Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
PERE LAYMON PUBILL.

PERE LAYMON PUBILL. MIQUEL ALIMENTACIÓ GRUP

Obra:
Texto del 26/03/12 .
Fotografía cedida por Pau Herrero.
 

Empresa líder en España de distribución alimentaria, es una entidad familiar con capital 100% nacional que, tras 87 años de existencia, ha sabido crecer gracias a su eficiencia y a su política de previsión y diversificación. Hoy dirigida por un profesional de dilatada experiencia ejecutiva, la apuesta por la innovación y el cambio sigue siendo esencial para encarar una crisis que sería menos grave si Europa disfrutara de una verdadera unidad económica.

Empresa líder del sector de la distribución alimentaria en España

Primero me formé como maestro industrial mecánico en la Universidad Laboral de Gijón y, después de un período en el sector de la automoción, estudié Alta Dirección de Empresas en la escuela de negocios ESADE de Barcelona y en el Instituto Internacional San Telmo de Sevilla. Desde el año 1983 mi recorrido profesional está vinculado a la distribución de productos alimentarios y he desarrollando mi actividad en distintas empresas del sector. En la actualidad, y desde el año 2008, ocupo el cargo de director general en Miquel Alimentació Grup. A lo largo de su prolongada trayectoria, esta compañía, fundada en 1925 por Pere Miquel Estela, ha experimentado un considerable crecimiento que la ha llevado a erigirse como la empresa líder del sector de la distribución alimentaria en España.

3.500 trabajadores y cinco plataformas logísticas

En sus orígenes, Miquel Alimentació Grup fue creada como una pequeña empresa dedicada a la distribución de frutas, cereales y ultramarinos. En la actualidad, la compañía, que sigue en propiedad de los descendientes de su fundador, y está presidida por Ramón Miquel Ballart, cuenta con cinco áreas de negocio, 3.500 trabajadores y cinco plataformas logísticas situadas en Vilamalla (Girona), Tortosa (Tarragona), Burgos, Mercabarna (Barcelona) y Fuente de Piedra (Málaga). Todas ellas facilitan una cobertura geográfica que abastece a la totalidad del territorio español y Andorra.

La diversificación nos ha conducido al éxito

La diversificación del negocio ha supuesto una parte importante del éxito de la empresa. Aunque los productos alimentarios son nuestra principal actividad, la compañía también comprende diferentes áreas de productos relacionadas con el sector de la droguería, la perfumería y el bazar. En total, disponemos de 1.600 referencias en productos de marca propia y 17.000 referencias de marca de fabricante.

Cinco líneas de negocio

Nuestras cinco líneas de negocio están constituidas por diferentes modalidades de venta.  Bajo las enseñas Suma, Spar y Próxim, disponemos de una red de 118 supermercados propios y 542 en franquicia. Contamos, también, con una división de venta destinada al detallista, a las cadenas de supermercados independientes y a los distribuidores. Nuestra línea mayorista más internacional es Import&Export, que, con más de 150 clientes y cien proveedores, importa y exporta en toda Europa, Latinoamérica, el norte de África o China. También tenemos un área de cash&carry que, tutelada por la firma Gros Mercat, está presente en diez comunidades autónomas a través de cincuenta y cinco centros que abastecen a profesionales de la pequeña y mediana empresa hostelera, la restauración y el comercio.

Solución integral para la hostelería a partir de una gama de 17.000 referencias

Nuestra aportación más reciente al mercado es Miquel Food Service, un ámbito de negocio iniciado en el año 2009 que hoy cuenta con doscientos clientes en toda España. Dirigimos sobre todo esta actividad a las cadenas hoteleras y a las empresas de catering, a quienes ofrecemos una solución integral a partir de una gama de 17.000 referencias, entre las que se cuentan productos frescos y congelados, alimentación en general, bebidas y equipamiento profesional.

Diferentes marcas propias según el sector y la implantación geográfica del producto

Nuestras marcas propias comprenden diversas áreas de productos. De este modo, Gourmet, Gourmet Premium y Sabor Español representan nuestra línea alimentaria, de las que la última es la más internacional por reunir una seleccionada gama de productos típicos de la gastronomía española, que despiertan gran interés fuera de nuestras fronteras. Micaderm, Templa y AVPlus incluyen productos de higiene y cuidado personal y tienen una fuerte presencia en las cadenas de perfumería y farmacia. En droguería y bazar, la marca Mical nos representa con 213 referencias. Zero es nuestra firma especializada en precio, tanto en productos de alimentación como de otro tipo. Por último, Vinos D.O. selecciona los mejores caldos de cada denominación de origen.

