Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Manuel Santín Gómez
MANUEL SANTÍN GÓMEZ.
Fotografía: Bessons.

MANUEL SANTÍN GÓMEZ. GRUPO ESCO

Obra:

Texto del 06-03-2013

La máxima confidencialidad y un equipo altamente profesionalizado definen a esta entidad, especializada en la recuperación y el cobro de deudas enfocada sobre todo a editoriales y entidades bancarias. Su máximo responsable, europeísta convencido, aboga por una absoluta cohesión legal y fiscal de la UE y por redefinir nuestro Estado autonómico, mientras solicita mayor apoyo gubernamental para fomentar la economía productiva y el impulso emprendedor.

Servicio integral de cobro y recuperación de impagados

Grupo Esco ofrece un servicio integral de cobro y recuperación de impagados que comprende desde la negociación amistosa hasta el procedimiento judicial. Es una actividad no exenta de riesgos, ingrata, delicada y sacrificada, pero al mismo tiempo apasionante, en el sentido de que, en el plano profesional, hay pocas personas que se sientan felices, como es nuestro caso, con el trabajo que realizan. Nos encanta el trato con la gente, y esta labor nos ha permitido conocer a muchas personas distintas de todas las clases sociales desde la fundación de la empresa en el lejano año 1968, cuando nos iniciamos con el cobro de recibos. Luego, a base de trabajar duramente con honestidad, eficacia y pasión, nos fuimos especializando en el ámbito bancario. Nuestros clientes son en la actualidad las más importantes entidades financieras del sector en el país, exceptuando un pequeño porcentaje que se halla conformado por las empresas editoriales.

Atender las necesidades de nuestros clientes

En el año 1972 ofrecimos nuestros servicios a la compañía de Aguas de Barcelona. Nos sometimos a un proceso de homologación que revestía cierta dificultad para nosotros ya que estábamos empezando. Finalmente nos adjudicaron el servicio con un cobrador que, comparativamente con otras empresas muy consolidadas en el sector, era una parte muy pequeña, pero que, a la práctica, fue nuestra oportunidad para demostrar que con ilusión, trabajo bien hecho y servicio inmejorable se pueden conseguir muchas cosas. Muy pronto nuestra implicación y habilidad logró conquistar la confianza de la compañía, que se sintió satisfecha de nuestro trabajo. Hoy día continuamos trabajando con la compañía de Aguas como proveedores de servicios auxiliares.

Gran prestigio dentro del sector

En la década de los 90, tras la crisis de 1993, por razones de eficiencia sobre todo, muchas compañías comenzaron a externalizar el servicio que nosotros realizamos. A pesar de que en España operan alrededor de 8.000 entidades que tienen como actividad la reclamación de créditos para su recuperación, dirigidas tanto al ámbito privado como al público, constituyen no obstante un sector aún desconocido para el gran público. Entre las grandes compañías del sector gozamos de mucho prestigio en el país, y somos, además, los únicos que mantenemos un distintivo de independencia, al no estar asociados a bancos o fondos de inversión, algo que nos ha permitido alcanzar el grado de excelencia y compromiso que nos distingue.

Selecta cartera de clientes

Hoy por hoy el mercado bancario está pasando por un período de concentración extrema, lo que hace que tengamos cada vez menos clientes pero con mayor volumen. Los centros de decisión de las entidades bancarias están centralizados y siempre tratamos con los mismos equipos responsables, cuyo margen de confianza hacia nosotros se incrementa de año en año, lo que facilita enormemente nuestra colaboración.

Mantener la máxima calidad en el servicio

No resulta fácil ganarse la confianza de un cliente; cuesta mucho conseguirlo, cuesta aún más mantenerlo y muy poco perderlo. Por ello, nuestra actividad consiste sobre todo en perseverar en el mejor servicio, pues tenemos grandes competidores y empresas muy reconocidas; pero aunque el precio es una parte del servicio y una baza a la hora de competir, hoy más que nunca el cliente exige la máxima calidad posible y, en este sentido, somos un referente en España. Nuestra actividad está fundamentada en un modelo de buen servicio de resultados y de confianza.

Importancia del trato con nuestros clientes

Nuestro negocio se compone de tres pilares fundamentales: el cliente, el personal y la propia empresa. Con el objetivo de garantizar y cubrir las exigencias que tiene esta actividad, basada en el servicio de excelencia, en resultados óptimos y en la máxima confianza, los tres pilares tienen que estar muy alineados. Podemos concluir, en consecuencia, que estos son nuestros principales stakeholders. Por ello, prestamos especial atención al cumplimiento riguroso de los dictámenes de cada uno de nuestros clientes, a los protocolos de actuación y a la relación con absolutamente todos nuestros interlocutores. 

