Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
MARÍA GARCÍA SOTO Y FRANCISCA RAMÍREZ MARTÍNEZ.

MARÍA GARCÍA SOTO Y FRANCISCA RAMÍREZ MARTÍNEZ. R & G GABINETE ASESOR

Obra:
Text del 16/01/12 .
Fotografía cedida por María García.
 

La extensa e intensa formación académica, la ilusión, el tesón, el trabajo constante e infatigable, el reciclaje y la ampliación de conocimientos permanente, así como la adopción de un modelo de trabajo in situ eficiente y flexible, son las claves del éxito de este gabinete de asesoramiento cartaginés, al frente del cual están dos emprendedoras muy conscientes de la responsabilidad colectiva en la entrada y salida de la actual crisis económica.

 Éxito emprendedor por la vía del talento y la compenetración

Nuestra asesoría es el resultado de la unión, hace dos décadas, de dos profesionales infatigables con un gran afán de superación y eficiencia. Francisca, graduada social, perito caligráfico, experta en temas de extranjería, y en la actualidad estudiante del Grado en Derecho, fue el alma mater de este gabinete de asesoramiento integral; y María, diplomada en Ciencias Empresariales, licenciada en Administración y Dirección de Empresas, auditora de cuentas y diplomada en Asesoría Fiscal y Tributación, se sumó a la propuesta. Empezamos desde cero un proyecto que hemos ido consolidando y ampliando gracias al prestigio adquirido a través de nuestras actuaciones. El secreto de nuestra fórmula cooperativa es el profundo respeto y la admiración que sentimos la una por la otra y la vocación de servicio hacia la sociedad. El gabinete ha sido y es un barco que hemos capitaneado entre las dos.

 Trabajo en equipo

A pesar de las peculiaridades de cada una, formamos una buena combinación porque nos complementamos. Una, María, representa seriedad, rectitud, sensatez, legalidad, y disciplina, pero a la vez la confianza, la bondad y el saber escuchar; la otra, Francisca, encarna la imprevisibilidad, el esfuerzo, la lucha continua, el altruismo, el ímpetu y la valentía. Juntas hemos aprendido, crecido, reído, llorado y soñado, y nos hemos enfrentado a todas las vicisitudes. Algunas veces nos hemos equivocado, pero siempre hemos sabido aprender de nuestros errores y juntas los hemos solucionado.

 Madres de un proyecto común

La asesoría es nuestra segunda casa, representa nuestros logros, alegrías y desvelos; es, en definitiva, nuestra hija en común, a la que hemos visto nacer y crecer gracias a nuestros cuidados, es decir, a la ilusión, al trabajo constante y a la formación continua para dar lo mejor de nosotras mismas a los clientes.

 Compatibilizar la vida laboral y personal

En nuestra asesoría hemos apostado por conciliar la vida laboral y la personal de manera humana y eficiente. Las dos administrativas tienen un marco horario que les permite compatibilizar sus responsabilidades laborales y personales, y nosotras lo adecuamos a las necesidades del negocio, de manera que hay períodos en que es imposible cuantificar las horas invertidas. Ciertamente, no es fácil compaginar una dedicación como la nuestra con la vida familiar, pero la comprensión y la implicación de nuestros cónyuges ha permitido que la empresa se expandiese mientras nuestros hijos, hoy adolescentes, iban creciendo.

 No gastar más de lo que se tiene

Nuestra empresa funciona porque la llevamos como si fuera nuestra casa, adecuando los gastos a los ingresos, y cuidando mucho de no gastar más de lo que tenemos. Esa es la clave del equilibrio presupuestario de toda empresa y todo Estado.

 Criterios de profesionalidad y confidencialidad

Nuestro objetivo profesional consiste en prestar servicios de asesoría laboral, fiscal, contable y administrativa a las empresas o personas clientes. Este despacho siempre busca las mejores opciones para las compañías bajo los criterios de profesionalidad y confidencialidad, asegurándoles la resolución de sus problemáticas.

Más de ciento veinte entidades de todas las dimensiones

Nuestro gabinete destaca por su elevado nivel de productividad, para lo cual es imprescindible disponer de las herramientas tecnológicas más avanzadas, como los programas informáticos de gestión. Además, el reciclaje permanente, para estar al día de los cambios normativos y las innovaciones, y el uso racional del tiempo hacen posible que un equipo humano de cuatro miembros pueda gestionar un gran número de corporaciones. En síntesis, podríamos decir que el secreto de nuestra eficiencia reside en la justa combinación de la flexibilidad, la preparación, la humanidad y la logística. En la actualidad ya atendemos a más de 120 entidades de todas las dimensiones, y seguimos creciendo.

