Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
PEDRO SANMARTÍN PRIETO.

PEDRO SANMARTÍN PRIETO. ALMACÉN DE MATERIAS PRIMAS

Obra:
Entrevistado  13/03/12 por el  Sr. Font.
Fotografía cedida .
 

Empresa del sector siderúrgico de larga trayectoria, siempre se ha regido por un estricto compromiso con la sociedad y con su equipo humano, su principal activo; una visión humanista e íntegra de la labor empresarial transmitida a la segunda generación, hoy al frente de la entidad, que señala con pesar la nefasta actuación de nuestra clase política, más preocupada de servir los intereses de grandes corporaciones financieras o empresariales que de preservar el Estado del bienestar.

Recuperar aceros especiales e inoxidables

Almacén de Materias Primas, S.A., es una empresa familiar dedicada a la recuperación de aceros especiales e inoxidables, obtenidos en un alto porcentaje gracias a la química y la tecnología. Aglutinamos las materias primas y aleaciones especiales que se generan en las fabricaciones de diferentes productos y las unificamos y mezclamos para su reutilización en las acerías. Nuestro ámbito de actuación es España y Portugal, y nos ayudamos de empresas locales de recuperación o chatarra. Se da el caso, pues, de que nuestro cliente coincide con nuestro proveedor, porque nos soluciona el principal problema que tenemos: la localización del material. En el año 2008 mi hermano José Ramón y yo recibimos la empresa de nuestro padre, Pedro Sanmartín, un gran hombre que nos ha enseñado cuanto sabemos.

Gran demanda mundial de acero inoxidable

La demanda de acero inoxidable en el mundo es tan alta que no puede satisfacerse por completo. Por ese motivo se hace tan necesaria su recuperación aglutinando las diferentes aleaciones que han ido saliendo al mercado durante las últimas décadas. Nos hemos especializado tanto en estas mezclas, que me atrevería a decir que superamos en precisión incluso a las propias acerías.

La fundición, un reto de futuro

Aventuro que con el tiempo acabaremos convirtiéndonos en fundidores si instalamos los hornos y les vendemos a las fábricas el acero líquido: creo que ahí está nuestro gran reto de futuro.

5.000 toneladas al mes

Estamos invirtiendo en el puerto de Bilbao porque la reconversión industrial del año 1983 redujo de forma drástica el número de acerías. De diez grandes acerías se pasó a tres. Antes de la reconversión, nuestra empresa producía 3.000 toneladas y las vendía todas en el mercado español. Hoy, las 5.000 que producimos al mes no las podemos vender en España, donde solamente contamos con tres clientes: Acerinox, en Algeciras; Aceros Inoxidables Olarra, en Bizkaia, y Acería de Álava, en Amurrio. Aproximadamente el 90% de nuestra producción va a parar a Holanda, país que focaliza en Europa la gran demanda de acero inoxidable que existe en los países asiáticos emergentes. De ahí la importancia de salir por mar.

El valor del níquel supone el 90% del valor de nuestro producto

El acero inoxidable se compone de cromo, níquel y hierro. Los precios de mercado vienen dados por las cotizaciones oficiales. El valor del níquel, que cotiza en la Bolsa de metales de Londres, supone el 90% del valor del producto. En función, pues, de la cotización en dicha Bolsa, vamos variando el precio del producto respecto a la compra y la venta. En este momento, cada punto de variación supone 150 euros por tonelada de nuestro producto. Nuestro margen de negocio en realidad se fundamenta en obtener productos residuales en la mezcla que realizamos y la unificación de la calidad.

Entre los dos primeros recuperadores españoles de acero inoxidable

Anualmente damos salida a unas 70.000 toneladas. Luego recibimos una cantidad parecida; por lo tanto, el movimiento total de mercancías se duplica. Fletamos tres barcos cada dos meses de unas 2.000 toneladas cada uno. Estas cifras nos sitúan entre los dos primeros recuperadores españoles de acero inoxidable. Ante este movimiento continuo, almacenar no tiene sentido, porque nuestros clientes necesitan que les suministremos todos los meses.

Nivel de consumo de acero inoxidable relacionado con el grado de desarrollo de una sociedad

Nuestros aceros inoxidables sirven para fabricar material para la industria alimentaria (fregaderos, baterías, frigoríficos, etcétera), la médico-quirúrgica, la naval o la química. También se emplea mucho en el mobiliario urbano, gracias a su nula oxidación (bancos, papeleras…). El consumo del producto está experimentando un alto crecimiento si lo comparamos con otros parecidos, hoy más en desuso, como el acero común. Podría decirse que el nivel de consumo de acero inoxidable está relacionado en cierta manera con el mayor o menor grado de desarrollo de una determinada sociedad.

