Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SRA. MARÍA ISABEL DÉNIZ DE LEÓN Alcaldesa de Arrecife desde el año 2000.

SRA. MARÍA ISABEL DÉNIZ DE LEÓN Alcaldesa de Arrecife desde el año 2000.

Obra:

Text del 26/04/05,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Arrefice

La alcaldesa de Arrecife, María Isabel Déniz de León, se puso manos a la obra en cuanto ganó la alcaldía en el año 2000. Su objetivo era convertir una localidad portuaria en una ciudad más habitable y humana, que respondiera a las necesidades del futuro. De este modo, se propuso remodelarla por dentro y por fuera, potenciando lo autóctono, solucionando lo que preocupa a todos, y con la mirada puesta en una nueva Arrecife, limpia, moderna y atractiva, hecha a la medida de sus ciudadanos.

Es hora de trabajar a favor de los municipios

Habiendo dejado atrás con notable éxito una complicada Transición después de la dictadura, debería producirse ahora una Segunda Transición. El Estado ha trabajado duramente para consolidar la España de las autonomías, pero ha olvidado la base, los Ayuntamientos, los grandes relegados en el proceso político. La actividad municipal desea situarse donde le corresponde.  Más que una segunda Transición lo que debería producirse es una nueva descentralización de competencias a favor del municipio.

Proyectos para el futuro inmediato

Llevo 5 años de acaldesa, después de haber ocupado los cargos de concejala y teniente de alcalde. Tengo suficiente experiencia sobre las necesidades de. Arrecife, capital de Lanzarote, una isla con un gran potencial, se había ido quedando en los últimos años un tanto atrás con respecto al desarrollo de otras localidades de la isla. Algunos de nuestros pequeños objetivos se han cumplido ya y en los grandes proyectos, de infraestructuras y planificación urbanística, todavía estamos trabajando.

Desarrollo, modernidad y cambios

Arrecife tradicionalmente vivía de la pesca, a base de acuerdos con Marruecos. Luego llegó el boom del turismo y trastocó nuestros parámetros y actividades económicos. Hemos querido recuperar todo ese potencial pesquero en gran medida abandonado y la zona de la Marina, que había quedado obsoleta. Es un gran desafío reconvertir una ciudad nacida de un puerto en una ciudad con un nuevo modelo urbanístico, porque durante bastante tiempo se había construido sin criterio alguno. Deseamos desarrollar nuevos sectores y romper los esquemas establecidos; queremos una ciudad moderna, que sepa ir más allá de los patrones tradicionales. Necesitamos una actividad empresarial que genere ilusiones, contar con comercio especializado. Nos encontramos inmersos en un proceso de cambio.

Aumento de las zonas verdes

Uno de nuestros objetivos era conseguir unos niveles de limpieza y ajardinamiento que estuvieran en consonancia con otras ciudades de Europa. Hemos mejorado y la gente se siente satisfecha, pero todavía queda trabajo por hacer, es ante todo una labor de concienciación. En ciudades con temperaturas como la nuestra, en la que además no tenemos el agua suficiente, estos planteamientos son todavía más difíciles.

Conservación medioambiental

La conservación de la biodiversidad y de los ecosistemas tiene el máximo exponente en la isla de Lanzarote. Hemos sido pioneros en el control del crecimiento turístico y en la regulación de leyes de carácter medioambiental. Un objetivo es conservar nuestra fauna y flora endémicas, y proteger otros elementos de carácter etnográfico y arqueológico para intentar potenciar las pequeñas cosas que nos identifican, tanto del período prehispánico como de épocas posteriores. La isla goza de sus propias especies endémicas, características por su cercanía con Marruecos. Arrecife busca potenciar el interés turístico y artístico de la parte de la Marina. La ciudad tuvo en su día una fuerte presencia industrial y portuaria, pero ahora necesita una reconversión; queremos aprovechar también esa faceta medioambiental, de la que gozamos de forma privilegiada, para obtener, en este sentido, la máxima calificación europea posible.

Tierra privilegiada

Nuestra agricultura se basa sobre todo en el cultivo de la cebolla, el tomate y la papa, de consumo local. Intentamos potenciar el cultivo ecológico, tanto de legumbres como de hortalizas, para que tengan además un valor añadido, que sean productos con denominación de origen, pues por el tipo de terreno volcánico en el que se crían los sabores de nuestros productos son distintos.

Temporada alta todo el año

En Lanzarote la temporada de turismo es buena todos los meses del año. Los turistas procedentes de países nórdicos, o los ingleses y alemanes, acuden a la isla sobre todo en invierno. En verano recibimos principalmente un turismo peninsular. Canarias es como tener un Caribe a unas dos horas de vuelo. Las infraestructuras hoteleras son muy buenas, y la oferta de relax es bastante interesante.