 Eficiencia y empatía

Si la captación de nuevos clientes se debe básicamente a la reputación alcanzada, su fidelización es consecuencia de un acompañamiento eficiente de su tarea empresarial. No solo se deben llevar a cabo los cometidos con la máxima diligencia, sino que también hay que saber empatizar con el cliente, de forma que se comprendan sus prevenciones y temores y se le pueda ayudar a cumplir con la normativa legal vigente, al tiempo que consigue sus objetivos de mercado y la máxima rentabilidad y beneficio para su negocio desde la tranquilidad y la confianza.

 Personalización de los servicios

Nuestra ventaja competitiva es ofrecer un servicio integral coordinado, de modo que minimizamos los desplazamientos de los clientes a nuestro despacho al máximo; también nos podemos trasladar nosotras a su sede, lo que nos distingue en gran medida de nuestros competidores.

 Afortunadamente, las crisis no nos ha afectado

Somos una asesoría afortunada porque no nos hemos visto afectadas por la crisis. El paulatino crecimiento de nuestra actividad nos ha hecho adquirir dos despachos en los últimos años, para lo cual hemos solicitado créditos hipotecarios. Nuestras solventes cuentas nos han permitido abonar regularmente dichas deudas y no hemos debido reducir plantilla ni salarios. Sin embargo, la prudencia aconseja esperar a que mejore el mercado para poner en marcha el último local adquirido.

 Penalizar el absentismo laboral

Por desgracia, las faltas reiteradas al lugar de trabajo por enfermedades leves o incidencias personales son demasiado habituales en nuestro país, tanto en el caso de los trabajadores del sector privado, como en el de los del sector público. Se debe perseguir y penalizar a los empleados que incumplen con su obligación y responsabilidad laboral y ética de acudir cada día a su lugar de trabajo y dar lo mejor de sí.

 Hacia una mayor productividad

Nuestro país sigue destacando por sus negativos índices de productividad. Si queremos ser fuertes económicamente hablando, debemos cambiar de presupuestos personales y sociales. Se ha de considerar a las empresas como lugares en los que desarrollarse como profesionales e individuos y se ha de propiciar la eficiencia personal a través de pluses que representen una parte significativa del salario.

 Superaremos la crisis si actuamos con un espíritu de sacrificio colectivo

La coyuntura actual es en gran parte consecuencia de la suma de malas praxis individuales durante los últimos años: absentismo, falta de productividad, etcétera. Para superar una recesión de las dimensiones de la actual es indispensable la colaboración de todos los estamentos y ciudadanos. Se tienen que abordar sacrificios y medidas colectivas que permitan un horizonte más próspero. Sin un cambio de mentalidad, no conseguiremos sobreponernos a una crisis de esta magnitud.

 Una legislación laboral desfasada

Nuestra legislación y remuneración laborales están desfasadas y anquilosadas. Cabe propiciar la contratación mediante la bonificación o la reducción de las tasas para que esta sea verdaderamente atractiva para el empresario y cubra sus necesidades productivas reales.

 Preservar el Estado de bienestar acabando con sus excesos

Por un lado, se debe luchar contra el fraude en todos los órdenes: absentismo, economía sumergida, fraude fiscal. Por otro, se debe cambiar la estructura de nuestro tejido administrativo para que sea más flexible y eficiente. Además, debemos perseverar en el sistema de bienestar reduciendo sus excesos; por ello proponemos, por ejemplo, que la asistencia sanitaria quede acotada a los que hayan cotizado durante un mínimo de seis meses.

 Protección de los autónomos

La protección de la figura del autónomo es fundamental para acabar con las lacras del desempleo y de la economía sumergida en nuestro país. Una de las medidas sería la condonación optativa de las cuotas a la Seguridad Social durante un máximo de dos años a cambio de la renuncia a cotizar de cara a la jubilación o a una contingencia común.

 La recuperación de la figura del aprendiz

La recuperación de la perdida figura del aprendiz resultaría muy enriquecedora para las compañías y los asalariados, puesto que no se debería remunerar igual a un trabajador que no aporta valor añadido. En la actualidad, los jóvenes viven instalados en una irresponsable cultura de la comodidad: desean incorporarse al mundo laboral con plenitud de derechos y emolumentos, pero no perciben que la acumulación de conocimientos académicos no es sinónimo de productividad empresarial, y que esta se adquiere mediante el ejercicio de la actividad.

 Fortalecer el Banco Central Europeo y unificar las políticas económicas y fiscales

A diferencia de anteriores colapsos, las decisiones para abordar la actual crisis económica son en parte continentales. Por ello, el fortalecimiento del Banco Central Europeo y la unificación de las políticas económicas y fiscales serían armas eficaces. Sin embargo, la diversidad de situaciones e idiosincrasias dificultan esta opción. En el caso español, lo fundamental es que se lleven a cabo reformas estructurales y un profundo cambio de sistema de valores que nos permitan adherirnos a los países que encabezan la unión y el progreso económico europeos.