Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
MANUEL JESÚS GARCÍA RODRÍGUEZ .

MANUEL JESÚS GARCÍA RODRÍGUEZ . TUNE EUREKA

Obra:
Texto del 19/07/11 .
Fotografía cedida por Manuel Jesús García.
 

Por circunstancias de la vida, quedó al frente de una entidad dedicada a la fabricación de maquinaria y bienes de equipo para sectores como el naval, el papelero, el congelado… De ahí que se califique a sí mismo de empresario por azar, lo que no le ha impedido desarrollar un proyecto sólido y comprometido. Que nuestra clase política no haya sabido reconocer la realidad económica a tiempo le parece el germen del enquistamiento de la crisis en España.

 Filial de una compañía noruega

El origen de la empresa se remonta a la fusión de dos empresas noruegas creadas en 1815 y 1889 y especializadas en la fabricación de bombas para el sector naval, congeladores para el sector pesquero y equipos para la industria del papel. En el año 1973 se instala en Villagarcía de Arosa para fabricar y suministrar bombas a los astilleros nacionales y extranjeros. Las leyes vigentes en aquellos tiempos en España imponían fuertes aranceles, por lo que algunas empresas extranjeras tomaron la decisión de fabricar localmente. Este fenómeno se dio con frecuencia en nuestro país durante aquellos años, pero pocos lo recuerdan. El correcto desarrollo de la política industrial española permitió en su día pasar de la autarquía tecnológica a la libertad de importar tecnologías de otras empresas, desarrollarlas y adaptarlas a nuestras necesidades, proceso que viví intensamente.

 Primeros pasos para la tecnificación del país

Cuando empecé a trabajar en el sector de bienes de equipo, allá por el año 1972, la Administración era quien aprobaba los contratos de transferencia de tecnología y delegaba en el Ministerio de Hacienda la obtención de los permisos para pagar royalties, lo que obligó a revisar todos los contratos e hizo reducir los royalties hasta un 5%. A los dos años se repitió el proceso, y entonces los royalties no podían pasar del 3%, salvo en tecnologías muy especiales. En las negociaciones con las compañías dueñas de las tecnologías, se llegaban a acuerdos muy interesantes para las empresas españolas. Fueron pasos para ir tecnificando el país.

Invitamos a toda la plantilla a participar de la entidad

Comenzamos a trabajar de forma independiente porque la compañía matriz compró una empresa española de mayor tamaño y nos incorporó a ella. Esta empresa sufrió serios problemas económicos y nuestros activos se pusieron a la venta a finales del año 2003. Previamente, en las postrimerías de 1998, uno de nuestros productos fue deslocalizado. Teníamos una empresa con un equipamiento obsoleto y una plantilla de edad avanzada. Se efectuaron entonces prejubilaciones de forma inteligente, lo que constituyó un trabajo lento y constante, siempre con acuerdos con los trabajadores. Para sobrevivir, en el 2003 hicimos una MBO (Management Buy Out) que constituyó un milagro. Toda la plantilla fue invitada a participar, y todos tenían mi aval personal sobre su inversión. No soy socialista, pero tengo un sentido social de la vida. Llegaron a integrarse un total de 16 trabajadores y pudimos hacernos cargo de la compañía gracias al apoyo de una caja de ahorros.

 Dedicados a los bienes de equipo

Somos una empresa con varias líneas de actividad y sin producto propio. Lo que fabricamos son bienes de equipo que se integran en otros procesos de producción. Actualmente, trabajamos en cinco sectores productivos diferentes (el mundo del subsea, industria del papel, congelación, bombas y sus componentes y defensa).

 Variada gama de actividad empresarial

Dentro de nuestra línea subsea fabricamos herramientas y equipos auxiliares para la extracción del petróleo. Proveemos a la industria papelera de la maquinaria necesaria para el desgote de agua de la pasta de papel obtenida por sistemas mecánicos. En congelación, fabricamos armarios congeladores para barcos pesqueros. Se trata de una máquina formada por un conjunto de placas verticales con circuito de frío en su interior y que entre placa y placa congela el pescado inmediatamente después de la pesca. Fabricamos bombas offshore para sistemas antiincendio y para impulsar agua salada en los pozos de petróleo. Para fabricar todo esto, realizamos la ingeniería de taller y utilizamos las tecnologías necesarias. Contamos con personal especializado y con una gran diversidad de máquinas herramienta y procesos de mecanizado y calderería y montaje. En ocasiones, externalizamos algún proceso y al cliente le entregamos un equipo completamente integrado.

Innovar, lo más importante

Aunque no somos propiamente dueños de las tecnologías con las que trabajamos, aportamos sin duda valores a los productos que fabricamos. Muchas de nuestras sugerencias son consideradas e incorporadas al producto. Dentro del concepto I+D+i, es la innovación la más desconocida, y para nuestro volumen de negocio la más importante y a la que nos dedicamos con mayor ahínco.