Grandes compañías que dañan la imagen de los empresarios

Las empresas tenemos un compromiso muy serio con la sociedad. Prueba de ello es que, a pesar de todas las adversidades, en general estamos manteniendo las plantillas, cuando no las hemos aumentado, como en nuestro caso, que la hemos ampliado un 25%. Es importante destacarlo, porque los empresarios, por culpa de las grandes compañías –que dan una imagen equivocada de nosotros–, parece que solo nos preocupemos de los resultados y los objetivos, cuando, de hecho, la mayoría de nosotros, realizando grandes sacrificios, tenemos en cuenta la vertiente humana de la crisis. Por eso me entristece doblemente ver a grandes compañías con grandes beneficios que aprovechan la coyuntura para presentar expedientes de regulación de empleo que estamos pagando entre todos.

Compromiso con el equipo humano

Obviamente, no estoy en contra de los empresarios que buscan resultados o beneficios, pero creo que hay que tener en cuenta el momento en el que estamos. Esta crisis exige no aspirar a grandes beneficios. Poner la presente coyuntura como excusa para despedir de manera arbitraria o para empeorar las condiciones de los trabajadores me parece inmoral. El principal activo de un empresario es su equipo humano y cuidarlo ha de ser su prioridad. En 2008 estuve a punto de cerrar el negocio, pero decidí no hacerlo pensando en los trabajadores que llevaban conmigo 30 años. No podía concebir enviarlos al paro a una edad tan crítica como los 50 o 55 años. Por suerte, no solo no cerré y mantuve sus puestos de trabajo, sino que desde entonces he creado cinco empleos más y todos vamos cobrando puntualmente, lo que hoy en día no es poco.

Una Administración casi más voluminosa que los propios administrados

En relación a la crisis, creo que se ha actuado mal desde su comienzo, cuando el Gobierno se negó a reconocerla. El gran problema lo tenemos en nuestra clase política, que ha creado una Administración que en este momento ya casi empieza a ser más voluminosa que los propios administrados. Se ha desplegado una estructura administrativa que no podemos permitirnos. Cada vez que se produce una alternancia en el Gobierno se crean miles de puestos de trabajo nuevos en la Administración y no se eliminan los que creó el grupo anterior. No es un asunto de fácil solución, porque el partido que tenga que reordenar esto –sea cual sea– vive integrado plenamente en esta estructura.

Reforma laboral y funcionariado

La reciente reforma laboral tiene aspectos positivos, pero también supone un menoscabo importante de los derechos de los trabajadores que se habían conseguido durante las últimas tres décadas. Para mí, la reforma es errónea en este aspecto y se queda corta en lo referente al funcionariado. ¿Por qué no les ha afectado a ellos? ¿Por qué el funcionario conserva un estatuto diferente y privilegiado? Bajo mi punto de vista, los funcionarios deberían tener los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro trabajador.

No se puede defraudar al fisco si no se ingresa

Me niego a creer que el fraude fiscal en España sea tan importante. Tras cuatro años sin beneficios en las empresas, es fácil entender que no hay fraude fiscal posible. No se puede defraudar si no se gana dinero. Si acaso existe, es el de la economía sumergida, que está permitiendo sobrevivir a los cinco millones de parados de este país.

Irresponsabilidad y mala gestión de los políticos

Todos sabemos que se ha tirado dinero a espuertas. Como muestra, el hecho de que tengamos más aeropuertos que en Alemania, y de que uno de ellos, el de Ciudad Real, posea la pista más grande de Europa, hecha a medida del mayor de los Airbus que existen. ¿Cuántos se prevé que aterricen allí? Ante tamaños despropósitos, ¿a quién hay que pedir responsabilidades?

Respetar la sanidad y dejar de ayudar con dinero público a los bancos

Me parece indignante que se esté hablando del copago sanitario. La sanidad pública ha de ser intocable. Hay personas que llevan cotizando 40 años que, evidentemente, no entienden ni tienen por qué hacerlo este tipo de soluciones, poco más que filigranas tecnocráticas. Igualmente, habría que dejar de ayudar con dinero público a los bancos. Sé que exigir esto en un país cuya clase política está alimentada por el sector financiero es inútil, pero no hay mal que cien años dure. Auguro malos tiempos para la banca, porque con esta política de no conceder créditos lo que va a conseguir es que tanto los particulares como las empresas se acostumbren a vivir sin ella.

Una herencia familiar

Mi padre, cuando negociaba con las fábricas o los proveedores, les decía: “no me regales nada, pero no me quites nada”. Hoy tiene 85 años y está totalmente retirado del negocio desde el 2009. Mi hermano y yo nos distribuimos las funciones de dirección. Él no está muy introducido en los aspectos comerciales, de ahí que haya ido asumiendo las funciones quizá menos gratas (autorizaciones, certificaciones, permisos, revisiones, mantenimientos…), aunque no por ello menos importantes.