Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
MÒNICA TERRIBAS SALA.

MÒNICA TERRIBAS SALA. TV3

Obra:
Text del 14/02/12 .
Fotografía cedida por Televisió de Catalunya.
 

Con casi 25 años de dedicación al canal autonómico catalán y directora del mismo desde 2008, es también profesora de Periodismo en la Universitat Pompeu Fabra y cuenta, entre otras distinciones, con el Premio Nacional de Cultura de Periodismo de la Generalitat de Catalunya. Su mirada penetrante y aguda sobre la delicada coyuntura actual no se aparta de una voluntad de servicio público, cuyo objetivo es fomentar el carácter divulgativo y social de la televisión.

Experiencia profesional unida a TV3

Soy licenciada en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona y doctora en Filosofía por la Universidad de Stirling (Escocia). Después de un período como redactora en los servicios informativos de la emisora de radio Cadena 13, entré a trabajar en Televisió de Catalunya el año 1988 con el equipo del periodista Joaquim Maria Puyal. Desde entonces he participado en la coordinación, el guión, la dirección o la presentación de distintos programas emitidos por TV3. De 2002 a 2008 fui conductora y directora del programa de análisis informativo La nit al dia, al que tuve que renunciar para pasar a dirigir Televisió de Catalunya. Soy, también, profesora titular en la Universitat Pompeu Fabra, donde durante cuatro años ocupé el cargo de vicedecana de estudios de periodismo.

 El periodismo como servicio público

Siempre he asociado el periodismo al servicio público. Desde mis comienzos en TV3, he entendido la televisión como una herramienta fundamental de país. Y, aunque para una periodista dar el paso a la dirección de un canal de televisión pueda suponer cierta renuncia a la vocación y al espacio propio, cuando acepté el cargo ya disponía de una mirada, que había trabajado durante años, que considero que ha sido clave para poder garantizar este servicio público. Quizá a nivel personal no he disfrutado de mi cargo porque seguramente me ha tocado vivir la época más complicada del sector desde el punto de vista económico, pero en el terreno profesional creo que hemos realizado un buen trabajo colectivo.

Aportación pública y explotación comercial

Televisió de Catalunya agrupa a 2.100 trabajadores y es una sociedad mercantil que financieramente depende de la aportación pública, que representa para cada ciudadano una contribución de 40 euros anuales, y de la explotación comercial a través de la publicidad. No somos solamente una televisión que existe por el hecho de tener una lengua y una cultura propias, sino que nuestro cometido consiste también en proporcionar servicio al territorio y a la realidad social y económica que representamos. Por este motivo opino que la publicidad, aparte de ser un soporte económico importante, establece una vinculación de servicio con las empresas del país.

Si una televisión autonómica no garantiza un contenido diferencial, carece de sentido

Debemos analizar si las televisiones autonómicas realizan un servicio diferencial, si alimentan el motor productivo de su territorio y si aportan un valor añadido respecto a lo que ofrecen las televisiones privadas. Si la respuesta a estas cuestiones es negativa, entonces la permanencia de un canal autonómico empieza a perder sentido, porque es absurdo volcar dinero público en un producto que ya existe. Vivimos en un mercado capitalista y es legítimo que nuestros operadores privados de televisión deseen unos beneficios, algo que genera la necesidad de enfocar su trabajo hacia contenidos más comerciales, pero las televisiones que están al servicio de la sociedad deben garantizar que los informativos sean plurales, que no se subestime la información y que se expongan cuestiones del territorio al que se dirigen.

Poner en valor los servicios de la sociedad

En una televisión pública es realmente importante la función de sus contenidos. En la actualidad TV3 está emitiendo un programa basado en la profesión de los maestros, cuyo objetivo es poner en valor uno de los servicios fundamentales de nuestra sociedad: la comunidad educativa. Consecuentemente, la clave de nuestra comunicación se encuentra en los modelos y los servicios de televisión que estamos ofreciendo.

Líderes en Cataluña

El ciudadano es muy inteligente, y cuando encuentra contenidos que le interesan les presta atención. Por fortuna, las cadenas de televisión contamos con un mercado que ha generado una serie de empresas del sector audiovisual que es rico en talento, y lo que debemos hacer es programar este talento. Hoy las televisiones vivimos una situación complicada porque existe una gran fragmentación en el mercado que brinda una oferta comercial muy extensa. Sin embargo, nosotros seguimos siendo líderes en Cataluña.