Aportar rentabilidad al cliente

Puesto que nosotros no fabricamos, sino que compramos y vendemos a terceros que a su vez son comerciantes, nuestra empresa debe añadir valor a su actividad, algo que consigue fundamentando su trabajo en la eficiencia. Para llegar a ello, nuestro equipo profesional centra su esfuerzo en la logística, los sistemas de información y la formación de sus clientes. Debemos tener en cuenta que nuestra empresa trata de forma mayoritaria con pequeños comerciantes que se ven obligados a competir con grandes operadores, y por esto nuestro objetivo es aportar rentabilidad.

Un departamento de riesgos

Nuestra compañía ha sido siempre muy prudente con su endeudamiento y sus inversiones, por ello somos también rigurosos con nuestros cobros, aunque, si un cliente habitual tiene algún tipo de problema, tratamos de ayudarlo. Tenemos un departamento de riesgos dedicado en exclusiva a controlar los plazos de pago y, puesto que nosotros pagamos con puntualidad a proveedores y bancos, exigimos el mismo grado de cumplimiento y responsabilidad.

Ser previsores nos ha ayudado a sobrellevar la crisis

Sostenemos una filosofía de empresa que nos ha empujado a ser previsores. A principios del año 2008, cuando nuestro país todavía no era consciente del alcance de la crisis económica, nuestra compañía realizó un plan estratégico a tres años vista que nos alertó de un inminente deterioro del mercado. Ello nos impulsó a tomar una serie de medidas, basadas sobre todo en el cambio de estrategia y en el esfuerzo, para hacer frente al futuro. Sin lugar a dudas, las actuaciones efectuadas entonces han contribuido a que a día de hoy la crisis no sea en exceso severa con nosotros.

Sociedad del cambio perpetuo e inmediato

A partir de ahora, el concepto de cambio va a ser una constante en todos los ámbitos profesionales. Porque, a parte de que la crisis está modificando los esquemas globales, también estamos asistiendo a una evolución tecnológica sin precedentes. Años atrás, el sector empresarial tomaba medidas a medio o largo plazo, pero el talante y las condiciones actuales empujan a decidir acciones importantes que deben hacerse efectivas con una inmediatez que se reduce a días o semanas.

En tiempos de crisis es incluso más esencial invertir en I+D+I

La inversión en I+D+I adquiere más sentido en tiempos de crisis que en épocas de bonanza. En los últimos años, nuestra empresa ha invertido principalmente en tecnología y en calidad de producto. Hace poco hemos adquirido un terreno en la localidad de Abrera (Barcelona), destinado a la construcción de una plataforma robotizada que esperamos poder inaugurar dentro de dos años. Somos una entidad que se arriesga comprando y creciendo cuando encuentra oportunidades.

Librarnos del miedo y tener confianza como país

Hoy estamos pagando las consecuencias de una mala gestión global llevada a cabo en épocas anteriores. El endeudamiento contraído hace unos años ha comprometido al Estado, las empresas, la banca y las familias. Actualmente hay un volumen notable de población en situación de desempleo que frena el consumo; además, los ciudadanos que mantienen su puesto de trabajo son cautos porque ven con recelo su futuro y tampoco consumen. Esta actitud, muy generalizada, aplaca la actividad económica del país. Y a este pésimo contexto se añade la ausencia de mensajes de confianza e inversiones públicas. Si no nos libramos del miedo y volvemos a tener confianza como país, difícilmente podremos reflotar la situación.

Federalismo europeo como solución

Me considero una persona europeísta y soy partidario de iniciar un camino hacia el federalismo de Europa para hallar soluciones a la crisis y ser más fuertes. Si en estos momentos España no formara parte de la Unión Europea, su situación sería insostenible. Deberíamos avanzar como una unidad, como un Estado de Estados donde prevalezca la unificación de los impuestos y del régimen fiscal.

El eurobono no es viable sin una fusión europea

El eurobono es una meta difícil de alcanzar mientras no dispongamos de un pacto fiscal europeo. Los países de la Unión Europea responden a inercias muy heterogéneas: mientras que en Alemania el impago de impuestos se considera un acto que imprime rechazo social, en España en cierto modo se identifica con una acción intrépida y sagaz. Creo que, si mi nacionalidad fuera alemana, no estaría dispuesto a pagar los descalabros de España u otros países.

Los valores humanos y la profesionalidad garantizan la permanencia laboral

La recién aprobada reforma laboral era necesaria para España, entre otros motivos porque todavía arrastrábamos el modelo laboral del franquismo. Siempre he creído que el valor de las personas en el ámbito profesional se mide a partir del desarrollo de sus funciones y de cómo los resultados inciden en una estabilidad presente y futura. Si un empleado responde a unos valores humanos y es buen profesional, no se le destituirá de su cargo a menos que se produzca una crisis muy importante en su empresa que, irremediablemente, se vea forzada a prescindir de sus servicios.