Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
PEDRO OTAEGUI MACAZAGA.

PEDRO OTAEGUI MACAZAGA. MARFRÍO

Obra:
Texto del 01/02/12 .
Fotografía cedida por Pedro Otaegui.
 

Responsable de una plataforma comercializadora de productos pesqueros congelados y precocinados, este emprendedor de alcurnia señala con criterio expeditivo y certero las medidas a implementar si España quiere salir de la crisis. De hecho, la sociedad que preside ha logrado ser líder de en los océanos Atlántico e Índico merced a una puesta por la innovación y la exportación, así como a una rigurosa gestión, capaz de anticiparse a los vaivenes económicos.

Una de las principales compañías de Europa de productos pesqueros congelados y precocinados

Marfrío nace de la necesidad de tener una plataforma comercializadora para los productos pesqueros de dos socios armadores, Copemar y Echalar, dos sociedades de buques de pesca, que se asociaron para trabajar juntas. Nos encontrábamos con que el pescado llegaba congelado de Sudáfrica, Sudamérica o las islas Malvinas y teníamos problemas para comercializarlo. El primer paso fue crear frigoríficos para almacenar los productos; luego fuimos creciendo y diversificando nuestros servicios. En el momento actual soy el máximo responsable de Marfrío y también de Echalar, grupo al cual pertenece mi familia. Desde su fundación, Marfrío se ha convertido en uno de los principales procesadores y comercializadores de productos congelados y precocinados de Europa, elaborados a partir de especies capturadas y ultracongeladas en alta mar.

Exportación europea y africana

El destino de nuestros productos es la exportación, en un 80%. Italia es el destino más importante, pero también llegamos a Francia, Alemania, Holanda, Grecia, Turquía, Sudáfrica y Marruecos. Estamos facturando alrededor de 80 millones de euros anuales. Hoy poseemos cinco barcos propios: tres factorías congeladoras grandes y dos palangreros de pez espada o de robalo. Estamos presentes en el océano Atlántico y en el Índico, donde somos líderes en los productos que tradicionalmente Europa consume. También actuamos en el Pacífico.

Adaptarse a las nuevas normativas

Antes contábamos con unos 15 barcos, pero la flota se ha ido reduciendo por la dificultad de acceso a los caladeros. Cuando se ampliaron las aguas jurisdiccionales a 200 millas, la mayoría de los países impidieron, en un 90%, el acceso de buques extranjeros. Las empresas tuvimos que reaccionar creando sociedades mixtas con entidades de cada país para poder seguir pescando. En nuestro caso, ofrecemos la técnica, los barcos y el mercado, y eso es muy atractivo para los socios.

Preponderancia internacional de la flota española

La flota española todavía es preponderante entre todos los países. Es la que más especializada está en salir a pescar por el mundo. En concreto, el área mediterránea europea es donde se concentra un mayor consumo de pescado y es donde más exportamos.

Conservar todas las cualidades congelando en alta mar

Nuestro producto principal son los derivados del calamar patagónico, la merluza en todas sus formas de presentación, el gambón y los preparados mixtos para arroz o pasta. Todos los productos que se pescan se congelan al momento en alta mar y no pierden ninguna de sus propiedades. Los barcos, con una dotación de más de 50 personas, disponen de una factoría donde el calamar, que requiere poca elaboración, ya sale empaquetado, tal como llega al consumidor. Hay otros productos, como la merluza, que primero se filetean. Los productos que necesitan una elaboración posterior en tierra van a dos fábricas de procesamiento que poseemos, una en España y otra en Portugal.

Reconocido prestigio de la marca en Italia

Elaboramos precocinados, anillas de calamar y otros muchos productos. Nuestros clientes poseen dos perfiles: por un lado, grandes cadenas de distribución, y, por otro, servimos productos a granel que no requieren gran elaboración y que van a mayoristas o directos al mercado. Vendemos muchísimo con nuestra marca: en Italia, por ejemplo, goza de mucho prestigio y los clientes la piden por su nombre, pero también tenemos que envasar con la marca de grandes superficies.

Rigor de las inspecciones sanitarias

Las inspecciones de sanidad son muy rigurosas. Llevar bandera comunitaria es sinónimo de calidad, pero los buques que no la poseen tienen que pasar un control cada vez para asegurarse de que todo está en regla. En los lugares donde pescamos se realizan controles exhaustivos de medición de juveniles. Se establece un cupo de capturas permitido en relación con la abundancia según la época. En las Malvinas existe un grave problema con los pájaros, que se acercan cuando se izan los anzuelos y se produce una pequeña mortalidad. Hemos tenido que diseñar espantapájaros para que esto no ocurra, porque una sola muerte puede suponer la pérdida de licencia.