TV3 refleja las contradicciones de nuestra doble identidad nacional

TV3 refleja la diferencia propia del país donde está ubicada, un país con una doble identidad, donde una parte importante de la población se siente tan española como catalana, otra solamente se siente catalana y una tercera únicamente se siente española. Por lo tanto, las contradicciones de los vínculos de identidad de esta población se expresan en sus sistemas de comunicación.

Carencia de plurinacionalidad en las emisoras estatales

Si los canales que emiten en todo el territorio español fueran las televisiones de un estado plurinacional de verdad y reflejaran la riqueza cultural y social de España, no existiría la incomprensión que, en ciertas esferas, se muestra hacia Cataluña, Euskadi u otros territorios. Los constantes inputs políticos de los medios de comunicación estatales han tejido esta incomprensión a través de la ignorancia, algo que ha ocasionado que en algunos ámbitos hoy se desconozca que en Cataluña no existe ningún problema de lengua ni de convivencia.

Junto a otros canales, impulsamos el cine español

Dejando de lado las noticias políticas, los acontecimientos que suceden en Cataluña difícilmente trascienden al resto del Estado. Del cine producido en nuestro territorio no se ha empezado a hablar hasta hace muy poco, cuando la película Pa negre ha quedado en la antesala de los Óscar. Esto sencillamente significa que se ignora que existe una industria cinematográfica muy potente en Cataluña. Quizá también se desconozca que el cine español está saliendo adelante gracias a la financiación de Televisión Española, Antena 3 y, también, de Televisió de Catalunya.

Desplegamos esfuerzos en I+D+I

A pesar de los presupuestos actuales, en Televisió de Catalunya seguimos desplegando esfuerzos en I+D+I, siempre que lleguemos a un pacto con algún proveedor que nos facilite la inversión. De este modo, en los últimos tres años hemos realizado varias películas en 3D gracias a acuerdos mantenidos con ciertas empresas de tecnología. Otro ámbito al que destinamos un trabajo continuo es el de las redes sociales y las nuevas tecnologías, donde no podemos dejar de invertir si no queremos perder el tren.

Crisis más profunda en España por haber confiado en el sector constructivo y financiero

En los años anteriores al 2007, España no prestó atención a las advertencias sistemáticas de la UE y siguió confiando en la construcción, sin querer percatarse de que este sector estaba alimentando un procedimiento perverso entre el sistema financiero y la actividad económica. Como consecuencia de ello, hoy experimentamos una crisis más profunda que aquellos países que incentivaron sectores industriales fuertes.

Cambiar el sistema productivo y reformar la Administración

Bajo mi punto de vista, el incremento del desempleo está más relacionado con el sistema productivo que con la flexibilidad laboral. En nuestro país existen sectores estratégicos con valor añadido donde debemos invertir para alcanzar un futuro en relación a mercados laborales más desestructurados pero más eficientes en su productividad, como por ejemplo China. Debemos incentivar los sectores creativos y la investigación para reflotar la industria innovadora que tiene talento y, también, conviene una reforma de la Administración, porque no podemos seguir manteniendo estructuras de gobierno triplicadas que producen un gasto que seguramente podría ser simplificado.

Necesitamos gente dispuesta a arriesgarse

Hasta ahora ha existido cierta inmovilidad en la acción de nuestro empresariado a causa de la incertidumbre política, pero debemos mantenernos esperanzados con la posibilidad de un cambio que nos haga percibir que el país tiene capacidad para levantarse. El contagio del pesimismo colectivo no ayuda a los emprendedores ni a aquellas personas que tienen ideas pero, al no hallar oportunidades, de algún modo aseguran su modus vivendi sin tomar riesgos.

Analizar la reforma laboral antes de valorar su efectividad

Aún es temprano para evaluar la recién aprobada reforma laboral. Antes deberemos comprobar cómo afecta a las empresas públicas y a las pymes, qué facilidades aporta para ejecutar expedientes de regulación de ocupación o cuál es su efecto sobre los convenios sectoriales respecto a los convenios de las empresas. Todo este complejo entramado deberá ser analizado con atención antes de valorar qué repercusión tendrá en nuestro territorio, ya que el modelo productivo catalán seguramente no es el mismo que el de otra zona del Estado.

Europa carece de imagen política

Sin un poder político fuerte, el BCE prácticamente deja de tener sentido. Con la llegada de la crisis se ha evidenciado que la política europea no existe, algo que ha quedado demostrado cuando han surgido problemas en distintos países y han sido Alemania y Francia quienes han impuesto las directrices que debían tomar estos Estados. Y, aunque la Europa económica tiene unas normas y establece unos parámetros, no dispone de una imagen política que refuerce el BCE.