Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SR. PEDRO LOBATO FLORES Alcalde de Etxebarri desde 1991.

SR. PEDRO LOBATO FLORES Alcalde de Etxebarri desde 1991.

Obra:

Texto del  16/11/05,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Etxebarri

Pedro Lobato Flores, sin adscripciones ideológicas pues pertenece a un grupo independiente, ha optado por un buen trabajo de gestión de los recursos municipales para incrementar la calidad de vida de los ciudadanos de Etxebarri, manteniendo el difícil pero no imposible binomio de proximidad con la capital de provincia, Bilbao, conservando las señas de identidad propias de su localidad. El éxito de su apuesta política ha sido evidente, tal y como lo demuestra que desde 1991 gobierna en mayoría absoluta.

Dotar a los Gobiernos municipales de mayores competencias con los fondos suficientes para desarrollarlas

La Administración local es la más próxima a la ciudadanía por lo que está obligada a satisfacer de forma inmediata las demandas de los ciudadanos. Con frecuencia ocurre que las entidades supramunicipales delegan en los Ayuntamientos competencias y servicios sin dotarlos de los medios adecuados y, lo que es más grave aún, sin la financiación necesaria. Sucede asimismo que ciertas competencias de los Gobiernos estatales, autonómicos o forales están insuficientemente atendidas y los consistorios deben financiar algunas competencias no incluidas en sus presupuestos para  dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos. Por tanto, hay que dotar a los Gobiernos municipales de mayores competencias con los fondos suficientes para desarrollarlas.

Etxebarri ha recuperado su importancia demográfica y cultural en el contexto vizcaíno

La evolución y transformación de nuestro municipio desde que nos hicimos cargo del Gobierno municipal ha sido muy significativa, hasta el punto que es frecuente oír a nuestros vecinos que Etxebarri es la localidad vizcaína que más y mejor se ha transformado desde 1991. En décadas anteriores había pasado desapercibida por su cercanía con Basauri y Bilbao, pero en la actualidad ha recuperado su importancia demográfica y cultural en el contexto vizcaíno. En estos momentos, residen en nuestro municipio 8.000 habitantes, pero esperamos llegar a los 12.000 en los próximos años.

El pequeño comercio como eje dinamizador de la vida local

El gran inconveniente de la cercanía con la moderna capital vizcaína es la posible pérdida de identidad cultural y económica, dado el peso de la urbe. Para ello hemos impulsado  importantes iniciativas culturales y sociales y pretendemos incrementar la importancia del pequeño comercio como ejes dinamizadores de la vida local. La gran ventaja es su proximidad y la facilidad de las conexiones. Estamos unidos por un convoy cada tres minutos gracias a la red de metro con Bilbao, una ciudad que se ha transformado de manera radical en los últimos años, convirtiéndose en una metrópoli atractiva para los visitantes de todo el mundo por su arquitectura, urbanismo y hostelería. Ciertamente, esta transformación puede y debe beneficiar a localidades colindantes como la nuestra.

Dos polígonos industriales con más de 200 empresas y una importante siderúrgica

Muchos de nuestros habitantes desarrollan sus actividades económicas en la capital, fundamentalmente en el sector servicios. A pesar de las reducidas dimensiones de nuestro término municipal, cuya área es de 3,7 Kilómetros cuadrados, existen dos polígonos industriales con más de 200 empresas del sector servicios e industrial. Además, también opera una importante firma del sector siderúrgico que da trabajo a cerca de un millar de personas. En cambio, el sector primario está muy poco desarrollado y tampoco existen perspectivas al respecto, aunque históricamente había sido muy importante gracias a los dos fértiles meandros del río Nervión que se sitúan en nuestra población. Dada la densidad e importancia que el sector industrial ya tiene en nuestra localidad, es poco probable que el sector primario crezca de forma exponencial en el futuro.

El crecimiento ha provocado el incremento de la construcción de viviendas

Los atractivos paisajísticos y urbanos, junto a las infraestructuras y comunicaciones, han convertido a Etxebarri en una localidad de gran crecimiento urbanístico y demográfico en los últimos años, hasta el punto que se ha duplicado el número de nacimientos. Este crecimiento ha provocado el incremento de la construcción de viviendas libres, que en todo momento se ha combinado con la edificación de viviendas sociales. En los últimos años se han construido 650 de protección oficial, gracias en parte a la colaboración del Gobierno autonómico vasco.