Somos más europeos que españoles

Aunque la Administración española ha ido mejorando el apoyo a la flota pesquera, el 80% de nuestros productos los pescamos con banderas de otros países. Lo que realmente importa son los conciertos con las naciones de las que llevamos bandera. Dependemos de la Unión Europea para crear las empresas mixtas, por eso somos más europeos que otra cosa, con las ventajas de poder acceder a los caladeros gracias a las medidas tomadas por la comunidad.

El pescado congelado tiene un precio más estable

Taiwán, Corea, Japón y China tienen una flota importante que compite con la nuestra. Hoy se está produciendo un crecimiento del consumo de pescado en todo el mundo que no se acompaña con el aumento de flota, lo que supone alguna subida excesiva de precios, aunque se nota más en el mercado del pescado fresco porque el importe se establece según la pesca diaria. El congelado tiene un precio más estable y económico porque puede almacenarse más tiempo y ofertarse de forma más ordenada.

Anticiparse a la crisis diversificando la procedencia del crédito

Las empresas que tenemos que ir a buscar la materia prima a otros países trabajamos con líneas de crédito de exportación e importación. Muchas veces nos vemos con dificultades por la falta de crédito, por eso hemos tenido que diversificar su procedencia. Estábamos muy ligados a la banca pero, por fortuna, hace unos años iniciamos una política de diversificación porque se acercaba un mal momento. Gracias a esta capacidad de previsión ahora hemos podido seguir creciendo.

Un BCE con mayor capacidad de actuación

En términos económicos, creo que el BCE debería tener más capacidad de actuación, porque no contamos con un mercado sólido que sepa regular los desequilibrios entre los países miembros. España se encuentra en una situación de deuda y no podemos manejar nuestra moneda como se hizo en el pasado. Debemos aprovechar las ventajas de formar parte de Europa y permitir que se nos apliquen medidas positivas reales, porque hoy seguimos unas directrices que no ayudan a crear empleo.

Creación de una nueva Argentaria

La diferencia con la crisis del 92 es que entonces Argentaria facilitaba el crédito a las empresas solventes o con proyectos de futuro. Ahora se podría adoptar la misma medida, porque hoy tener un proyecto nuevo y conseguir crédito es casi imposible. Se están perdiendo grandes iniciativas que generarían producción. También se propuso crear un banco tóxico que diera más espacio a los bancos que operan, pero creo que solo serviría para que los contribuyentes pagáramos los errores de los que no han sabido gestionarse.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy debería apoyar a los emprendedores

Hay empresas que están financiándose entre ellas: por eso no se ha hundido la economía. Nosotros mismos hacemos de banqueros; muy a menudo, alargamos plazos de cobro para ayudar a nuestros clientes. El Ejecutivo de Mariano Rajoy debería buscar una solución, porque, si no se apoya a los emprendedores, el país no saldrá de la crisis a corto plazo. Y es que, cuando una empresa va bien, no tiene problemas para ir al banco; si muestra su solvencia, puede ir avanzando cada día.

Acabar con la rigidez del mercado laboral

En los países donde hay más flexibilidad de contratación es donde sufren menos paro. En la actualidad se le tiene terror a propiciar un despido libre o de bajo coste, porque mucha gente sería despedida y en una primera instancia aumentaría el paro. Sin embargo, es la única forma sana: tener más movilidad supone menos miedo a contratar. La rigidez del mercado laboral es demasiado severa. Nuestra empresa funciona, y no hemos tenido que realizar ninguna regulación, pero comprendo que el empresario tenga miedo a contratar tal y como está la legislación. Todo lo que sea acercarse a una flexibilidad será positivo.

Reducir la economía sumergida mediante la flexibilidad laboral

La economía sumergida es otro problema existente en España, que ahora con la crisis es difícil de abordar. El camino para lograr una reducción real tiene que ir acompañado de medidas de eliminación de la rigidez laboral. Que la economía real sea lógica, para que desaparezca el miedo a contratar, y se pueda tener la plantilla ajustada a las necesidades de cada momento determinado.

Por una legislación severa contra el impago y la morosidad

Habría que legislar de forma severa el impago en este país. Castigar al que no paga sería un paso importante para ayudar a las empresas que funcionan. En Marfrío estamos facturando alrededor de 80 millones de euros anuales. Pero, si pudiéramos confiar en todas las oportunidades de venta que nos surgen, estaríamos sin duda en torno a los 120: aumentaríamos las ventas un 50%. El problema es que tenemos mucho miedo, debemos atenernos solo a las inversiones donde tengamos un riesgo totalmente cubierto porque, si no, pondríamos en peligro una empresa que nos ha constado mucho esfuerzo sacar adelante.