Comunicaciones públicas y privadas

La isla cuenta con una población de poco más de 102.000 habitantes y nos visitan unos dos millones de turistas al año. La mayoría utilizan vehículos de alquiler para sus desplazamientos, puesto que las comunicaciones en la isla no alcanzan a satisfacer toda la demanda existente; mantener grandes infraestructuras en una isla como ésta es difícil. Los visitantes echan de menos los transportes públicos, pero las carreteras son buenas y el servicio de alquiler de coches es bastante cómodo y asequible.

Arrecife, punto de destino

Arrecife cuenta ahora con 52.000 habitantes, y no para de crecer. Hemos realizado un nuevo Plan Urbanístico, y en él se recoge una planificación de suelo para 4.000 nuevas viviendas, tanto de alquiler como de venta. La demanda de viviendas en nuestra ciudad es destacable. La inmigración ha aumentado la población en un 20%. A veces, una tiene la impresión de que, visto desde fuera de las islas, el tema de la continua llegada de pateras a nuestras costas se presenta a la opinión pública como un reality show. Pero se trata de un problema profundo. Las llegadas de pateras y la posterior repatriación de los recién llegados se convierten en noticia habitual de portada, pero el verdadero problema está en las “pateras aéreas”: personas que llegan desde aeropuertos de toda Europa, sin ningún control, con paquete de turista. La irregularidad, obviamente, acaba generando tensiones en la convivencia.

Pobreza en el continente vecino

Es ciertamente dramática la situación de los que llegan aquí huyendo de la pobreza con la esperanza de alcanzar un lugar donde desarrollar su potencial humano y vivir con dignidad; la realidad es otra muy distinta. Todos somos bastante sensibles y solidarios, aunque también exigimos las lógicas medidas de control porque la situación es difícil de sostener. Cuando llegan las pateras todo el mundo se presta para ayudar y existen ya en la isla centros de atención adecuados. España necesita de los inmigrantes y no se niega a acogerlos, pero  es necesario adoptar medidas de control para que se produzca una regulación previa desde los mismos países de origen; en función de nuestra demanda interna de mano de obra y por medio de convenios bilaterales.

Escuelas-taller dirigidas a jóvenes

Trabajamos conjuntamente con el Gobierno de Canarias en programas de promoción de empleo. Tenemos escuelas-taller dirigidas a jóvenes que han dejado la enseñanza reglada, y en ellas impartimos cursos para dinamizadores turísticos y deportivos, así como cursos en los que formamos mediadores culturales, necesarios para incidir en aquellos barrios donde se requiere su presencia en tareas de inserción social.

Todos los servicios para todas las islas

El problema de la Administración canaria es que cada isla debería disponer de los servicios sanitarios mínimos, y eso es bastante caro y complicado. Tenemos en Arrecife un hospital masificado, pero se ha mejorado en los últimos tiempos, aunque para algunas cuestiones todavía se requiere de un traslado a otra isla con capacidad para atender los casos más graves o complejos. Canarias ha avanzado mucho, pero nuestra Administración es cara, precisamente porque necesitamos presencia de todo en todas las islas, y estas deficiencias sanitarias de Lanzarote son extensibles a otros muchos ámbitos, como ocurre, por ejemplo, con el Palacio de Justicia.

La Corona, defensora de la democracia

La Corona ha tenido un papel relevante en los momentos difíciles de la Transición, en defensa de los valores democráticos; esto nadie se lo puede negar al Rey. Aunque en aquella época una pudiera albergar dudas acerca de cuál iba a ser su papel, su defensa de la democracia y de la Transición política fue realmente ejemplar. Ése ha sido el gran valor del Monarca; la Corona ha sabido estar a la altura de las circunstancias y espero que siga siendo así. El Rey debería ser capaz de atemperar los momentos de crispación que ahora se viven con el replanteamiento territorial, como mediador y como poseedor de un punto de vista no politizado.

El Príncipe Felipe parte de un listón muy alto y le costará superarlo

El Rey debería implicarse más en los decisivos debates políticos que estamos viviendo en las últimas fechas, pues como figura que nos representa a todos puede jugar un papel importante y debería hacer uso de él. La supervivencia de la Monarquía también depende de los golpes de timón que dé en cada momento y, posteriormente, del papel que realice el Príncipe, que deberá estar a la altura de su padre. Se ha dicho que España no es monárquica, sino juancarlista. El pueblo le ha apoyado y éste le ha sabido devolver con creces su apoyo. El Príncipe parte de un listón muy alto y le costará superarlo, pero creo que también va a disponer como su padre de la ayuda del pueblo.