Política urbanística moderada

A pesar del atractivo que suscita nuestra población como lugar de residencia entre los ciudadanos de las localidades cercanas, desde el consistorio nos hemos inclinado por una política urbanística moderada, respetuosa con el entorno y con las condiciones de vida de nuestros habitantes, haciendo que la construcción de nuevas viviendas se combine con la dotación de equipamientos socioculturales acordes con las nuevas necesidades: parques, jardines, instalaciones culturales y deportivas, etc.

Especialmente orgullosos de nuestro Centro Informático Municipal

Afortunadamente, disponemos de una buena red de centros educativos: dos guarderías municipales, dos centros de educación primaria y un instituto, que se ven reforzados por otras instituciones educativas no regladas. Entre éstas, nos sentimos especialmente orgullosos de nuestro Centro Informático Municipal, que está permitiendo el acceso y conocimiento de las nuevas tecnologías a una gran parte de la población. También concedemos una importancia especial a la atención a los miembros de la tercera edad, un segmento poblacional que se incrementará en los próximos años y con el que deberíamos tener una atención especial si deseamos incrementar la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

Recuperación de los márgenes del río Nervión

A pesar de la importancia histórica y económica del río Nervión, nuestros habitantes han vivido hasta el momento de espaldas a este curso fluvial. Ello se explica por la contaminación y degradación a que se vio sometido con la industrialización. Con la creciente concienciación ecológica de nuestros ciudadanos, y con la culminación del Plan Integral de Saneamiento se ha    limpiado de escombros y  de vertidos su curso. Esta rehabilitación culminará en los próximos años con la construcción de sendos parques fluviales en los márgenes que se conectarán mediante una pasarela. Estamos convencidos que estas nuevas zonas verdes permitirán la recuperación de la zona fluvial por parte de la población, de manera que la vida lúdica de nuestros habitantes volverá a centrarse en torno a él.

Restauración de edificios emblemáticos

Los momumentos de tipo arquitectónico son poco significativos desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo. No obstante, estamos llevando a cabo una importante labor de conservación y rehabilitación de los más emblemáticos. En este sentido destaca la restauración del palacio de Leguizamón, construido en el siglo XVIII, convertido en un singular restaurante-cafetería, la de la iglesia de San Esteban, un edificio del siglo XIX donde se celebran numerosas bodas, y la del pintoresco molino de Lezama-Leguizamón. En otro orden de cosas, se está promoviendo la construcción de un hotel, ya que la cercanía y óptimas comunicaciones con Bilbao permite que se convierta en un excelente lugar de hospedaje para los visitantes de la capital y del territorio vizcaíno.

En ese contexto, la Monarquía funcionó como referente y punto de unión, tal y como se pudo comprobar de forma notoria en la intentona golpista del 23-F

La Transición fue un momento difícil y de múltiples equilibrios para los ciudadanos españoles porque, en definitiva, nos encontrábamos divididos entre aquéllos que habían apoyado y participado en el régimen dictatorial anterior y aquéllos otros que se habían opuesto a él con mayor o menor implicación. A partir de esa profunda división interna, hubo de crearse un nuevo Estado de derecho en que todas las sensibilidades tuviesen cabida. En ese contexto, la Monarquía funcionó como referente y punto de unión, tal y como se pudo comprobar de forma notoria en la intentona golpista del 23-F. Evidentemente, aún no se ha podido valorar con la perspectiva necesaria la verdadera implicación de la Corona en la consecución de un régimen de libertades, pero es innegable que durante estos 30 años únicamente ha actuado como institución simbólica, sin ningún prurito de implicación política directa en la vida de los españoles.

El futuro político de don Felipe como Jefe del Estado será mucho más plácido y estable

La Monarquía es una institución plenamente aceptada en nuestro sistema político. El actual individualismo imperante hace difícil pensar en cambios sustanciales en el actual esquema político. Por ello, considero que la continuidad de la Monarquía está completamente asegurada y que el futuro político de don Felipe como jefe del Estado será mucho más plácido y estable que el que encontró su padre al acceder al trono.

Necesidad de un nuevo Estatuto que permita regular de forma más justa las relaciones entre el País Vasco y el resto del Estado

El abanico de sensibilidades del pueblo vasco en torno a la Monarquía es muy variopinto: desde aquellos que rechazan frontalmente esta forma de gobierno a los que la aceptan y la consideran como la forma de jefatura idónea para el Estado. Lo que es evidente es que no es uno de los temas que más preocupan al pueblo vasco, que está mucho más pendiente de otras cuestiones como la de la necesidad de un nuevo Estatuto que permita regular de forma más justa las relaciones entre el País Vasco y el resto del Estado.