Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Luis Ángel Varela Serrano
LUIS ÁNGEL VARELA SERRANO.
Fotografía: Àngel Font.

LUIS ÁNGEL VARELA SERRANO. DIASORIN IBERIA

Obra:

Texto del 7-11-2012

El testimonio del ingeniero que dirige la filial en la península Ibérica de esta destacada multinacional médica italiana, integrada por 24 compañías y sinónimo de investigación e innovación constantes, evidencia sus estrechos contactos con el sector público sanitario; un conocimiento que le permite abogar por la profesionalización de la gestión hospitalaria y por la consolidación de una verdadera unificación jurídica, política y económica en la UE.

Diagnosis médica, farmacopea y detección de enfermedades infecciosas

DiaSorin, término formado a partir de la fusión de la primera sílaba de Diagnósticos con el nombre de la compañía matriz, Sorin, es una empresa filial del grupo médico italiano Sorin Biomedica, dedicado a las áreas farmacológicas del inmunodiagnóstico, del diagnóstico oncológico y cardiovascular, a la cirugía y a la ortopedia, que se creó en 1968, cuando dicha entidad decidió concentrar su parcela orientada hacia el área de diagnosis en una sociedad diferenciada. En 1977, DiaSorin estableció una delegación en Madrid y se inició la divulgación de su catálogo de artículos relacionados con el diagnóstico de laboratorio, con la farmacopea y con los elementos auxiliares de la prestación de servicios médicos, aunque de forma progresiva la compañía ha ido desarrollando un campo especializado en la detección de enfermedades infecciosas, como la hepatitis o el síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

Método cercano al leasing para trabajar con los hospitales públicos españoles

Hasta el momento nuestro principal cliente ha sido el sector público, aunque en los últimos años las nuevas fórmulas de gestión cada vez han ido confiriendo más importancia al privado; de hecho, esta preponderancia estatal ha determinado un modelo propio de organización que hemos exportado a países de nuestro entorno. Los hospitales públicos españoles no disponen de capítulo de inversión en su presupuesto, es decir, no pueden invertir de forma ordinaria en maquinaría y tecnología, pero sí de un capítulo de gasto. Para adaptarnos a esta peculiaridad presupuestaria, nuestra empresa trabaja con ellos siguiendo un método cercano al leasing: se trata de ceder a las instituciones la instrumentación y maquinaria necesarias para la realización de las pruebas, de llevar a cabo su mantenimiento y de ocuparse de la formación y el reciclado de los equipos humanos involucrados en el uso de nuestro aparataje.

Planes de trabajo trienales marcados por el desarrollo de proyectos en nuestros centros de I+D+i

Nuestros planes de trabajo son trienales porque se considera que los aparatos y métodos deben ser substituidos, revisados y mejorados cada tres años. Este condicionante se traduce en una inversión constante y cuantiosa en medios económicos y humanos –participan alrededor de 1.500 profesionales– que se materializa en la ejecución de proyectos en nuestros centros de I+D+i en Italia, Irlanda, Sudáfrica y los Estados Unidos. Una parte considerable de las innovaciones y mejoras provienen de las reuniones y los contactos informales periódicos que mantenemos con nuestros clientes, durante las cuales nos hacen llegar las sugerencias y mejoras que creen necesarias para optimizar los procesos y resultados.

Más de cincuenta millones de usuarios anuales

Nuestra prioridad es mantener las finanzas de la compañía saneadas para permitir consolidarnos como exponentes de un sector con más de 50 millones de usuarios anuales. Para ello disponemos de una plantilla de 35 personas en nuestro país, que dirijo bajo las consignas de la implicación, la regularidad y la constancia, y actuando, por supuesto, desde la ejemplaridad.

Importancia del área de análisis clínicos

Pese a la importancia del área de análisis clínicos, que da apoyo al resto de especialidades clínicas y que puede reducir los costes económicos del diagnóstico y tratamiento de un paciente e incrementar la eficiencia de los equipos médicos, por desgracia sigue estando infravalorada en nuestro sistema de salud y, de hecho, desde la irrupción de la crisis, las administraciones públicas han tendido a minimizarla porque al operar siempre buscando resultados cortoplacistas no valoran que la inversión inicial en estas pruebas conlleva una reducción de costes a medio plazo y, sobre todo, un incremento en la eficacia del diagnóstico y del tratamiento prescrito.

