos a largo plazo que permiten el progreso individual y colectivo, pero que obligan a su promotor a actuar de una forma profesional, coherente y responsable, reinvirtiendo siempre los beneficios en formación de la plantilla y en innovación y desarrollo.

El Gobierno, garante de una auténtica economía de libre mercado

Los Ejecutivos deben promulgar medidas de estímulo sobre todo fiscales –no soy muy partidario de las subvenciones– y confianza que permitan que las empresas actúen con libertad, potenciando las operaciones internacionales, y han de actuar como reguladores y garantes de una economía de mercado real, efectiva y responsable.