Máxima confidencialidad, discreción y un equipo altamente profesionalizado

Tratamos información muy sensible y también con personas, de ahí que las entidades bancarias no confíen sus servicios a cualquier empresa. El que seamos un referente nacional no nos libra de someternos a los procesos de homologación que todas las entidades llevan a cabo por parte de sus departamentos de compra o sus asesorías jurídicas, tanto en lo referente al servicio que prestamos en la recuperación amistosa como en una reclamación judicial, cumpliendo así con todos los preceptos previstos por la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos). La máxima confidencialidad, una absoluta discreción y un equipo altamente profesionalizado constituyen la marca del grupo.

Dinamismo y flexibilidad para llegar a acuerdos

Nuestro trabajo se mide por el grado de eficacia que seamos capaces de alcanzar. Y si bien es cierto que los clientes nos marcan unos parámetros precisos a los que someternos, al mismo tiempo nos ofrecen cierto dinamismo y flexibilidad para llegar a acuerdos que redunden en los niveles de eficacia que nos exigen.

Un deudor es un ser humano

El deudor de antes era un auténtico profesional del aplazamiento, recalcitrante en su premiosidad, un cumplido ejemplar de moroso; el de hoy en día, en cambio, es un deudor circunstancial que se enfrenta a una responsabilidad que quizá nunca quiso asumir del todo. Un deudor, antes que nada, es un ser humano. Por ese motivo, detrás de una conversación con él hay un profesional imbuido de todos los valores fundamentales de la empresa, capaz de ofrecer a su interlocutor todo tipo de alternativas tendentes a encontrar una solución intermedia, lo que convierte a cada uno de nuestros empleados en genuinos solucionadores de problemas. Cuando cumplimos 25 años de existencia, TV3 nos dedicó un programa de 30 minutos llamado “Excusas del mal pagador”, que constituyó la mejor publicidad de la importante labor mediadora que realizamos.

Sin entidades financieras los países no progresarían

Los banqueros suelen estar estigmatizados. Nosotros consideramos que las entidades financieras representan uno de los motores del desarrollo mundial y que los países progresan gracias a la esencial labor que estas realizan. Es más, la banca está contribuyendo a cambiar radicalmente la sociedad, pues sus parámetros de rigor actuales no son en absoluto los mismos que en el año 2006.

Podríamos haber aminorado las consecuencias de la crisis

Actualmente estamos viviendo una crisis totalmente diferente de las anteriores. Ya en octubre de 2007 advertimos que debíamos prepararnos para dejar atrás la larga época de bonanza de la que todos nos aprovechamos sin medir el exceso de nuestra satisfacción personal. Si en su día se hubiera reconocido la gravedad de la situación y se hubieran tomado las medidas pertinentes, sin duda hoy estaríamos algo mejor de lo que estamos; no obstante, todos recibiremos una buena lección de este trance extraordinario por el que estamos atravesando.

Se han sentado las bases para recuperar el crédito

Soy del parecer de que se han sentado las bases para recuperar el crédito, empezando por un llamamiento a la prudencia de las entidades bancarias y los ciudadanos y siguiendo con la firma del histórico acuerdo Basilea III entre los bancos centrales y los supervisores, con vistas a reforzar la solvencia y la liquidez de las entidades de crédito, lo que contribuirá a un profundo saneamiento del sector.

Instaurar una economía productiva apoyando la capacidad emprendedora

El Gobierno debería apostar por los nuevos empresarios facilitándoles el acceso al crédito con el propósito de que ganen confianza en sí mismos y puedan así generar puestos de trabajo, para instaurar una economía productiva apoyando la capacidad emprendedora que aporte valor y bienestar a la sociedad.

Estructura autonómica a revisar

Si queremos mantener una cierta unidad nacional, es conveniente reconocer las singularidades regionales y no estandarizar toda la estructura administrativa del país. Sin embargo, la conveniencia de rediseñar aquellas instituciones u organismos que han quedado obsoletos y suponen una carga para los recursos públicos podría contribuir a sanear económicamente el país, dado que nuestras administraciones son redundantes, un factor que merma la eficiencia de las relaciones con los usuarios.

El futuro de Europa reside en la integración total de los países que la conforman

Creemos que el concepto de Europa es bueno, e incluso necesario para poder competir con las grandes potencias; sin embargo, para hacer de dicho concepto una realidad es menester que antes logremos una homogeneidad fiscal y que seamos capaces de aceptar que cada país ha de ceder más soberanía en favor de una unidad supranacional. El futuro de la Unión Europea depende de que seamos capaces de crear entre todos los países que la integramos un clima de confianza dentro de un espacio de seguridad.