Sumamos a la última tecnología, la máxima pericia de los técnicos que la manejan

Al estar especializados en medicina diagnóstica de laboratorio, uno de los artículos más vendidos son las probetas en que se recogen y analizan las muestras gracias a la presencia de un elemento químico reactivo. En el ámbito de los análisis clínicos, la disposición de la tecnología más avanzada y el mantenimiento de los equipos resulta fundamental para obtener resultados fidedignos y precisos, y solo combinando la máxima tecnología con la pericia de los técnicos se pueden interpretar de forma correcta los datos suministrados por los analizadores para poder evitar los falsos positivos o negativos, que tan graves perjuicios pueden provocar en el paciente, sobre todo en el caso de enfermedades como la hepatitis o el sida.

17 fórmulas de gestión sanitaria distintas dentro de un mismo Estado

El hecho de que existan 17 fórmulas de gestión en un mismo país y que difieran en su planteamiento y gestión diaria es visto con asombro y crítica por el resto de países de nuestro entorno. Y, sin embargo, a pesar de esta incoherencia estructural, la calidad de la asistencia sanitaria que han recibido los ciudadanos hasta hoy ha sido óptima.

Medianía gestora de quienes se dedican al sector público

La falta de eficiencia de las empresas y organismos públicos obedece en último extremo a la medianía de sus integrantes. Los sueldos del sector público, muy inferiores a los de la empresa privada, determinan que sea la vocación de servicio público –un sentimiento cada vez menos frecuente en nuestra sociedad– o la falta de aspiraciones o posibilidades laborales las que expliquen la opción de trabajar para la Administración. En el caso concreto de la sanidad pública, esta medianía ha determinado a menudo un nivel mediocre en la toma de decisiones ordinarias y extraordinarias, falta de racionalidad y un acusado déficit de eficiencia. 

Moraleja extraíble de la crisis

Una lección moral que debemos extraer de la actual crisis económica es que necesitamos ser racionales y previsores en nuestras expectativas de futuro para que en las épocas de bonanza, cuando resulta más necesario prever el futuro y las contingencias que puedan producirse, evitemos sobredimensionarnos y nos adecuemos a ellas.

Por la reforma en profundidad del sistema educativo vigente

Una de las reformas urgentes pendientes es la de modificar los presupuestos y la estructura del sistema educativo para que este impregne a los alumnos de los valores del esfuerzo, el sacrificio y la superación constante que las sucesivas reformas educativas han ido diluyendo.

Falta de un proyecto real de cohesión europea

Hasta la llegada de la crisis no se ha producido un proyecto real europeo, ya que solo se había llevado a cabo un planteamiento teórico sin una aplicación práctica global concreta: no disponemos de armonización fiscal ni económica, y las instituciones europeas han sido meramente formales hasta el momento. En la actual coyuntura, es necesario que dichas instituciones se fortalezcan, que se homogeneicen las políticas y jurisprudencias de los respectivos países y que el BCE se convierta en un instrumento de regulación económica. Al mismo tiempo, sería conveniente señalar la postura farisea de determinados sectores y reconocer que las prácticas irregulares e ilegales han sido moneda común en algunos países meridionales, algo sabido por todos y no atajado porque la bonanza económica global de la UE las compensaba. 

Tomar las decisiones con calma y tras un pormenorizado análisis

En momentos tan cruciales como los actuales, deben tomarse todas las decisiones de forma calmada tras un pormenorizado y profundo análisis que tenga en cuenta todas las vertientes y los aspectos de la cuestión, pues en caso contrario se adoptan medidas precipitadas y poco maduradas que no dan respuesta a los problemas de raíz, de manera que propician su endemismo.

Solamente el postergado rescate puede frenar la actual crisis de la deuda

La historia juzgará si nuestros actuales dirigentes se están demorando en exceso en la petición del rescate, pero lo cierto es que se trata de una decisión cuyo retraso puede acarrear numerosos y graves perjuicios a la ciudadanía, porque únicamente esta medida puede frenar la actual crisis de la deuda. Sin embargo, el actual Ejecutivo siente que su prestigio y pundonor se verá dañado si pide la ayuda, aunque esta actitud inmadura, egoísta y partidista representa una traición no solo a la ciudadanía sino a su supuesto compromiso ético‑moral como políticos. 

No habría que confundir los servicios públicos con la Administración del Estado

La racionalización del gasto público es una medida encomiable, pero que debería vedarse en el caso de la sanidad, la cultura y la investigación. Se trata de ganar eficiencia sin incrementar los recursos mediante una gestión profesionalizada en que los cargos no tengan vinculación política. Por otro lado, debemos valorar las consecuencias indirectas, tanto económicas como humanas, de la reducción de partidas presupuestarias y puestos de trabajo en los anteriores ámbitos. Aunque es evidente que nuestro sistema burocrático necesita ser replanteado para evitar duplicidades, no hay que confundir los servicios públicos con la Administración del Estado.