Estamos en permanente evolución

Los problemas que surgen en la explotación del petróleo hacen que haya que incorporar nuevos materiales y procedimientos que tienen comportamientos especiales tanto en mecanizado como en soldadura. La incorporación de estos materiales y procesos implica que estamos en constante evolución.

 Tecnológicamente, trabajamos a un nivel muy alto

Al estar deslocalizados geográficamente, tenemos que hacer un gran esfuerzo para formar a las personas que trabajan con nosotros y para ello contamos con toda la transferencia de conocimiento y tecnología por parte de nuestros clientes, localizados en el norte de Europa, y con los cursos de formación. Estamos en contacto con grandes técnicos, con los que tenemos un alto grado de intercambio de conocimiento y de los que estamos continuamente aprendiendo. Esta relación nos obliga a estar tecnológicamente a un nivel muy alto.

 Si uno no hace las cosas bien, el cliente lo abandona

Todas las homologaciones de procesos se están actualizando permanentemente. Es un tema que vigilamos con suma atención. Periódicamente, nos visitan para inspeccionar y testar tanto los equipos que producimos como nuestros procesos, lo que nos obliga a estar en la vanguardia normativa, tanto en calidad como en prevención de riesgos medioambientales y personales, a los que cada vez se les está dando más importancia. Si no hiciésemos las cosas bien, el cliente nos abandonaría.

Buscar nuevas tecnologías que no sean vigentes en países de nuestro entorno

Para ser competitivos y poder salir de la crisis, habría que buscar nuevas tecnologías que no estuviesen desarrolladas en países de nuestro entorno, procurar innovar, no repetirnos. Por otro lado, siempre hemos querido igualarnos salarialmente a países como Francia o Alemania, sin darnos cuenta de que la gran diferencia con respecto a ellos son las tecnologías. Ese ha sido nuestro gran error de los últimos años.

 Hay que recuperar el valor del trabajo

Hay que recuperar la figura del aprendiz y el valor del trabajo, puesto que este es un valor en sí mismo, que nos convierte verdaderamente en seres adultos. Este tipo de mentalidad es un problema de la España de los últimos tiempos que deberíamos resolver.

Reajustar el salario conforme a la realidad presente

Los sindicatos provocan que existan empleos sobrevalorados, pues defienden un sistema que se cae por sí solo. Los incrementos salariales en la Administración pública en los últimos seis años han sido notables. Cuando la crisis ya mostraba los primeros síntomas, se les aumentó los salarios; la consecuencia inmediata fue que, como una ficha de dominó, tras las negociaciones colectivas, se incrementaron los salarios generales de los trabajadores del país para igualarnos a los países de vanguardia europeos. Pero, al reconocerse oficialmente la crisis, una de las medidas fue bajar el salario a los funcionarios un 5%, algo que en el sector privado no podemos hacer porque la ley nos lo prohíbe.

 Excesiva inflación en España

En los últimos diez años, que abarcan Gobiernos de distinto cariz, la inflación en España ha estado creciendo por encima de las medias europeas entre un punto y punto y medio. Teniendo en cuenta que son cantidades acumulativas, en 10 años hemos perdido un 20% de competitividad en precios con respecto a nuestros competidores extranjeros.

 Sobre todo, nuestro país tiene un problema estructural

Tardaremos más tiempo del que creemos en atisbar la luz al final del túnel. Es la consecuencia de no reconocer a tiempo la realidad de las situaciones. Sobre todo, nuestro país tiene un problema estructural, salarial, productivo: hay que cambiar nuestra mentalidad de fondo. Tenemos tendencia a no querer ver nunca la realidad.

 Ayudar a las cajas sin olvidar a los impositores

Mi opinión sobre las cajas de ahorro es personal y viene de lejos. Históricamente hablando, los dueños de las cajas somos los ciudadanos impositores, y la Administración, por impuestos no percibidos. Hay que ayudar a las cajas, porque sin sistema financiero no hay sistema industrial, y privatizarlas mediante la opción de que los impositores compren al mejor precio posible, de forma que así también se les devuelve justamente el dinero invertido en ellas.

 Una realidad ajena a nuestra empresa

Sin duda, habría que controlar que todo el mundo cumpliera con sus deberes. Si no, estamos dinamitando nuestra competitividad respecto al resto del mundo. Por ejemplo, si queremos seguir siendo una potencia turística debemos tratar los turistas que nos visitan con el respeto que se merecen.

 Se ha perdido la ocasión de realizar un gran pacto social

Considero que se ha perdido un gran momento de llevar a cabo un pacto sociolaboral, y que tanto el Gobierno y la oposición como los sindicatos y la patronal son culpables de no haberlo logrado.